Bienvenidos a una nueva edición de El Rincón del Cronista, en donde, como ya sabéis, alternamos entre personajes, sucesos, lugares e instituciones del mundo creado por George R. R. Martin con la idea de presentar un espacio de discusión y debate en el que la acción está en los comentarios. En esta ocasión vengo a hablaros, de nuevo, de uno de esos personajes que, aun sin ser protagonistas, tienen mayor relevancia en la historia de la que pudiera parecer: Corlys Velaryon.

Corlys Velaryon, “la Serpiente Marina”

Lord Corlys Velaryon fue el señor de la imponente fortaleza de Marcaderiva durante nada menos que tres reinados y el comienzo de otro: Jaehaerys I, Viserys I, Aegon II y Aegon III. Fue el líder de la influyente Casa Velaryon, y él mismo se encargó de incrementar su fortuna e influencia durante su juventud. Con el oro llegó el poder, y con el poder, un nivel suficiente como para enlazar su Casa con la Casa Real: la dinastía Targaryen.

Pero cuanto más alto subes, más dura será la caída. El ascenso de la Casa Velaryon se verá ensombrecido por un sinfín de tragedias, en el marco del conflictivo reinado del rey Viserys y la sangrienta guerra civil que le sucedió, la que aun se recuerda como la Danza de Dragones. Pero, frente a la adversidad, el mismo Corlys solía decir que resistía, “como un marinero aferrándose a los restos de un barco hundido. Y así es como continuó hasta el fín de sus días, mientras la demencial lucha de poder a la que tan acostumbrados estamos los lectores templasen su ánimo.Por ello, es hora de que echemos un vistazo a su biografía.

Los nueve viajes

Poco conocemos de la juventud de Corlys. Solo sabemos que su nombre se debe al primer Lord Comandante de la Guardia Real, Ser Corlys Velaryon, en tiempos de Aegon I, pero él centró su atención en la navegación más que en dominar la espada. Antes de ser nombrado como señor de Marcaderiva, se dedicó a viajar a lo largo del mundo conocido y más allá. Su osadía le dio gran fama, y la Ciudadela envió al maestre Mathis para escribir un libro que relatase todos sus viajes: ese libro se llamó “Los Nueve Viajes“.

Blasón de la Casa Velaryon, por Buket Nur

Corlys se convirtió en el primer ponienti que ponía los pies en lugares tan alejados -y siniestros- como Ibben, los Reinos de los Ifequevron, Nefer o las Mil Islas, en el confín norte de Essos, en la costa del congelado Mar de los Escalofríos, aunque, prudentemente, no se atrevió a continuar más allá de las siniestras Mil Islas, por la siniestra reputación de sus habitantes No paró allí: Corlys se atrevió a explorar el norte de Poniente, más allá del muro. pero se vio obligado a volver después de no encontrar más que hielo e icebergs. Después, buscó mares más cálidos y se dedicó a explorar el Mar del Verano y el Mar de Jade, visitando la Isla de los Elefantes, Marahai y la Isla de los Látigos, y las exóticas tierras de Yi-Ti y Leng.

En su último viaje, con destino a Qarth, Corlys tuvo la audacia de llenar su barco, “la Serpiente Marina”, y una veintena más que compró, de especias, telas y elefantes. Aunque no toda su mercancía llegó a su isla, convirtió su Casa en la más rica de Poniente, adelantando a los Lannister de Roca Casterly y a los Hightower de Antigua.

El señor de Marcaderiva

Tras la muerte de su abuelo, Corlys se convirtió en el nuevo señor de Marcaderiva y lider de la Casa Velaryon. Los Velaryon eran una familia antigua (de hecho habían llegado a Poniente desde Valyria antes incluso que los Targaryen), y tradicionalmente habían servido a la Corona como Lords almirantes (llegó a decirse que el cargo se heredaba junto con el señorío de Marcaderiva), y habían enlazado matrimonialmente con los Targaryen: Lady Alyssa Velaryon se casó con Aenys Targaryen. Pero Corlys hizo que los Velaryon alcanzasen mayor influencia de la que nunca tuvieron (ni llegarían a volver a tener).

Creó la flota más potente de todo Poniente, y para demostrar su riqueza, construyó un nuevo asentamiento, al que llamó Marea Alta. Pronto llamó al atención de la Corona: Corlys se casó con la nieta del rey Jaehaerys, Rhaenys Targaryen, hija del príncipe Aemon y Jocelyn Baratheon, una mujer igual de audaz y valiente que él.De su matrimonio nacerían dos hijos: Laenor y Laena, que fue la jinete de Vhagar, el dragón más viejo y potente de aquel entonces.

Pronto llegó la oportunidad de incrementar aun más su poder. Ante la falta de herederos directos, el rey convocó en el año 101 D.C un Gran Consejo, para que los nobles pudieran proclamar ellos mismos un heredero al trono. Los candidatos enfrentados eran Viserys, (hijo del príncipe Baelon y apoyado por Lord Lannister y Lord Tully, entre muchos otros) y Laenor Velaryon (apoyado por su Casa, Lord Stark, Lord Baratheon, Lord Blackwood y Ser Bar Emmon). La fama y fortuna de Corlys no pudieron impedir que Viserys fuera proclamado como Príncipe de Rocadragón.

El Gran Consejo de Harrenhall, por Marc Simonetti

Sin embargo, antes de que Jaehaerys hubiera convocado el Consejo, llegó a rumorearse que había preparado su flota, para defender los derechos de su hijo. A estos rumores respondió Daemon Targaryen, hermano de Viserys, convocando un pequeño ejército. Por suerte, no se llegó a saber si esos rumores fueron ciertos, y la sangre no manchó ninguna espada.

Con el tiempo, los enemigos pueden convertirse en aliados, y eso fue lo que ocurrió. Daemon, que codiciaba la corona de su hermano, se hartó de esperar que Viserys le nombrase su heredero y decidió crear su propio reino “a sangre y fuego”, y buscó la alianza de Corlys (que deseaba librarse de los usureros impuestos que la Triarquía obligaba a pagar ara que los barcos mercantes navegasen por el Mar Angosto) y su flota, y junto a su dragón Caraxes y un ejército de mercenarios y segundones conquistó los Peldaños de Piedra, el archipiélago de islas que separa Poniente de Essos, entonces en posesión del Reino de las Tres Hijas (Myr, Lys y Tyrosh).  Tres años más tarde, el mismo Corlys coronó a Daemon como Rey de los Peldaños de Piedra y el Mar Angosto.

Años más tarde, Corlys casó a sus hijos con dos ramas enfrentadas de los Targaryen: Laenor se casó con Rhaenyra, la hija del rey Viserys, reconciliando asi a los Velaryon y los Targaryen tras el Gran Consejo. Pese a que se rumoreaba que Laenor prefería la compañía de jóvenes apuestos antes que cualquier mujer, el matrimonio tuvo tres hijos: Jacaerys, Lucerys y Joffrey (aunque no eran pocos los que decían que se trataba de bastardos del amante de Rhaenyra,  Ser Harwin Strong, con quien compartían muchos más rasgos que con Laenor). Además, tras enviudar, Daemon tomó  a Laena como nueva esposa(aunque Laena estaba prometida a un hijo del Señor del Mar de Braavos arruinado, que fue asesinado por Daemon). De esta unión nacieron dos hijas, Rhaena y Baela. Mientras tanto, en Marcaderiva nacieron dos bastardos: Addam y Alyn Mares, hijos de una tal Marilda y, presumiblemente, de Laenor. Sin embargo, el bufón de la corte real, el infame Hongo, solía decir que eran hijos de Corlys y no de su hijo, y que el señor de Marcaderiva los aceptó como nietos para acallar los rumores sobre su hijo.

Es posible que su propósito era que aquel que se sentase en el trono tras la muerte de Viserys tuviera como consorte a un Velaryon. Sin embargo, le salió mal la jugada. El año 120 D.C. fue una gran tragedia para la Casa Velaryon. Por motivos desconocidos (aunque Hongo dijo que fue por orden de Daemon), Laenor fue asesinado por Ser Qarl Correy, un caballero que formaba parte de su séquito. Antes de que terminase el año, Laena fallecía durante el parto de un niño que también nació muerto. Por si fuera poco, se culpó a Corlys del incendio de Harrenhall y la muerte de la Mano del rey, Lionel Strong, y su heredero, Ser Harwin, como venganza por la infidelidad de Rhaenyra a su hijo. Rhaenyra y Daemon, viudos los dos, decidieron contraer matrimonio

La Danza de los Dragones: ascenso y caida

El Consejo Negro, por Histories and Lore

En el año 129 D.C., Viserys falleció y sus hijos, Rhaenyra y Aegon, se disputaron el Trono de Hierro. Rhaenyra y su bando, “los Negros” contaron con el poderoso apoyo de Corlys: más de la mitad del ejército de Rhaenyra estaba formado por hombres de la Casa Velaryon, y como recompensa, nombró a Corlys como Mano de la Reina, cargo que aceptó gustoso. Con su  poderosa flota, con la que dominó la bahía del Aguasnegras e impidió el comercio en Desembarco del Rey. Pero no pudo evitar que su nieto Lucerys fuera asesinado por su tío Aemond tras parlamentar ambos con Lord Borros Baratheon.

Para su desgracia, la gloria se desvanece rápido. El bando de Aegon, “los Verdes” consiguieron el apoyo de la Triarquía, enemistada con Daemon y Corlys desde la guerra de los Peldaños de Piedra. La Triarquía dirigió su flota contra la de los Velaryon, aun estando ésta apoyada por cuatro dragones, montados por “semillas de dragón” (bastardos de los Targaryen, entre ellos Addam y Alyn Velaryon). “La batalla del Gaznate” fue la batalla naval más sangrienta que se recuerda, y fue una gran derrota para los Negros, especialmente para los Velaryon: su nieto Jacaerys fue asesinado, la flota fue masacrada y Marea Alta, el nuevo castillo que Corlys construyó, fue saqueado e incendiado, junto con todas sus riquezas.

No fue la última desgracia. Los Verdes arrasaban las tierras y castillos de los partidarios de Rhaenyra en las Tierras de la Corona. Cuando Lord Staunton suplicó ayuda, fue Rhaenys, la esposa de Corlys, quien acudió a enfrentarseles montada en su dragón Meleys, pero se vio atrapada por Aegon y Aemond, y el fuego de sus dragones. Rhaenys les enfrentó con el valor con el que había vivido, pero no tenía ninguna oportunidad. Al enterarse de su muerte, Corlys se enfrentó a Rhaenyra y llegó a decirle que debió haber sido ella quien debió haber muerto. Pese a ello, continuó ejerciendo como Mano.

Cuando le sugirió a Rhaenyra el perdón a las Casas Lannister y Baratheon por apoyar a Aegon, Rhaenyra y su esposo Daemon defendieron la ejecución de todos los traidores. Corlys, horrorizado, afirmó que el reino maldeciría a los reyes que eliminasen a Casas tan antiguas. Quien sabe si no estaría arrepintiéndose de haber entrado en la guerra en favor de Rhaenyra.

Corlys había perdido a toda su familia a causa de sus alianzas y matrimonios con los Targaryen, por lo que decidió nombrar a Addam, el bastardo “de su hijo”, como su heredero, por lo que solicitó a Rhaenyra que legitimase a él y a su hermano Alyn. Sin embargo, entonces Rhaenyra se enteró de la traición de Ulf el Blanco y Hugh el Martillo, y consideró que ningún bastardo podía ser objeto de confianza, y decretó que todos los bastardos fueran encerrados. Corlys no resistió más y ayudó a Addam a escapar, por lo que fue confinado en las celdas negras de la Fortaleza Roja, a la espera de su juicio y ejecución. Como consecuencia, el ejército de los Velaryon cesó en su apoyo a Rhaenyra, que asi perdió a su más poderoso aliado.

Aegon II, por Amoka

En esta ocasión, tuvo suerte. Rhaenyra fue ejecutada por su hermano Aegon tras huir a Rocadragón, donde permanecía escondido tras haberse apoderado de la isla en secreto. Aegon regresó a la capital y liberó a Corlys, que fue nombrado Consejero Naval. Podemos suponer que Corlys ya habría renegado de apoyar a nadie en la guerra, y se alió con aquel que le sacaría de prisión. Además ya no había nada que pudiera hacer contra Aegon (tras haber perdido su flota y sus riquezas). A Corlys no le quedaba más que su ambición de recobrar su poder y su pragmatismo.

Precisamente fue su pragmatismo lo que hay que destacar ahora. Cuando Aegon se enteró que las tropas de Borros Baratheon habían caído ante las de los Tully y que Cregan Stark se acercaba a la capital, Corlys le aconsejó unirse a la Guardia de la Noche. Aegon optó por todo lo contrario y esgrimir una resistencia a ultranza, aunque condenada al fracaso y al sufrimiento inútil. Esta decisión hizo que Aegon amaneciera al día siguiente muerto, alguién -no se conoce quien- le envenenó, poniendo fin a la guerra. Aunque hay que recordar que no sería la única muerte que se atribuye a la Serpiente Marina.

La Hora del Lobo

Tras la muerte de Aegon, Corlys no perdió el tiempo y envió cuervos a Roca Casterly, Bastión de Tormentas y Antigua pidiendo el fin de la guerra. Parece que tras el asesinato, fue él quien se hizo con el poder en la Fortaleza Roja…hasta que apareció Cregan Stark en apoyo de Aegon III, hijo de Rhaenyra. Aunque había apoyado a Rhaenyra en la guerra, Cregan consideraba que el asesinato de un rey, por muy enemigo y usurpador que fuera, era un crimen imperdonable, por lo que se proclamó Mano del Rey y apresó a veintidós personas, acusándolas de haber participado en el complot, entre ellas, Lord Corlys. Las nietas de Corlys, Baela y Rhaena, consiguieron que liberara a su abuelo sin celebrar un juicio tras prometerle en matrimonio a Alys Blackwood. Cregan renunció al cargo de Mano el día después de las ejecuciones, ejerciendo durante un solo día.

Tras “la Hora del Lobo”, se eligió un Consejo que ejerciera la regencia durante la minoría de edad del joven rey. El primero en unirse fue, de nuevo, Lord Corlys. Pero la Serpiente Marina alcanzaba la más que considerable edad de setenta y nueve años, y no tardó demasiado en fallecer a causa de la fiebre invernal. Su cuerpo permaneció siete días bajo el estrado del Trono, antes de ser enviado a Marcaderiva, como agradecimiento a su labor en vida. Su heredero, Alyn Velaryon, se encargó de devolver a la Casa Velaryon la posición que tuvo antaño, aunque no volvió a tener el poder que tuvo en vida de Corlys.

 

Ahora es vuestro turno: ¿Qué os parece la vida de Corlys Velaryon?¿Fue un hombre osado, al que le gustaba apostar fuerte, o un cabrón que no se ponía límites?¿Creéis que por sus acciones merecía las desgracias que sufrió?¿Que opináis sobre los rumores que les atribuyen (asesinatos, bastardos…)?

 

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif