Bienvenidos a una nueva edición de El Rincón del Cronista, en donde, como ya sabéis, alternamos entre personajes, sucesos, lugares e instituciones del mundo creado por George R. R. Martin con la idea de presentar un espacio de discusión y debate en el que la acción está en los comentarios. En esta ocasión vengo a hablaros, como de costumbre, de esos personajes secundarios que tanto ayudan a enriquecer esta historia que tanto amamos (y que nos corresponde sumiéndonos en la desesperación): Brynden Tully, también conocido como “el Pez Negro”.

Brynden Tully: morir con la espada en la mano.

Ser Brynden Tully es un personaje conocido para todos los lectores, y podría decirse que es de los personajes más queridos de la saga. No es para menos. Con seis décadas a sus espaldas, Brynden no ha perdido ni un ápice de su valor ni de su resolución. No solo su fuerza define a Brynden: también es bondadoso y afectuoso con sus seres queridos (aunque eso no le impida guardar rencor a su hermano, durante años), y a la vez es uno de los guerreros más prestigiosos de los Siete Reinos. Su voz está cargada de experiencia y sabiduría (aunque habrá tiempo para que le echemos cosas en cara), y tenerle a su lado es una honra para cualquiera.

Rencillas familiares

Brynden nació como segundo hijo del que fuera por entonces Lord de Aguasdulces y Señor Supremo de las Tierras de los Ríos. Las Tierras de los Ríos son famosas por su beligerancia: dada su posición central en el tablero que es Poniente, rara es la década en la que no se han librado batallas en ellas. Es por eso que la Casa Tully tiene la ambición de fortalecerse ante las demás grandes Casas del reino, temiendo que las guerras continuas debilitasen su posición.

A los veinte años, Brynden acudió a los Peldaños de Piedra a luchar contra los Fuegoscuro en la que fue llamada “la Guerra de los Reyes Nuevepeniques“.  Allí, sus proezas hicieron que se ganara tanto las espuelas de caballero como una fama de guerrero a lo largo del reino.

Bajo la mata de pelo canoso, el rostro de Tully estaba marcado por arrugas profundas y curtido por el viento, pero Jaime aún reconocía al gran caballero que en cierta ocasión había cautivado a un escudero con sus relatos de los Reyes Nuevepeniques.

festín de cuervos, jaime v

 

Lord Hoster, el hermano mayor de Brynden, tenía la misma ambición, pero planteó fortalecer su Casa como tantas veces hemos visto en la saga: mediante matrimonios. Casado con Lady Minisa Whent, de los opulentos Whent de Harrenhall, aseguró el apoyo en su propio “patio”. Inteligentemente, pactó con una casa de otros reinos un matrimonio para su hermano Brynden. La “afortunada” fue Lady Bethany Redwyne, hija de Lord Redwyne del Rejo 1.

Emblema personal de Ser Brynden, por Sak Stark.

Pero Brynden no tenía la misma opinión que su hermano, y rechazó insistentemente contraer matrimonio con nadie.  Hoster no aceptó la osadía de su hermano y su desinterés en ayudar a la Casa Tully, y en una discusión entre ellos, llegó a decir que era “la oveja negra de su familia”. A Brynden le dio más risa que vergüenza, y argumentó que si el emblema de los Tully era una trucha, más adecuado sería llamarle “pez negro”. A partir de ahí, Brynden hizo de un pez negro su emblema personal, y asi fue como se le conoció. Aunque a Hoster no le hiciera ninguna gracia.

Pese a todo, Brynden continuó sirviendo a su hermano en Aguasdulces, y sus sobrinos, Catelyn, Lysa y Edmure, le cobraron gran afecto. Y hasta ajenos a su familia.

Y pese a todo, durante los años de la infancia de Catelyn, era a Brynden el Pez Negro a quien acudían los niños con sus llantos y sus historias, cuando su padre estaba demasiado ocupado y su madre demasiado enferma. Catelyn, Lysa, Edmure… y sí, hasta Petyr Baelish, el pupilo de su padre. Él los había escuchado a todos con paciencia, igual que en aquel momento la escuchaba a ella, se reía con sus triunfos y los consolaba en sus infortunios infantiles.

juego de tronos, catelyn vi

 

Hoster siguió pactando matrimonios, y así ganó los compromisos de casar a sus hijas Catelyn y Lysa con Brandon Stark y Ser Jaime Lannister, los que por entonces eran, respectivamente, los herederos de Invernalia y Roca Casterly. Así, en una potencial guerra, los Tully contarían con la amistad del Norte y el Oeste, dos poderosos vecinos. Sin embargo, en el año 281 D.C. Aerys Targaryen nombró a Ser Jaime miembro de su Guardia Real, por lo que su compromiso con Lysa se canceló. Poco después, Brandon Stark sería asesinado por Aerys, lo que provocó la que después fue conocida como la Rebelión de Robert:  Robert Baratheon se coronó rey y se rebeló contra el Rey Loco, con el apoyo de las Tierras de la Tormenta, el Valle y el Norte, y reclamaba el apoyo de Aguasdulces en la guerra.

Confiando en su victoria, Hoster pactó el matrimonio de Catelyn y Lysa con los líderes rebeldes: el hermano de Brandon, Eddard Stark, y Lord Jon Arryn, señor del Valle (pese a que tenía edad para ser su abuelo2). Así, los Tully se unieron a la Rebelión. Por lo visto, quizá estas maniobras no fueron del agrado del Pez Negro, pues durante el festín de bodas, Brynden dijo a su hermano que se marchaba de Aguasdulces para servir a Lysa y a su esposo como Caballero de la Puerta del Valle, en lugar de unirse a las fuerzas de los Tully en la guerra. Desde entonces Lord Hoster no volvió a pronunciar el nombre de su hermano, dejando que el resentimiento durara años. Incluso décadas.

El anciano caballero

Brynden fue el Caballero de la Puerta del Valle durante casi veinte años, tan alejado de Aguasdulces y su familia como pudo… hasta que su familia vino a buscarle. En el año 298 D.C., su sobrina Catelyn llegó al Valle con Tyrion Lannister como rehén, acusado de intentar conspirar su hijo Bran. Catelyn demanda la protección de Lysa y los caballeros del Valle., pero Brynden la advierte de que su hermana estaba sumida en la desesperación y el miedo, por lo que no puede confiarse plenamente en ella, lo que decepciona enormemente a Brynden. Tyrion reclama un juicio por combate, y consigue su liberación. Por si fuera poco, las acciones de Catelyn desencadenan la guerra entre los Lannister y los Tully. El Pez Negro decide dejar de lado los rencores y acudir a defender Aguasdulces, pero Lysa no se lo pondrá tan fácil:

—Ya lo sé, pequeña. —El pez negro con que se abrochaba la capa era la única concesión que Brynden hacía en cuestión de ornamentos—. He tenido que enterarme a través del maestre Colemon. Le pedí a tu hermana que me dejara partir con un millar de jinetes para ir inmediatamente a Aguasdulces. ¿Y sabes qué me ha dicho? «El Valle no puede prescindir ahora de mil espadas, no puede prescindir ni de una espada, tío. Eres el Caballero de la Puerta. Tu lugar está aquí». —Del otro lado de la puerta les llegó el sonido de una carcajada infantil. Su tío echó un vistazo por encima del hombro, sombrío—. Le he dicho que más vale que se vaya buscando otro Caballero de la Puerta. Pescado negro o no, sigo siendo un Tully. Me marcharé a Aguasdulces antes de que anochezca.

juego de tronos, catelyn vii

 

El Pez Negro espiando las fuerzas Lannister, por Amoka.

Brynden decide unirse a Catelyn y se incorpora a las huestes con las que Robb Stark avanza hacia el Sur para liberar a su padre, que ha sido apresado por los Lannister por conspirar contra la corona. Robb le asigna un lugar en su consejo de guerra de Robb,  y es asignado al mando de los exploradores. Ataca la caballería de los Lannister bajo el mando de Ser Addam Marbrand, lo que le permite a Robb y a su ejército cruzar el Tridente sin ser detectados.

Brynden redime sus pecados contribuyendo a las victorias de Robb: participa en la Batalla del Bosque Susurrante, al mando de las fuerzas que sacan a Ser Jaime Lannister de su campamento, y más tarde  lidera la vanguardia de la Batalla de los Campamentos, con la que se pone fin al asedio al que estaba sometido Aguasdulces. Al llegar a su hogar, intenta hacer las paces con su hermano… pero no se puede tener suerte en todo.

—El Pez Negro —dijo su padre mirando los ríos—. ¿Se ha casado ya? ¿Tiene… esposa?

«Hasta en su lecho de muerte», pensó Catelyn con tristeza.

—No, Padre, no se ha casado, ya lo sabes. Y no se casará jamás.

Se lo dije… Se lo ordené. Le ordené que se casara. ¡Yo era su señor! Lo sabe. Tenía derecho a elegirle una esposa. Una buena esposa. Una Redwyne. Una Casa antigua. Buena chica, y bonita… con pecas… Bethany, sí. Pobrecilla. Sigue esperando. Sí. Sigue…

[…]

—¿Está…?

—Moribundo —dijo—. Como temíamos.

—¿Me recibirá? —El rostro arrugado de su tío mostró claramente el dolor que sentía. Se pasó los dedos por el espeso pelo gris.

Catelyn asintió.

—Dice que está demasiado enfermo para pelear.

—Y yo soy un soldado demasiado viejo para creérmelo. —Brynden el Pez Negro dejó escapar una risita—. Hoster me seguirá echando en cara lo de la hija de Redwyne incluso cuando encendamos su pira funeraria, malditos sean sus huesos.

Catelyn sonrió; sabía que era verdad.

juego de tronos, catelyn xi

 

En Desembarco del Rey, el nuevo rey Joffrey Baratheon ejecuta a Ned Stark, y como respuesta, tanto norteños como ribereños coronan a Robb Stark como Rey en el Norte y del Tridente. Pero poco dura la alegría en Aguasdulces, pues los exploradores de Brynden descubren que los hombres de los Lannister han extendido la desolación y la muerte por las Tierras de los Ríos. Para más problemas, los ribereños se desperdigan para defender individualmente sus tierras.

Robb no debería haberlos dejado marchar. Se han dispersado como codornices; cada uno intenta solo protegerse a sí mismo y a los suyos, y eso es una locura, Cat, una verdadera locura.

choque de reyes, catelyn i

 

Robb necesita más victorias para conservar el apoyo de sus ejércitos. Por ello, decide acudir a las Tierras del Oeste, para infringir a los Lannister la misma afrenta. El Pez Negro volverá a acompañarle como capitán de los exploradores. Ambos vuelven a conseguir una gran derrota de los Lannister en la Batalla del Cruce de Bueyes. Por desgracia, tuvieron la victoria definitiva al alcance de los dedos…pero de nuevo, no se puede tener suerte en todo, pues una batalla librada por su sobrino Edmure frustrará sus planes.

—Nosotros íbamos a caballo —dijo ser Brynden—. El ejército Lannister iba en su mayor parte a pie. Nuestro plan era acosar a lord Tywin a lo largo de la costa y obligarlo a seguirnos, y luego situarnos en su retaguardia y ocupar una posición defensiva fuerte de lado a lado del camino Dorado, en un lugar que habían encontrado mis exploradores, y donde el terreno nos favorecería en gran medida. Si se hubiera enfrentado a nosotros allí, habría pagado un precio muy alto. Pero si no atacaba habría quedado atrapado en el oeste, a mil leguas de donde hacía falta su presencia. Y durante todo ese tiempo nos alimentaríamos de sus tierras, en vez de alimentarse él de las nuestras.

—Lord Stannis estaba a punto de caer sobre Desembarco del Rey —dijo Robb—. Tal vez nos hubiera librado de Joffrey, de la reina y del Gnomo, todo de un golpe. Y entonces quizá hubiéramos podido firmar la paz.

—No me lo dijisteis. —Edmure miraba alternativamente a su tío y a su sobrino.

—Te dije que defendieras Aguasdulces —le espetó Robb—. ¿Acaso no estaba clara la orden?

tormenta de espadas, catelyn ii

 

Las malas noticias nunca vienen solas. En el Norte, los hijos del hierro han conquistado varios castillos del Norte, y Theon Greyjoy, el mejor amigo de Robb, ha conquistado la misma Invernalia y -por lo que ellos saben-, ha asesinado a sus hermanos Bran y Rickon. Llevada por el dolor, Catelyn libera a Jaime Lannister, confiando en recuperar a sus hijas Arya y Sansa.  Además, Robb en el Oeste se enamoró y se casó con Jeyne Westerling, perdiendo la valiosa alianza con los Frey, a los que había prometido casarse con una de las hijas de Lord Walder3.

Poco después pierde también el apoyo de Lord Karstark, al que se ve obligado a ejecutar después de que asesinase a dos jóvenes Lannisters prisioneros. A los pocos días, Lord Hoster fallece, pasando el señorio a Edmure. Para rematar, los Lannister derrotaron a las fuerzas de Stannis Baratheon en el Aguasnegras, consiguiendo la alianza con la igualmente poderosa Casa Tyrell. Robb, angustiado por todos estos problemas, decide marchar a reconquistar el Norte, y asigna a Brynden el cargo de “Guardián de las Marcas del Sur”4, para que controlase las fronteras de su caótico reino. Junto a Ser Brynden se quedará la esposa del rey, Jeyne Westerling.

Boda_Roja

La Boda Roja, por fatherson

Para el plan de Robb es fundamental recuperar a los Frey, para lo que les ofrece la boda entre Edmure y una de las hijas de Lord Walder; plan al que los Frey acceden. Sin embargo, aliados con Tywin Lannister,  los Frey y los Bolton, traicionan a los Stark, apresan a Edmure y masacran a Robb, Catelyn y el ejército norteño en lo que luego se llamóla Boda RojaLos Frey quedan malditos a ojos del resto del reino pero consiguen que la Corona les otorgue nada menos que Aguasdulces, Para la mayoría de los rebeldes ribereños es el fín: no tienen más opción que rendirse a los Lannister. Pero, tras la desaparición de su familia, al Pez Negro ya no le queda nada que perder. 

Morir matando

Aguasdulces, el asentamiento de la Casa Tully, por Ted Nasmith

Por razones muy fáciles de comprender, a Brynden no le sale de las narices entregar voluntariamente su hogar a quienes han traicionado y asesinado a su familia y a su rey. Por ello decide organizar una resistencia desesperada pero destinada al fracaso. Reunió todas las provisiones que pudo (suficientes para dos años) y, previendo el asedio expulsó a todos los aldeanos que habían acudido al castillo a refugiarse, para asi librarse de bocas inútiles. Al poco tiempo, las fuerzas de los Frey asediaron Aguasdulces, al mando del heredero del Cruce: Ser Ryman Frey. Para doblegar al Pez Negro, Ryman recurre a la guerra psicológica: construye un patíbulo en el que amenaza con colgar a Edmure Tully si Brynden no entrega el castillo. Brynden está convencido de que el destino de Edmure es la muerte, asi que decide continuar su rebeldía. Ryman no brilla por su astucia, por lo que decide continuar con la farsa diariamente. El asedio continua indefinidamente..hasta que la reina regente Cersei envía al antiguo prisionero de los Tully, Ser Jaime Lannister a terminar con ello. Brynden accede a entrevistarse con Jaime, en lo que, en mi humilde opinión, es uno de los momentos más memorables de Festín de Cuervos:

—Supongo que habéis vuelto para cumplir el juramento que hicisteis ante mi sobrina —dijo Ser Brynden—. Creo recordar que le prometisteis a Catelyn que le devolveríais a sus hijas a cambio de vuestra libertad. —Tenía los labios apretados—. Pero no veo a las niñas. ¿Dónde están?

«¿Tiene que obligarme a decirlo?»

—No las tengo.

—Lástima. Entonces, ¿venís a reanudar el cautiverio? Vuestra celda sigue disponible. Hemos puesto paja fresca en el suelo.

«Y un bonito cubo en el que cagar, seguro.»

—Sois muy atento, ser, pero no, gracias. Prefiero la comodidad de mi pabellón.

[…]

—¿Ahora viene cuando amenazáis con ahorcar a Edmure? —Los ojos de Tully eran pura piedra bajo las cejas pobladas—. Haga lo que haga, el destino de mi sobrino es la muerte, así que ahorcadlo y acabemos de una vez. Me imagino que Edmure está tan harto de estar de pie en ese patíbulo como yo de verlo.

«Ryman Frey es un completo mentecato.»

[…]

—¿Vuestra palabra de honor? —Ser Brynden arqueó una ceja—. ¿Sabéis siquiera qué es el honor?

«Un caballo.»

festín de cuervos, jaime vi

 

Pese a la opinión del Pez Negro, Jaime procura hacer todo lo posible por no incumplir el juramento al que le obligó Catelyn antes de liberarlo: jamás volver a alzar las armas contra los Tully ni contra los Stark. Para ello,libera al cautivo Lord de Aguasdulces y obliga a Edmure a liberar el castillo, amenazándole de una manera que solo alguien que se apellide Lannister puede hacer:

—Ya habéis visto cuántos somos, Edmure. —Se obligó a sonreír—. Habéis visto las escalas, las torres de asalto, los trabuquetes, los arietes… Basta con que dé una orden, y mi primo tenderá un puente para salvar el foso y derribará las puertas. Morirán cientos de hombres, sobre todo de los vuestros. Los que fueron vuestros banderizos irán en la primera oleada de ataque, así que empezaréis por matar a los padres y hermanos de los hombres que dieron la vida por vos en Los Gemelos. La segunda oleada la compondrán los Frey; de esos tengo muchos. Mis hombres irán después, cuando vuestros arqueros estén casi sin flechas, y vuestros caballeros, tan agotados que casi no puedan levantar las espadas. Cuando caiga el castillo pasaré por la espada a todos los que queden vivos. Sacrificaré el ganado, talaré el bosque de dioses, y prenderé fuego a los edificios y las torres. Demoleré las mismísimas paredes, y el Piedra Caída correrá entre las ruinas. Cuando termine, nadie creerá que allí hubo alguna vez un castillo. —Jaime se puso en pie—. Puede que vuestra esposa dé a luz antes. Supongo que querréis conocer a vuestro hijo. Os lo enviaré en cuanto nazca. Con una catapulta.

festín de cuervos, jaime vi

 

Edmure decide pensar en su futuro hijo, y obedece a Jaime…o eso le hace creer. Pues gracias a él, Brynden consigue escapar ante todo el ejército.

—¿De qué se me acusa? […]. Hice todo lo que se me pidió.

—Ah, ¿sí? —Jaime Lannister no había dormido desde que Aguasdulces les abriera las puertas, la cabeza le retumbaba—. No recuerdo haberos pedido que dejarais escapar a Ser Brynden.

—Me ordenasteis que entregara el castillo, no a mi tío. ¿Acaso tengo la culpa de que vuestros hombres le permitieran cruzar las líneas de asedio?

[…]

—Se fue nadando —dijo Edmure con tono hosco. Tenía los mismos ojos azules que su hermana Catelyn, y Jaime vio en ellos el mismo desprecio con que lo había mirado la dama—. Levantamos el rastrillo de la Puerta del Agua. No del todo; sólo una vara o así, lo justo para que hubiera un hueco bajo el agua y la puerta siguiera pareciendo cerrada. Mi tío es un buen nadador. Cuando oscureció, se escurrió entre las púas.

[…]

De lo que no le cabía duda era de que el Pez Negro pretendía seguir luchando.

festín de cuervos, jaime vii

 

Pues eso es lo que tenemos al final de Festín de Cuervos: un anciano de sesenta años perseguido y temido por todo un ejército, capaz de desaparecer ante sus ojos, desaparecido entre los bosques de las Tierras de los Ríos que conoce mejor que nadie, cuyos habitantes odian por igual a los Lannister y a los Frey, sin saberse cual será su próximo movimiento. Lo único que se sabe es su motivación: la venganza. 

Pues este es Brynden Tully, y ahora es vuestro turno: ¿Qué es parece la vida de este personaje? ¿Porqué se enemistó con su hermano Hoster? ¿Porqué se negó a contraer matrimonio? Cual será su próximo objetivo?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif

  1. Sí que se fue lejos a buscar.
  2. Y pese a que Jon Arryn tenía un joven descendiente: Ser Denys Arryn.
  3. Tantas bodas me hace pensar que en Poniente más que en alianzas piensan en gorronear a los padres de los novios…
  4. Más digno que en la serie, en la que se salva de la Boda Roja por irse a mear en el momento oportuno. Ya tiene pecado.