Era una mañana de lo más normal en Braavos. Los gatos deambulaban por las calles buscando restos que desayunar; los niños armaban el jaleo de todos los días con el que despertaban a todos los que no se hubieran despertado ya; aún había borrachos por las calles buscando una posada para dormir o una taberna en la que seguir, dependía de que encontrasen primero. Lo único que podía sorprender a alguien que llevase poco tiempo en la ciudad era el cadáver de un jaque flotando en el canal, por lo visto la de ayer no fue su noche en los desafíos.

De repente, el famoso Titan de Braavos rugió con toda su fuerza:

¡Aaaaaaauuuuuuuu!

No pilló a nadie por sorpresa, aunque sí les sorprendió ver una barcaza desastrada apareciendo entre la niebla en la que ondeaba orgulloso el estandarte de la Compañía Libre de Braavos. Los presentes ya la conocían: no era la primera vez que  esa gentuza venían a dar la turra a los desafortunados que les leyesen escuchasen. Seguramente, si no hubieran chocado con el cadáver del jaque grotescamente, nadie les hubiera prestado atención. Una vez más, el Titan de la Compañía apareció a bordo y comenzó a gritar:

Atención, bien hallados leales, de nuevo la Compañía Libre de Braavos os reclama. Que corra la voz de lo que ahora va a salir de mi yelmo: se necesitan ocho buenas personas que se presten a colaborar con nosotros. ¡Ocho, nada menos! La misión que mis señores les encomienda es sencilla: bastará con armarse de nostalgia. Lean estos carteles que me dispongo a colocar y ¡¡corran a unirse!!

¡Valar Dohaeris!

 

Ésta vez el Titan tuvo suerte: nadie le tiró tomates podridos.

Efectivamente, leales; nadie lo esperaba, pero ha vuelto en forma de chapa:

El Escriba Leal

Nos imaginamos lo que estaréis pensando: “¿Cómo? ¿Otro llamamiento? ¡Pero si la temporada de GOT ya ha acabado! Pero qué demonios, si ha acabado toda la puñetera serie. ¿Qué más querrán estos ‘pesaos’?”. Lo sabemos, leales, y no nos sorprende. Sabemos que las dos ocasiones en las que el Titan ha tenido la buena idea de convocar vuestra colaboración y buena fe ha sido para suplicaros desesperadamente  pediros amablemente que colaboraseis con la Compañía y escribierais reseñas de los capítulos de la serie. Somos conscientes de que la serie ha terminado, así que… ¿qué puede ser esta vez?

Quizá algunos ya lo hayáis adivinado: hemos pensado en que quizá os haga tanta ilusión como a nosotros repasar una serie que nos ha mantenido en vilo a todos durante nada menos que ocho años. ¡¡Se dice pronto!! No nos engañemos: esta serie ha sido para muchos (yo incluido) la que nos ha dado a conocer esa gran saga que es Canción de Hielo y Fuego y los demás libros de George R.R. Martin. Sin ella es muy posible que ni esta web (ni muchas otras más, que nadie nos llame egocéntricos) no hubiera llegado siquiera a existir. Además… de algo tendremos que hablar mientras esperamos tanto a Vientos de Invierno como al spin-off.  ¿Qué mejor método, sin valor ni tiempo para una relectura, para recordar aquellas temporadas en las que HBO intentó ser fiel a nuestras novelas favoritas?

Nuestra petición es simple: necesitamos a ocho leales dispuestos a revisar las ocho temporadas de GOT (una cada uno, lógicamente) y con libertad para organizarse y no depender del ritmo frenético de la serie cuando estaba en plena emisión; en otras palabras, consiste en escribir una reseña global de cada temporada. Haciendo gala del espíritu de esta comunidad, ¡todos somos expertos! De esta manera podréis disfrutar de una review única y personal de la temporada y, de este modo, poder ver la serie con otros ojos que no sean los de Oberyn. Como ya recordaréis, podéis enfocarla desde un punto de vista técnico, narrativo, satírico, cinematográfico, comparativo… Dejándoos llevar por el hateo o el amor incondicional. ¡Lo que queráis! El espacio es vuestro y queremos ver la variedad de estilos y opiniones de nuestros leales. Por supuesto, están invitados a participar todos los espectadores de la serie, sean o no lectores de la saga.

¡Contamos con vuestros trabajo!

Pero… ¿Y qué ocurre si alguien rompe su juramento y no es fiel a sus votos?

A ver cómo os lo decimos…

La pena por deserción consistirá en un baneo (temporal) y vuestro nombre de usuario será dado a los leales para un linchamiento público de abucheos (shame, shame, shame) que hará que paséis más vergüenza que viendo la trama de… bueno, diremos Dorne para seguir con las antiguas costumbres.

Cómo participar

Si estáis interesados en participar en El Escriba Leal, mandadnos un cuervo a clbraavos@gmail.com. Por favor, que no se os olvide especificar vuestro nombre de usuario. Y, por motivos de seguridad, vamos a tener que pedir que, de no usar el mismo correo que está vinculado con vuestra cuenta de Disqus, al menos lo especifiquéis dentro del mensaje. Una vez hayáis enviado el cuervo con vuestra aceptación, deberéis recitar el juramento en la sección de comentarios de esta misma entrada ante nuestro único y verdadero Dios: el ordenador o la pantalla del móvil.

Juro por mi conciencia y honor entregar mi reseña en la fecha estipulada. Lo juro por el Fuego, lo juro por el Hielo, lo juro por el Titán de Braavos y lo juro por no ser baneado. ¡Leal con los leales!

Pues así ocho leales

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif