Análisis de Sansa VII con el último encuentro con Sandor y encuesta de Tyrion

Hoy regresamos con otra edición de El Campeón del Torneo. Después de que los compañeros de armas hayáis elegido cuál es el mejor capítulo de Sansa en Choque de Reyes, hoy es el momento de elegir el de su esposo, Tyrion Lannister. Asimismo, los leales ya sabéis cómo funciona esta sección, pero, por si acaso alguien se ha alistado recientemente, recordemos que el objetivo es encontrar el capítulo más valorado de Canción de Hielo y Fuego por la comunidad.

Sansa VII, Choque de Reyes

Del mismo modo que en la pasada edición, en esta ocasión el capítulo ganador también se ha impuesto a los demás por una mayoría más que holgada. Así, Sansa VII se ha alzado victorioso con el respaldo de casi dos tercios de la comunidad. Al parecer, las dos hermanas Stark van cogidas de la mano en nuestro torneo particular. Quién sabe si también lo veremos en la propia saga. Como es habitual, la primera parte de la entrada la dedicaremos al análisis del capítulo ganador y después empezaremos el torneo del tercer contendiente.

A pesar del caos que se ha apoderado de Desembarco del Rey, Cersei muestra una indiferencia pasmosa hacia las nuevas que provienen de la batalla. Mientras un malherido Lancel Lannister le informa de la situación, Cersei le pregunta dónde está su hermano Tyrion, cuyo paradero es desconocido. Después de que se desplomase el puente de embarcaciones, no se le ha vuelto a ver. También desaparece ser Mandon Moore y no se sabe adónde ha ido el Perro. Además, después de que Cersei ordenase que Joffrey se replegase a la Fortaleza Roja, los capas doradas también comenzaron a huir en desbandada. Incluso dentro de las murallas se producen refriegas entre los hambrientos habitantes. En medio de ese caos, sin embargo, llegan informes confusos del otro lado de la ribera, donde se encuentra acampado el ejército de Stannis Baratheon. Al parecer, se están enfrentando entre ellos.

Mientras Lancel y Osney Kettleblack informan a la reina, los miedos de Sansa acuden nuevamente a ella. Aunque no pueda verlo, presiente la presencia de Illyn Payne en la estancia. Como ya sucediera otras veces, cree que no podrá escapar de él y teme que le corte la cabeza. Mientras Sansa se encuentra recluida en sus temores, Cersei ordena levantar el puente levadizo del Torreón de Maegor y atrancar las puertas. Y a pesar de las reticencias de Lancel, también ordena que guarezcan a Joffrey dentro del Torreón. Cuando Osney va en busca del rey, su primo Lancel sigue oponiéndose a Cersei, que lo golpea con la mano abierta en la herida. Mientras el joven Lannister se retuerce de dolor, la reina sale del salón y deja sola a Sansa con ser Illyn.

El miedo se apodera del resto de damas refugiadas allí con Sansa, que divaga entre salir corriendo detrás de Cersei para suplicar misericordia o quedarse en el estrado. Sin saber por qué, se levanta y tranquiliza a sus acompañantes. Ante sus protestas y gritos, Sansa ejerce el papel de reina y les informa de la situación, con alguna que otra mentira bien intencionada. Luego ordena al Chico Luna que las distraiga con sus cabriolas y que los criados ayuden a Lancel. Y aunque Sansa no lo odia ni le desea mal alguno, se da cuenta de que Joffrey tenía razón respecto a ella: es débil. Después de ayudarlo, piensa que en realidad debería haberlo matado, un comportamiento muy alejado de la Sansa a la que estábamos acostumbrados. Aprovechando las cabriolas del bufón, su otro bufón guerrero, Dontos Hollard, le susurra que se retire a su dormitorio, donde iría a buscarla cuando terminase la batalla.

Haciendo acopio de todo su valor, Sansa deja de lado sus temores y abandona el Salón de Baile de la Reina hasta llegar a sus oscuros aposentos. Allí, tras los cortinajes de su ventana, el fuego vulgar y el valyrio luchan entre sí al son del entrechocar de las espadas. El cielo que una vez fuera azul se ha tornado verde y anaranjado, como si danzaran al son de una canción. Temerosa del mortal espectáculo de fuego, se refugia en su camastro cual pajarito en su jaula para recordar a Dama. Ensimismada en sus pensamientos, las manos de una mole oscura envuelta en una capa blanca se abalanzan sobre ella. El resplandor verde del exterior ilumina por un momento el rostro ensangrentado del Perro, que jura matarla si osa gritar. Ebrio de vino, afirma que, aunque desconoce quién va ganando la batalla, sabe que él ha perdido.

Nobeso de Sandor Clegane el Perro y Sansa Stark en Sansa VII la Batalla del Aguasnegras

El no-beso, por bubug

En la penumbra de su habitación, él le confiesa que pretende huir lejos de la capital, lejos del fuego. Nadie se interpondría entre él y su espada, a menos que estuviese ardiendo. Aquí comprobamos hasta qué punto Sandor teme al fuego, con el que más tarde debería enfrentarse como prueba ante los dioses. Pero antes de marcharse, quiere oír la canción sobre Florian y Jonquil que Sansa le había prometido. Aunque ella está aterrada, el Perro la obliga a mirarle a la cara.

La sangre le ocultaba las cicatrices más profundas, pero tenía los ojos muy abiertos, muy blancos, aterradores. La comisura quemada de su boca se contraía una y otra vez. Su olor mareaba a Sansa; apestaba a sudor, a vino agrio, a vómito rancio, y sobre todo a sangre, a sangre, a sangre.

Yo cuidaría de ti para que no te pasara nada —dijo con voz áspera—. Todos me tienen miedo. Nadie volvería a hacerte daño, o los mataría. —La atrajo hacia él, y por un momento Sansa pensó que iba a besarla. Era demasiado fuerte, no podría resistirse. Cerró los ojos ansiando que todo acabara pronto, pero no pasó nada—. Sigues sin poder mirarme, ¿eh? —le oyó decir. Le retorció el brazo hasta obligarla a darse la vuelta, y la empujó contra la cama—. Quiero mi canción. La de Florian y Jonquil, me dijiste. —Había desenvainado la daga y se la puso en la garganta—. Canta, pajarito. Canta si quieres seguir con vida.

Choque de Reyes, Sansa VII

 

El miedo nubla la mente de Sansa, que en ese instante no recuerda ninguna canción sobre Florian y Jonquil. Es entonces cuando espontáneamente canta el fragmento de una canción sobre la Madre misericordiosa. Aunque no la canta entera, es suficiente para que el Perro se derrumbe, que retira la daga de su cuello. Y, en un acto de compasión, Sansa alza la mano inconscientemente hacia su mejilla, donde palpa el tacto de la sangre en su rostro quemado y el de las lágrimas que discurren de sus ojos asustados. Es la primera vez que vemos llorar al Perro y a partir de aquí se empiezan a fraguar múltiples especulaciones.

Pajarito —dijo una vez más, con la voz ronca y rasposa como el sonido del acero contra la piedra.

Se levantó de la cama. Sansa oyó el sonido de la tela al rasgarse, y después unas pisadas que se alejaban.

Cuando salió de la cama al cabo de un rato, estaba sola. Encontró la capa en el suelo, arrugada, el tejido de lana blanca manchado de sangre y fuego. Para entonces, en el exterior el cielo estaba más oscuro, apenas unos cuantos fantasmas color verde claro danzaban ante las estrellas. Soplaba un viento gélido que hacía batir los postigos. Sansa sintió frío. Sacudió la capa desgarrada y se cubrió con ella antes de acurrucarse en el suelo, temblorosa.

Choque de Reyes, Sansa VII

 

En el ámbito profético, este fragmento incluye una referencia explícita a la expresión “sangre y fuego”, que es el modo en que se describe la capa blanca de Sandor. Encontramos, además, otros dos elementos básicos de la profecía de Azor Ahai, que son la sal de las lágrimas que vierte Sandor y el humo del fuego valyrio que arde en el río. Aunque no se den todos los elementos de la profecía, resulta difícil pensar que la inclusión de algunos de ellos responda a la casualidad.

Además de esas sutiles referencias, en el aspecto romántico este pasaje todavía suscita debate entre los lectores. Pues si bien es sabido que el punto de vista de Sansa es un narrador poco fiable, aún es objeto de discusión lo verdaderamente acontecido en esa habitación. Incluso ha llegado a plantearse la posibilidad de que, en alusión a la estrella sangrante –Star(k)–, Sansa haya perdido la virginidad en ese “impasse”, lo que daría por cumplido otro elemento de la profecía de Azor Ahai. Más aún si se tiene en cuenta que, como se expuso aquí, la leyenda de la forja de Dueña de Luz podría interpretarse como una metáfora referida a la concepción de un hijo. Además, el hecho de que Sansa se cubra con la capa de Sandor demuestra que por parte de ella existe una predisposición a aceptar su protección. No es la primera vez que acepta la capa de Sandor, pero sí la primera vez que la acepta de su verdadero Florian.

Sansa Stark en Choque de Reyes Batalla del Aguasnegras

Aguasnegras, por Martina Cecilia

Todavía envuelta en la capa del Perro, el repicar continuo de las campanas del Septo de Baelor y un jovial griterío la despiertan de sus sueños. De pronto, el bufón Dontos acude ebrio de alegría a sus habitaciones y le cuenta que el ejército de Stannis ha sido derrotado. El poder de Altojardín y Roca Casterly unieron sus fuerzas y los sorprendieron por la retaguardia, dispersando a las huestes del otro lado de la ribera. Pero para ganar la batalla tan solo hizo falta la vanguardia, liderada por el fantasma de Renly Baratheon, que había hecho huir o hincar la rodilla a los que una vez fueron sus banderizos. Aunque Desembarco del Rey había sido liberada, Sansa aún seguía siendo cautiva de los Lannister, pero ahora sin nadie que la proteja de Joffrey.

Tyrion, Choque de Reyes

Entra en el torneo, con sus particulares andares y su lengua afilada, un personaje que hace suyo el libro. Si bien es algo bajito, proyecta una sombra muy alargada en esta segunda entrega de Canción de Hielo y Fuego. En efecto, Tyrion Lannister cuenta con el mayor número de capítulos en Choque de Reyes, igualando a Eddard Stark en Juego de Tronos. Pero aunque Tyrion Lannister no sea un justador hábil, afila su mente con libros como lo haría un guerrero con su espada. Ahora bien, no se enfrentará a la liza con los demás contendientes, pero sí apostará por ellos en la tribuna. ¿Os atrevéis vosotros?

Tyrion Lannister en la Batalla del Aguasnegras, por Magali Villeneuve

Después de su periplo en las Tierras de los Ríos, Tyrion llega a la capital del reino acompañado de su séquito de clanes de la montaña. El ornato de poder es importante y Tyrion tiene claro que, en su nuevo cargo de Mano del rey, debe aparentar saber llevar las riendas de un reino. Pequeño pero matón, como dirían algunos nada más verlo entrar por la puerta. Como un terremoto, el Mediohombre asesta un duro golpe a su hermana cuando irrumpe en el Consejo y le informa de que su padre le ha delegado el cargo de Mano durante su ausencia. Eddard Stark hizo lo que pudo, pero lo cierto es que el verdadero juego de tronos comienza en Choque de reyes de la mano de Tyrion Lannister.

Nada más llegar, Tyrion demuestra que sabe muy bien cómo mover sus fichas. Antes de ser Mano del rey, ya había ejercido otros cargos y desempeñado otras labores, entre ellas gestionar el sistema de saneamiento de la Roca. Cuando Tyrion llegó a la edad adulta, su padre lo puso al mando del sistema de drenajes y cisternas de la Roca, lo que provocó una mejora de su funcionamiento. Y si algo sabe hacer bien Tyrion, es limpiar la suciedad. Así, una de sus primera medidas como Mano consiste en sanear de corrupción las instituciones del reino. En palabras de Tyrion, no pretende acabar como su antecesor y la jugada le sale muy bien con Janos Slynt. Incluso los resultados son mucho mejores cuando le toca medir las fuerzas y lealtades de los otros jugadores, lo que propicia la caída del Gran Maestre Pycelle.

Tyrion demuestra ser un buen gobernante; pero aunque tome las medidas necesarias para la seguridad y bienestar de los desembarqueños, ello le granjea más enemigos que popularidad. El mundo nunca olvidará que es un enano y es visto por los habitantes como el culpable de todos los males que les acechan, aunque en realidad pretenda protegerlos de sus innumerables enemigos. Para ello no duda en despojar a su hermana de su red de espías, incluso utilizando agentes dobles y arrebatándole hombres de su confianza. Sin embargo, aunque Tyrion consiga hacerse con el poder político de la capital, Meñique y Varys son huesos duros de roer. Entabla cierta relación de amistad con el eunuco; en realidad, deposita en él más confianza de la que debiera. Pero lo cierto es que si no puedes con tu enemigo, lo mejor es unirse a él.

Aunque sea mediohombre, Tyrion es capaz de controlar la situación, pero hasta cierto punto. Como su padre, él también necesita el apoyo emocional de su otra mitad. Tyrion ama con locura a Shae y, en contra de los designios de Tywin, no duda en traérsela con él a la capital, pero allí tampoco está exenta de peligros. Intenta mantenerla oculta en la medida de lo posible, para protegerla de los eventuales males que pueda infligirle su hermana. Y es que teme las consecuencias que, con razón, puedan depararle a su amada; pues lo sucedido con Tysha, que le ha marcado de por vida, no difiere demasiado de esta nueva relación secreta.

Como es habitual, a continuación encontraréis un breve resumen de los capítulos de Tyrion en Choque de Reyes. En todo caso, contáis con las extensas sinopsis de la Hielo y Fuego Wiki. Este es también el momento propicio para una relectura, aunque es una tarea para los leales más atrevidos teniendo en cuenta el número de capítulos. Por otro lado, los que tan solo son seguidores de la serie también pueden votar, pues la fidelidad a los libros aún sigue siendo elevada durante la segunda temporada.

  • tyrion i: Tyrion llega a la ciudad y se dirige al Consejo Privado, donde consigue acceder tras amenazar a Mandon Moore. Una vez allí, entrega el documento que su padre le dio para acreditar que es la nueva Mano del Rey. Cersei se toma esto como un insulto, señalando que ella había solicitado a Tywin que acudiese a la ciudad. Una vez a solas, Tyrion le dice que va a buscar el modo de traer de vuelta a Jaime. Cersei le advierte que no haga ningún movimiento sin su aprobación previa. Al concluir la charla, Tyrion pasea por las calles de la ciudad, observando la escasez que reina. Luego se dirige a la posada donde se encuentra Shae y descubre que Varys ya conoce su secreto. Antes de marcharse, el eunuco plantea un acertijo para Tyrion y Shae sobre el origen del poder.

  • tyrion ii: Tyrion cena con Janos Slynt, a quien emborracha para averiguar quién ordenó el asesinato de los bastardos de Robert. Aunque no consigue la confesión, Tyrion decreta que Slynt y los secuaces implicados sean condenados a servir en el Muro. Finalmente, al hablar con Varys, el Gnomo descubre que fue su hermana quien ordenó esos asesinatos. Cuando La Araña intenta racionalizar la ejecución de Ned Stark, Tyrion resuelve el acertijo que le planteó sobre el poder. “El poder reside donde los hombres creen que reside”, ni más ni menos. Discuten también sobre varios problemas que están asolando la ciudad, entre ellos los disturbios ocasionados por los clanes de las montañas. Más tarde hablando con Bronn, que está reclutando hombres, descubre que éste también sería capaz de matar a un bebé. El único consuelo que le queda después de escuchar aquello es pensar en Shae.

  • tyrion iii: El Consejo Privado debe encargarse de las cartas repartidas por los Siete Reinos donde Stannis revela la bastardía de Joffrey. Meñique y Tyrion acuerdan difundir rumores sobre la bastardía de Shireen Baratheon, así como divulgar la nueva fe de Stannis. A continuación Tyrion se reúne con el gremio de herreros, a los que pide que hagan una inmensa cadena. Concluidos sus quehaceres, se dirige al lupanar de Chataya. Desde la habitación de la hija de la dueña, Alayaya, accede a un túnel secreto para encontrarse con Varys. Este le cuenta que fue construido por cierta Mano cuyo concepto del honor no le permitía ir abiertamente al burdel. Tyrion, irónicamente, utiliza el mismo pasadizo, pero con la finalidad contraria a la que fue construido para reunirse con Shae. Durante el trayecto, Tyrion pregunta a la Araña si fue él quien desveló a Stannis la bastardía de sus sobrinos.

  • tyrion iv: Tyrion idea un plan para descubrir las lealtades de los miembros del Consejo Privado y recabar apoyo contra los Baratheon. Primero, le entrega unas cartas a Pycelle para que las envíe a Dorne y aprovecha para robarle un pequeño frasco. Alliser Thorne está pidiendo audiencia y Tyrion, influenciado por su animadversión, le hace esperar en la peor celda. Seguidamente, charla con Meñique para aprovechar la amistad de éste con Lysa Arryn y poner al Valle de su lado. A cambio, Baelish sería nombrado señor de Harrenhal, señor feudal del Tridente y Myrcella iría al Nido de Águilas como pupila. Por último, Tyrion se reúne con Varys. Pero esta vez el Consejero de los Rumores se equivoca. Consciente del plan fraguado con Meñique, Varys asume que lo que Tyrion habló con Pycelle se refiere a Tommen. Sin embargo, el eunuco se equivoca y cae también en la trampa de Tyrion.

  • tyrion v: Tyrion se reúne con Hallyne, quien le asegura que la sustancia solicitada estará en la fecha estimada. Últimamente, la elaboración de fuego valyrio es más productiva y, además, se han descubierto depósitos de tiempos de Aerys II. A continuación, Bywater llega con ser Cleos Frey. Trae consigo una oferta de paz de Robb Stark. Tyrion la rechaza y le comenta a su primo que el Consejo Privado sopesará su contraoferta. Tras advertirle a Bywater del entrenamiento que deben seguir los hombres que manejen el escupefuegos, con frascos de barro llenos de pintura verde, Tyrion se encuentra con Cersei, que le recrimina que vaya a entregar a Myrcella a los dornienses. No obstante, Tyrion consigue hacerle ver la utilidad del matrimonio entre Trystane y la joven Lannister. Además, la rabia de Cersei le permite descubrir quién es la persona del Consejo Privado que le proporciona información a la reina.

  • tyrion vi: Tyrion le cuenta a Cersei el enfrentamiento entre los hermanos Baratheon, lo que provoca que rían juntos por primera vez.  Al día siguiente, con una Cersei indispuesta, Tryion aprovecha para negociar con los peticionarios. Despacha con Cleos una oferta de paz inadmisible, a quien envía de vuelta a Aguasdulces con una compañía Lannister. Dicha compañía está compuesta por algunos mercenarios infiltrados y guardias de su hermana, despojándola así de su protección. Los mercenarios intentarían liberar a Jaime en secreto. Thorne exige una audiencia para hablar de los espetros, pero Tyrion y el resto de la corte no creen nada sin pruebas. El cuervo solo consigue más hombres para el Muro. Por último, Tyrion se encarga de Pycelle, que acaba en las celdas negras y sin barba tras haber confesado. Pycelle dejó morir a Jon Arryn y traicionó a Aerys II al permitir abrir las puertas de la ciudad.

  • tyrion vii: Lancel irrumpe en el dormitorio de Tyrion, exigiendo por parte de la reina que Pycelle sea liberado. Añade que también Bywater debe ser juzgado por incumplir las órdenes. Tyrion consigue darle la vuelta a la situación acusando a Lancel del asesinato de Robert y de fornicar con Cersei. Este, humillado, pasa al servicio del enano como agente doble. A continuación, Tyrion hace llamar a Bronn para que lo acompañe al burdel de Chataya. Desde allí, a través del túnel secreto, el enano va a ver a Shae. Tras terminar el sexo, Tyrion se vanagloria de su posición.

  • tyrion viii: En la reunión del Consejo Privado, Varys comparte la noticias sobre la muerte en extrañas circunstancias de Renly. Sabiendo que no todas sus tropas han jurado fidelidad a Stannis, Tyrion decide actuar rápido y urde un plan: ganarse a los Tyrell mediante un matrimonio. Meñique se ofrece a conseguir el casamiento de Margaery y Joffrey, lo que despierta cierto recelo en Tyrion. Piensa que Petyr puede sacar algún tipo de provecho al respecto, pero no sabe cuál. Tras la reunión, Cersei se muestra extrañamente amable con su hermano, lo que hace que este dude de las intenciones de su hermana.

  • tyrion ix: Tyrion ultima los preparativos de la partida de Myrcella y toda la Familia Real parte a los muelles para despedirse. De vuelta, una madre acusa a Cersei de acostarse con Jaime y seguidamente unos excrementos impactan en el rostro de Joffrey. El rey, indignado, manda al Perro a por el culpable, lo que provoca un violenta revuelta. Cuando Tyrion y los demás entran en la Fortaleza Roja, este culpa al rey del tumulto. Se percata entonces de que varios cortesanos han resultado heridos, han muerto o han desaparecido sin dejar rastro, como Tyrek Lannister. Una vez a buen recaudo, Tyrion manda a sus clanes a proteger a Shae. Después Bywater le dice la verdad: en Desembarco del Rey odian a los Lannister y culpan al enano del mal gobierno. Reunido con Varys y Bronn, este comenta lo sencillo que sería todo si el rey fuera Tommen en lugar de Joffrey.

  • tyrion x: Ejerciendo su labor de espía, Lancel le cuenta a Tyrion la idea de Cersei para poner a salvo a Tommen. El plan consiste en que ser Boros Blound lo acompañe y proteja hasta el castillo de Gyles Rosby. Justo después, Tyrion comenta con Bronn algunos ajustes que deben ejecutarse en el plan de su hermana: tender una emboscada y hacerse con Tommen. Mientras está con Shae, Varys aparece con uno de sus disfraces. El motivo de la visita es relatarle cómo murió Cortnay Penrose y la rendición de Bastión de Tormentas. Estas noticias aumentan la preocupación de Tyrion por la seguridad de Shae. Varys propone ponerla al servicio de Lollys Stokeworth y así tenerla resguardada en la Fortaleza Roja. Continuaron hablando sobre la influencia de la magia en la muerte de Penrose. Varys le confiesa cómo un hechicero le castró de pequeño y arrojó su miembro al fuego invocando a una criatura.

  • tyrion xi: Tyrion comienza a organizar la defensa de la ciudad ante la llegada inminente de Stannis y su ejército. Reparte tareas para los clanes del Valle, que deberán tender emboscadas en el Bosque Real. Bronn, por su parte, nombra nuevos guardias en sustitución de sus predecesores. Además, Tyrion insta al nuevo Septón Supremo a que predique en contra de Stannis al no profesar la Fe de Los Siete. Posteriormente, lee una misiva de Balon Greyjoy autoproclamándose rey de las Islas y el Norte, proponiendo una alianza futura. Hallyne, el piromante, le informa que tiene a su disposición una cantidad muy importante de frascos de fuego valyrio. Finalmente, Varys intenta desvelarle una conspiración de los Hombres Astados, que pretenden unirse a Stannis.

  • tyrion xii: Tras la noticia de la muerte de los pequeños Stark, Tyrion se lo dice a Cersei para ver su reacción. El miedo que la reina albergaba por que Bran pudiese desvelar lo sucedido en Invernalia se disipa. Con el fallecimiento de los chicos, Tyrion insiste en garantizar la seguridad de Sansa por el bien de Jaime. La reina le dice a su hermano que no debe confiar tanto en Varys. Cuando Tyrion comenta que pretende que Joffrey participe en la batalla, Cersei le comunica que tiene presa a su “putilla”, pero se equivoca. La chica resulta ser Alayaya, con múltiples señales de haber sido maltratada. Tyrion simula estar aterrado para no destapar el error y la reina utiliza a la chica para chantajearle. Antes de irse, el Gnomo amenaza a Cersei con hacérselo pagar. Corre hacia sus habitaciones y se encuentra con Shae, que se encuentra bien. Ha accedido hasta allí a través de los pasadizos que discurren por la Fortaleza Roja.

  • tyrion xiii: Tyrion está contemplado la destrucción de casi toda la flota de Stannis gracias al fuego valyrio. A pesar de esa ventaja, varios hombres han conseguido desembarcar en la playa, por lo que envía a Joffrey lejos de las catapultas. Cuando se le informa de que están intentando derribar la Puerta del Rey, Tyrion ordena al Perro que vaya a enfrentarles. Pero Sandor Clegane se niega y Tyrion se percata de que está aterrorizado por el fuego. Tyrion decide, pues, liderar él mismo la defensa de la puerta, acompañado de ser Mandon y Podrick Payne.

  • tyrion xiv: Mientras está luchando, Tyrion logra ver cómo una gran fuerza de enemigos se dirigen al oeste. La situación empeora cuando cientos de soldados logran llegar a tierra a través de los restos de los barcos destruidos. Los hombres de Tyrion comienzan a correr al observar que están en minoría y en la huida casi lo derriban. Él también decide adentrarse en el “puente” de naves destruidas para combatir. Cuando Tyrion está a punto de caer por la borda, Ser Mandon Moore le ofrece su mano. Pero una vez aferrado a la mano tendida, el guardia real la retira y su espada desciende hacia su rostro, cortándole la cara. Malherido, Tyrion observa como Podrick Payne, su escudero, empuja a Moore al río, evitando que lo remate.

  • tyrion xv: Tyrion está convaleciente en una habitación que no es la suya. Alucina y sueña debido a los efectos de la leche de la amapola. La herida infligida en el rostro es muy grave, le impide hablar y tiene la cabeza completamente vendada. Estando consciente por un momento, ordena al maestre que retire el vendaje. Ante el espejo, contempla la magnitud de las heridas de su rostro. Ya comienza a recordar cómo el guardia real intentó asesinarlo y que se salvó gracias a la intervención de su escudero. Intuye que ser Mando seguía las órdenes de su hermana. El maestre Ballabar le informa de que ahora Tywin es la Mano del rey y Tyrion pide a Podrick que guarde silencio.

La encuesta permanecerá abierta durante una semana, así que podéis tomaros vuestro tiempo para madurar la decisión. En catorce días sabremos qué capítulo ha sido el ganador y continuaremos con el torneo de Bran.

¿Qué opináis del capítulo ganador de Sansa? ¿Estáis de acuerdo con su forma de proceder durante la batalla del Aguasnegras? ¿Sucedió algo más entre ella y Sandor en su habitación? En ese caso, ¿qué creéis que pasó o cómo lo interpretáis? ¿Algún día se reencontrarán? Y que no se nos olvide… ¿Tienes ya claro cuál es tu capítulo favorito de Tyrion Lannister en Choque de Reyes?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif