Hoy traemos una nueva edición de El Rincón del Cronista, en donde, como ya sabéis, alternamos entre personajes, sucesos, lugares e instituciones del mundo creado por George R. R. Martin con la idea de presentar un espacio de discusión y debate en el que la acción está en los comentarios. Y de acción parece que va la cosa, porque hoy venimos a hablar de un conflicto que, aunque sucedió hace décadas, terminó influyendo en los Siete Reinos que conocemos ahora. Os hablo de la Guerra de los Reyes Nuevepeniques.

LA GUERRA DE LOS REYES NUEVEPENIQUES

ANTECEDENTES DEL CONFLICTO

La guerra de los Reyes Nuevepeniques fue un enfrentamiento acaecido en el año 260 D.C., entre, por un lado, el ejército y la flota de los Siete Reinos (gobernados aún por la Casa Targaryen) y, por otro, las fuerzas de la Banda de los Nueve. Esta Banda fue una infame alianza entre mercaderes, mercenarios y piratas de Essos con el objetivo de conquistar ciudades y reinos para sí mismos.

Este enfrentamiento conecta con otro que se remonta aún más en el tiempo: el de la dinastía Targaryen y su rama bastarda, la Casa Fuegoscuro. En el año 196 D.C., Daemon Fuegoscuro, hijo bastardo del rey Aegon IV el Indigno y legitimado por él en su lecho de muerte junto al resto de Grandes Bastardos, se rebeló contra su hermanastro Daeron II, legítimo heredero de su padre. A Daemon le apoyó la nobleza más conservadora y reaccionaria, contraria a las innovaciones que Daeron pretendía introducir en el reino y en su forma de gobernarlo, más centrado en el apoyo a la cultura y a la integración de Dorne en el reino que en el tradicional belicismo que caracterizó el reinado de Aegon IV.

La Primera Rebelión Fuegoscuro, por Jose Daniel Cabrera.

La Primera Rebelión Fuegoscuro terminó siendo un fracaso.  Sin embargo, Aegor Ríos (otro bastardo de Aegon IV legitimado) consiguió exiliarse junto con el resto de la Casa Fuegoscuro y sus partidarios a Essos, donde tiempo después fundó la Compañía Dorada, una compañía mercenaria compuesta por los exiliados ponientis que aún apoyaban a la dinastía rebelde y soñaban con retornar a su hogar. Hubo más rebeliones de los Fuegoscuro (una segunda en el año 212, una tercera en el año 219 y una cuarta en el año 233), pero todas fueron un fracaso. Con el tiempo, la amenaza de los Fuegoscuro fue mitigándose. Los Targaryen continuaron en el Trono de Hierro y, al otro lado del agua, la Compañía Dorada, liderada por Aceroamargo hasta su muerte, consiguió ganarse la fama de ser la mejor compañía mercenaria de todo Essos.

LA BANDA DE LOS NUEVE

La Banda de los Nueve se formó dos años antes del comienzo de la guerra. Sus miembros se reunieron en el Árbol de las Coronas (en las Tierras de la Discordia) y se juraron ayuda mutua hasta conseguir que cada uno de sus miembros se apoderase de un reino. La Banda representa lo más bajo de la sociedad de Essos: líderes mercenarios, príncipes exiliados, innobles comerciantes y hasta piratas. Los nombres de los socios son los siguientes:

    • Alequo Adarys,  apodado “Lenguadeplata”: un príncipe mercader tyroshi tan adinerado como ambicioso.

    • Samarro Saan, apodado “el último valyrio”: un pirata proveniente de una poderosa familia lysena de sangre valyria.

    • Xhobar Qhoqua, cuyo mote es “el príncipe de Ébano”: un príncipe exiliado de las Islas del Verano que terminó liderando una compañía mercenaria en las Tierras de Discordia.

    • La Vieja Madre: una reina pirata, dueña de una poderosa flota.

    • Liomond Lashare, apodado “el Señor de las Batallas”: capitán de una compañía mercenaria de renombre.

    • Tom Pintas, también llamado “Tom el Carnicero” o “Tom el Moteado”: capitán de una compañía mercenaria.

    • Nueve Ojos: líder de la compañía de “los Mozos Alegres”.

    • Ser Derrick Fossoway, conocido como “la Manzana Podrida” por su siniestra reputación: un caballero ponienti exiliado, oriundo de la Casa Fossoway del Dominio.

    • Maelys Fuegoscuro, que tuvo el mérito de ganarse el mote de “el Monstruoso”: de naturaleza violenta y salvaje, era el último descendiente de Daemon Fuegoscuro y capitán de la Compañía Dorada, obteniendo ambos honores tras asesinar a su primo en un duelo a muerte, separando su cabeza del cuerpo con sus propias manos.

Maelys asesinando a su primo y ganando su puesto (y su fama), por Mike Hallstein

El rey de los Siete Reinos de aquel entonces, Aegon V, más centrado en los asuntos internos de su reino que en las amenazas exteriores que podía representar el último Fuegoscuro (a quienes logró vencer sin demasiada dificultad al comienzo de su reinado), pensó que el poder de las Ciudades Libres eliminaría a estos indeseables en cuanto comenzasen a dar problemas.

Aegon se equivocó. La Banda aprovecho el constante desorden reinante entre las Ciudades Libres y pronto logró varias victorias en las Tierras de la Discordia, hasta que consiguió apoderarse de la Ciudad Libre de Tyrosh e imponer a su aliado Alequo Aldarys  como tirano.

La Banda no se quedó en Tyrosh. Pronto consiguieron conquistar los Peldaños de Piedra, el archipiélago de pequeñas y rocosas islas que separa Essos del sur de Poniente, pudiendo utilizarlas como base de operaciones para emprender la futura conquista de Poniente.

LA GUERRA EN LOS PELDAÑOS DE PIEDRA

El sucesor de Aegon V, su hijo Jaehaerys II, decidió no seguir su ejemplo y tomó conciencia de la amenaza que representaba la Banda. Decidió enviar una fuerza ofensiva antes de que fueran ellos quienes desembarcasen en las costas ponientis. En un principio, aunque carecía de experiencia militar y su constitución física era débil, el mismo rey decidió liderar el ejército; pero su Mano, Lord Ormund Baratheon, le convenció para permanecer en la Fortaleza Roja, siendo él quien asumió el mando de las tropas reales.

El breve Jaehaerys II, por Amok

Sorprendentemente, la Flota del Hierro de los Greyjoy, liderada por Lord Quellon, apareció para transportar al ejército ponienti al encuentro de los invasores. Pronto se dio el primer enfrentamiento, que se saldó con la muerte de Lord Ormund, quien murió en los brazos de su hijo Steffon. El liderazgo de la guerra recayó en el Lord Comandante de la Guardia Real, Ser Gerold Hightower, conocido como “el Toro Blanco”.

La guerra continuó con una suerte cambiante, pero con el tiempo hubo un punto de inflexión: el joven Ser Barristan Selmy se enfrentó en un duelo contra el mismísimo Maelys y consiguió asesinarle, erradicando así la línea masculina de los Fuegoscuro ( o no…) y consiguiendo fama y gloria para sí mismo. Como recompensa, Ser Gerold le nombró miembro de la Guardia Real, a la edad de veintitrés años.

Tras la muerte de Maelys, la Banda de los Nueve cesó en su interés en Poniente y pronto volvieron a sus respectivos dominios. Transcurrieron seis meses antes de que la Banda abandonase completamente los Peldaños de Piedra. Sin embargo, Alequo Aldarys continuó gobernando en Tyrosh durante seis años más, hasta que murió envenenado por su propia reina.

COMPAÑEROS DE ARMAS

FELICES COMIENZOS

Varios jóvenes señores y herederos participaron en la guerra de los Reyes Nuevepeniques:  Hoster Tully y su hermano Brynden conocieron y se hicieron amigos del joven Lord Baelish de Los Dedos, que terminó enviando a su hijo Petyr como pupilo a Aguasdulces con la esperanza de que tanto él como la Casa Baelish pudieran prosperar. Fue allí donde conoció a las hijas de Lord Hoster, Catelyn y Lysa, y a su hijo Edmure.

Del Occidente, acudió Ser Jason Lannister, hijo menor de Gerold Lannister y de Lady Rohanne Webber y hermano del señor de Occidente, Tytos Lannister, como líder de las fuerzas de la Casa Lannister. A su muerte (unos dicen que murió asesinado por Maelys, mientras que otros defienden que murió de una enfermedad de los intestinos), el mando de las fuerzas de los Lannister fue asumido por Lord Roger Reyne, que consiguió varias victorias notables. Al terminar la guerra nombró caballero a su escudero, Kevan Lannister, sobrino de Ser Jason e hijo de su señor Tytos.

Steffon Baratheon, Aerys Targaryen y Tywin Lannister, por Joanna Lannister

El hermano mayor de Kevan, Ser Tywin, también se distinguió como caballero en las batallas y pudo conocer al joven príncipe Aerys Targaryen, que sirvió como escudero (y que el mismo Tywin terminaría nombrando caballero, al finalizar la guerra) y al joven señor de las Tierras de la Tormenta, Steffon Baratheon. Pronto surgió entre los tres una fuerte amistad que se mantuvo a lo largo de los años.

AMARGOS FINALES

No pasó mucho tiempo hasta que todas estas amistades, que hubieran mantenido al reino en paz y prosperando, se corrompieron por las crueldades del destino: la codicia, los celos, el amor no correspondido y las desgracias de todo tipo sacudieron y moldearon los Siete Reinos, hasta terminar siendo el reino que todos conocemos en la primera novela.

Pasado un año desde el fin de la guerra, Roger Reyne aprovecho la debilidad de Tytos Lannister para rebelarse y, junto a la Casa Tarbeck,  alzar a ambas casas como las predominantes en las Tierras del Oeste. Sin embargo, su rebelión fracasó; pues no fue Tytos quien le combatió, sino su hijo Tywin, que luchó enérgicamente con los rebeldes hasta erradicar a ambas familias y reducir sus asentamientos a cenizas.

El rey Jaehaerys solo reinó hasta pasados dos años después de la guerra, siendo sucedido por su hijo Aerys. Una vez en el trono, Aerys confiaría el gobierno del reino al prometedor Tywin, impresionado con su actuación durante la Rebelión Reyne. Tywin ejerció como la Mano de Aerys durante 20 años; igualmente, Steffon fue llamado a la corte. Pero, por desgracia, la amistad entre Tywin y el rey Aerys tuvo un triste final: con el paso del tiempo, la conducta del rey Aerys se fue volviendo cada vez más errática hasta tocar fondo en la paranoia y la locura, pasando a envidiar primero y a humillar después a Tywin con continuas ofensas. Tras rechazar a su hija Cersei como prometida del príncipe Rhaegar y nombrar a su heredero, Jaime, como miembro de la Guardia Real, Tywin renunció al cargo.

Steffon sirvió a Aerys como miembro del Consejo y como enviado en Volantis para encontrar una novia digna de casarse con el príncipe Rhaegar. Por desgracia, su barco naufragó delante de su hogar, Bastión de Tormentas, dejando huérfanos a sus hijos Robert, Stannis y Renly.  Robert fue criado como pupilo por Jon Arryn, señor del Nido de Águilas, al igual que el segundo hijo de Rickard Stark, quien terminaría siendo su mejor amigo: Eddard Stark.

En Aguasdulces, la fraternidad entre los Tully y los Baelish no terminó mejor: Petyr se enamoró de Catelyn y desafió a su prometido, Brandon Stark, heredero de Invernalia, en combate singular, para ser derrotado fácilmente por Brandon.  Petyr fue obligado al zafio asentamiento de donde provino.

Finalmente, Aerys asesinó a Rickard y a Brandon Stark y las Casas Stark, Baratheon y Arryn se levantaron en la rebelión que fue conocida como Rebelión de Robert, con la intención de proclamar al hijo de Steffon, Robert, como nuevo rey de Poniente. Tras la muerte de su prometido, Catelyn Tully terminó casándose con el hermano menor de Brandon, Eddard, a la vez que su hermana Lysa se casó con Jon Arryn, incorporando a la Casa Tully  a la rebelión. Su tío Brynden la acompañó al Valle, emancipándose al fin de su autoritario hermano.

Finalmente, tras la victoria rebelde en el Tridente, Tywin decidió unirse a la Rebelión y saqueó Desembarco del Rey, con la intención de asesinar a su antiguo amigo y a su familia. Fue su hijo Jaime quien terminó acabando con la vida de Aerys. Robert fue coronado y se casó con la hija de Tywin, Cersei, uniendo al fin a los Lannister con la dinastía real. Por último, el desfavorecido Petyr Baelish consiguió prosperar sirviendo al rey Robert como Consejero de la Moneda.

Boda de Robert Baratheon y Cersei Lannister, por Histories & Lore

Y ahora, es vuestro turno: ¿Creéis que Aegon V hizo bien dejando a la Banda de los Nueve arraigar en Essos? De haber intervenido, ¿pensáis que el reino hubiera evolucionado de manera similar? ¿Cómo de diferente sería ahora el reino de haberse mantenido las amistades que surgieron tras la guerra? ¿Se hubiera rebelado Robert si su padre Steffon hubiera sido la Mano de Aerys?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif