Otra semana más, otro ensayo de Canción de Hielo y Fuego. Pero esta vez lo hacemos volviendo a los orígenes, a las conversaciones en los comentarios, y retomando un clásico de esta comunidad: las identidades ocultas. Como viene siendo habitual en los ensayos de esta temática, nos adentramos en un mar de posibilidades que puede generar cierto recelo, pues ya son muchos los personajes con identidades falsas o parentescos misteriosos. En este caso, sin embargo, hay confirmación por parte de George R.R. Martin de que, efectivamente, existen ciertos personajes de la saga que pueden descender del Julio Iglesias de Poniente. Sí, estamos hablando del protagonista de los Cuentos de Dunk y Egg, ser Duncan el Alto.


La semilla es alta

— Eduardo Baratheon —


Fíjate en los personajes… Por ejemplo, en ser John el Violinista. Es importante y especial por muchos motivos. Si lees con atención, te darás cuenta de que su búsqueda del amor es diferente a la de Dunk. O en Dunk y en cómo evoluciona la forma de relacionarse con las mujeres en cada relato. Asistiremos a los primeros pasos, temerosos y románticos, de la búsqueda del amor de quien podría parecer un hombre objeto a algunos lectores; el tamaño siempre importa. Pero nos estaríamos equivocando. Aquel ser masculino y angelical que no tiene la intención de ruborizar a nadie, que no desea utilizar ni ser utilizado, pero que posee el mojo y no solo las ganas, tiene un nombre: empotrador. Ser Duncan el Inocentón de los Siete Reinos será, para muchas y muchos, Dunk el Empotrador de la mesilla de noche…

el caballero de los siete reinos, presentación

 

No, no es un texto de Martin, sino de Enrique Corominas, ilustrador de la edición española de Canción de Hielo y Fuego. Tampoco es verídico, que sepamos; es un escrito simulando una muy divertida entrevista al autor de la saga que, como vemos, no deja indiferente a nadie y que podréis encontrar en la edición dorada de El Caballero de los Siete Reinos. En concreto, este pequeño fragmento, aunque inventado, muestra que nuestro ilustrador favorito tiene bastante calado al armario empotrado de ser Duncan el Alto, empotrador a su vez de mesitas de noche, y sirve perfectamente para resumir lo que a continuación encontraréis aquí plasmado.

Como es sabido, está más que confirmado que hay descendientes de Dunk a lo largo y ancho de Poniente, de los cuales uno, según los datos de que disponemos, ya lo hemos conocido en los libros y, quizá el mismo u otro, apareció en Tormenta de Espadas. Partiendo de esta premisa, centraremos la búsqueda de los posibles candidatos en personajes de gran estatura y de complexión fuerte, delimitándola en aquellos que sean principales con punto de vista o secundarios relevantes. Pero no solo contamos con esta pequeña ventaja, sino también con el uso del lenguaje que Martin emplea para darnos pistas sobre los descendientes de Dunk, teniendo como mayor exponente el dicho “tienes la mollera más dura que la muralla de un castillo”1, entre otros.

Una vez establecidas las ideas básicas a tener en cuenta, primero vayamos a explorar uno por uno los candidatos más probables, entre los que se encuentran los tres primeros que analizaremos. Luego seguiremos con otros con posibilidades de serlo, aunque de forma más remota y anecdótica.

Brienne de Tarth

La teoría acerca de la ascendencia de Brienne la Bella siempre ha sido una de las que más consenso ha generado entre el fandom cancionero. No es difícil darse cuenta del más que evidente parecido con Dunk tanto en el físico, destacando su altura y complexión fuerte, como en su carácter, noble e inocente. Incluso narrativamente sus caminos son paralelos en la hermandad de los caballeros errantes y en el honorable código de caballería. Pero si por algo es famosa esta teoría es por las pistas que el autor ha dejado concienzudamente repartidas en sus libros, comenzando por la más evidente de todas… la de un viejo escudo que Brienne vio en la armería de su padre, en Tarth.

Parecía más un cuadro que un blasón propiamente dicho; al verlo, su mente retrocedió muchos años, hasta la fresca oscuridad de la armería de su padre. Recordó como había pasado las yemas de los dedos por la pintura desconchada y desvaída, por las hojas verdes del árbol, por el curso de una estrella errante.

festín de cuervos, brienne ii

 

El escudo de la descripción coincide exactamente con el de ser Duncan, que curiosamente también lo mandó pintar a una joven en El Caballero Errante. Evidentemente, este pasaje por sí solo no evidencia que Brienne sea descendiente de ser Duncan, pero sí hace levantar dudas que se convierten en sospechas cuando, en el primer capítulo de Brienne en Festín de Cuervos, comenzamos a hallar migajas de pan.

Brienne se bajó de la yegua, la desensilló y la llevó a beber al arroyo antes de dejarla pastar. Luego dejó las armas, el escudo y las alforjas al pie de un olmo.

festín de cuervos, brienne i

 

Ahora bien, si incluso nos remontamos a Tormenta de Espadas, ya encontramos el indicio que sirve de nexo de unión entre seso de corcho y la moza, que también lo es para el resto de candidatos. Se trata, como hemos hablado, de un dicho que se repite constantemente a lo largo de los Cuentos de Dunk y Egg y, ocasionalmente, en Canción de Hielo y Fuego cuando aparece algún gigantón: “tienes la mollera más dura que la muralla de un castillo”2

—¿Os burláis de mí? —Brienne se envolvió en una toalla.
¿Acaso tenéis los sesos tan duros como la muralla de un castillo?3 —Jaime se había vuelto a enfadar—. Os estaba pidiendo disculpas. Estoy harto de pelear con vos. ¿Qué tal si firmamos una tregua?

tormenta de espadas, jaime v

 

Poco a poco, las escasas dudas sobre la ascendencia de Brienne se disipan hasta quedar parcialmente confirmadas por el mismísimo Martin en la BaltinCon de 2016; pero al mismo tiempo, si bajo esta premisa prestamos atención en la lectura de sus capítulos, se abren nuevas posibilidades hasta ahora insospechadas.

Como sabéis, Martin suele usar metáforas para sembrar sus semillas, utilizando en muchas ocasiones un doble sentido con un matiz sexual que podemos ver confirmado en los libros.

—Qué poca gracia le habría hecho. —La mujer se quitó el guante y le tocó la rodilla, piel blanca contra piedra negra—. Brandon adoraba su espada; disfrutaba afilándola. «Quiero que tenga bastante filo para afeitar un coño», solía decir. ¡Y lo que le gustaba utilizarla! «No hay nada más bello que una espada ensangrentada», me comentó en cierta ocasión.

[…]

—Brandon se crió como pupilo en Fuerte Túmulo con el viejo lord Dustin, padre del que luego fue mi esposo, pero se pasaba la vida cabalgando por los Riachuelos. Le encantaba montar a caballo, y su hermana pequeña era igual que él, ¡menudo par de centauros! Mi señor padre siempre estaba encantado de recibir la visita del heredero de Invernalia. Tenía muchas ambiciones para la casa Ryswell; le habría servido mi virginidad en bandeja a cualquier Stark que pasara por allí, pero no hizo falta. A Brandon nunca le dio reparo coger lo que quería. Ahora soy una vieja reseca, viuda ya ni sé desde hace cuánto, pero todavía recuerdo el momento en que vi mi sangre de doncella en su polla la noche que me tomó. Creo que a Brandon Stark también le gustó verla. No hay nada más bello que una espada ensangrentada, sí. Dolió, pero fue un dolor dulce.

danza de dragones, el cambiacapas

 

Los símbolos fálicos y las referencias sexuales son una constante en la saga, plagada de este tipo de metáforas hasta en los momentos más inocentes. Pero destacan, sobre todo, en pasajes donde se narran las hazañas de los héroes de leyenda, como ser Galladon de Morne.

—¿Por qué iba a mentir? —le preguntó ella—. Cada lugar tiene sus héroes locales. En el lugar donde nací, los bardos cantan sobre Ser Galladon de Morne, el Caballero Perfecto.
—¿Ser Gallaquién qué? —El hombre soltó un bufido—. No había oído hablar de él en mi vida. ¿Qué tenía de perfecto?
—Ser Galladon era un campeón tan valeroso que hasta la propia Doncella le entregó su corazón. Le regaló una espada encantada como prueba de su amor. Su nombre era Doncella Justa. No había espada común que pudiera enfrentarse a ella; no había escudo que resistiera su beso. Ser Galladon portó a Doncella Justa con orgullo, pero sólo la desenvainó tres veces. No quiso usarla contra ningún mortal; era tan poderosa que, con ella, cualquier combate sería injusto.
A Crabb le pareció divertidísimo.
—¿El Caballero Perfecto? Más bien sería el Imbécil Perfecto. ¿De qué vale tener una espada mágica si no se usa?
Honor —replicó ella—. Lo que vale es el honor.
Sólo consiguió que se riera con más ganas.
—Ser Clarence Crabb se habría limpiado el culo con vuestro Caballero Perfecto, mi señora. ¿Queréis saber qué opino? Que si sus caminos se hubieran cruzado, habría otra cabeza ensangrentada en el estante de Los Susurros. «Tendría que haber usado la espada mágica —les diría a las otras cabezas—. Joder, por qué no usaría la espada mágica.»
Brienne no pudo por menos que sonreír.
—Es posible —concedió—, pero Ser Galladon no era idiota. Tal vez habría desenvainado la Doncella Justa contra un enemigo que midiera tres varas y cabalgara a lomos de un uro. Se dice que una vez la usó para matar a un dragón.

festín de cuervos, brienne iv

 

Como vemos, ser Galladon de Morne, portador de Doncella Justa, fue un héroe local de la isla de Tarth conocido como el Caballero Perfecto. Era la quintaesencia de la caballería personificada en un hombre al que la Doncella entregó su corazón, una historia con claras reminescencias a la leyenda de la forja de Dueña de Luz; leyenda que, en definitiva, no cuenta literalmente la creación de una espada mágica, sino que es una metáfora referida al acto sexual destinado a la concepción de un hijo.

Ilustración de Brienne de Tarth en batalla

Brienne de Tarth, por Arturo Mesa

En el caso de ser Galladon, hablamos de un caballero que solo “desenvainó su espada” mágica en tres ocasiones, pues el honor le impedía utilizarla más veces. Como convendréis, esta es una actitud que casa con Dunk no solo por su naturaleza noble y modesta, sino también por el pudor que demuestra hacia las mujeres, como vemos en Los Cuentos de Dunk y Egg. De ahí que en lo tres que llevamos publicados aún siga virgen, aunque en sus pensamientos veamos que es un mujeriego empedernido (y lo sabes). Pero hasta tal punto la historia de ser Galladon es una clara referencia a ser Duncan que cuando Crabb desmitifica su leyenda inventándose un diálogo jocoso, podemos apreciar un pensamiento típico de “Dunk el Tocho, seso de corcho, más lento que un uro”: «Tendría que haber usado la espada mágica. Joder, por qué no usaría la espada mágica».

Pero por si estas pistas no fueran suficientes, en El Mundo de Hielo y Fuego averiguamos más detalles de las “aventuras” de ser Galladón en Tarth, donde dejó bastante huella… recientemente.

Muchos habitantes de Tarth, tanto humildes como de alta cuna, aseguran ser estirpe de un héroe legendario, ser Galladon de Morne, de quien se decía que los mismísimos Siete le habían dado la espada que empuñaba, Doncella Justa. En el Linaje del Venado, el maestre Hubert sostiene que, visto el protagonismo de Doncella Justa en la historia de ser Galladon, este no pudo ser un rudo guerrero de la Edad de los Héroes convertido en caballero por los bardos mil años después de su muerte, sino una figura histórica de épocas más recientes. Hubert también señala que Morne era un asentamiento de reyes menores en la costa oriental de Tarth hasta que los Reyes Tormenta lo sometieron, pero que las ruinas indican que no lo erigieron los primeros hombres, sino los Ándalos.

el mundo de hielo y fuego, las tierras de la tormenta, los hombres de las tierras de la tormenta

 

Dice “de épocas más recientes”, como quien no quiere la cosa, cuando en la misma frase se detalla que ser Galladon no vivió mil años atrás en la Edad de los Héroes. MartinHubert no tendría la fecha a mano para especificarlo en su Linaje del Venado, por desgracia.

Sin embargo, la parte más interesante de la leyenda que cuenta Brienne es precisamente la última frase, cuando dice que ser Galladon usó una vez su espada mágica para “matar a un dragón”, que traducido metafóricamente se refiere al acto sexual con una “mujer dragón”; en otras palabras, un romance entre Dunk y una Targaryen. Resulta extraño pensar algo así, pero cobra sentido cuando, gracias al ojo certero de @Wilma Deering, recordamos uno de los datos más llamativos que ofreció El Mundo de Hielo y Fuego.

La Isla Zafiro, como la llaman algunos, está gobernada por la Casa Tarth del castillo del Atardecer, una antigua familia de ascendencia ándala que presume de lazos con los Durrandon, los Baratheon y, más recientemente, con la Casa Targaryen. Los señores de Tarth, tiempo atrás reyes por derecho propio, todavía ostentan el título de Lucero de la Tarde, que, según aseguran, se remonta hasta la Era del Amanecer. El Mundo de Hielo y Fuego, Las Tierras de la Tormenta, Los Hombre de las Tierras de la Tormenta.

el mundo de hielo y fuego, las tierras de la tormenta, los hombres de las tierras de la tormenta

 

De algún modo u otro, aunque no lo contemple ningún árbol genealógico, los Tarth se emparentaron con los Targaryen “recientemente”; no se sabe muy bien cómo ni cuándo. Pero revisando las ramas del árbol genealógico Targaryen más próximas a la época que vivió Dunk, podemos acotar la búsqueda a dos princesas “solteras” que presentan lagunas dentro del linaje Targaryen, pese a que el maestre Aemon confirmara que tuvieron hijos.

—La muerte no debería asustarme a mis años, pero tengo miedo. Qué tontería, ¿verdad? Esté donde esté, siempre hay oscuridad. Entonces, ¿por qué temo a la oscuridad? Pero no puedo dejar de preguntarme qué pasará cuando mi cuerpo pierda el último resto de calor. ¿Celebraré un banquete eterno en las estancias doradas del Padre, como dicen los septones? ¿Volveré a hablar con Egg? ¿Me encontraré con un Dareon ileso y feliz? ¿Oiré cómo mis hermanas cantan a sus hijos? ¿Qué pasa si es verdad lo que dicen los señores de los caballos? ¿Cabalgaremos eternamente por el cielo nocturno a lomos de un corcel de fuego? ¿O tendré que regresar a este valle de lágrimas? ¿Quién lo puede decir con certeza? ¿Quién ha vuelto de detrás de la muralla de la muerte? Sólo los espectros, y ya sabemos cómo son. Ya lo sabemos.

festín de cuervos, sam iv

 

Esas hermanas de Aemon (y también de Egg) son las princesas Daella y Rhae, que nunca llegaron a contraer matrimonio según el árbol genealógico Targaryen; pero sorprendentemente sí fueron madres. Y es que si de verdad alguna de ellas tuvo un hijo con Dunk, debemos tener en cuenta que, en cualquier caso, fue un bastardo. Aunque lo más probable es que Maekar entrara en cólera, seguramente procuró encontrar un marido para su hija lo más rápido posible, uno viudo de una isla inhóspita en la Bahía de los Naufragios. Desde luego, no sería la primera vez que sucede algo parecido en Poniente. Ahí está, por ejemplo, el reciente caso de Sylva Santagar casándose con el anciano Lord Estermont en Festín de Cuervos. O incluso dentro de la propia familia real encontramos un ejemplo similar si recordamos a Elaena Targaryen y Ossifer Plumm, el de los famosos veinte palmos de longitud.

Además, conviene recordar que lo poco que sabemos de ambas princesas Targaryen es por boca de Egg en La Espada Leal, donde averiguamos que ya estaba destinado a casarse con Daella y que Rhea sentía celos de ese compromiso tácito.

—Tú que has tratado con reinas y princesas, ¿bailan con demonios y practican las artes negras?
—Lady Shiera, la amante de lord Cuervo de Sangre, sí. Se baña en sangre para conservarse hermosa, y una vez mi hermana Rhae me puso una poción amorosa en la bebida para que me casara con ella y no con mi hermana Daella.

la espada leal

 

Sin embargo, cuando Egg llegó a la edad adulta se enamoró de Betha Blackwood y se casó con ella, dejando de lado la tradición Targaryen de casarse entre hermanos. Tanto Daella como Rhae, con veinte años ya cumplidos, se quedaron sin hermanos y sin pretendientes de su edad con los que casarse. En esa situación, quizá Dunk intervino de alguna manera… con erótico resultado. Si el hijo de esa princesa Targaryen fue Lord Selwyn Tarth o el antecesor de este, ya se antoja complicado de averiguar, pero Brienne sería nieta o biznieta de Dunk y, además, tendría sangre de la antigua Valyria corriendo por sus venas, con todo lo que ello implica.

Hodor

Otro de los candidatos más plausibles para ser descendiente de Dunk es el gigantón Hodor, el mozo de cuadras de Invernalia. Llamado de nacimiento Walder, el tataranieto de la Vieja Tata es alto y robusto como Dunk, además de noble e inocente. Osha incluso llegó a afirmar que podría ser descendiente de algún “gigante”, que casualmente coincide con el mote de “ser Gigante” que le ponen a Dunk. Pero aparte de estos datos comunes, las sospechas parten principalmente de una visión de Bran en la Cueva del Cuervo de Tres Ojos.

Luego vio como una chica castaña, delgada como una lanza, se ponía de puntillas para besar a un joven caballero tan alto como Hodor.

danza de dragones, bran iii

 

Esa comparación del joven caballero con Hodor sobre su altura apunta a ser Duncan el Alto, que mide exactamente lo mismo que él: siete pies de altura4. También la chica de pelo castaño, que se cree que es la Vieja Tata de joven precisamente por ser la bisabuela de Hodor, es descrita de forma similar a otra mujer espigada de la que Dunk se enamoró durante el Torneo de Vadoceniza.

La marionetista que manejaba el dragón también era digna de admirar: una belleza con la piel aceitunada y el pelo negro típicos de Dorne. Era esbelta como una lanza, de pechos casi imperceptibles, pero a Dunk le gustó su rostro y cómo movía los dedos para hacer danzar al dragón al final de los cordeles.

el caballero errante

 

Como vemos, Martin describe con el mismo término tanto a la Joven Tata como a Tanselle. Mientras una es simplemente delgada como una lanza, la otra es esbelta, aunque su pecho plano realza esa delgadez. Además, si para la Joven Tata era suficiente ponerse de puntillas para besar a Dunk, podría decirse que era alta en comparación a las mujeres de la época. En cualquier caso, dejando de lado las descripciones, lo importante aquí es el término empleado para describirlas y el vínculo con Hodor en la visión.

Por otro lado, en el contexto de Los Cuentos de Dunk y Egg, no habría ningún problema para que Dunk hubiera conocido a la Vieja Tata en Invernalia, ya que tenía previsto ir al Norte para luchar contra los Hijos del Hierro bajo las órdenes de Beron Stark. En cuanto a la edad, sabemos que la Vieja Tata es, actualmente, la persona más vieja de Invernalia, por lo que, a falta de fechas concretas, tampoco parece que sus años excluyan la posibilidad de su romance con Dunk.

Lim Capa de Limón

Lim, por Amok

Dentro de los posibles candidatos que dijo Martin, desveló que uno de los descendientes de ser Duncan ya apareció en Tormenta de Espadas. Aunque utilizado muchas veces como comodín para otras teorías –como la de que es el desaparecido escudero de Rhaegar Targaryen–, Lim Capa de Limón realmente encaja muy bien como ese descendiente. Conocido entre los suyos como Lim Capa de Limón por la capa amarillenta que siempre porta, es un hombre alto y corpulento, si bien de naturaleza agria (como un limón, precisamente). Si bien su carácter no se asemeja al de Dunk, que, como veremos, no siempre tiene por qué coincidir, lo cierto es que existen otras pistas que podrían apuntar a su vínculo familiar con él.

Una tabernera regordeta y pelirroja gritó de alegría al verlos y al momento procedió a tomarles el pelo.
—Barbaverde, ¿no? ¿O era Barbagrís? La Madre tenga piedad, ¿cuándo has envejecido tanto? ¿Eres tú, Lim? ¡Y todavía llevas la misma capa harapienta! Oye, ya sé por qué no la lavas nunca. ¡Tienes miedo de que se le quiten los meados y todos veamos que en realidad eres un caballero de la Guardia Real! ¡Tom, Tom Siete, pedazo de canalla! ¿Has venido a ver a tu hijo? Pues llegas tarde, ha salido con ese Cazador de las narices. ¡Y no te atrevas a decirme que no es tu hijo!

tormenta de espadas, arya v

 

Aquí encontramos un indicio que vincula directamente la capa amarilla de Lim con la de un caballero de la Guardia Real. Sin embargo, lo que aquí también resulta llamativo es esa referencia velada al hijo bastardo de Atanasia, la dueña del burdel El Melocotón, y de Tom de Sietecauces, conocido por tener hijos en cada uno de los Siete Reinos como cierto personaje de gran altura. Uniendo ambas ideas –la del bastardo y la de la capa blanca– se origina un indicio evidente de cara al lector; indicio que, además, no es la primera vez que se usa para revelar que Dunk es el antepasado de un personaje determinado.

—Otra vez me estáis insultando. ¿Pues sabéis qué? Ya no voy a follaros. Meñique se me adelantó, ¿no? Y yo nunca como en el plato de otro. Además, no sois ni la mitad de bella que mi hermana. —Su sonrisa cortaba—. Nunca me he acostado con una mujer que no fuera Cersei. A mi manera, he sido más fiel de lo que jamás lo fue vuestro querido Ned. Pobre Ned, qué muerto está ahora. Decidme, ¿quién tiene un honor de mierda? ¿Cómo se llamaba el chico que tuvo con otra, el bastardo?
¡Brienne! —llamó Catelyn retrocediendo un paso.
—No, no, no era así. —Jaime Lannister se llevó la jarra a la boca. Un reguerillo de vino, brillante como la sangre, le corrió por la cara—. Nieve, se llamaba Nieve. Qué nombre tan blanco… como esas capas tan bonitas que nos dan en la Guardia Real, cuando hacemos esos juramentos tan bonitos.

choque de reyes, catelyn vii

 

Ahora bien, las pistas no acaban aquí, ya que la composición del nombre de Lim Capa de Limón, por muy simple que parezca, revela un interesante dato: ya no es solo su redundante apodo el que señala un vínculo con los limones, sino que su propio nombre de pila es Lim(ón)5. No resulta extraño, pues, establecer un vínculo con Dorne y, por tanto, con Tanselle, la titiritera del Torneo de Vadoceniza y posible ascendiente de Lim. Hasta tal punto llegan las “coincidencias” que, como otra vez nos señala @Wilma Deering, incluso el nombre en inglés de Atanasia, la dueña pelirroja de El Melocotón, es Tansy, que podría considerarse un diminutivo de Tanselle. Esto refuerza la idea de que el guiño al hijo bastardo de Atanasia y Tom Siete inmediatamente después de la frase de la capa blanca es una referencia velada a los orígenes de Lim, que aún conserva la capa blanca de su antepasado. Lo cierto es que a lo largo de los cuentos ya publicados vemos cómo Dunk piensa muy a menudo en Tanselle, que siempre aparece vinculada de un modo curioso a la capa blanca de los guardias reales.

—¿Y funcionó la poción?
—Seguro que habría funcionado, pero la escupí —respondió Egg—. No quiero casarme, quiero ser caballero de la Guardia Real y vivir para servir y defender al rey. Los caballeros de la Guardia Real prestan juramento de no casarse.
—Es muy noble, pero cuando seas mayor te gustarán más las chicas que las capas blancas. —Dunk estaba pensando en Tanselle la Titana y en cómo le había sonreído en Vado Ceniza—. Ser Eustace me ha dicho que le habría gustado que su hija se casara con un hombre como yo. Se llamaba Alysanne.

la espada leal

—Pero solo siete consiguen la capa blanca cuando crecen. ¿No os gustaría ser uno de ellos?
—¿Yo? —Dunk se sacudió la mano del joven señor, que había empezado a masajearle el hombro—. Sí. O no, no sé. —Los caballeros de la Guardia Real servían de por vida y juraban no tomar esposa ni poseer tierras. «Puede que algún día encuentre a Tanselle. ¿Por qué no voy a tener mujer e hijos?»—. ¿Qué más da lo que sueñe? El que nombra a los caballeros de la Guardia Real es el rey.

el caballero misterioso

 

Dunk acabó sus días6 como guardia real de Egg, pero aun así dejó bastardos por todo el Reino. En el caso de Tanselle, pudo entregarle como mayor prueba de afecto la capa blanca de la Guardia Real, pues era lo único que podía ofrecerle dada su condición. Y aunque ahora esté deshilachada, parcheada y amarillenta por el paso de los años, esa capa es la prueba que demuestra cómo Dunk rodeó con su manto protector a Tanselle en algún momento de la historia, un acto que volveríamos a ver décadas después con otro candidato a ser descendiente suyo.

Los Clegane

Aunque a veces no responda a la realidad, es necesario que el lector admita ciertas condiciones para seguir la historia, como aceptar que todos los Baratheon, sin excepción, son de pelo negro o los Lannister rubios. Lo mismo sucede en el caso de Dunk y su basta progenie. De este modo, los hermanos Gregor y Sandor, al ser hombres altos y corpulentos, son también candidatos a ser descendientes suyos, aunque su carácter nada tenga que ver. Eso, sin embargo, no impide que ciertos datos e indicios abran la puerta a esta posibilidad, pues hay un vínculo entre los Clegane y Dunk.

Gregor Clegane, por Michael Komarck

Existen muchas lagunas en torno a los Clegane, una casa de caballeros hacendados de las Tierras del Occidente. Muy poco se sabe de ellos, aunque son conocidos por el tamaño y las acciones de su señor actual, ser Gregor. Sus orígenes se remontan, precisamente, a la época en que Tytos Lannister era el señor de la Roca, como relata Sandor.

—Los perros me gustan más que los caballeros. El padre de mi padre era el encargado de las perreras en la Roca. Una tarde de otoño, Lord Tytos se interpuso entre una leona y su presa. A la leona le importaba una mierda que ella misma estuviera en el blasón de los Lannister. La muy puta destrozó al caballo de mi señor, y hubiera acabado también con mi señor si mi abuelo no hubiera aparecido de repente con los perros. Tres sabuesos murieron, pero la pusieron en fuga. Mi abuelo perdió una pierna, de manera que Lannister se la pagó con tierras y un torreón, y tomó a su hijo como escudero. Los tres perros de nuestro blasón son los tres que murieron sobre la hierba amarilla del otoño. Un perro morirá por ti, pero jamás te mentirá. Y te mirará directamente a la cara. —Le puso una mano bajo la mandíbula y la obligó a alzar el rostro. Sus dedos le hacían daño en la cara—. Es más de lo que se puede decir de los pajaritos, ¿no? No me has cantado nada.

choque de reyes, sansa ii

 

Lo curioso es que el posible vínculo entre los Clegane y Dunk vendría dado por la madre de Tytos Lannister, que no es otra que Lady Rohanne Webber. En efecto, de un modo u otro la Viuda Escarlata contrajo quintas nupcias (no te queda nada para el récord, Margaery) con Gerold Lannister, con el que tuvo varios hijos. En La Espada Leal vimos el gran aprecio que la señora de Fosa Fría mostraba hacia Dunk, cuyos sentimientos eran recíprocos; en este sentido, su despedida es, cuando menos, muy elocuente… sin erótico resultado, de momento. Lo que quiere decirse, en definitiva, es que no es descartable que, en un desliz (o no), Rohanne quedase embarazada de Dunk y su hijo no fuera otro que el futuro salvador de Tytos; esto es, el fundador de la casa Clegane, criado en la Roca como criado (perdóneseme, otra vez, la redundancia).

Por lo tanto, cabría preguntarse si a lo largo de la historia Rohanne y Dunk volvieron a encontrarse, lo que parece bastante probable no solo ya por una cuestión narrativa, sino por los sospechosos acontecimientos que tuvieron lugar en la Casa Lannister: Rohanne, cuando acababa de alumbrar a su cuarto y último hijo con Gerold, desapareció en extrañas circunstancias. ¿Qué sucedió? ¿Fue a algún lugar? ¿Con quién? Ojalá lleguemos a saberlo.

Los Hijos Negros

Finalmente, llegamos a aquellos candidatos que, aunque poco plausibles, también presentan características similares a las de Dunk. Hablamos de Grenn, apodado curiosamente el Uro, y de Paul el Pequeño, el hombre más grande del Muro. Aparte de ser hombres altos y corpulentos, también aparecen descritos con aquella comparación que Martin ha usado en otras ocasiones para referirse a los posibles descendientes de Dunk:

Pyp siempre bromeaba con Grenn y le decía que tenía la mollera más dura que el muro de un castillo, de manera que Sam se lo explicó con paciencia.

tormenta de espadas, sam ii

Paul el Pequeño era uno de ellos, el hombre más fuerte del Muro, aunque fuera también más lento que un caracol muerto.
Paul el Pequeño, tienes la mollera más dura que la muralla de un castillo —se burló.

tormenta de espadas, prólogo (chett)

 

Si, en este caso, es una referencia realista o anecdótica, parece dejarse a la libre interpretación del lector, pues no dejan de ser personajes irrelevantes para la trama, ya que incluso uno ya está muerto7. En cualquier caso, el guiño a Dunk es más que evidente.

Y hasta aquí este pequeño ensayo (si vierais Piedra, queridos ninios) de los descendientes de nuestro inocente y pudoroso Dunk, que de tonto tiene lo justo vistos los resultados. De confirmarse los lazos sanguíneos expuestos anteriormente, suscribo una moción por la que Dunk sea llamado, de ahora en adelante, como El Empotrador Mayor de mesillas de noche de los Siete Reinos… con erótico resultado.

  1. Thick as a castle wall, en inglés
  2. Dunk the lunk, thick as a castle wall.
  3. Are you as thick as a castle wall?
  4. 2,13 metros, aproximadamente
  5. Lem(on) en inglés
  6. cof*como Manosfrías*cof
  7. como su ascendiente Manosfrías, ahí lo dejo