Presentamos hoy la última de las reseñas sobre la séptima temporada de Game of Thrones escritas por los leales. Ante todo queremos dar las gracias desde aquí a todos los participantes: sin vosotros no seríamos nada. ¡Leales con los leales!

Pero no todo es tan bonito. Hoy, lo que toca no es sencillo de digerir: ha llegado el momento de enfrentarnos al Jonerys. Por supuesto, nosotros siempre estamos preparados para lo que sea, de ahí nuestra reputación como mercenarios. Y entre la caterva de puteros, alcohólicos y rufianes sanguinarios, hemos encontrado lo que necesitábamos. No hay nadie mejor que ella para analizar el amor entre Dany y Jon. Sabe mucho de este tema; uy, y de muchas otras cosas también, porque por algo es la nueva Tywin Lannister con tetas. Con todos nosotros —y el que no alce su copa de vino que se las vea con Ser Robert—, la inimitable, la divina, la reina de copas: Cersei “Fucking” Lannister.


7×07: El Lobo y el Dragón

— Cersei “Fucking” Lannister—


¡Mis Leales! Aquí vuestra legítima reina Cersei Lannister, primera de su nombre, leona de la Roca, diosa rubia, buenorra in black y un largo etcétera. Juntos vamos despedazar hasta el último detalle del capítulo final de esta temporada. No voy a ser ni justa ni imparcial; voy a volcar toda mi malicia y mala saña en cada comentario. El resultado puede que no os guste, pero ya sabéis que una leona no se preocupa por lo que opinen las ovejas y más si la leona es una borracha, incestuosa y pecadora como yo.

Cersei bebiendo

“Bebed un trago largo de vino, mis esbirros, que empezamos”

Cuando todos los caminos llegan a Roma

Por tierra, mar y aire, el #TeamDaenerys llega a la capital. Los Inmaculados están allí como si nada después de andar por medio continente y de ser atacados por Euron Greyjoy, quien al parecer solo les hundió la flota (debía tener envidia de sus estandartes, las velas negras solo las iza el kraken). Desde lo alto, ser Bronn del Aguasnegras y ser Jaime Laninster los ven y tienen la reacción típica en tales circunstancias: hablar de penes. La laboriosidad, profundidad y cantidad de matices que los guionistas y productores ejecutivos están versando en la serie queda patente en este magnífico diálogo con el que no dicen absolutamente nada y que solo vale para desperdiciar el tiempo en la apertura de un final de temporada. Nada más que comentar excepto que se nos informa que ahora en Desembarco vive un millón de personas y no medio millón como vivía anteriormente según Jaime. Se nota que el reinado de paz de Cersei, primera de su nombre, ha hecho que la población se multiplique como en el milagro de los panes y los peces, todo un signo mesiánico de su indiscutible divinidad.

Y empieza el paseillo de los reencuentros como ya hicieron en el capítulo anterior —ahora entiendo la promo del “Long Walk”. Nada destacable excepto Bronn y su supuesta lealtad. El título de “ser” ha tenido un efecto en él como la capa blanca en Osmund Kettleback y se mantiene fiel a los Lannister (Jaime/Cersei) a pesar de saber que están perdidos y que Tyrion le ofrece el doble de lo que le pagan (aunque 0x2…). A su muerte se cantarán canciones sobre el mercenario más leal de la historia de los Siete Reinos. Siguiendo con los paseillos de relleno, aparece impresionante, elegante, arrogante y superior Cersei Lannister, siguiéndola Qyburn, Jaimepagafantas y Euron Greyjoy. Inevitable señalar lo potorros que estaban Cersei y Euron; van a ser la pareja más rockera de la historia de los Siete Reinos.

The Rocky Horror Picture Show

Imagen promocional de Euron Greyjoy en la octava temporada

Todos esperando, hasta que Daenerys la teatrera aparece. Por si no ha quedado lo suficiente claro que ella es la buena de la película le ponen su canción de salvadora del universo. Por cierto, ¿no os ha parecido extraño que que Missandei no recitase sus título? ¿Qué pintaba allí sino? Por lo menos, me gustó que se disculpara ante Cersei, se nota que no sabe comportarse cuando se enfrenta a una reina de verdad. Por cierto, Cleganebowl is coming. Fanfic is here. Embrace yourself.

¿Fosoguión o Pozodragón?

Empieza la Conferencia de Yalta con Daenerys Roosevelt, Jon Churchill y Cersei Stalin (pero enfundada en unas pieles divinas que ya le hubiera gustado al soviético). Todos se odian. Tyrion toma la palabra aunque es Jon quien tiene el momento de gloria, menuda novedad. El mensaje debía estar claro de antemano porque Jon habla como si todos supieran de la amenaza del Rey de la Noche. La mayor incoherencia del capítulo, a mi entender; si Cersei Lannister, reina suprema, hubiera sabido que hay un rey tan poderoso como el Rey de la Noche, ¿no creéis que hubiese intentado arrimar cebolleta? ¿Qué hace con Euron, una rockstar venida a menos, si puede estar con un campeón olímpico de lanzamiento de jabalina que mata dragones a su paso? Incomprensible.

A continuación discuten un poquito; la dragona va muy de sobrada y Cersei le sabe decir las cosas claras. Se nota que se ha convertido en la verdadera Tywin con tetas —voy a reírme un rato, esto no se sostiene ni escrito, ahora sigo.

Cersei y el vino

“Celebrando el alta psiquiátrica y que soy la nueva Tywin con tetas”

Como eso no les va a llevar a ninguna parte, el Perro, que debe haber ido a Euskadi a hacer competiciones de fuerza, saca al bicho zombie. Sale y todos lo flipan. Sin embargo, cuando estaba viendo la escena me he llegado a plantear que el zombie no sea random sino que sea Rickon Stark. Sé lo que pensáis y no, no es el efecto de ninguna de las sustancias alucinógenas que se toman los guionistas para hacer guiones incoherentes, si nos fijamos no sabe correr en zig-zag, solo en línea recta, desplazándose de Cersei a Sandor sin ver a nadie más. ¿Cuántas pruebas más necesitáis?

Ser Davos Seaworth

“Cersei, ¿sabes cuántos hijos le he dado a mi mujer?”

A ver, que me lío. Como ahora, y recalco el AHORA, los muertos no son fáciles de matar, Jon hace una demostración en plan teletienda, con Davos de azafata sexy; solo le ha faltado desabrocharse la ropa en plan Euron y ya hubiese sido irresistible. Cuidado, caballero de la cebolla, que Cersei Lannister es mucha mujer y en la serie no ha tenido ni Kettlebacks ni Chico Luna.

Para mantener el nivel y calidad de los diálogos, Euron pregunta si los caminantes pueden nadar. Ante la negativa del norteño, coge las de Villadiego y se marcha a las Islas del Hierro, o eso dice. Cersei acepta la tregua si el Norte no se alía con Daenerys ni lucha por ella después de luchar contra los caminantes. El honor de Jon les impide llevarse la tregua que estaban buscando. Por culpa del héroe y su honor los buenos han perdido el tiempo, un dragón y la posibilidad de poder centrar sus esfuerzos en la Gran Guerra, arrastrándolos a una muerte segura. No tenía alternativa, un héroe no puede mentir, morirá antes de perder el honor y no solo morirá él sino que condenará a miles con él, es lo que tienen los héroes… mucha tontería junta. Pero no podía quedar así, al fin y al cabo esto es Disney y no Game of Thrones (o era al revés, ya no me acuerdo), así que empieza el giro de guión para que Cersei sea la culpable de todos los males. ¿Habrán pensado Demente y Destructor en la posibilidad de culparla sobre la esclavitud y así ligar con su nueva serie? Les voy a mandar un e-mail con la idea; les hacen falta las ideas y por muy malas que sean siempre serán mejores que las que son suyas.

Para solucionarlo Tyrion va a dialogar con su hermana. Antes de verse con Cersei, los hermanos menos inteligentes de los Lannister se reúnen para despedirse entre sonrisas cómplices, igualito que los personajes de los libros que adaptan. Payasadas aparte, la conversación no arranca bien pero sigue peor. Tyrion provoca a Cersei para que lo mate, lo típico que haces cuando tienes a Cersei Lannister delante. Ella no lo hace porque es tan lista que quiere engatusarlo con su embarazo, además de hacerle algún que otro zasca sobre Daenerys y su temperamento. Voy a volverme a reír. Los actores son buenísimos, pero Cersei Lannister no asesinando a Tyrion… Lo interesante es que la escena se corta cuando Tyrion descubre el embarazo de Cersei, el diálogo entre ambos continua fuera de las cámaras y deben haber llegado a algún pacto porque, si no, ¿por qué diría Cersei que se va a unir a la lucha contra los caminantes? Tyrion quiere a los hijos de Cersei. ¿qué pasaría con ese bebé si Daenerys tomara la capital y más después de lo que hicieron con los hijos de Rhaegar?, ¿traición de Tyrion a Daenerys por su futurible sobrino? ¿De ahí que no haya habido aborto de Cersei?

Sin duda, la sucesión de Daenerys y su infertilidad es un tema crucial en los últimos capítulos. Jon, por su parte, no le ha dado ninguna importancia, sabe que es un machote y que no hay bruja ni maldición que disminuya la efectividad de sus pequeñines. Recordad la maldición “cuando tu vientre vuelva a agitarse y de a luz un hijo vivo, entonces volverá, no antes”. Y por si no es suficiente en la siguiente escena Sansa y Morbofinger comentan los motivos de Jon para doblar la rodilla. La respuesta de Baelish, el hombre que prevé todos los escenarios en el Juego de Tronos, es el posible matrimonio entre ambos como mecanismo para sellar su alianza. No es el primero que habla de matrimonio, Tyrion ya lo hizo la temporada pasada. ¿Campanas de boda?

Lo mío con Jaime es asqueroso pero el Jonerys precioso…

Los héroes vuelven a Rocadragón. Cersei no es lo suficientemente generosa y no les permite consultar su mapa, así que es imprescindible regresar para trazar los planes mirando al mapa, que si no se lían. Jorah le dice que tenga cuidado remarcando, por tercera vez en esta temporada, que solo hace falta una flecha para matarla y que debe tener cuidado. Sí, nos ha quedado claro que Daenerys es ignífuga pero que los objetos punzantes o contundentes la dañan como a cualquier ser de carne y hueso. Jon la convence porque los norteños son unos buenazos que la tienen que ver como reina-salvadora que es y no solo como una usurpadora y conquistadora a la que nadie conoce. Daenerys decide con la calentura subida de pensar en un viaje con Jon —#muéreteyapetarda.

Y si el fanfic no había llegado suficientemente lejos, ahora sí que se les va de las manos. Antes de partir, Jon tiene una conversación con Aegon del futuro encarnado en Theon haciéndose terapia futura a él mismo para cuando se entere de que es un Targaryen, algo como los días del futuro pasado. Todos lo sabemos y él ya está mentalmente preparado para recibir la noticia; perfecto, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

La siguiente escena destaca por una buena actuación de Alfie Allen que se trunca cuando le dan en la #pililafantasma. Se ve que las cicatrices de la amputación le han dejado la zona insensible. De hecho parece que es como darle cuerda, ¿si le pegas en la #pililafantasma le das puntos de energía? ¿Los inmaculados funcionan también así? No me había percatado.

La Hora de las Lobas

Después del patético final del capítulo pasado, este arranca con Baelish intentando llevarse a Sansa a su terreno (aunque, bueno, más que a su terreno, él querría llevársela al huerto, pero de momento es lo que hay). El antiguo jugador de las sombras le plantea un pequeño juego para leer las intenciones de su hermana. En la siguiente escena y sin que nadie sepa cuándo ni cómo, Sansa y Arya, con ayuda de Bran, desconectado un momento de su arcianed, desenmascaran al gran jugador del Juego de Tronos del que no queda ni la sombra de lo que fue desde la cuarta temporada.

Ejecución de Meñique

“Niña, aparta que no me dejas ver a la buenorra de tu hermana”

Ojiplático, suplicante y lloroso, Lord Petyr Baelish nos representa a todos los que pedíamos un fin para la agonía que la trama de Invernalia estaba suponiendo esta temporada y para el baboso inútil en el que se había convertido el personaje. La escena está muy bien dirigida y ambientada, siendo, en mi opinión, la segunda mejor escena del capítulo. Sansa ha aceptado el lema de los TullyFamily, duty, honor— y con una lágrima en la mejilla decide ejecutar a Meñique porque el honor y el deber para con su familia lo demandaban. La historia que nos ha llevado a este punto ya es harina de otro costal. Huelga decir que los guionistas querían plantear una escena chocante para que el final de Meñique nadie lo viera venir y hacer pensar a ese tal “espectador medio”, que debe ser el que ocupa el centro del sofá, que Meñique había ganado. Los genios creativos solo querían hacer esta escena y nos han arrastrado por el fango en los pasados capítulos, especialmente a Arya, convertida en una psicópata mediocre, y haciendo parecer a Sansa una traidora absoluta a su familia que sería capaz de ejecutar a su hermana por mantener su status quo. Se nota que saben lo que quieren hacer con los personajes, que entienden los matices de su evolución personal. Puede que se vislumbren ciertas cualidades pero no han sabido retratar a Arya y Sansa de la misma manera que no sabían que hacer con Lord Baelish desde hace dos temporadas.

Recordadme como el Gran Maestro del Juego de Tronos que fui y no como el baboso en el que me convertí

Eso sí, con un Meñique desangrado a los pies de Sansa en el Gran Salón de Invernalia nos despedimos de Aidan Gillen, quien ha hecho un gran papel todas estas temporadas, aunque el guion y la historia no lo merecieran tanto. Y se cierra la trama con la unión de la manada. Arya y Sansa se perdonan, se dan palmaditas en la espalda, se hacen bromitas y recuerdan a Ned con cara de pena, muy Stark todo. Mientras, Bran está a su rollo.

El más tonto de los hermanos Lannister

Jaime, que te digan que eres el más tonto de los Lannister es un insulto de verdad. Vale que Cersei ahora es la tía más lista de los Siete Reinos a la altura de Tywin Lannister, pero que te digan que eres más tonto que Tyrion, el peor estratega de Poniente y mano mediocre, es un insulto de los gordos. Para tirar todo el vino que tenga Cersei al Aguasnegras ¡MÍNIMO! Teatrera y manipuladora, Cersei es reafirmada como la reina malvada de esta historia, cual maléfica de Disney (aunque mejor vestida) rebela que ha mentido a todos y que ella no va a ayudar a la dragona enchochada y el norteño salido.

Jaime le suelta la verdad a la cara: no pueden vencer, ocurra lo que ocurra en la Gran Guerra, luego irán a por ellos, todo dicho con mucha mano izquierda por parte del gemelo. Pero si ver la locura de su hermana no fuera suficiente, se entera que la madre de su futuro hijo ha confabulado con Euron, A.K.A bigcock, y que todo ha sido un teatrillo prefabricado sin su conocimiento. En un arranque de celos (a buenas horas, mangas verdes), Jaime se dispone a dejar plantada a ella y al niño (todo un padrazo). Aunque de una manera un tanto precipitada (como esas discusiones cuando has bebido más de la cuenta y pasas de que alguien sea tu mejor amigo a ser un pedazo de cabrón), la escena culmina con una grandísima actuación por parte de ambos actores y un “No te creo” que suena a gloria. La mejor frase que ha pronunciado Jaime Lannister desde la tercera temporada. ¡Jaime vive, la lucha sigue! Para rematar la mejor escena del capítulo, bellísimas tomas del Invierno llegando a Desembarco, empezando con un copo derritiéndose en su mano de oro enguantada. Precioso.

Tanto monta, monta tanto

Sam llega a Invernalia e intenta hacer puntos para formar parte de la compañía de humoristas que están formando Tyrion Lannister y Davos Seaworth. CreepyBran, sin embargo, no le sigue el juego y decide que va a contarle a Sam que Jon es hijo de Rhaegar y Lyanna Stark porque le parece mejor idea que aclararlo primero con los otros miembros de su familia. Ante esto, Sam decide atribuirse el mérito de la lectura de Gilly/Elli —no me extraña que lo hayan pensado D&D. ¡Qué sepas que hay un sitio en el infierno para los que se quedan con el trabajo de otros y lo hacen pasar como suyo, Samwell Tarly!  Todo muy lógico, nada precipitado, bien hilado y justificado.

Bran pone en marcha su visión XXX en busca sexo. Encuentra la boda de Rhaegar y Lyanna y, aunque no se lo dice a Sam, se distrae un ratito mirando a Isabel y Fernando que están tanto monta, monta tanto. El incesto no puede terminar en Poniente, Jon y Daenerys toman el relevo de Jaime y Cersei. Todo correcto; estamos acostumbrados a hermanos zumbando, ¿por qué no tía y sobrino? Por cierto, corrijo lo dicho anteriormente sobre los objetos punzantes y Daenerys, el objeto punzante de Jon le da gustirrinín. Mientras los amantes de Teruel están a lo suyo, Bran presenta a Jon-Aegon-Snow-Sand-Targaryen-Stark como el heredero al trono de hierro. El dicho Jon-Aegon-Snow-Sand-Targaryen-Stark lo primero que hace en calidad de príncipe heredero Targaryen es montar a un dragón y cepillarse aquello del I was born to rule the Seven Kingdoms de la dragona.

Jonerys

¡Mátame! No puedo soportar más el Jonerys

No todo es perfecto. Tyrion mira desde la oscuridad, cara de estreñido y música de malvado mediante, ¿algo que ver con el hijo de Cersei o con el pacto que haya hecho con ella, o solo un poco de celos ya que lleva sin mojar desde la tercera temporada? Seguramente lo segundo, no veo al niño mimado del público traicionando al Agorerys (sé que sería Aegorerys pero lo de Agorerys me mola). La escena se remata con Bran licenciándose oficialmente como el Creepy de Tres Ojos, quien siempre está presente cuando hay porno. Una aplauso para los guionistas y directores que han sabido mostrar muy bien el cambio de Bran de niño a adolescente pajillero.

Cuervo de Tres Ojos viendo el Jonerys

Te veo cuando te tocas por las noches

Un final totalmente inesperado; nadie creía que el muro iba a caer, todos sin respiración. Pero ahora que enchufo el cerebro empiezo a sospechar que toda la temporada ha sido pensada para este final, la caída del Muro. Viserion, dragón a gas butano, escupiendo llamas azules y derritiéndolo. Tantos hechizos y tanta magia para hacerlo y al Rey de la Noche le ha costado dos minutos echarlo abajo —para mí que hubo un pelotazo en la construcción y alguien se enfundó parte de los fondos, os lo digo yo que soy valenciana. Para mi gusto, la escena como tal no es tan buena como cabría esperar, le ha faltado un punto épico, aunque poner a dos personajes que son bastante queridos (Tormund y Beric “tiarrón” Dondarrion) le ha dado un poco más de interés.

Aquí acaba la séptima temporada, cumpliendo aquello de que a veces las mariposas se convierten en dragones. Game of Thrones hoy por hoy solo pretende impactar, con batallas y giros dados por causas forzadas, forzosas e innecesarias. Para mi gusto ha sido una temporada floja con un final de temporada flojo y predecible, en el que la coherencia ha sido substituida por el CGI  y la espectacularidad visual.

Y hasta aquí vuestra leal reina.

Antes de terminar querría recordar a los caídos de la trama:

  • Edmure Tully
  • Robin Arryn
  • Fantasma, lobo huargo (por si alguien no se acuerda de él)
  • A todo aquello que no sea Desembarco, Invernalia y #TeamDaenerys

Agradecimientos:

  • A Catelyn Stark por ser una abnegada madre de la cual no se acuerda ningún hijo.
  • Jeremy Podeswa, porque nadie sabe sacar planos de Jaime como tú xD
  • A los Foreshadowings. Sin ellos me sentiría intranquila e incierta ante el futuro.
  • A Bryan Cogman adalid del “canon” haciendo a Tyrion tonto rematado y a Cersei Tywin con tetas.

 

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif