Con la séptima temporada de Game of Thrones ya finiquitada, es hora de atender a los números. Y son llamativos. Da igual lo que digan los críticos. Dan igual las filtraciones. Como Drogón, GOT arrasa por donde pasa. La gallina de los huevos de oro de HBO ha vuelto a superarse a sí misma: la ficción ha vuelto a batir sus propios récords de audiencia, marcando al mismo tiempo un antes y un después para la cadena americana. Echémosles un ojo:

Audiencia GOT

Fuente: Nielsen Media Research apud Wikipedia

Que GOTs7 iba a hacer historia quedó claro desde un principio. Al menos en lo referente a los números. Rocadragón (7×01) batió todos los récords de audiencia de la serie y de la propia cadena hasta el momento. Superó en casi un 14% y en algo más de un millón de espectadores al siguiente capítulo más visto, Vientos de Invierno (6×10). El crecimiento del número de televidentes con respecto a la anterior premiere, La Mujer Roja (6×01), rozó el 30%. Por si no fuera suficiente, al tener en cuenta los streamings oficiales de HBO y la reposición del episodio que la cadena realiza poco después de la primera emisión, la cifra ascendió a 16,1 millones de espectadores, tal y como informa Entertainment Weekly.

Como podéis observar en el cuadro, los récords no concluyeron ahí. Los metrajes que quedaron a cargo de Mark Mylod, Nacida de la Tormenta (7×02) y La Justicia de la Reina (7×03), tuvieron menos impacto. Sin embargo, incluso así superaron a cualquier otro episodio de cualquier otra temporada. Ni la premiere de la quinta temporada, que despertó muchas expectativas teniendo en cuenta que se adentraba en el terreno de un libro que todavía no había —ni ha— sido publicado, ni la season finale de la sexta consiguieron tales cifras.

Botines de Guerra (7×04) estableció un nuevo récord efímero para la ficción y para la cadena, puesto que Guardiaoriente (7×05), a la semana siguiente, consiguió batir una nueva plusmarca. 10,72 millones de hogares norteamericanos sintonizaron de un modo u otro HBO. Llamativo es, sin embargo, que los preparativos de la misión despertaran mayor atención que la propia aventura que tiene lugar (en) Más Allá del Muro (7×06). Del mismo modo, conviene señalar que el enfrentamiento entre los Lannister y los Targaryen se sobrepuso sin problemas a las filtraciones en su emisión en directo.

Metáfora de la audiencia GOTs7

Autorreferencia del barrido de GOTs7

La palma se la ha llevado la season finale, El Dragón y el Lobo (7×07). Nuevo récord para Game of Thrones y para HBO, logrando congregar a más de 12 millones de almas. Es conveniente tener en cuenta que se trata de una audiencia que ha crecido en un 35% frente a Vientos de Invierno (6×10). La cifra arroja un crecimiento en el número de espectadores del 20% frente al primer episodio de esta nueva temporada. Este incremento de la audiencia del inicio al fin de cada temporada solo se se ve ensombrecido por los balances de la primera y la tercera —y, por supuesto, de forma relativa. En bruto, las cifras de la séptima temporada de Game of Thrones resultan apabullantes: más de 10 millones de espectadores de media por capítulo, cerca de otro 35% más que su inmediata perseguidora, aquella que concluyó con el estallido de Baelor.

HBO lanza Game Revealed, el making-of de la séptima temporada

Que Game of Thrones genera más interés que cualquier otra ficción actual queda fuera de toda duda. Si antes del estreno fue MoviStar+ quien decidió invertir en un documental sobre la repercusión de la serie en nuestro país (con el nombre de Seis Años de Hielo y Fuego), desde el próximo lunes HBO emitirá semanalmente un capítulo mostrándonos el desarrollo de la producción de la séptima temporada. Según la propia promoción, Game Revealed, que contará con siete capítulos trufados de entrevistas a los actores y al staff técnico, revelará algunos detalles importantes sobre los episodios que acabamos de ver. En definitiva, un producto para los más fanáticos que hace pensar que quizá los rumores que vienen a continuación deban ser tenidos en cuenta. Para hacer boca, aquí tenéis el primer capítulo, distribuido por HBO gratuitamente.

La octava temporada de Game of Thrones podría demorarse hasta 2019

Todo en Game of Thrones ha sido grande hasta la fecha. Y así parece que también lo va a ser el rodaje de la última temporada. Hasta el punto de que, por el momento, HBO ni confirma ni desmiente los rumores recogidos en The Hollywood Reporter sobre que la grabación del broche final de la serie podría extenderse entre octubre y agosto. Sabemos que el rodaje de la octava temporada comenzará ese mes: lo hizo saber ya Nickolaj Coster-Waldau hace un par de semanas. El tiempo en los sets, por tanto, se vería duplicado. Con toda probabilidad, también sería más extenso el trabajo en post-producción. Al respecto, contamos con las palabras que Casey Blos, el presidente de programación de HBO, ha lanzado para el citado periódico:

Producción está intentando ajustar un calendario para el rodaje y cuánto tiempo requerirán los efectos especiales. El rodaje es bastante complicado —diferentes continentes, con todos los aspectos técnicos [que eso conlleva]— y los efectos especiales suponen un periodo de producción completamente diferente que estamos tratando de averiguar. Ese es un factor importante en todo esto.

 

Todas estas inquietudes, en cualquier caso, vendrían a sumarse a las ya presentes hace unas semanas. En esa ocasión fue James Hibberd, editor de Entertainment Weekly, quien las airéo. Así que, como dice Kase.O, esto no para. Apenas hemos finalizado la séptima temporada de Game of Thrones. La maquinaria, sin embargo, ya empieza a engrasarse para la siguiente.

Isaac Hempstead Wright revela a Variety una escena cortada con su hermana Sansa

Y finalizamos con un punto agridulce. Isaac Hempstead Wright, Bran Stark en la ficción de HBO, ha confirmado la existencia de una escena cortada en la que su hermana Sansa acude en su ayuda. El motivo, desenmascarar a Meñique. No sabemos hasta qué punto una sola escena podría haber arreglado una trama que ha indignado a buena parte de la audiencia. El problema es que, vista la resolución del nudo y ante la ausencia de información en las secuencias, el espectador ha sido engañado.

Y sí, dirán algunos que eso es precisamente el as en la manga que se guarda Game of Thrones, pero el problema es el precio pagado, como agudamente referenció @Gonzalo Greyjoy en su reseña citando la de Emilio Doménech. En esta ocasión, engañar a la audiencia no sirve para ofrecer un buen giro narrativo, sino que el truco deriva en una pérdida de sentido total de la relación establecida entre las hermanas Stark. ¿Fueron reales esas diferencias o estaba todo premeditado? Si lo fueron, ¿cuándo cambió de opinión Sansa sobre su hermana y Meñique? Y, en el mismo sentido, ¿por qué llega Arya al “juicio” como si supiera algo que los espectadores no saben? En cualquier caso, quizá en el libreto este arco tenía un poco más de sentido que en la pantalla. En palabras del actor, en Variety:

Realmente, hicimos una escena que fue cortada; una corta escena con Sansa donde ella llama a la puerta de [la habitación] Bran y dice “necesito tu ayuda” o algo parecido. Así que básicamente, hasta donde yo sé, la historia era que a Sansa de repente se le ocurre que tiene un enorme departamento de cámaras de vigilancia a su disposición y que podría ser una buena idea contrastar con él [Bran] antes de enfrentarse a su propia hermana. De modo que va a Bran, él le cuenta todo lo que necesita saber y ella reacciona como: “Oh, mierda”.

 

Y, ahora, vuestro turno:

¿Qué os parecen los datos de Game of Thrones? ¿Qué conclusiones sacáis vosotros? ¿Le vendría bien un descanso a la serie?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif