Bienvenidos a una nueva edición de El Rincón del Cronista, donde, como ya sabéis, alternamos entre personajes, sucesos, lugares e instituciones del mundo creado por George R. R. Martin con la idea de presentar un espacio de discusión y debate en el que la acción está en los comentarios. En esta ocasión volvemos a hablaros de uno de esos personajes que a priori parecen corredores de fondo en el juego de tronos; pero, llegado el momento, demuestran ser tan importantes como el que más: Kevan Lannister

KEVAN LANNISTER: EL HOMBRE TRAS LA CORTINA

Aunque no tenga un rol protagonista, raro —o muy despistado— será el lector que no sepa quién fue Kevan Lannister. Kevan era el segundo hijo de Lord Tytos Lannister o, lo que es lo mismo: el hermano pequeño del omnipresente Tywin Lannister, con todo lo que ello conlleva. Kevan ha solido ocupar un papel secundario o auxiliar en el liderazgo de la Casa Lannister, ante el protagonismo y el poder de su hermano mayor; por lo que no ha podido evitar vivir a su sombra, siendo conocido más como “el hermano de” que como alguien a tener en cuenta por sí mismo (algo por lo que muchos podremos identificarnos con él).

—Ser Kevan rara vez pensaba nada que lord Tywin no hubiera pensado antes.

juego de tronos, tyrion viii

 

No obstante, no parece que sea algo que le disguste, sino que más bien reconoce la capacidad de Tywin y se conforma con ayudarle en todas sus campañas, tanto en el campo de batalla como en la corte real posteriormente. Es por esta actitud que se ha hecho que se le identifique por su obediencia y su fidelidad más que por su propia capacidad.

—Kevan siempre ha hecho lo que se le ha pedido. No es propio de él dar la espalda a su deber. Aquí pasa algo, me lo huelo.
—Dijo que estaba cansado.
—¿Cansado? —Su tía apretó los labios—. En fin, tiene derecho a estarlo. Debe de haberle resultado duro pasarse toda la vida a la sombra de Tywin. Fue duro para todos mis hermanos. La sombra que proyectaba Tywin era larga y negra; todos tenían que debatirse para encontrar un poco de sol. Tygett trató de independizarse, pero nunca pudo competir con tu padre, y eso lo fue amargando con los años. Gerion siempre estaba bromeando. Es mejor reírse del juego que jugar y perder. Pero Kevan se dio cuenta enseguida de cómo iban a acabar las cosas, así que se hizo un lugar al lado de tu padre.

festín de cuervos, jaime v

[…]

—Jaime, cariño, te conozco desde que eras un bebé que mamaba del pecho de Joanna. Sonríes como Gerion y peleas como Tyg, y hasta tienes algo de Kevan; de lo contrario no llevarías esa capa…

festín de cuervos, jaime v

—Cersei no había pensado que tendría que convencer a Kevan. Nunca se hizo de rogar con mi padre.

festín de cuervos, cersei ii

Los dioses le dieron talante de seguidor, no de cabecilla. —«Bueno, los dioses y mi señor padre»—.

danza de dragones, tyrion iv

 

Pero… ¿quién es Kevan Lannister sin Tywin? ¿Un segundón o el líder que tanto la Casa Lannister como el reino necesitan tan desesperadamente? Es por eso que veo necesario venir a contarlo, para darle a Kevan el protagonismo que debería merecer.

LA JUVENTUD DE KEVAN

Como ya se ha dicho, Kevan nace como el segundo hijo de Lord Tytos Lannister, señor de Roca Casterly y de las Tierras del Oeste. Tuvo otros hermanos; no solo Tywin, sino que también estaban sus hermanos menores: Tygett, Gerion y Genna. Como muchos recordareis, el mandato de Tytos como señor era un hazmerreír continuo: era débil e indeciso, por lo que los señores del Oeste no le tenían ni el menor respeto. Se burlaban abiertamente de él, y le pedían préstamos que luego no pensaban devolver. Por ello, el poder de la Casa Lannister mermó enormemente, mientras que dos de sus vasallos, los Reyne de Castamere y los Tarbeck de Torre Tarbeck, fueron ganando influencia.

Tytos envió a sus tres hijos mayores a luchar en la guerra de los Reyes Nuevepeniques. Kevan fue enviado como escudero de Roger Reyne, el León Rojo, quien al finalizar la guerra decidió nombrarle caballero. Tywin ya había sido nombrado caballero; Tygett era demasiado joven para ganar las espuelas, pero aún así se distinguió en batalla, al igual que sus hermanos. Al volver a su hogar (y aunque ninguno de ellos llegaba a tener siquiera veinte años), decidieron acabar con la decadencia y devolver a la Casa Lannister todo el poder que había tenido.

Tywin asumió el liderazgo y comenzó a reclamar todos los préstamos que imprudentemente había concedido Tytos; quien no pagase debería entregar unos rehenes. Además, confió a Kevan (que contaba con 17 años) la dirección de una compañía de caballeros que deberían terminar con los bandidos que asolaban el Oeste. Harys Swyft, señor de Maizal, tuvo que entregar a su hija Dorna como rehén a Ser Kevan. Presuntamente, Kevan se enamoró de ella, pues posteriormente la tomó como esposa y aón cuarenta años después piensa en ella con cariño.

Tytos y Tywin Lannister, por Magaly Villeneuve

Walderan Tarbeck decidió acudir a la corte de Lord Tytos para reclamar por las acciones de sus hijos, pero Tywin (que ejercía como señor de facto) decidió encarcelarlo. Su mujer, Ellyn Tarbeck, decidió apresar a tres Lannisters: dos eran “simples” Lannisters de Lannisport, pero Ser Stafford era sobrino del mismísimo Tytos. Lord Tytos ordenó liberar a Lord Tarbeck, pero fue Kevan, y no Tywin, quien acudió a Torre Tarbeck a entregar al rehén y liberar a los otros tres Lannisters, y ambas casas se juraron “amistad por toda la eternidad”.

Un año más tarde, las Casas Reyne y Tarbeck se rebelaron abiertamente contra los Lannister, comenzando lo que se llamó “la Rebelión Reyne-Tarbeck”. No debemos extendernos para conocer los métodos que aplicó Tywin, ni discutir sobre si fueron o no una barbarie. De lo que no hay duda es de que fueron tan despiadados como eficaces, y las Casas rebeldes fueron exterminadas. Sus asentamientos aún están en ruinas, como recuerdo de lo que ocurre cuando “se retuerce la cola al león”.

Impresionado por su actuación, el rey Aerys II decidió nombrarle Mano del Rey. Así, Tywin pasó de gobernar Roca Casterly a gobernar todo el reino. La Casa Lannister volvió a ser dirigida por el inepto Tytos, y podemos suponer que fue Kevan quien se quedó en las Tierras del Oeste controlando la situación y manteniendo la posición que la Casa Lannister había recuperado, aunque siempre respetando la posición de Tywin. Es por ello, y por la eficacia con la que actuó anteriormente, por lo que Tywin comenzó a confiar abiertamente en Kevan, tal y como se registra en los testimonios de aquel entonces:

Tywin despreciaba a su padre, el poco voluntarioso, gordo e ineficaz Lord Tytos Lannister, y su relación con sus hermanos Tygett y Gerion eran notablemente tormentosa, Mostró más atención por su hermano Kevan, un confidente cercano y compañía constante desde su infancia, y su hermana Genna, pero aun en esos casos, Tywin Lannister aparecía más empujado por el deber que por el afecto.

el mundo de hielo y fuego

 

Desde entonces, Kevan adoptó el papel de “muleta” de Tywin en todos los aspectos, y no solo en aquellos mandatos que le diera: Tywin también confió en Kevan para aspectos más personales, lo cual es algo muy destacable viniendo de un hombre tan rígido y pragmático como él. Aunque quizá también tuviera que ver que a Tywin ya no le quedaba nadie más en quien confiar.

«Extraño momento para ir de visita». Su madre había muerto al darlo a luz, de manera que los Martell se habrían encontrado la Roca en pleno luto. —Después de su muerte, tu padre no volvió a ser el mismo, Gnomo —le había dicho en cierta ocasión su tío Gery—. Lo mejor de él murió con tu madre.

[…]

—¿Fue agradable vuestra estancia en Roca Casterly, mi señor?

—Muy poco. Vuestro señor padre ni nos miró en todo el tiempo que pasamos allí; le encargó a ser Kevan que se ocupara de recibirnos.

tormenta de espadas, tyrion v

 

Es muy probable que al perder a su esposa Joanna, Tywin decidiera apoyarse en su hermano (¿en quién si no?) para todo aquello en lo que necesitase, así como en su consejero de mayor confianza.

—En cuanto al cargo de Mano… ¿Quién mejor para terminar el trabajo de mi padre que el hermano que compartió con él todos sus consejos?

—Todo hombre necesita alguien en quien poder confiar. Tywin me tenía a mí, igual que antes tuvo a tu madre.

festín de cuervos, cersei ii

 

De momento no he hablado más de lo que Tywin hizo y cómo lo hizo, ni del papel que jugó Kevan en todo ello; asumiendo su deber una y otra vez y sin que siquiera se hablase de si Kevan quería ejercer ese papel de apoyo continuo o de si se resignó a ello. Deberá esperarse más de dos décadas para que él mismo se pronuncie al respecto:

—Eres el hijo de mi hermano.

—Eso se lo podrías recordar a él.

—¿Crees que te permitiría vestir el negro si no fueras de su sangre y de la de Joanna? Ya sé que Tywin te parece un hombre duro, pero no es más duro de lo necesario. Nuestro padre era amable y bondadoso, pero tan débil que sus vasallos se burlaban de él cuando se emborrachaban. Algunos no dudaban en desafiarlo abiertamente. Otros señores nos pedían prestado oro y no se molestaban en devolverlo. En la corte se bromeaba acerca de los leones desdentados. Hasta su amante le robaba. ¡Una mujer que era poco más que una prostituta se llevaba las joyas de mi madre! A Tywin le correspondió devolver a la casa Lannister a su lugar, igual que le correspondió gobernar este reino cuando no tenía más de veinte años. Llevó esa pesada carga sobre los hombros hasta los cuarenta, y lo único que consiguió fue despertar la envidia de un rey loco. En vez de los honores que se merecía tuvo que soportar agravios y más agravios, pero trajo paz, abundancia y justicia a los Siete Reinos. No es más que un hombre. Harías bien en confiar en él.

Tyrion parpadeó, atónito. Ser Kevan siempre había sido firme, impasible y pragmático. Nunca lo había oído hablar con tanta vehemencia.
—Lo quieres mucho.
—Es mi hermano.

tormenta de espadas, tyrion ix

 

EL HOMBRE ADULTO

Tywin Lannister planeando su estrategia, por Magaly Villeneuve

Así siguieron las cosas hasta el año 298 D.C.: la Guerra de los Cinco Reyes se desata, y la Casa Lannister se enfrenta a los Tully y los Stark. Kevan marcha junto a Tywin y sus ejércitos a las Tierras de los Ríos. No es casualidad que la primera vez que aparezcan los dos, se encuentren juntos: Tywin dirigiendo la estrategia a seguir y Kevan a su lado ayudándole en cada paso que da:

—Los señores del Tridente están derrotados. Ser Edmure Tully ha sido capturado, junto con muchos de sus caballeros y vasallos. Lord Blackwood guió a unos cuantos supervivientes de vuelta a Aguasdulces, y tu hermano los tiene bajo asedio. Los demás huyeron a sus correspondientes fortalezas.

—Tu padre y y o las hemos atacado una a una —dijo ser Kevan.

juego de tronos, tyrion vii

 

Kevan intervendrá liderando el centro de las fuerzas de los Lannister en la Batalla del Forca Verde, y Tywin le asigna una posición fundamental dentro de su estrategia:

—Es cierto: situé a la izquierda a los hombres menos disciplinados. —Lord Tywin apuró la copa, con rostro inexpresivo—. Había previsto que no resistirían. Robb Stark no es más que un crío inexperto, con más valor que inteligencia. Tenía la esperanza de que, si veía derrumbarse el flanco izquierdo, intentaría atacar por ahí para derrotarnos. Las picas de ser Kevan lo rodearían, lo atacarían y lo acorralarían contra el río mientras llegaba yo con la retaguardia.

juego de tronos, tyrion viii

 

Más adelante, Tywin le encarga la desolación de las Tierras de los Ríos; una tarea para la que, a priori, Kevan no parece el hombre más adecuado dado su carácter amable y de “mano derecha” en lugar de ser un líder nato. Sin embargo, Kevan asume su deber (como está acostumbrado) y, como sabremos más tarde, cumplió su labor con gran eficacia, para desgracia de muchos. Una muestra más de su destreza y competencia.

Kevan continuará acompañando a Tywin durante las batallas que se suceden durante la guerra, incluso en la Batalla del Aguasnegras, la batalla decisiva que consolidó el reinado de su sobrino-nieto Joffrey y selló la alianza entre las casas Lannister y Tyrell. Tras la batalla, es nombrado Consejero de Edictos, un cargo que suele ser utilizado para introducir en el Consejo Privado a alguien a favor de una facción. Podemos interpretarlo como asignarle de nuevo un mero papel de herramienta en la consolidación del poder de los Lannister o como la recompensa que se merece por su labor. De lo que no hay duda es de que se trata de una tarea perfecta para Kevan.

Tyrion sabía por experiencia que ser Kevan era la vanguardia de su hermano en el Consejo. Jamás tenía una idea que a lord Tywin no se le hubiera ocurrido antes.

tormenta de espadas, tyrion iii

 

Más tarde, además de servir al rey como Consejero de Edictos, se ocupará de entrevistarse con Tyrion cuando sea apresado por la acusación de haber envenenado al rey Joffrey. No hay manera de saberlo, pero es muy seguro que esa función también le fuera encomendada por Tywin para poder supervisar cualquier acción por parte de Tyrion. De nuevo, se encarga de una función auxiliar en beneficio de su Casa.

DECADENCIA Y LIDERAZGO

Tras el asesinato de Tywin por su propio hijo Tyrion, tanto la Casa Lannister como el reino entero no solo pierden a la figura de autoridad que tanto necesitaban para poder solucionar sus problemas internos, sino que también pierden a Tyrion, uno de sus miembros que ya han demostrado su capacidad para mantener a su familia en el poder cuando las amenazas afloraban por todas partes (y que además ha sabido limitar las estupideces de Cersei). En un reino devastado por las guerras y una corte en la que los Tyrell pronto demuestran su intención de disputar el poder a quien sea, los Lannister restantes son Cersei, Jaime y Kevan. Cersei no es para nada la persona idónea para ello (orgullosa, narcisista, ambiciosa, paranoica…); y Jaime es un guerrero, ni capacitado ni interesado en el gobierno y las intrigas palaciegas. Solo Kevan parece el indicado para liderar a los Lannister en esta nueva etapa y asegurar el reinado de Tommen, hermano de Joffrey; y parece que incluso Cersei se da cuenta. Sin embargo, Cersei opta por tenerle a su servicio en lugar de gobernar juntos, sin siquiera pensar que Kevan podría tener un criterio propio y renegar servirle, ni mucho menos dar un puñetazo sobre la mesa:

—Lancel necesita mi ayuda.

—Tommen también. —Cersei no había pensado que tendría que convencer a Kevan. «Nunca se hizo de rogar con mi padre»—. El reino te necesita.

—El reino. Claro. Y la Casa Lannister. —Bebió otro trago—. Muy bien. Me quedaré y serviré a Su Alteza, el Rey…

—Excelente —empezó a decir ella, pero Ser Kevan alzó la voz para interrumpirla.

—… siempre que me nombres regente además de Mano, y te vayas a Roca Casterly.

Durante un instante, Cersei no pudo hacer nada más que mirarlo.

—La regente soy yo —le recordó.

—Lo eras. Tywin no pensaba dejarte seguir en ese cargo. Me contó que planeaba enviarte de vuelta a la Roca y buscarte otro marido.

festín de cuervos, cersei ii

 

Cersei Lannister ante el trono, por Magaly Villeneuve

Parece que tras la muerte de Tywin, Kevan observa el estado de las cosas y decide rebelarse contra Cersei, sabiendo que su regencia solo sumiría a los Lannister y al reino en decadencia. Durante la conversación cita en varias ocasiones a su hermano, y no es de extrañar: Tywin es su modelo de gobernante, y precisamente es por la necesidad de mantener su legado (la posición de los Lannister) que decide sucederle. Pero a Cersei no le sentará nada bien, ante lo que Kevan decide descubrirse, destruyendo esa imagen de segundón que siempre le había perseguido:

—¡El Rey es mi hijo!

—Sí —dijo su tío—. Y por lo que vi a Joffrey, tu incompetencia como madre sólo es comparable a tu ineptitud como gobernante.

Ella le tiró a la cara el contenido de la copa de vino.

Ser Kevan se levantó con pausada dignidad.

—Alteza. —El vino le corría por las mejillas y le goteaba de la barba recortada—. ¿Me das permiso para retirarme?

—¿Con qué derecho te atreves a imponerme condiciones? No eres más que uno de los caballeros de la Casa de mi padre.

—No poseo tierras, cierto, pero en cambio, tengo ciertos ingresos, y también cofres de monedas. Mi padre no olvidó a ninguno de sus hijos antes de morir, y además, Tywin sabía recompensar los buenos servicios. Doy de comer a doscientos caballeros y en caso de necesidad puedo doblar ese número. Hay jinetes libres que seguirían mi estandarte, y tengo el oro necesario para contratar mercenarios. No harías bien en tomarme a la ligera, Alteza… Y menos todavía en convertirme en tu enemigo.

festín de cuervos, cersei ii

 

Así las cosas, Kevan decide abandonar la corte, volver con su familia para atender sus propias necesidades en vez de las de su Casa, y dejar a Cersei gobernando a su suerte. Jaime intentará persuadirle para que vuelva y se haga cargo del gobierno, pero no tendrá ningún éxito. Si estuviéramos en la posición de Kevan, veríamos que dos personas (Cersei y Jaime) que representan el declive de su familia y la destrucción de toda la obra de Tywin, y a los que apenas respeta, le piden que continúe actuando como lo que siempre ha debido ser. Kevan decide ignorar sus peticiones y comenzar a pensar en sí mismo.

—Si hay un enfrentamiento, no es por mi causa. ¿Cersei quiere gobernar? Muy bien, ahí tiene el reino. Lo único que pido yo es que me deje en paz. Mi lugar está en Darry, con mi hijo. Hay que restaurar el castillo; hay que sembrar y proteger las tierras.

festín de cuervos, jaime ii

 

No solo eso, sino que decide dejar de hacerse el ciego y revelar que conoce el terrible secreto de Cersei y Jaime:

—Abandonas a tu Rey cuando más te necesita —le dijo—. Abandonas a Tommen.

Tommen tiene a su madre. —Los ojos verdes de Ser Kevan le sostuvieron la mirada sin parpadear. Una última gota de vino tremoló húmeda y roja bajo su barbilla antes de caer por fin—. Sí —añadió en voz baja tras una pausa—, y creo que también a su padre.

festín de cuervos, cersei ii

 

—Tu hermana ya conoce mis condiciones. No han cambiado. Díselo la próxima vez que vayas a su dormitorio.

festín de cuervos, jaime ii

 

Cersei castigará a Kevan nombrando a Ser Daven Lannister Guardián del Occidente y a Damion Lannister castellano de Roca Casterly, dos cargos que en otras circunstancias hubieran pertenecido a Kevan. Sin embargo, pronto su pronóstico sobre los desaciertos de Cersei se cumple, pues terminará siendo arrestada por la nueva amenaza que se cierne sobre la corona: el Gorrión Supremo, el líder de una facción fanática y ultraconservadora de seguidores de la Fe de los Siete que se erigirá como Septón Supremo y se apoderará de las calles de Desembarco del Rey.

El Gorrión Supremo ante las clases bajas, por Marc Simonetti

Cersei no advertirá el peligro que representa e intentará utilizarle para debilitar a los Tyrell. Primero le dará aún más poder tras permitirle restaurar a los Hijos del Guerrero y los Clérigos Humildes (dos órdenes militares que tan solo responden ante el Septón Supremo y los Siete, no ante la Corona) y luego hizo que arrestase a Margaery Tyrell y a sus primas acusadas de adulterio tras la falsa confesión de Ser Osney Kettleblack, una marioneta de Cersei. Pero el Gorrión sospechó de esta confesión, y torturó a Ser Osney hasta que admitió no solo que la acusación se debía a las intrigas de Cersei, sino que le había encargado asesinar al anterior Septón Supremo. La Fe arrestará a Cersei acusándola de adulterio, incesto, asesinato y deicidio, a la espera de un juicio por un Tribunal de la Fe.

Los miembros del Consejo Privado le ofrecen a Kevan el cargo de regente de Tommen (que inicialmente le exigió a Cersei), por lo que ahora Kevan regresa y se hace cargo de la caótica situación y expulsa definitivamente a Cersei. En primer lugar, intentará pacificar las relaciones con los Tyrell concediendo a Lord Mace el cargo de Mano del Rey, e introduce en el Consejo Privado a dos de sus vasallos: Lord Randyll Tarly como Consejero de Edictos y Lord Paxter Redwyne como Consejero Naval. Después pasa a ocuparse de la situación de Cersei, convenciéndola de que expíe sus pecados tal y como le exige el Gorrión Supremo, caminando desnuda desde el Septo de Baelor hasta la Fortaleza Roja. Finalmente, Cersei afronta la humillación y accede, aunque aún guardará rencor y resentimiento contra su tío por apartarla del poder.

«No tengo por qué sentirme culpable —se dijo ser Kevan—. No me cabe duda de que Tywin lo comprendería. Fue su hija quien cubrió de oprobio nuestro nombre, no yo. Hice lo que hice por el bien de la casa Lannister».

danza de dragones, epílogo

 

La penitencia de Cersei, por Marc Simonetti

Kevan continuará ejerciendo como regente de Tommen, tratando de pacificar el reino frente a todos los problemas que debía solucionar, pues los fanáticos del Gorrión Supremo no eran la única amenaza del reinado de Tommen. Mientras que los Hijos del Hierro, bajo el mando de su rey Euron Greyjoy, saqueaban las costas del Dominio sin oposición (aunque Lord Paxter marchó con su flota a enfrentarse contra ellos), al sur la Compañía Dorada comenzó con rotundo éxito la conquista de las Tierras de Tormenta, proclamando al hijo de Rhaegar Targaryen como Aegon VI. En el Norte, Stannis Baratheon avanzaba para enfrentarse contra Roose Bolton, Guardián del Norte. Y finalmente, la reconciliación con la Casa Martell tras el intento de asesinato de  la princesa Myrcella Baratheon en un intento fallido de rebelión, para lo que se concedería un asiento en el Consejo Privado a Nymeria Arena, hija bastarda del príncipe Oberyn Martell.

La buena gestión de Kevan tendrá sus consecuencias: Varys, el antiguo Consejero de los Rumores, que había estado conspirando durante años para que Aegon Targaryen fuera el nuevo rey de Poniente, le asesina (después de asesinar al Gran Maestre Pycelle) de la misma manera que murió su hermano Tywin: con una saeta de ballesta:

—Me duele en el alma, mi señor. No merecéis morir a solas en una noche tan fría y oscura. Hay muchos como vos, hombres buenos al servicio de malas causas… Pero vos amenazabais con destruir el trabajo de la reina y reconciliar Altojardín con Roca Casterly, y unir la Fe y los Siete Reinos bajo el mando del pequeño rey, así que… —Entró una ráfaga de viento, y ser Kevan se estremeció—. ¿Tenéis frío, mi señor? No sabéis cuánto lo siento. El gran maestre se ha ensuciado al morir, y el hedor era tan insoportable que tenía miedo de asfixiarme.

Ser Kevan trató de incorporarse, pero lo habían abandonado las fuerzas, y apenas sentía las piernas.

—La ballesta me pareció lo más adecuado —prosiguió Varys—. ¡Teníais tanto en común con lord Tywin…! Vuestra sobrina pensará que os han asesinado los Tyrell, quizá en connivencia con el Gnomo. Los Tyrell sospecharán de ella. Alguien encontrará la manera de culpar a los dornienses. Las dudas, la división y la desconfianza minarán el terreno bajo los pies del niño rey mientras Aegon alza su estandarte sobre Bastión de Tormentas y los señores del reino se unen en torno a él.

danza de dragones, epílogo

 

Así es como termina este hombre. Todo el trabajo a lo largo de su vida se vendrá abajo en tan solo unos meses, mientras los enemigos de su rey se ciernen sobre él hasta que sea demasiado tarde. El reinado de Tommen está condenado con la muerte de Kevan, y la Casa Lannister, —seguramente— también.

Ahora, es vuestro turno: ¿qué opináis de Ser Kevan Lannister? ¿De verdad aceptó ese papel secundario, o no tuvo más remedio? ¿Qué sucederá cuando se descubra la muerte de Kevan? ¿Creéis que sin él Tommen y los Lannister están perdidos?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif