En esta nueva edición de El Escriba Leal nos topamos con un capítulo poco grato de comentar. Y es que si el episodio introductorio de la temporada dejó un sabor de boca que invitaba a cierto optimismo, la nueva entrega de esta semana ha encontrado una recepción más dividida y crítica, ya desde la propia traducción escogida para su título. Por este motivo, nos hemos visto obligados a recurrir a toda una leyenda en Poniente. @Ser Barristan Selmy deja hoy la espada y coge la pluma para enfrentarse a semejante hazaña: solo él puede derrotar a Bryan Cogman. Que los dioses antiguos y nuevos le guarden.


7×02: Bajo la tormenta

— Ser Barristan Selmy—


Pues aquí estamos; segunda semana, segundo capítulo, y un servidor con la difícil tarea de igualar la gran calidad que nos dejó @Nina Lannister la semana pasada. En este capítulo, Bajo la tormenta —te puede caer un rayo encima—, podremos ver las distintas tramas avanzando un poco más. Podría haberos hecho un resumen formal, que es lo que supongo que esperabais; pero en su lugar os doy uno lleno de chistes malos, con la más sincera intención de intentar sacaros una sonrisa. Si lo consigo, bien; y, si no, ya sabéis como proceder: cabezas-picas-murallas.

Alerta SPOILER: la reseña está ordenada por escenas, no por localizaciones. Así que, sin más espera, que comiencen las chorradas.

Rocadragón 1

El día de perdonar a los que sirvieron a otros reyes

Lealtad de Varys con los reyes: definición gráfica

Empezamos en Rocadragón, en una preciosa noche de invierno. En la Cámara de la Mesa Pintada, podemos ver a la mitad de la alianza del mal al #TeamDaenerys discutiendo sobre tormentas, hogares y que si Cersei controla el 3,4 del IVA incluido de los Siete Reinos, para pasar a Varys intentando colarle a la loca de los dragones la misma historia que tantas veces se tragó Viserys. Al momento pasamos a una amigable tensa conversación sobre si Varys, cuando se trata de reyes, es igual que una veleta. Mientras Tyrion intenta calmar un poco la situación, Varys explica los motivos para servir a la madre de lagartijas ligeramente descomunales. Y dado que aquí no hay Aegon VI, supongo que tendremos que darla por buena.

Durante la animada conversación, un inmaculado random entra en la habitación para informar de la llegada de un invitado inesperado. Se trata de Melisandre, que ha conseguido volver a la magnífica fortaleza de Stannis Baratheon Daenerys Targaryen. Se podrán decir muchas cosas de la pelirroja, pero no se puede negar que tiene el don de llegar en el momento oportuno: pudiendo haber llegado en cualquier día del año, lo hace precisamente en el día de perdonar a los que sirvieron a otros reyes. Meli explica la profecía del Príncipe que Fue Prometido, la cual Dany malinterpreta. Por suerte, el traductor de Google que tiene al lado se encarga de aclararlo.

Melisandre sigue hablando sobre que Dany debe convocar al sosainas gran héroe Jon Nieve para que le hable de la gran amenaza del Norte (supongo que a la sacerdotisa le daría pereza decírselo ella misma).

¡Qué suerte, soy la visitante 1.000.000!

El norte 1

El cuervo que voló a la velocidad de la luz

El cuervo que envió Tyrion ya ha llegado al Norte. Claramente, ha viajado en Transportes JetPack Varys, pues de momento las aerolíneas Baelish siguen cerradas. En la misma carta se cuenta que Cersei es la mayor tirana de la historia de Poniente desde ese momento único y totalmente irrepetible en el que Joffrey Baratheon, Ramsay Bolton, Walder Frey y Euron Greyjoy se fusionaron todos juntos en un ser de gran maldad.

Lo que piensa Davos que son los dragones

Jon, Sansa y Davos se encuentran discutiendo sobre si la susodicha carta es una trampa y lo poco fascinantes que resultan los inmaculados y demás. Todo esto sin que al chaval le cambie lo más mínimo la expresión facial, y es que pones un ladrillo y a Kit Harington al lado, y el ladrillo expresa más emociones. Davos, siempre la voz de la razón, expone que los dragones escupen fuego y que en un lugar tan frío como el Norte no iría mal tener unos braseros con patas.

Desembarco del rey 1

Discurso de Cersei para la presidencia del gobierno

La loca del vino, Cersei, expone ante unos pocos de los vasallos Tyrell algunas de las hasta ahora fechorías grandes acciones cometidas por Daenerys Targaryen, y que los soldados de Dany arrasarán pueblos y castillos (y el gran septo de Baelor explotó solito). Luego sigue diciendo que Olenna Tyrell es mala, mala, mala; lo cual no parece sentar demasiado bien a Randyll Tarly. El mismo señor de Colina Cuerno se pasa todo el discurso intercambiando miradas con Jaime. ¿Habrá romance en el aire? ¿Tendremos Randaime? Después del Gussandei, yo ya me lo creo todo.

Sea como sea, podemos ver a los dos caminando y nos damos cuenta de una cosa: parece que lo de soltar “zascas” es cosa del Dominio entero y no solo de Olenna, pues Tarly también tiene un buen par de ellos para Jaime. Acto seguido, el Lannister se pondrá en plan Don Vito Corleone haciéndole una oferta a Lord Tarly que parece que no podrá rechazar.

Antigua 1

Samwell Tarly y la Cámara de los Secretos

En Hogwarts Antigua podemos ver a Ser Jorah Mormont, que parece que ha conseguido superpoderes y se está transformando en La Cosa de Los Cuatro Fantásticos. Sam y el archimaestre Ebrose discuten sobre si es posible quitarle los poderes o no. Finalmente, gana el archimaestre. Antes de salir de la habitación, Sam pregunta su nombre al caballero y, por lo que parece, empieza a desarrollar cierta obsesión con la piedra. ¿No os recuerda a alguien?

Desembarco del rey 2

Crossover con El Hobbit

Qyburn y Cersei tienen una animada conversación sobre los cráneos de dragón, situados en la parte inferior de la Fortaleza Roja, y sobre si Robert Baratheon se llevaba ahí a algunas de sus señoritas de compañía. Cersei se para frente a la calavera de Balerion (se podrá decir lo que se quiera sobre el Terror Negro, pero tamaño pitufo no era). Qyburn, en un diestro movimiento, nos revela su planes para acabar con los “gatitos” de Daenerys. En un vuelo exprés de bajo coste a cargo de la corona ha ido y vuelto de la Ciudad del Lago, trayéndose consigo la ballesta gigante y la flecha negra que usó Bardo para matar a Smaug el Terrible. Supongo que como Bardo es buena persona se la habrá regalado, o quizá Qyburn ha incendiado la ciudad (otra vez), que va más con su estilo, y después la habrá sacado de entre los restos. En cualquier caso, tanto la ballesta como la flecha siguen funcionando de maravilla.

– ¡De dónde has sacado esto?
– Me lo prestó mi amigo Bardo.

Rocadragón 2

Rocecillos, zascas y Gussandei

En esta ocasión vemos a la alianza del mal al #TeamDaenerys con todos sus miembros en activo. Al parecer, su miembros no se llevan muy bien entre ellos. Ya se sabe, rocecillos: “tú mataste a mi sobrina“, “mi amante murió luchando por ti” y blablabla. Mención especial para Olenna Tyrell, que siempre ha sabido cerrar la boca a la gente. Pero al parecer, en esta ocasión ha sido poseída por el espíritu de Gabriel Rufián, pues tiene “zascas” para todos, desde el compañero de al lado hasta la presidenta del gobierno Daenerys Targaryen. Entre “zasca” y “zasca” se organiza un plan de acción. Las tropas ponientis sitiarán Desembarco del Rey y los eunucos irán a tomar Roca Casterly. Al final todos deciden que es un buen plan. Y, total, no tienen otro, así que habrá que tirar p’alante.

Y llegamos al mejor momento del capítulo, a una trama indispensable, la cual si no tuviéramos no podríamos enterarnos de nada de lo que sucede en el mundo de Game of Thrones (sarcasmo): la tan comentada en las filtraciones escena sexual de Gusano Gris y Missandei. De esta escena solo diré que aquí en vez de colaros yo el chiste lo han hecho D&D, pues seguimos sin saber si al eunuco le cortaron la columna junto a lo otro.

Antigua 2

Piedra, piedra, piedra

Sam y el archimaestre están discutiendo sobre estilos de escritura y veracidad. Está claro que el libro que escribe el archimaestre necesita un nuevo título. Sam sigue obsesionado con las piedras, más o menos como @Eduardo Baratheon, solo que Sam quiere quitárselas del cuerpo a Jorah Mormont. Pero el gran maestre se lo prohíbe tajantemente. Al fin y al cabo, el método que quiere probar Sam es el mismo que mató al anterior que lo utilizó, y no es fácil reemplazar a un esclavo becario tan útil como el.

Jorah está escribiendo una carta a Daenerys cuando entra Sam y se pone en plan Rafiki de El Rey León. “Yo conozco a tu padre”, y acto seguido saca una bota llena de ron y comienzan los dos un pequeño botellón improvisado. A continuación, en una escena no apta para estómagos sensibles —aunque parece que el chaval, de tanto llevar mierda arriba y abajo, ya se ha hecho inmune al asco—, Sam comienza a sacarle las escamas a Ser Jorah, como si fuera un pescado cualquiera. Resultado bastante gráfico, y también difícil de olvidar.

Tierras de los ríos 1

Joder, ¿cómo tú por aquí?

Al venir justo de la escena de Sam y Jorah, la visión de la cuchara hundiéndose en el plato puede no resultar demasiado agradable. Pero a cambio, nos encontramos con nuestra asesina en serie preferida, Arya Stark. Después de masacrar a los Frey y de coleguear un rato con los soldados Lannister, ha decidido pararse a comer en una taberna random donde la increíble casualidad hace que se tope con su compañero de delincuencia adolescente, Pastel Caliente. Ya solo nos falta el tío que lleva tres años remando para tener al trío junto de nuevo.

En un gran alarde de generosidad, Pastel Caliente la invita a comer y le cuenta las “últimas noticias”: que Brienne de Tarth la está buscando y que su hermano Jon Nieve es el puto Rey en el Norte. Porque Arya debe de ser la única persona en todo el jodido Poniente que no sabe que su hermano ganó la Batalla de los Bastardos, aniquiló a la Casa Bolton y se convirtió en Jesucristo Superstar (al menos, según la versión de D&D). Arya, al enterarse, decide que… La verdad, ni ella misma tiene ni idea; así que mira delante y detrás intentando decidir qué hacer, y al final se va p’alante.

Y ahora, ¿por dónde voy?

El Norte 2

Pues yo quiero hacer turismo, os guste o no

¿Quedará vino en Desembarco o se lo habrá bebido Cersei?

Un cuervo llega al Norte, otro más en tiempo récord. Está claro que en La Ciudadela también tienen su propio transporte de alta velocidad. Es un mensaje del colega de Jon, Sam, de cuando ambos eran miembros de la boy-band Chicos Vestidos de Negro. El mensaje le informa a Jon de algo que Stannis ya le dijo hace tiempo. A saber, que bajo Rocadragón hay montañas de vidriagón acumulado (vaya, y yo que pensaba que ahí debajo había toneladas de queso suizo…). En fin, pues resulta que el Rey en el Norte se lo comenta a sus vasallos junto con el mensaje que le llegó de Tyrion Lannister, anunciando así su intención de viajar a Rocadragón. Jonerys is coming. Escandalizados por la aberración contra natura que supone el Jonerys, los señores norteños y Sansa estallan indignados. Al mismo tiempo, Petyr Baelish está pensando cómo usar esta situación en su favor.

Pero el Rey en el Norte ya está decidido y no escucha a nadie; ni a su hermana, ni a Yohn Royce, ni siquiera a mí, que le estoy gritando desde hace rato “¡no vayas ahí!”. Pero no, el muy cabezón ya lo ha decidido y, lo que es más, arrastra con él al buen Ser Davos —alguien tendrá que proporcionar los cangrejos afrodisíacos—. Antes de irse, deja el gobierno del Norte en manos de Sansa y baja a las criptas, donde le sigue Meñique; el cual, después de un comentario desafortunado sobre Sansa, se encuentra con la mano del joven Nieve cerrada firmemente alrededor de su cuello. En fin, ya se sabe: decapitar gente, bajar al Sur y palmarla y estrangular a Meñique, las tradiciones de los Stark.

Tierras de los ríos 2

Mira cuánto has crecido en solo siete años

Arya se encuentra en un pequeño claro rodeada de nieve. Me refiero al fenómeno atmosférico, no en medio de una reunión de bastardos del Norte. De repente, se encuentra rodeada de lobos, a los cuales les importa una mierda que la chica los lleve en el blasón familiar, como le sucedió a esa leona con Tytos Lannister. Los bichos están hambrientos, y la carne de la chica debe estar más tierna que la del caballo, porque a él no lo miran ni dos veces. Cuando parece que la cosa no puede ir a peor, aparece a la espalda de Arya un bicharraco dos o tres veces más grande que los otros —pero no olvidéis, niños, que las sustancias dopantes son malas—, al que la chica reconoce como Nymeria. Tras dedicarle Arya un par de palabras a la loba gigante, ésta decide largarse y los otros la siguen de inmediato, no sea que la jefa se vaya a enfadar.

Flotas de Hierro

Las que aparecen al principio son un chiste por sí mismas

Y llegamos a la primera batalla de esta temporada, el choque entre las Flotas de Hierro. La escena empieza mal, con las serpientes gusanas de arena discutiendo entre ellas cuál va a matar a más Lannister. De esto pasamos a una conversación sobre las preferencias sexuales de Ashame niego a llamarla de otra manera. En fin, resulta que pasamos de la Canción de Hierro y Fuego a la Canción de Arena y Hierro, hasta que aparece Euron cipote de oro Greyjoy. Aunque por la forma de entrar y el hacha, más bien parece Victarion cabreado.

Se entabla una batalla a bordo del barco en la que queda claro que los combatientes de ambos ejércitos, aparte de Euron, Asha y Theon, son unos mantas que solo valen para morir. Euron cumple el deseo de muchos desde que aparecieron por primera vez, y mata a dos de las gusanas de arena —si al final va a resultar que es buena persona y todo—. Ellaria y la gusana superviviente son capturadas por los Hombres del Hierro de Euron. Acto seguido, éste y su sobrina se entrelazan en un abrazo familiar combate a muerte. Finalmente, Euron termina obteniendo la victoria y capturando a Asha, mientras Theon se encarga de un par de esbirros random más.

Euron, con Asha capturada entre sus brazos, provoca a Theon para que le ataque. Entre esto y la matanza, Theon queda paralizado y parece que Hediondo, que se estaba echando una siesta, ha despertado; o puede que decida huir para poder luchar otro día. Sea como sea, Theon se lanza por la borda del barco al más puro estilo Michael Phelps.

¡Al agua patos, que aquí hace calor!

Lo último que vemos del capítulo es a las gusanas de arena muertas sobre el mástil de proa, una tirada sobre él y la otra balanceándose ligeramente, y a Theon agarrado a un madero. Mientras, el barco de Euron se va y la Flota de Hierro de Daenerys arde.

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif