Hoy regresamos con una nueva edición de El Rincón del Cronista, en donde, como ya sabéis, alternamos entre personajes, sucesos, lugares e instituciones del mundo creado por George R. R. Martin con la idea de presentar un espacio de discusión y debate en el que la acción está en los comentarios.

Y esta semana continuamos con uno de los personajes de la saga que más pasiones despiertan:

Cersei Lannister es la hija mayor de Lord Tywin y Lady Joanna Lannister, nacida en el año 266 d.C. en Roca Casterly, tan sólo dos minutos antes que su hermano gemelo, Jaime. De figura esbelta y voluptuosa, cabello dorado y ojos verdes, Cersei fue considerada una de las damas más hermosas del reino, ostentando el alias de la “Luz de Occidente”. En el año 284 d.C, tras la rebelión, contrajo matrimonio con el rey Robert convirtiéndose así en la reina de los Siete Reinos.

Ilustración de Jaime, Tyrion y Cersei Lannister

Hear me roar, por Aki Yun Lee

Su infancia estuvo marcada por la relación con su hermano gemelo, siendo los dos tan idénticos como dos gotas de agua. Cersei y Jaime lo hacían todo juntos, llegando incluso a experimentar con el cuerpo del otro, a pesar de los esfuerzos de su madre por evitarlo. La muerte de Joanna dando a luz a Tyrion Lannister, en el 273 d.C. constituyó un punto de inflexión en la joven vida de Cersei. La pena y la impotencia crecieron proporcionalmente al odio y resentimiento que sintió desde el primer momento por el menor de sus hermanos, cuyo cuerpo desproporcionado y aspecto inusual no hacían más que acrecentar aquel desprecio, deseándole una pronta muerte.

Los años que siguieron no fueron más sencillos para la joven leona. No sólo tuvo que afrontar la ausencia de su madre y de su padre (quien a menudo estaba en Desembarco del Rey ocupando el cargo de la Mano), sino que además vio cómo en la medida en que crecían, y a pesar de ser idénticos, a Jaime le regalaban una espada mientras que a ella la enviaban con la septa a aprender las labores propias de una dama. Sin embargo, estas diferencias no menguaron la intensa relación entre ambos hermanos, que ya desde su adolescencia comenzaron a mantener encuentros sexuales entre sí.

Poco antes de renunciar a su cargo como Mano del Rey, Lord Tywin Lannister le confía a su hija que un día se casará con el heredero al Trono de Hierro, el príncipe Rhaegar Targaryen. Durante las vísperas del Torneo de Lannisport del año 276 d.C, emocionada por la visita del príncipe dragón, Cersei hace una excursión al hogar de una bruja del bosque conocida como Maggy la Rana en busca de respuestas.

—¿Cuándo me casaré con el príncipe? —preguntó.
—Nunca. Te casarás con el rey.
Bajo los rizos dorados, el rostro de la niña se frunció en un gesto de desconcierto. Durante muchos años pensó que aquellas palabras querían decir que no se casaría con Rhaegar hasta después de la muerte de Aerys, su padre.
—Pero seré reina, ¿verdad? —preguntó la pequeña.
—Sí. —Los ojos amarillos de Maggy tenían un brillo malévolo—. Reina serás… hasta que llegue otra más joven y bella para derrocarte y apoderarse de todo lo que te es querido.
La ira relampagueó en el rostro de la niña.
—Si lo intenta, le diré a mi hermano que la mate. —Ni aun así se detuvo; era una cría testaruda. Todavía le quedaba una pregunta, un atisbo de lo que le esperaba en la vida—. ¿El Rey y yo tendremos hijos? —preguntó.
—Oh, sí. Él, dieciséis; tú, tres.
Aquello no tenía lógica. El corte del pulgar le dolía; la sangre goteaba en la alfombra. «¿Cómo es posible?», habría querido preguntar, pero ya no le quedaban preguntas. Sin embargo, la anciana no había terminado con ella.
—De oro serán sus coronas y de oro sus mortajas —le dijo—. Y cuando las lágrimas te ahoguen, el valonqar te rodeará el cuello blanco con las manos y te arrebatará la vida.

Festín de Cuervos, Cersei VIII

 

Esta profecía, seguida por el rechazo de Aerys II a la propuesta matrimonial de Tywin, constituye una sombra que persigue a Cersei durante toda su vida. Tiempo después, Rhaegar fue a luchar al Tridente donde fue asesinado por Robert, y prontamente Jon Arryn y Lord Tywin convinieron el matrimonio entre el nuevo rey y Cersei. Si bien no era el príncipe dragón, la imagen de Robert, sumado a su sueño realizado de ser reina, generaban cierta expectativa en la joven leona, quien pronto se vio desilusionada al ser víctima del maltrato físico y verbal de su nuevo esposo, que acostumbraba emborracharse y actuar violentamente en la cama, siempre recordándole cuánto había amado a su anterior prometida, Lyanna Stark.

Ilustración de Jaime y Cersei Lannister

Lannister gold, por Mathia Arkoniel

Durante los años en que fue reina de Robert, Cersei acabó de conformar una personalidad vanidosa, altiva y resentida con respecto a su marido y su papel en la corte. Consciente de su condición de clase, acostumbró mantenerse alejada del pueblo y sus menesteres, manifestando muy poca empatía, así como un pensamiento cínico y manipulador. Mientras el rey engendraba bastardos a lo largo y ancho de los Siete Reinos, la reina seguía manteniendo relaciones incestuosas con su hermano Jaime, con quien tuvo tres hijos de cabellos dorados cuyo verdadero origen biológico se mantuvo en secreto, dándolos a conocer como hijos de Robert: Joffrey, Myrcella y Tommen Baratheon. Con el paso de los años, Cersei se consolidó como una madre dispuesta a todo con tal de defender la vida y derechos de sus hijos.

Después del incidente en Invernalia en el que Bran descubre a los hermanos Lannister en pleno acto sexual y es empujado por Jaime de la Torre Rota, además del nombramiento de Eddard Stark como Mano del Rey y su incorruptible investigación sobre el asesinato de Jon Arryn y el verdadero linaje de los príncipes herederos, Cersei comienza a tomar cartas en el asunto y a incidir sobre su propio destino y el del reino entero. Durante el encuentro que mantiene con Eddard en el bosque de dioses, se revela como una jugadora del juego de tronos que no aceptará tan fácilmente las consecuencias de sus actos.

—¿No contáis con mi ira, Lord Stark? —preguntó la reina con tono suave mientras se levantaba. Le escudriñó el rostro con los ojos—. Debisteis quedaros vos con el reino. Pudisteis hacerlo. Mi hermano Jaime me contó que lo encontrasteis en el Trono el día en que cayó Desembarco del Rey y lo obligásteis a bajar. Aquélla era vuestra ocasión. Sólo teníais que subir y sentaros. Qué gran error.
—He cometido más errores de los que podéis imaginar —dijo Ned—, pero ése no fue uno de ellos.
—Claro que lo fue, mi señor —insistió Cersei—. Cuando se juega al juego de tronos sólo se puede ganar o morir. No hay puntos intermedios.

Juego de Tronos, Eddard XII

 

Pocos días después, Cersei organiza que su esposo sufra una “accidente” de caza al asegurarse de que su escudero, Lancel Lannister, le provea de un vino especialmente fuerte que nuble sus sentidos. Tras la muerte de Robert, Cersei goza de uno de los mayores triunfos personales de su vida, proclamando a Joffrey como el legítimo rey, librándose de su marido y arrestando a Eddard Stark por ser traidor a la corona. Sin embargo, esta victoria se ve empañada por la decisión abrupta de su hijo de ejecutar públicamente a Ned, el levantamiento de Renly y Stannis Baratheon, y de Robb Stark como reyes, la captura de Jaime por parte del joven Lobo y la llegada a Desembarco de su hermano Tyrion, quien actuaría a instancias de su padre como Mano del Rey.

Conforme la guerra avanzaba, el temperamento ácido y hostil de Cersei se fue exacerbando en la medida en que su poder iba en aumento, sólo contenida por la presencia de Tyrion y, posteriormente, la llegada de Lord Tywin a la capital, quien empezaba a percibir qué tipo de educación había dado su hija a su primogénito y pergeñaba planes para volver a casarla con un señor y sacarla de la ciudad. Con la muerte de Joffrey durante la Boda Púrpura, Cersei da rienda suelta a todo su odio y acusa personalmente a Tyrion y a Sansa Stark como autores del crimen, encargándose de que hubiera los testigos suficientes para condenar a su hermano.

En Festín de Cuervos, la cuarta entrega de la saga, contamos por primera vez con un Punto de Vista de Cersei. La leona experimenta un rápido ascenso al poder y un desinhibido abuso del mismo, siendo el puntapié inicial la muerte de su padre a manos de Tyrion. Como reina regente de Tommen, Cersei se propuso gobernar el reino ella misma, destruyendo poco a poco las alianzas que tan trabajosamente había labrado su padre.

Cersei Lannister llora la muerte de su hijo el rey Joffrey

“Someone help him, my son, my son”, por Magali Villeneuve para el ASOIAF Calendar 2016

La muerte de Joffrey, la fuga de Tyrion y la figura de Margaery Tyrell (prometida de Tommen) despertaron vívidamente en Cersei el recuerdo de aquella vieja profecía de Maggy la Rana. Convencida de que el Gnomo era su “valonqar” (que significa hermano menor en alto valyrio), decidió quemar la Torre de la Mano por medio de fuego valyrio provisto por el Gremio de Alquimistas y ofreció un señorío a quien le trajera la cabeza de su hemano. También ordenó el asesinato del Septón Supremo por creer que trabajaba para Tyrion y accedió a restaurar la Fe Militante a cambio de que el nuevo septón, el líder de un movimiento religioso conocido como los gorriones, le diera su bendición al rey Tommen.

Además, Cersei demostró una crueldad inusitada y una frialdad creciente que se profundizó a partir de su progresivo distanciamiento con Jaime, enviándolo lejos a pacificar las Tierras de los Ríos, y de su colaboración con Qyburn, cuyos experimentos en las mazmorras se veían realizados gracias a las víctimas que Cersei le enviaba, entre ellas Falyse Stokeworth, otrora aliada de la corona.

Bajo la influencia de Taena Merryweather, la leona comenzó a sospechar de todos los miembros de la Casa Tyrell, desplazándolos poco a poco del Consejo Privado y formando su propio consejo, dado a llamar por el pueblo como el “Consejo Pirado”, conformado por Harys Swyft como Mano del Rey (sucedido luego por Orton Merryweather, hasta entonces la Justicia Mayor), el moribundo Gyles Rosby como Consejero de la Moneda, el bastardo Aurane Mares como Gran Almirante, el maestre Qyburn como Consejero de los Rumores y el Gran Maestre Pycelle, el único que mantuvo su asiento.

—No te imaginas la mitad de lo que está pasando en Desembarco del Rey, cariño. Cersei va de estupidez en estupidez, ayudada por su consejo de ciegos, sordos e imbéciles. Siempre supe que llevaría el reino a la ruina y se autodestruiría, pero no imaginaba que fuera a darse tanta prisa. Es un desastre.

Festín de Cuervos, Alayne II

 

Embebida entre el poder y la constante paranoia, Cersei se persuadió de que Margaery Tyrell era la “mujer más joven y bella” de la profecía y decidió tramar un plan que acabaría por destruirla. Por medio de la tortura, los engaños y la colaboración de Qyburn, Osmund y Osney Kettleblack y el maestre Pycelle, Cersei realizó una acusación formal contra Margaery, quien fue arrestada en el Septo de Baelor bajo los cargos de fornicio, adulterio y alta traición. Pero, intranquila por el arresto de ser Osney y lo que el caballero pudiera revelar, Cersei decide apersonarse en el Septo y es arrestada y confinada a una celda ante la evidencia de su participación en dichas intrigas.

Después de resistirse y enviar un mensaje pidiendo ayuda a Jaime, Cersei decide confesar y obtiene el privilegio de esperar su juicio en la Fortaleza Roja, no sin antes tener que expiar sus pecados. Durante el paseo de la vergüenza, con el cabello recortado y despojada de toda vestimenta, Cersei se vio expuesta ante el pueblo al que precisamente despreció durante toda su vida, humillada y vulnerable, pero la leona nunca se detuvo y siguió adelante con la mirada fija en la Fortaleza sin conceder del todo su dignidad.

Shame, por Astartte

Muchas y diferentes son las teorías que se han esbozado en la comunidad sobre la figura de Cersei y el significado de la afamada profecía de Maggy la Rana. Sobre la “mujer más joven y hermosa” se dice que puede ser, entre otras, Sansa Stark, Arianne Martell o Daenerys Targaryen; mientras que sobre el “valonqar” son muchos los que defienden el hecho de que no será Tyrion sino el mismísimo Jaime, un par de minutos menor, quien acabará cumpliendo la profecía.

En el epílogo de Danza de Dragones, durante la regencia de Kevan Lannister, podemos observar a una Cersei distinta jugando un papel más sumiso y piadoso en la antesala de su juicio. Con el asesinato de su tío se abren nuevas perspectivas para su personaje, dada la inestabilidad política y el levantamiento de la Fe que se ciernen sobre Desembarco del Rey, además de la llegada del invierno.

Y vosotros, ¿qué opináis sobre Cersei Lannister? ¿Cuál es vuestro momento favorito protagonizado por ella? ¿Creéis que se cumplirá la profecía de Maggy la Rana? Y si así fuera ¿quién podría ser su valonqar? ¿Y la reina más joven y hermosa? ¿Volverá a encontrarse con sus hermanos? ¿Cómo procederá tras la muerte de Kevan?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif