En primer lugar, debemos avisar de que esta publicación contiene spoilers de Vientos de Invierno. Pero, al tratarse de una que contiene muchos, consideramos que no es necesario taparlos. La idea es poder comentar libremente y sin necesidad de preocuparnos por usar los comandos necesarios para mantenerlos ocultos.

Mucho se habla y se ha hablado sobre la Larga Noche. Entre publicaciones, ensayos y teorías, o simplemente como tema que surge en algunos debates y que parece no tener fin, siempre genera discusión y continuamente se habla sobre ella y aquello que la rodea. Por muchas vueltas que se le ha dado, es imposible concluir nada; falta mucha información. George R. R. Martin, como gran arquitecto, ha enmascarado con profundas y oscuras lagunas esas edades, así que, con lo poco que nos da, hay que arreglarse.

La idea que llega hoy nace entre comentarios; por tanto, es hija de la santa especulación. Acertada o no, aquí está, dispuesta a pasar la prueba.


Ojo de Sangre: el Dios de la Noche

— Victarion Nieveslargos —


Antes de nada, os invito a que escuchéis a Euron Ojo de Cuervo y, por supuesto, a que deis el salto:

Tal vez podamos volar. Todos nosotros. ¿Cómo vamos a saberlo, a menos que saltemos de una alta torre? Ningún hombre conoce de verdad lo que puede hacer, a menos que se atreva a saltar.

festín de cuervos, el saqueador

La Larga Noche

Sabemos con seguridad que una era de oscuridad dominó el mundo durante generaciones. Si bien existen posibilidades de que hayan tenido lugar más, no podemos afirmarlo con rotundidad. Por suerte o por desgracia, las leyendas han llegado hasta nosotros después de pasar por muchas manos, por muchas bocas recitando versos de canciones olvidadas o por el estudio que han hecho, por ejemplo, desde la Ciudadela. Pese a que allí, en Antigua, entre los más sabios que conforman la orden de los maestres se da poca credibilidad a todo aquello que pueda estar rodeado de magia y fantasía.

La primera Larga Noche de la que tenemos constancia parece tener varias posibles explicaciones. Hay ideas que defienden que se originó a raíz de un cataclismo cósmico que sumió el mundo en la oscuridad por culpa de una lluvia de meteoritos que eclipsó la luz del sol.

Otras ideas hablan de algo más terrenal y sugieren que la lucha entre astros no tuvo nada que ver, sino que pudo ser un enfrentamiento entre un hermano menor y su hermana lo que desembocó en esta oscuridad. Este enfrentamiento terminó con el asesinato de aquella que debió ascender al poder por derecho en favor de su hermano que, ebrio de ansia por gobernar, cometió una traición que se conoció como la Traición de Sangre.

Pues es en esta explicación y en este posible origen en el que vamos a centrarnos. Aunque cabría añadir que no es óbice para que ambas explicaciones sean complementarias y se cumpla aquello de todo lo que sucede arriba tiene su reflejo en la tierra. Tal vez, el traidor solo aprovechó la oportunidad y desató otro tipo de mal diferente al que trajo aquella lucha de gigantes allá en los cielos.

Durante diez mil años el Gran Imperio del Amanecer prosperó con paz y abundancia bajo el Dios en la Tierra, hasta que este ascendió a las estrellas para reunirse con sus antepasados.
El dominio sobre la humanidad pasó así a su primogénito, que, conocido como el Emperador Perla, gobernó mil años; y así se fueron sucediendo los emperadores Jade, Turmalina, Ónice, Topacio y Ópalo, cada uno de los cuales reinó durante siglos, si bien cada reinado era más breve que el de su predecesor, y también más turbulento, ya que el Gran Imperio sufría el acoso de hombres montaraces y torvos animales, y otros reyes de menor rango se volvían orgullosos y rebeldes, y el pueblo llano se entregaba a la codicia, la envidia, la lujuria, el incesto, la gula y la pereza…

el mundo de hielo y fuego, los huesos y más allá

 

Es curioso que se nos hable de emperadores que vivieron cientos, miles de años. Una idea que a priori podría sonar extraña incluso dentro de esta saga de fantasía; aunque, en realidad, no es del todo nueva. Tenemos constancia de la existencia de hechizos y magias capaces de ocultar la edad. ¿Podrían los antiguos habitantes de aquel imperio considerar a sus gobernantes como dioses tras presenciar cómo hacían uso de la magia? Es una idea simple, pero no por ello falta de cierta lógica. En la naturaleza humana existe tendencia a buscar explicaciones divinas a aquello que no somos capaces de entender.

Cuando la hija del Emperador Ópalo le sucedió como Emperatriz Amatista, su hermano pequeño la depuso y mató por envidia y, proclamándose Emperador Piedra de Sangre inició un reinado de terror. Practicaba las artes oscuras, la tortura y la nigromancia, esclavizaba a su pueblo, tomó por esposa a una mujer tigre, se alimentaba de carne humana y derribó a los dioses verdaderos para adorar a una piedra negra caída del cielo.
En los anales del Lejano Oriente es la Traición de Sangre, como se conoce esta usurpación, la que marca el inicio de la era oscura que recibe el nombre de Larga Noche.

el mundo de hielo y fuego, los huesos y más allá

 

Para atraer la oscuridad y sus bestias, para oscurecer el sol gracias a una traición de sangre, es necesario algo más que un asesinato: hace falta magia, poder y habilidad para controlarlo. Un hombre capaz de todo, libre y preparado para sacrificar y hacer lo necesario por ser el señor de la muerte y convertirse en el Dios de la Noche, bien podría hacerlo.

Así, en este momento, introduzco la idea del brujo, del mago, de aquel que es hábil en la magia y que es capaz de usarla. Un brujo al que los hombres, como sucedió con sus antepasados, convirtieron en un dios.

Siempre me ha gustado pensar que, mientras las murallas que protegían las fronteras del Gran Imperio eran asediadas por hombres codiciosos en su afán por conquistar y someter a aquellos que estaban protegidos y al calor de los dioses-emperadores, un príncipe que deseaba ascender y ambicionaba el control tramaba sus planes y jugaba a su particular juego de tronos. Mientras la atención estaba puesta al otro de los muros, sus intenciones pasaban desapercibidas y permanecían ocultas.

Podría ser incluso que, mientras esperaba para asestar el golpe o se decidía, ocupase su tiempo estudiando cómo convocar y hacer uso del poder oscuro. Un poder con el que someter poco a poco a los habitantes del mundo, controlar a las bestias de la noche y atraer hacia su bando a aquellos rebeldes que sólo conocen la barbarie y cuya meta no es otra que llevar el mal a todos los rincones del mundo.

No cabe duda de que la situación que se nos describe tiene ciertas similitudes, sobre todo, con lo que está sucediendo en el presente de Poniente, donde la anarquía cada vez tiene más adeptos. Cada vez es más difícil contener las continuas insurgencias y sabemos que cierta especie enemiga de la vida y de la sangre caliente espera que algo suceda para avanzar y aniquilar.

Sí, los dioses-emperadores de Yi-Ti fueron brujos poderosos. Por tanto, la Emperatriz Amatista y su hermano menor, Piedra de Sangre, lo eran. Pero, al mismo tiempo, eran hombre y mujer, simples mortales.

R’hllor y el Gran Otro

Pequeño Templo Rojo en Lanza del Sol. Culto a R´hllor

Pequeño Templo Rojo en Lanza del Sol, por Michael Zimmerman

El culto al Corazón Llameante, al dios del fuego, es una religión muy antigua extendida en el continente de Essos y apenas presente en Poniente. Fue allí donde se gestó la traición, por lo que es lógico pensar que su nacimiento haya tenido lugar en dichas tierras. Lo que no sabemos es en qué momento surgió, aunque es probable que lo haya hecho muy poco tiempo después de que todo terminase o, incluso, mientras la noche seguía siendo oscura y albergaba horrores.

Sus principales representantes son sus sacerdotes y sacerdotisas que predican los caminos del Dios Rojo, el Señor de la Llama y de la Sombra. Al mismo tiempo, aseguran que se comunica con ellos a través de los ardientes fuegos y también defienden que se trata de una deidad benevolente. La creencia principal de esta religión se basa en que el Señor de Luz desea la vida en todo el mundo. Aporta calidez, actividad y vigor; mientras que su archienemigo, el Gran Otro, desea la muerte, el frío.

Nadie sabe de cierto cuánto duró la oscuridad, pero todos convienen en que solo cuando surgió un gran guerrero —que recibe los diversos nombres de Hyrkoon el Héroe, Azor Ahai, Yin Tar, Neferion y Eldric Cazador de sombras— para dar aliento a la raza de los hombres y llevar a los virtuosos a la guerra con su llameante espada, Dueña de Luz, se batió la oscuridad en retirada y volvieron al mundo la luz y el amor.

el mundo de hielo y fuego, los huesos y más allá

 

Esto nos cuenta la leyenda recogida en El Mundo de Hielo y Fuego. Y, para los sacerdotes de R´hllor, esto es lo que sucederá:

Cuando la estrella roja sangre y reine la oscuridad, Azor Ahai volverá a nacer entre el humo y la sal para despertar a los dragones de la piedra. La estrella sangrante llegó y se marchó, y Rocadragón es el lugar del humo y la sal.

tormenta de espadas, davos iii

 

El Gran Otro sería el antagonista, el dios de la oscuridad y de la noche. El responsable de la llegada del frío y del hielo y cuyo rival, según el culto al Dios Rojo, sería Azor Ahai portando su espada Dueña de Luz. Así que aquí volvemos a encontrarnos con la idea de la que hablamos anteriormente: si Azor Ahai es el enemigo del Gran Otro, podemos afirmar que podría ser una reencarnación del mismísimo R’hllor y, al mismo tiempo, el Gran Otro sería un brujo mortal. Por tanto, debe existir una reencarnación que se enfrente a él.

De la misma forma que los sacerdotes del dios del fuego creen en la leyenda y regreso del guerrero, asumen que una nueva larga noche se cierne sobre el mundo y que el Gran Otro, o al que ellos consideran esa deidad oscura, resurge en su poder:

—La guerra —afirmó ella—. Hay dos, Caballero de la Cebolla. Ni siete, ni uno, ni cien ni un millar. ¡Dos! ¿O creéis que he cruzado medio mundo para poner a otro rey soberbio en otro trono vacío? La guerra se lleva disputando desde el principio de los tiempos y antes de que acabe cada hombre tendrá que elegir en qué bando está. Uno es el de R’hllor, el Señor de la Luz, el Corazón de Fuego, el Dios de la Llama y de la Sombra. Contra él se alza el Otro Grande cuyo nombre no debe pronunciarse, el Señor de la Oscuridad, el Alma de Hielo, el Dios de la Noche y del Terror. No se trata de decidir entre Baratheon y Lannister, entre Greyjoy y Stark… Elegimos la muerte o la vida. La oscuridad o la luz.

tormenta de espadas, davos iii

 

Si aquel que desató la Larga Noche fue un brujo poderoso, podríamos pensar que el Gran Otro puede ser un hombre, como su verdadero enemigo Azor Ahai. Así, R’hllor sería una invención de sus seguidores que usarían su culto para, entre otras cosas, someter y hacer llegar a los mortales la idea de que un guerrero debe nacer para enfrentarse a ese Gran Otro.

—Vuestro Dios Ahogado es un demonio —dijo Morroqo después—. No es más que un siervo del Otro, el dios oscuro, aquel cuyo nombre no se debe pronunciar.

danza de dragones, victarion

 

Es curioso también cómo el hecho de no poder ser nombrado guarda relación con el celo con el que se esconde el nombre del lord Comandante número 13 de la Guardia de la Noche, conocido posteriormente como el Rey de la Noche. La Vieja Tata Bran dice que era un Stark y que fue su hermano quien acabó con él. Aunque sobre la relación del Gran Otro con el Rey de la Noche hablaremos un poco más adelante.

—Tu dios rojo recibirá lo suyo —le prometió a Morroqo—, pero los mares son el dominio del Dios Ahogado.
—No hay más dioses que R’hllor y el Otro, aquel cuyo nombre no se debe pronunciar.

danza de dragones, victarion

 

¿Cuál es el motivo por el que no debe pronunciarse el verdadero nombre del Gran Otro? ¿Será por alguna suerte de invocación? Quiero ir un poco más allá y propongo, por simple que sea —aunque cuadra con la idea—, que no puede pronunciarse porque no son capaces de identificarlo. Saben, sienten que está y que su poder crece; pero no son capaces de ponerle un rostro. Podría ser porque simplemente no se destape o defina hasta que haya dado un golpe sobre la mesa.

A lo largo de la historia ha podido haber más de un intento de despertar una era de oscuridad, aunque podría ser que hubiesen sido frustradas. Tal vez venga de ahí la idea de los sacerdotes rojos que dice que la guerra ha durado siempre y es eterna. ¿Por qué aparecen ahora? Porque lo ven. No pueden reconocerlo, pero lo sienten. Su ojo negro aparece en los fuegos.

¿Sería suyo el rostro que había visto entre las llamas, el que le devolvió la mirada?—. No. Imposible. Tendría un gesto más aterrador, tan frío, negro y espantoso que nadie podría contemplarlo sin morir». Pero el hombre de madera que había atisbado, y el niño con cara de lobo… Sin duda debían de ser sus siervos, sus campeones, igual que Stannis era el suyo.

danza de dragones, melisandre

 

En Danza de Dragones, Melisandre identifica en una de sus visiones a Brynden y a Bran como campeones del dios oscuro, aprovechando la idea que ya ha introducido: Azor Ahai será el campeón de la Luz. Pero es muy probable que esté equivocada. Sí, hay teorías que defienden la idea de que alguno de ellos podría caer en la oscuridad o ser incluso la propia oscuridad; pero hay otras, muy bien sustentadas, como “Bran Stark como Azor Ahai”, que apuestan por lo contrario. Así que, y pensando en la idea que traigo, no hay campeones para un dios u otro: son la verdadera representación de los respectivos dioses.

Llegados a este punto establezco lo siguiente:

Al igual que Azor Ahai es un hombre, un guerrero mortal y el campeón de la Luz, el Gran Otro sería un hombre, un brujo mortal y el campeón de la Noche.

El Gran Otro. El Ojo Negro

Ojo Negro de Euron Greyjoy

A Black Eye shining with malice

Como ya comenté en el apartado anterior, el Gran Otro podría ser un simple mortal. Sí, un brujo con mucho poder capaz de convocar los poderes más oscuros, pero al fin y al cabo un hombre. Y, a partir de aquí, vamos a intentar descubrir quién podría ser. Aunque más que intentar resolver un misterio, voy a presentar los indicios que apuntan al candidato que casi todos tenemos en mente.

—Por suerte para nosotros. —Davos hizo un gesto en dirección a las luces lejanas que parpadeaban sobre las murallas de Bastión de Tormentas—. ¿No notáis lo frío que es el viento? Los vigías estarán concentrados en torno a esas antorchas. En noches como ésta se agradece un poco de calor y de luz. Pero esa misma luz los deslumbra, de modo que no nos verán pasar. —«O eso espero»—. El dios de la oscuridad nos protege, mi señora. Incluso a vos.
—No pronunciéis ese nombre, Ser, o atraeréis su ojo negro sobre nosotros. —Las llamas de los ojos de la mujer parecieron avivarse al oír aquello—. Os aseguro que no protege a hombre alguno. Es enemigo de todo lo que vive

choque de reyes, davos ii

 

Esta es la primera ocasión en que tenemos oportunidad de leer cómo un sacerdote de R’hllor, en este caso Melisandre, se refiere al Gran Otro como el ojo negro. Sin embargo, son más las menciones de este tipo que podemos leer y siempre relacionadas con el mismo culto:

—¿Qué dice? —preguntó Tyrion al caballero.
—Que Daenerys está en peligro. El ojo oscuro ha caído sobre ella, y los lacayos de la noche traman su destrucción; rezan a sus falsos dioses en templos de engaños y conspiran para traicionarla con forasteros sin dios.

danza de dragones, tyrion vii

 

Las palabras utilizadas no son las mismas, pero la referencia es evidente. Un ojo oscuro, negro como la noche que se cierne.

También cabría señalar que en este fragmento se nos presenta a Daenerys como la salvadora para los sacerdotes rojos, como su Azor Ahai renacido. O, por lo menos, lo será para los que practican su religión en Volantis y están dirigidos por Benerro, razón por la que Morroqo parte hacia la Bahía de los Esclavos con la misión de atraerla, aconsejarla y cuidar de ella.

Además de estas alusiones a ese ojo negro, encontramos alguna más referida a ese ser. Ese hombre que vive rodeado de oscuridad y cuya representación siempre guarda alguna relación con la misma:

—Nuestro capitán daría cualquier cosa por estar a cincuenta leguas, tan lejos como sea posible de esa orilla maldita, pero le he ordenado que siga la ruta más corta. No somos los únicos que buscan a Daenerys.
«Grif y su joven príncipe». Entonces, ¿la maniobra de la Compañía Dorada de navegar hacia el oeste había sido una añagaza? Tyrion sopesó la posibilidad de decir algo, pero se lo pensó mejor. Por lo visto, en la profecía que guiaba a los sacerdotes rojos solo había cabida para un héroe. Un segundo Targaryen no haría más que confundirlos.
—¿Habéis visto a esos otros en vuestros fuegos? —preguntó con cautela.
—Solo sus sombras —respondió Morroqo—. Hay uno que sobresale entre los demás. Es un ser alto y retorcido, con un ojo negro y diez brazos muy largos, que navega por un mar de sangre.

danza de dragones, tyrion viii

—Os he visto en los fuegos nocturnos, Victarion Greyjoy. Salís de entre las llamas, fiero y decidido, con el hacha chorreando sangre, sin ver los tentáculos que os sujetan por la muñeca, por el cuello, por el tobillo, sin ver los cordeles negros que os hacen bailar.

danza de dragones, el aspirante del hierro

 

Como se comentó anteriormente, quizás los sacerdotes rojos no eran capaces de reconocer el rostro del Gran Otro y por ello no debían podían pronunciar su nombre. Pero lo que sí sabemos es que su ojo negro aparece en las llamas. ¿Será el mismo que se nos describe a continuación?

Se sentaba en una silla alta, envuelto en la piel de un oso de las nieves gigante cuya cabeza le servía de capucha. Bajo ella llevaba un parche en el ojo, de cuero teñido de blanco que le recordó a Theon a su tío Euron. Le hubiera gustado arrancarlo de la cara de Umber para asegurarse de que debajo tan solo había una cuenca vacía, no un ojo negro brillando con malicia.

vientos de invierno, theon i

 

Euron Greyjoy. Ojo de Cuervo. El ojo negro. El personaje que propongo como ese brujo poderoso que pretende ir más allá y no sólo conquistar Poniente, sino conquistar el día, robar la luz del sol y sumir al mundo en otra era de horror, en otra noche si cabe más larga.

La senda del mal

Euron apuntaba maneras y, desde el primer momento, hubo quienes incluso antes de que llegase a nosotros El Abandonado vaticinaron que tenía planes que iban más allá de seguir con las antiguas costumbres. Pero tras haber leído este maravilloso capítulo, lo que nadie puede dudar es que su ambición es tan grande como negro es su corazón. Estamos ante un personaje capaz de todo, un hombre dispuesto a sacrificar lo necesario y hacer lo imposible por obtener el poder con el que sueña. Y, poco a poco, va siguiendo los pasos.

Asshai

[…] ¿Crees que soy un hombre sin dios? Vamos, Aeron, ¡tengo más dioses que nadie que haya izado una vela! Tú, Pelomojado, sirves a un dios, pero yo he servido a diez mil. Desde Ib hasta Asshai, cuando los hombres avistan mi barco… empiezan a rezar.

festín de cuervos, el capitán del hierro

 

Asshai de la Sombra, allí donde se guardan todos los secretos y nacen las leyendas. Allí donde todo parece posible y todo está permitido. Asshai, donde el conocimiento mágico es casi infinito.

—¡Hijos del hierro! —clamó Euron Greyjoy—. Ya habéis escuchado mi cuerno. Escuchad ahora mis palabras. Soy el hermano de Balon, el mayor de los hijos de Quellon que aún viven. Por mis venas corre la sangre de Lord Vickon, la sangre del Viejo Kraken. Pero yo he navegado más lejos que ninguno de ellos. Sólo hay un kraken vivo que no ha conocido la derrota. Solamente hay uno que nunca ha doblado la rodilla. Sólo uno ha navegado hasta Asshai de la Sombra para ver maravillas y terrores que superan lo imaginable…

festín de cuervos, el hombre ahogado

 

¿Ha estado Euron en Asshai? Según cuenta él mismo, sí. Y el conocer cierta magia, cierto poder y ciertas ideas me lleva a creer que sí ha estado. Es posible que allí haya aprendido mucho más sobre cómo despertar ciertos poderes, así como en su momento hizo Piedra de Sangre.

—La estrella sangrante predijo el final —dijo a Aeron—. Son los últimos días, cuando el mundo será roto y reconstruido. Un nuevo dios nacerá de entre las tumbas y los túmulos.

vientos de invierno, el abandonado

 

Euron parece conocer cierta profecía, aunque su versión, o más bien lo que escucha Aeron podría ser parte de esa que habla de la llegada de un guerrero que combatirá, precisamente, lo que él pretende desatar. Esa que nosotros no hemos leído ni conocemos realmente. Es más, si este fragmento pertenece al mismo escrito, podríamos considerarnos unos auténticos ignorantes. Pero lo verdaderamente importante, independientemente de si está en lo cierto o no con lo que predica y cree, es que pretende convertirse en algo que trasciende lo terrenal.

Euron Greyjoy, Ojo de Cuervo, Ojo Negro, Ojo de Sangre

Euron Greyjoy, por Bgk Bengiskhan

Es alguien que se eleva por encima de la humanidad mediante la imposición del sufrimiento a los demás, persiguiendo una búsqueda espiritual en lo inhumano. Trata de formar parte de un orden sobrenatural que se alimenta, literalmente, de personas. Un poder que crece con cada grito, con cada sacrificio, con el horror sufrido, por ejemplo, en una castración, como sucedió en el caso de Varys. Euron disfruta destruyendo todo aquello que no es suyo. Pero es en el sufrimiento infligido de donde bebe realmente la magia. Esa que está muy por encima del poder que emana de la destrucción de lo material.

Nunca fue muy humano, eso es indudable. Desde joven mostró signos de sufrir de un trauma muy profundo que manifestó de la mejor manera que supo: asesinando a sus hermanastros y abrazando la máxima que dice que ningún hermano está más maldito que el mataparientes. Siempre estuvo más cerca de su lado animal. Pero es en este momento cuando da verdaderamente miedo. Terror. Euron ahora es un animal con medios. Un animal con un poder que aún no ha llegado a lo más alto y que, poco a poco, transita la senda del mal. Paso a paso.

—Inclínate, hermano —ordenó Ojo de Cuervo—. Soy tu rey, soy tu dios.

vientos de invierno, el abandonado

 

Euron pretende convertirse en ese Dios de la Noche que renacerá allí donde reposan los cuerpos de muchos.

La caída de los dioses

Como su antecesor Piedra de Sangre, Euron debe, entre otras cosas, derribar a los dioses verdaderos. Esos a los que adoran quienes han escrito la historia. A todos.

—Exacto —asintió Euron—. Y por ese pecado los mato. Derramo su sangre en el mar y siembro a sus mujeres aullantes con mi semilla. Sus dioses son tan débiles que no me pueden detener, así que es evidente que son falsos dioses. Soy aún más devoto que tú, Aeron. Mira, igual deberías arrodillarte ante mí para que te bendijera.

festín de cuervos, el capitán del hierro

 

Lleva tiempo inmerso en su tarea. Podría ser que antes de visitar Asshai solo se dedicase a saquear como un verdadero hijo de las islas, tomando lo que es suyo y pagando el precio del hierro. Pero parece que esas costas embrujan a casi todos y, si ya estás marcado, no hay tregua. Su destino estaba escrito. Cada ciertos miles de años, algo sucede que remueve el mundo y un mago debe surgir para llevar a cabo el intento de invocar la noche.

Fue en la segunda mazmorra cuando los otros hombres sagrados empezaron a aparecer para compartir sus tormentos. Tres llevaban túnicas de septones de las tierras verdes y uno el vestido rojo de un sacerdote de R’hllor. El último era difícilmente reconocible como hombre.

[…]

—¿Harás lo mismo, hermano? —preguntó Euron—. Creo que no. Creo que si te ahogo, seguirás ahogado. Todos los dioses son mentiras, pero el tuyo es de risa

vientos de invierno, el abandonado

 

No hay duda de que sabe lo que hace. Poco a poco ha ido coleccionando distintos sacerdotes de distintas religiones. Hombres sagrados, como dice Aeron, con sangre consagrada a sus distintas deidades. Y lo que trama es tan vil que se emborrachará de sufrimiento, de dolor, de magia:

—Su majestad —dijo Torwold Dientenegro—, tengo a los sacerdotes. ¿Qué quiere que hagamos con ellos?
Atadlos a las proas —ordenó Euron—. Mi hermano en el Silencio. Tomad uno para vosotros. Dejad al resto que apuesten con dados por los otros, uno por barco. Hagamos que sientan la espuma, el beso del Dios Ahogado, húmedo y salado.

vientos de invierno, el abandonado

 

Este es sin duda uno de los pasos que debe seguir para derribar a los dioses. Utilizarlos para atraer los vientos, o quién sabe si para hacer salir algo más que esté oculto en las profundidades. Humillarlos, reírse de ellos, reducirlos a una estúpida recompensa de un juego infantil y sacrificar a los que no sobrevivan a los besos de la mar, así como entregar a la muerte incluso al fruto de su propia simiente. Está regalando tantas vidas como le place con el fin de acumular poder para algún ritual en el que despertar a ese dios o, mejor dicho, con el que convertirse en ese dios.

Empalados sobre las picas más altas estaban los cuerpos de los dioses. La Doncella estaba allí, y el Padre y la Madre, el Guerrero y la Vieja y el Herrero… Incluso el Desconocido. Colgaban a los lados con toda clase de dioses extraños lejanos: el Gran Pastor y la Cabra Negra, Tríos de tres cabezas y el Niño Pálido Bakkalon, el Señor de la Luz y el dios mariposa de Naath.
Allí estaban todos, hinchados y verdes, medio devorados por cangrejos, con el Dios Ahogado supurando con el resto, con agua marina cayendo de su pelo.

vientos de invierno, el abandonado

 

Llegados a este punto, es imposible saber de qué será capaz. Aunque viendo, como su hermano, lo que tal vez podría ser, asusta pensarlo tras ver que su representación muestra un cuadro tan terrible y tenebroso en el que todos caen y son derrotados, donde todos los dioses mueren.

Además, ha llegado la hora. Las cosas no van bien en las tierras verdes. Rebeliones y sus consecuencias. Guerras a medio terminar y traiciones en cada esquina. Dolor, sadismo, violaciones… Todo está preparado para su venida. La estrella roja ha pasado. Este es el momento.

Me llamáis Ojo de Cuervo. Bien, porque ¿quién tiene mejor vista que el cuervo? Tras toda batalla, los cuervos acuden a cientos, a miles, para celebrar un festín con la carne de los caídos. Un cuervo es capaz de divisar la muerte a distancia. Y yo os digo que todo Poniente se está muriendo. Los que me sigan celebrarán un festín que durará hasta el fin de sus días.

festín de cuervos, el hombre ahogado

 

Piedra de Sangre navegó por un mar similar y aprovechó el caos que sembraban aquellos que asediaban el Gran Imperio. Y es evidente que la situación que describe Euron sobre la actualidad en Poniente es muy similar. Todo está del revés y todos desconfían de todos mientras se reparten los restos de un reino que se desintegra y desangra al ritmo constante del paso de la estrella. Que esta ya no sea visible no quiere decir que no surque los cielos. Tal vez tengamos oportunidad de leer sobre un nuevo cataclismo y una nueva piedra negra —o cualquier otra a la que adorar.

El sacrificio de sangre

Y así, tras haber aprendido los más oscuros secretos en Asshai y provocar la caída de los dioses con la humillación y sacrificio de sus sacerdotes, sólo debe dar un paso más: un sacrificio de sangre. Pero no uno cualquiera. Igual que su antecesor entregó la sangre de su hermana, a la que le presuponemos un poder inmenso igual al de sus ancestros, Euron debe entregar la misma sangre o, en su defecto, la más poderosa que tenga a su alcance. Y, en este momento, se da la circunstancia de que en el mundo hay alguien con tal poder corriendo por sus venas, que podría ser la mismísima reencarnación de la Emperatriz Amatista.

Daenerys Targaryen,de la Tormenta, la que no arde, madre de dragones

Daenerys Targaryen, por Michael C. Hayes

—… querrás despertar al dragón…
A lo largo de los muros había fantasmas, ataviados con vestimentas descoloridas de reyes. Tenían en las manos espadas de fuego pálido. Los cabellos eran de plata, o de oro, o de platino, y los ojos de ópalo y amatista, turmalina y jade.

juego de tronos, daenerys ix

 

Efectivamente, Daenerys es la candidata; la que cuenta con todas las opciones. Durante el letargo en el que estuvo sumida tras el parto de su hijo Rhaego, tiene un sueño realmente extraño. Y, de entre todas las visiones, destaca la de esos antiguos reyes. ¿Qué razón podría haber para que los vea? ¿Podría existir una relación entre ella y essos fantasmas?

Una de las claves se encuentra en la mención a los distintos colores del cabello y de los ojos. Sabemos que no son distintos de los rasgos típicos de los valyrios, pero debe haber algo más porque es un dato que tanto nosotros como ella ya conocemos. Y la explicación más sencilla es que desciende directamente de ellos, por lo que sería poseedora de esa sangre antigua y mágica de la que ya hemos hablado. Ella sería portadora de la sangre de los brujos que en su día fueron vistos como dioses.

La gargantilla de plata que Dany llevaba al cuello le apretaba mucho. Se la desabrochó y la tiró a un lado. Estaba engastada con las amatistas encantadas que, según juraba Xaro, la protegerían de todos los venenos.
[…]
—¿Acaso no os he dado un ejército a vos, la más dulce de las mujeres? Un millar de caballeros, cada uno con su brillante armadura.
Las armaduras eran de oro y plata, y los caballeros de jade, berilio y ónice, de turmalina, ámbar, ópalo y amatista, todos del tamaño de su dedo meñique.

choque de reyes, daenerys iii

 

Como podemos observar, son varias las ocasiones en que tenemos oportunidad de ver a Daenerys relacionada con las amatistas. Pero no son solo estas referencias las que nos llevan a pensar en ella como la reencarnación de aquella emperatriz. Los indicios más potentes vienen precisamente de manos de aquel que la pretende derrotar y sacrificar.

Euron, tras su paso por Asshai y su largo exilio, regresa a las islas para reclamar el Trono de Piedramar. Y, entre otras cosas, proclama:

A ver, amigos míos, decidme, ¿quién conoce más dioses que yo? Dioses de los caballos y dioses del fuego, dioses de oro con ojos de gemas, dioses tallados en madera de cedro, dioses esculpidos en montañas, dioses de puro aire… Conozco a todos los dioses.

festín de cuervos, el capitán del hierro

 

Por lo que se puede interpretar, parece saber de la existencia de aquellos antiguos emperadores. Probablemente durante sus viajes los ve representados como dioses de oro con piedras preciosas en los ojos. Lo más curioso es que la relación entre esta representación de la Diosa-emperatriz Amatista y Daenerys la establece él mismo:

—¿Qué dragón? —preguntó Victarion con el ceño fruncido.
—El último de la estirpe. Dicen que es la mujer más bella del mundo. Su cabello es de oro plateado; sus ojos son amatistas… Pero no hace falta que me creas, hermano. Ve a la bahía de los Esclavos, contempla su belleza, y tráemela.

festín de cuervos, el saqueador

 

Su cabello es de oro plateado y sus ojos son amatistas. Son exactamente las mismas palabras que aparecen en el sueño febril de Daenerys. No hay duda; la relación está establecida. Quizás no parezcan referencias suficientes, pero por alguna razón George R. R. Martin nos las ha dado. El único motivo razonable, a mi entender, es para sembrar la idea de que ella es la reencarnación.

«La mujer más bella del mundo, si mi hermano es digno de crédito. Tiene el cabello de oro y plata y los ojos de amatista. —¿Era demasiado esperar que Euron hubiera dicho la verdad por una vez?—. Puede.

danza de dragones, el aspirante del hierro

 

En esta ocasión, estamos ante una repetición de las palabras de Euron mientras ponía a su hermano Victarion al día con la misión que le iba a encomendar. Pero es la insistencia del autor la que nos hace pensar en la importancia de la relación.

A partir de aquí ya es incluso difícil especular. No se sabe qué tipo de ritual de sangre debe llevar a cabo Euron, pero pasa por el asesinato de Daenerys. No se conoce el lugar en el que debe llevar a cabo el sacrificio ni si existe uno específico. Pero, no obstante, la referencia de que “nacerá de entre las tumbas y los túmulos” recuerda demasiado a las tumbas de los reyes tumularios allá en el norte. ¿Podría ser allí donde se celebrase la ceremonia? Independientemente de cuál podría ser el lugar, lo que sí debe hacer es sacrificarla y con eso poner por punto y (casi) final a su transformación.

Después de conocer las leyendas y los rituales, después de haber entregado miles de vidas y de haber derribado a los dioses y asesinar a Daenerys, renacerá en un nuevo dios:

Vio a su hermano de nuevo en el Trono de Hierro, pero Euron ya no era humano. Parecía más un calamar que un hombre, un monstruo nacido de un kraken de las profundidades, con su cara convertida en una masa de tentáculos retorcidos.

vientos de invierno, el abandonado

 

Euron Greyjoy, wannabe Cthulhu, kraken, Ojo de Cuervo, Ojo de Sangre

Euron Greyjoy, wannabe Cthulhu, por caffeine2

El plan y las posibles alianzas

Entramos en un terreno aún más pantanoso si cabe. La especulación a estas alturas se basa en muy pocos elementos. Pero la lógica, en este caso la mía, me hace llegar a algunas conclusiones. No es fácil hacer un relato coherente y es probable que algunas ideas funcionen mejor que otras. Aún así, me veo en la obligación de comentarlas. Si no, tendría la sensación de que el trabajo está incompleto.

El plan

Lo que tiene Euron en mente, a priori, es sencillo de entender. Atraer a Daenerys robándole uno de sus hijos utilizando el cuerno con el que Victarion parte hacia Meereen.

—Ojo de Cuervo me juró que este cuerno sometería a los dragones a mi voluntad, pero ¿de qué me sirve si el precio es la muerte?
—Vuestro hermano no hizo sonar el cuerno personalmente. No lo hagáis vos. —Morroqo señaló la banda de acero—. Aquí pone: «Sangre por fuego, fuego por sangre». Da igual quién sople el cuerno; los dragones acudirán a su dueño. Debéis hacerlo vuestro. Con sangre.

danza de dragones, victarion

 

De las palabras de Morroqo se puede deducir que Atadragones ya tiene dueño. Si Victarion quiere que le responda, debe hacerlo suyo amarrándolo con sangre. Por supuesto, si en estos momentos pertenece a alguien, ese es Euron. El plan consiste en que una vez el cuerno suene en la Bahía, alguno de los dragones, Viserion o Rhaegal, acuda volando hasta él, hasta su dueño. Y, de esta manera, tenderle una trampa a Daenerys con el mejor de los anzuelos.

De entrada suena muy bien. Euron entrega a Victarion un artilugio muy poderoso, un regalo envenado como él mismo llega a pensar, aunque tal vez haya algo con lo que no cuenta. En el camino, su hermano se va a encontrar con Morroqo. Este sacerdote, en un principio, no debe lealtad a nadie más que a su orden. Y su misión, aunque no la conozcamos, es sencilla de entender.

Como ya se ha señalado, para los practicantes de la fe de R’hllor en Volantis y su sumo sacerdote Benerro, Daenerys ha venido al mundo para salvarlos a todos de una nueva Larga Noche. Así que, al igual que Melisandre acude al lado de Stannis con el fin de atraerlo hacia su fe, Morroqo ha acudido a Meereen con la misma misión. Mientras esté en sus manos, no permitirá que uno de los dragones de Daenerys, una de sus espadas de fuego, la abandone para ir precisamente al encuentro de aquel al que ya han reconocido como el peor de los enemigos. Ese al que tendrá que enfrentarse su Azor Ahai. Morroqo, al igual que nosotros, debe haber adivinado los planes del rey de las islas. Y por ello sugiere al Lord Capitán que haga suyo el cuerno.

Cierto es que no se sabe si el hechizo de atadura con el que Euron amarró a Atadragones es irrompible, así que puede que el intento de Morroqo de casarlo con Victarion no dé resultado y, al final, uno de los dragones vuele irremediablemente hacia Poniente. Una vez Euron lo tenga en su poder, sólo debe limitarse a esperar a que Daenerys vuele desesperada para recuperarlo y, en ese momento, asestar el golpe. Hacerse con ella y llevar a cabo el ritual.

Cabría decir que uno de los posibles papeles de los dragones en manos de Euron podría ser usarlos como instrumento de control sobre esa especie blanca que espera al otro lado del Muro. Sin embargo, también barajo otra idea relacionada con ese control mediante una alianza de otro tipo. Una muy especial.

Posibles alianzas humanas

Podría existir un grupo de varios brujos conocedores de la magia como Euron, pero sin el don del mal. Y algunos más, cuyo papel aún no está claro. Todos podrían estar conspirando en favor de desatar la noche más horrorosa.  Marwyn, Quaithe, Alleras, Pate o incluso Qyburn.

No es un secreto que tres de ellos son magos.

Marwyn y Quaithe, que podrían estar en contacto gracias a las velas y, a su vez, con Euron. Y también Qyburn, cuyo lugar dentro de la trama no soy capaz de encontrar. Aunque sabemos con seguridad que El Mago y él se conocen:

—Una vez, estando en la Ciudadela, entré en una habitación desierta y vi una silla vacía. Pero supe que allí había habido una mujer hacía tan sólo un momento. El cojín conservaba la huella de su cuerpo, la tela aún estaba tibia y su perfume permanecía en el aire. Si al abandonar una habitación dejamos en ella nuestro olor, sin duda parte de nuestra alma debe permanecer aquí cuando abandonamos la vida, ¿no os parece? —Qyburn extendió las manos—. Pero a los archimaestres no les gustaban mis ideas. Bueno, a Marwyn sí, pero era al único.

tormenta de espadas, jaime vi

 

Con Alleras y Pate sucede algo similar y sus papeles en todo esto no están muy claros. Aunque Marwyn habla delante de ellos con absoluta libertad, puede que no conozcan el plan al completo. Pero estuvieron en aquella conversación que, al mismo tiempo, compartieron con Sam:

Oyeron sus pisadas escaleras abajo.
—¿Adónde va? —preguntó Sam, asombrado.
—A los muelles. El Mago no es de los que pierden el tiempo. —Alleras sonrió—. Tengo que confesarte una cosa: nuestro encuentro no fue casual, Sam. El Mago me envió a pescarte antes de que hablaras con Theobald. Sabía que venías.
—¿Cómo?
Alleras señaló la vela de cristal.

[…]

—Te lo agradezco. —El chico pálido y blando tenía algo que no le gustaba, pero no quería parecer descortés—. De verdad, no me llamo Mortífero. Soy Sam. Samwell Tarly.
—Yo me llamo Pate —respondió—. Como el porquerizo.

festín de cuervos, samwell v

 

El papel de Alleras es probablemente el más difícil de interpretar. Puede ser que no sepa todo, aunque no tendría demasiado sentido si Marwyn sabe que Euron va a atacar. ¿Podría Alleras representar el papel de jinete de dragón para Euron si se diesen las cábalas y tuviese ese capacidad? O tal vez sea la esfinge de la visión que tiene Aeron y que se arrodilla ante su dios.

Por otro lado, es extraño que el Mago no se haya dado cuenta de que Pate ya no es Pate. ¡Hasta Sam percibe algo! Y, además, dudo que invitara al auténtico a sus estancias y hablara tan abiertamente. Todos conocemos a Pate el porquerizo.

Los Hombres sin Rostro han aparecido y es probable que Marwyn esté al tanto. Además, sería extraño que lo supiese y no actuase si no trabajasen del mismo lado. Aunque su papel nunca ha estado muy claro, es cierto; por tanto, la vinculación con los tres magos y Euron no termina de definirse. Tal vez sean a los que Benerro nombra en Volantis cuando Tyrion escucha su discurso mientras acompaña a Haldon:

—Que Daenerys está en peligro. El ojo oscuro ha caído sobre ella, y los lacayos de la noche traman su destrucción; rezan a sus falsos dioses en templos de engaños y conspiran para traicionarla con forasteros sin dios.

danza de dragones, tyrion viii

 

Para los sacerdotes de R’hllor, los Hombres sin Rostro podrían ser los “lacayos de la noche”. Estos son instrumentos de la muerte y los brujos rojos se oponen a todo aquello que rezume oscuridad. Además, en Braavos, sede de la Casa de Blanco y Negro, se veneran a muchos dioses de naturaleza distinta. Y, precisamente en ese templo, existen representaciones de muchos de ellos, si no de todos. Como R’hllor es una deidad celosa que no comparte el mundo con otros dioses, tendría sentido que se refieran al resto de deidades como falsas.

El hecho es que están ahí y que Pate se hizo con “la llave”. Y todo apunta a que buscan algún libro. Quién sabe si para matar dragones o para intentar que el huevo, con el que tal vez les pagó Euron, eclosione.

La relación entre Quaithe, Marwyn y Ojo de Cuervo es algo más sencilla de establecer. Se sabe que tanto el Mago como ella usan velas de vidriagón y parece probable que Euron también:

—¿Qué alimenta el fuego de un dragón? —Marwyn se sentó en un taburete—. Toda la hechicería valyria tenía sus raíces en la sangre o en el fuego. Con una de estas velas de cristal, los hechiceros del Feudo Franco podían ver a través de montañas, mares y desiertos. Eran capaces de entrar en los sueños de las personas y provocarles visiones; podían mantener conversaciones aunque estuvieran a medio mundo de distancia, sentados ante sus velas. ¿No te parece que eso sería útil, Mortífero?

festín de cuervos, samwell v

 

En este fragmento se explica perfectamente cómo funcionan las velas y lo que se puede hacer con ellas.

—¿Estáis aquí?
No. Escuchadme bien, Daenerys Targaryen. Las velas de cristal están ardiendo. Pronto llegará la yegua clara, y tras ella, los demás: kraken y llama roja, león y grifo, el hijo del sol y el dragón del titiritero. Recordad a los Eternos. Guardaos del senescal perfumado.

danza de dragones, daenerys ii

 

La respuesta de Quaithe es contundente. No, no está allí mientras mantiene esa conversación con Dany. Y justo después hace mención a las velas. Está haciendo uso de ellas. Además de eso, le hace una serie de advertencias. Le habla de la yegua clara que causará estragos entre los seguidores que esperan en las puertas de Meereen. Nombra a Victarion y a Morroqo, a Tyrion y a Jon Connigton, a Quentyn y probablemente a Aegon. Pero, curiosamente, no dice nada sobre Marwyn ni le advierte sobre Euron.

Por cierto, también es extraño que el Mago no le haya hablado a Sam de la marea negra y sangrienta que va a azotar Antigua, así que es posible que Euron esté colaborando con él.

—¿No fuisteis vos quien me dijo que los brujos no eran más que soldados viejos que alardean de hazañas ya olvidadas y de proezas del pasado?
—Y así era entonces. —Xaro parecía preocupado—. Pero ahora ya no estoy tan seguro. Se dice que las velas de cristal vuelven a arder en la casa de Urrathon Nocturno; hacía cien años que no se veían.

choque de reyes, daenerys v

 

Y al final llegamos hasta Euron.

Urrathon, Urrigon, Urras, Urrax, Urron… Todos son nombres procedentes de las Islas del Hierro. Incluso existió un rey llamado Urrathon IV de la Casa Goodbrother que si bien no consiguió el trono asesinando al rey legítimo, se alzó como tal en una Asamblea a la que faltó un hijo del anterior monarca. Urrathon, además, asesinó a todos los miembros de la anterior familia real para que nadie reclamase el trono. ¿Un homenaje de Euron a este rey tan cruel?

Al mismo tiempo, está el sobrenombre Nocturno. Es fácil de relacionar con algunos personajes, pero con Euron también. Si a esto le añadimos que ha estado en Qarth, donde probablemente se hizo con Pyat Pree y sus acompañantes, es fácil deducir que efectivamente se ha ocultado tras ese personaje. Así que ha podido estar en contacto gracias al vidriagón con Marwyn y Quaithe.

Posible alianza con otra especie

Esta unión es la más difícil de sostener, pero existe algún antecedente que quizá nos lleve por el buen camino.

Vamos a remontarnos hasta el principio, cuando Piedra de Sangre cometió la traición que desató la Noche. Se nos cuenta en El Mundo de Hielo y Fuego que el traidor tomó por esposa a una mujer tigre. La verdad es que no tengo ni idea de a qué especie se puede referir. Tal vez fuesen una similar a los Otros y, a través de la alianza por matrimonio, llegaron a formar parte de sus huestes.

Algo de tiempo después de que el frío retrasase posiciones, un Lord Comandante de la Guardia de la Noche, el número 13, supuestamente se casó, o se unió, con una mujer que recuerda mucho a los Otros.

La creciente penumbra hizo que Bran recordara otra de las historias de la Vieja Tata, la leyenda del Rey de la Noche. Según ella había sido el decimotercer jefe de la Guardia de la Noche, un guerrero que no conocía el miedo. «Y ése era su gran fallo —añadía—, porque todos los hombres deben conocer el miedo». Una mujer fue su perdición, una mujer a la que divisó desde la cima del Muro, con la piel blanca como la luna y ojos como estrellas azules. Sin miedo a nada la persiguió, la alcanzó y la amó, aunque su piel era fría como el hielo, y cuando le entregó su semilla, le entregó también su alma.
La llevó con él al Fuerte de la Noche, la proclamó reina al tiempo que él se proclamaba rey y sometió a los Hermanos Juramentados a su voluntad gracias a extraños sortilegios. El reinado del Rey de la Noche y su cadavérica esposa duró trece años, hasta que por fin el Stark de Invernalia y Joramun de los salvajes unieron sus fuerzas para liberar a la Guardia. Tras su caída, cuando se supo que había estado haciendo sacrificios a los Otros, se destruyeron todos los documentos relativos al Rey de la Noche y hasta su nombre cayó en el olvido.

[…]

Como siempre decía la Vieja Tata durante el día, el Rey de la Noche era sólo un hombre, pero la oscuridad le pertenecía.

tormenta de espadas, bran iv

 

La mujer que se describe podría ser un Otro, aunque, desde hace un tiempo, también se habla de una bruja del hielo. Alguien parecido a Melisandre, pero con los poderes contrapuestos. En cualquier caso, sea una bruja o sea un Otro, lo interesante es la alianza por matrimonio. Y podría ser ésta la que dé el control de la especie una vez se haya entregado el alma a través de la simiente.

¿Intentó el Rey de la Noche despertar otra era oscura? ¿Y si lo que faltó para que se diera fue el sacrificio de sangre máximo, el de la Emperatriz Amatista? Tal vez pudo ser derrotado con cierta facilidad porque no había llegado a convertirse del todo en el Gran Otro.

Pues bien, esta idea surge, además de por la mención al matrimonio entre Piedra de Sangre y la mujer tigre y el del Rey de la Noche con la mujer fría, de esta visión que tiene Aeron:

A su lado estaba una sombra en forma de mujer, larga, alta y terrible, con sus manos llenas con un pálido fuego blanco. Unos enanos deambulaban a su antojo, hombres y mujeres, desnudos y deformes, unidos en abrazo carnal, mordiéndose y desgarrándose unos a otros mientras Euron y su compañera reían y reían y reían…

vientos de invierno, el abandonado

 

Esta mujer que aparece al lado de Euron recuerda mucho a la del Rey de la Noche, así que tal vez sea necesaria la alianza por matrimonio para conseguir el favor de los Otros.

Si ella fuese una bruja blanca, podría ser la responsable de se que hayan puesto en marcha. Tal vez tenga el don de la visión. Quizás vio el nacimiento de ese brujo. Y tal vez hayan decidido que es la hora de llegar hasta el Muro y reunirse con su nuevo dios.

Se están despertando poderes antiguos. Las sombras se agitan. Pronto se cernirá sobre nosotros una era de maravillas y horrores, una era de dioses y héroes.

festín de cuervos, prólogo

 

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif