Análisis de la cuarta temporada de Juego de Tronos.

En pleno agosto, los leales continuamos por nuestra particular travesía por los mares de Game of Thrones, la serie que durante tanto tiempo nos ha acompañado. Aunque ya haya finalizado su emisión, creemos que resulta particularmente interesante echar la vista atrás y valorar la serie de HBO desde sus inicios y en su conjunto. Por este motivo, el Titán lanzó un llamamiento hace unas semanas para reclutar a nuevos Escribas Leales, que se ofrecieron voluntarios para tan ardua tarea (especialmente aquellos que les toque analizar según qué temporadas… nuestros pensamientos están con vosotros) y que, de forma periódica, analizarán una temporada de la serie. Sigue el calendario de publicaciones en esta entrada.

Esta semana es el turno de un leal que, al igual que su tocayo en la serie, ahora también tiene otro nombre: @Young Griff. El que antes fuera conocido como Jon Snow A.K.A.Targaryen, ya decidió enrolarse en los Escribas Leales con su meticulosa reseña del capítulo 8×04: Los últimos Stark, para más tarde atreverse con Brandon Stark, el primero de su nombre, donde analizó las posibilidades de ver en los libros lo mismo que en la serie respecto al Rey de los Seis Reinos. Pues bien, una vez más  ha acudido a la llamada del titán para analizar la temporada que transcurrió durante la primavera de aquel año 2014, cuando todavía el fandom no salía de su asombro por lo sucedido en Boda Roja y aún faltaba media adaptación de Tormenta de Espadas, un libro repleto de momentos para el recuerdo cuya resolución estábamos deseosos de ver en pantalla.


Juego de Tronos: Temporada 4

— Young Griff —


La review sobre la cuarta temporada de Juego de Tronos, he decidido dividirla en tramas. Principalmente, sobre los mayores protagonistas o sucesos remarcables, como son el juicio de Tyrion y la batalla en el Muro. Antes de comenzar, he de decir que esta es mi temporada favorita, y que por ende, al revisionarla, he sacado tantos apuntes que será imposible mantenerlos todos, por lo que quizás algunos hechos hayan de quedarse fuera.

Tyrion sucumbe al abismo

La Boda Real se acerca, y con ella las desgracias y los vientos venidos del sur. Dorne ha llegado a la capital, y el Príncipe Oberyn Martell hace su “no aparición” dejando al enano de Roca Casterly en ridículo frente a Bronn y Podrick. Más adelante, el ingenioso Lannister localizará al príncipe y entonces la Víbora del desierto dejará claro al enano que los Lannister no son los únicos que pagan sus deudas.

En una conversación entre Sansa y Tyrion se habla de la Boda Roja, pues Sansa está sumida una pequeña depresión en estos momentos, y no es de extrañar. Su padre muerto, sus hermanos muertos (o eso cree), su hermana desaparecida (presuntamente muerta) y su madre muerta. No le queda nadie vivo, por dios, solo el bastardo del Norte al que nunca ha considerado un hermano. Lo que le falta es ser la chica del sexto sentido y ver muertos, ahí seguramente se divertiría más, pues tiene media familia en el otro barrio.

En la conversación que establecen ambos, conversan sobre el cadáver de Robb (cuya cabeza fue intercambiada por la de Viento Gris), y su madre, quien fue tirada al río. Curioso que mantengan fidelidad en este aspecto y luego se nos niegue Lady Corazón de Piedra…

¿¿Por quééé??

Tras una discusión entre Shae y Tyrion, se puede ver a una criada espiando y obviamente se cosca del asunto. Cersei tiene sus pajaritos cerca de su hermano, curioso que él no haga lo mismo (que sepamos) cuando se supone que es tan listo.

Y así trascurrieron los días en Desembarco, hasta que llegó el turno de la entrega de regalos al Rey. Nuestro enano favorito escucha hablar sobre Shae a su padre, quien la mira con una sonrisita (qué cabrón, tenía todo planeado), ergo decide largarla a Pentos en un navío, y en una escena maravillosamente actuada por Peter, rompe con el amor de su vida (en la serie), y termina ordenando a Bronn acompañarla, quién obviamente no se encargaría en demasía.

Juicio de Tyrion

Al fin llegamos al juicio de Tyrion, sin dudas mi momento favorito de la temporada y del que hablaría sin cesar sobre la composición cinematográfica, pues es una maravilla. Pero trataré de ser breve y conciso.

A un lado tenemos a quienes apoyan o creen a Tyrion: Margaery, Olenna, Jaime; al otro, a quien le acusa y no le cree: Cersei. En el centro de esta composición tendremos al juez, por encima de todos, mostrando su autoridad: Tywin Lannister. Conforme va avanzando el juicio, el plano de Tyrion va dándole más y más poder, pues aunque comienza desde un plano contrapicado, seguirá en un picado, para terminar en otro picado. Pero esto sería hablar estrictamente de la cinematografía. Por lo que ahora me centraré en los hechos.

El juicio está amañado y Jaime lo va notando. Hay un breve parón en el que Tywin y Jaime hablan, y este último ofrece dejar la capa blanca y ser el señor de Roca Casterly si Tywin perdona a Tyrion. El patriarca acepta rápidamente. ¿Era todo esto una estrategia? Recordemos que Tywin es un tipo muy inteligente, que sabía bien cómo se amaban los hermanos. Quizás trató de usar la acusación a su favor.

El juicio prosigue, sin embargo, y la llegada de Shae anuncia la derrota de Tyrion. Éste, al verse traicionado por todos y sin una sola ayuda, suelta un discurso tan bien actuado que le otorgó un Emmy a Peter Dinklage, y que para mí es quizás la escena mejor actuada de toda la serie y probablemente mi favorita. “Ojalá fuese el monstruo por el que me tomáis […] Demando un juicio por combate”. El juicio ha terminado.

Tras pedir ayuda a Bronn o Jaime y ambos negarse, Oberyn, quien fue jurado en el juicio y vio la manipulación en el mismo, decide ir hacia la celda del pequeño. “Si queréis justicia, habéis venido a un mal lugar”, le dice Tyrion. Sin embargo, Oberyn lo niega y dice que luchará contra la Montaña, será su campeón.

¿Qué decir de la batalla? Es de mis favoritas, tanto en coreografía como en lo que trata de mostrar Oberyn. Fue tras esta temporada que leí los libros, por lo que me pilló de sorpresa el final. Aunque un amigo me hizo spoiler y luego me dijo que era mentira, me pegué toda la batalla temiendo el final, y cuando vi a la Montaña tirada dije: “uf, me ha me mentido”, y de súbito… Todos mis sueños se rompieron cuando Oberyn cayó.

La cara de satisfacción de Jaime al ver la “victoria de Oberyn” es increíblemente tierna. No debe mostrar que quiere que gane su hermano, pero la felicidad escapa por sus poros. Mientras, Tywin mantiene el rostro impasible. Todo esto se revierte cuando a Oberyn le estalla la cabeza (como a más de uno nos pasó) y nos fundimos con tanta información con Ellaria Arena, quien gritando se araña la cara, lo que dio lugar a muchos memes. Muchos, muchos memes.

Ellaria advirtiéndonos de la trama de Dorne

Tyrion, pese a todo, logra huir con la ayuda de Varys, quien en el juicio le dijo que no olvidaba, y de su hermano mayor. Aquí hay un punto de inflexión con los libros en ambos personajes, y es que Jaime no le cuenta la verdad sobre Tysha y su relación no se romperá, por lo que desviarse para matar a Tywin realmente no tiene demasiado sentido. Recordemos que un mataparientes es lo peor en Poniente. Además, por perder esa conversación, nos perderemos parte de la evolución de Jaime y la decadencia real de Tyrion.

Antes de asesinar a su padre verá a Shae en su cama, y es aquí donde la hipocresía de Tywin se muestra, pues recordemos que éste le ordenó a su hijo no traer a ninguna puta y le echaba en cara ser un putero. Finalmente, tras asesinar a su amada, Tyrion acaba con la vida de su padre con la famosa ballesta en el baño. Descubriendo que no, no cagaba oro. Sin lugar a dudas, Tyrion es el gran protagonista de esta temporada.

Sansa, el lobo sin colmillos

Meñique aclara a Sansa que fue él quien asesinó a Joffrey y, cuando la joven Stark pide explicaciones, el inteligente exconsejero de la moneda suelta una frase que revela cómo juega al juego de tronos: “Si no saben quién eres, ni lo que quieres, no pueden saber qué piensas hacer“.

Meñique decide llevar a Sansa al Valle (donde debería quedarse según las novelas). Es llamada Alayne (guiño bastante obvio a los lectores). Lysa termina revelando que fue ella quien asesinó a su marido por órdenes de Meñique. Se casan tan solo unos minutos más tarde y Meñique logra con eso ser el Lord Protector del Valle.

Días o semanas después de la llegada de la joven loba, Sansa se encuentra en una terraza del Nido de Águilas, donde decide hacer un castillo de nieve, Invernalia, y Robalito decide echarlo abajo, escena muy similar a los libros. Después, Meñique, tras espantar al enfermizo señor, besa a Sansa y Lady Arryn los ve.

Más tarde, Lysa amenaza a Sansa, y después de una discusión unilateral, aparece Meñique que terminará arrojándola a la Puerta de la Luna: “Sólo he amado a una mujer, sólo a una en toda mi vida, tu hermana”, leves diferencias con los libros, “Sólo a Cat”.

El juicio de Meñique por Lord Royce termina con Sansa salvándole, mintiendo por él. Parecido a las novelas, pero sin alguien a quien culpar más allá de a la melancolía. Sansa vestida de negro y tras ella la luz resplandeciendo a la vista de Meñique, simplemente preciosa escena con gran simbolismo. El florecer de Sansa, el despertar de su personalidad.

Jaime Lannister, el caballero roto

En una escena entre Joffrey, Jaime y Meryn (cuando los Guardias Reales no eran extras), vemos por vez primera el Libro Blanco de la Guardia Real, en el que se nos menciona a Ser Arthur Dayne y a Ser Duncan el Alto. Joffrey se mofa del hecho de que su “tío” no tenga más de una página, mientras que Jaime, haciendo gala de un positivismo realmente sorprendente, afirma que aún posee tiempo. Aunque Joffrey se vuelve a mofar, el que ríe el último, ríe mejor, y finalmente las páginas del caballero dorado serán rellenadas.

Durante la entrega de regalos, Lady/Ser Brienne trata de convencer a Jaime de que tiene que cumplir sus votos (es el jodido ángel del hombro de Jaime. Seguro que todos adivináis quién es el demonio). Los dilemas morales y los votos de Jaime volverán a confrontarse días después, cuando Cersei le pida que busque y traiga de vuelta a Sansa, al tiempo que le acusa de que no lo haría, pues le hizo un juramento al enemigo, Catelyn Stark. Lo que decía, ángel y demonio.

Brienne se va de aventuras con Podrick. Van en busca de Sansa Stark, con Guardajuramentos como espada protectora, entregada por Jaime. Recordemos que esta espada nació de Hielo.

Cersei, reina loca

¿Qué clase de rey crees que serás?”, preguntaba Tywin a su nieto; “¿un buen rey?”, respondía Tommen. Tywin insiste en conocer cuál es la cualidad más importante en un buen rey: “la santidad”, decía más tarde el pequeño. Entonces le habla sobre Baelor el Santo. “La justicia”, contestaba entonces el joven rey. Pero Maquia… quiero decir, Tywin, habla sobre Orys I. “¿Y la fuerza?”, preguntaba Tommen, buscando la respuesta que su abuelo quería escuchar. Pese a todo, tampoco era la adecuada, pues Tywin le habla entonces sobre Robert, con el que curiosamente (gracias a Jon Arryn) el reino tuvo una paz próspera durante su reinado (17 años en la serie).

La respuesta final del nuevo Rey será la definitiva: “sabiduría”, exclamaba el jovenzuelo. “¡Sí!”, respondía el patriarca Lannister. La sabiduría era lo que para Tywin marcaba un buen o mal rey. “¿Pero qué es la sabiduría?”, preguntaba Tywin, para terminar diciendo entre líneas: “tú hazme caso, escúchame y obedéceme; yo tendré el poder del reino”.

Llega la escena de sexo entre Jaime y Cersei, que para todos nosotros es una violación y para D&D es sexo consentido… Miedo me da eso. Poco más que añadir, más que decir que hubo golpes, y un no parar de “Aquí no, por favor. Para, para.”, mientras Cersei sigue golpeando y tratando de quitarse de su hermano. Sin embargo, para Demonio y Demencial esto es algo totalmente consentido. Días después, Tommen será coronado por todo lo alto frente a la Corte. No como Bran.

Tywin y Cersei hablan sobre el matrimonio de la reina madre con Loras Tyrell, quien, recordemos, en la serie es el heredero de Alto Jardín. Adoro el discurso de Cersei sobre la familia pues, ¿quién tan cegado por la perfección de su familia, podría saber lo que ésta realmente hacía? De esta forma se demuestra la enorme contradicción en Tywin, que luego se ahondará más en otro terreno.

Quiero remarcar que tras una conversación con Jaime, la matriarca Lannister afirma que su hermano no es su familia por matar a su madre, algo que considero triste cuanto menos. A Tywin lo puedo entender, pues tiene tres razones: Tyrion es un enano, por lo que es una “vergüenza” según él; el comportamiento del gnomo deja mucho que desear para lo que Tywin espera de un hijo suyo (todo lo que es Jaime); y además por su nacimiento murió su amada, la única que arrojaba luz a su oscuro corazón. Sin embargo, Cersei en las novelas me lo creo, al final está obsesionada con la profecía, pero aquí se la saltan y no le encuentro el sentido a tanto odio y negación.

La verdadera lealtad de Jon

Jon tiene un juicio delante de Janos Slynt (¿qué narices hace ese hombre como uno de los grandes de la Guardia?), Thorne, unos cuantos extras y nuestro querido Aemon. Quiero remarcar una conversación entre Thorne y Aemon:

THORNE.— No confío en el bastardo.
AEMON.— Ha dicho la verdad.
THORNE.— ¿A caso sabéis siempre cuándo miente un hombre? ¿Cómo adquiristeis ese mágico poder?
AEMON.— Me crié en Desembarco del Rey.

La sobrada de Aemon me ha encantado, a decir verdad. Me declaro fan de este hombre tanto en novelas como en serie.

Jon Snow realiza una petición, irse hacia la casa de Craster a vengar a Mormot, para evitar un asentamiento. Una transacción entre Locke, quien se ofrece voluntario, y Alisser Thorne. Luego el montaje nos lleva a un antiguo miembro de la guardia bebiendo de una calavera, todo muy claro. De esta forma nos avisan de que Locke está planeando matar a Jon.

Después de volver del Torreón de Craster, habiendo vencido, con perdidas poco notables y dejando a las mujeres a su libre albedrío, descansan un poco y comienza toda la gran batalla de la que salen victoriosos. Sin embargo tras haberse sentido tan diezmados y verse en condiciones deplorables para aguantar, Jon decide tener un encuentro con Mance.

La “negociación” entre Mance y Jon que recuerdo de los libros dicta bastante de esta, pues Tormund, quien en los libros está en la tienda, aquí está preso y no nos puede encandilar con sus historias. Aquí, sin embargo, hay un punto rescatable, y es que te cuentan que el gigante que murió era un rey, el último de su linaje. Recuerdo que la primera vez que vi la serie y escuché aquello sentí tristeza, veía la decadencia de aquella raza tan próxima.

Las intenciones de Jon no son hablar, sino asesinar al Rey-Más-Allá-del-Muro, quien al descubrir las intenciones le hace unas preguntas interesantes sobre si sería capaz de matar a un hombre que trata de negociar una paz. Eso me hizo cuestionarme el honor de Jon, quien realmente estaba a punto de realizar un acto éticamente reprochable. Sin embargo todo esto se ve interrumpido por el ejército de Stannis, que cerca a los salvajes y los vence de forma tajante.

Cuando Stannis molaba

Esa misma noche, Jon va a visitar a nuestro salvaje favorito. “Ella era del norte, del auténtico norte, ¿me comprendes?”, le dice Tormund a Jon después de preguntarle si amaba a Ygritte y afirmar que ella sí le amaba a él. Después, Jon celebra el funeral al otro lado del Muro. Tras esto, se aleja sin decir nada, como uno más del Pueblo Libre. Precioso, sin embargo la cámara acercándose a Kit y mostrándonos sus pocas dotes para la actuación, rompe un poco la magia de la escena, pero lo pasaré por alto. Pese a todo, me encantó.

Las locas aventuras de Arya y el Perro

Arya y el Perro se encuentran con Polliver en una taberna. Tras una conversación con uno de los hombres que se encuentran ahí, termina habiendo una trifulca en la que el Perro, tras vencer a varios hombres, deja sin ojos a uno de ellos (paralelismo con lo que luego hará su hermano) y con Arya recuperando Aguja, asesinando a Polliver y, por ende, tachando un nombre de su lista.

Estarán muertos en invierno”, bramaba el Perro ante una Arya enfadada por ver a su captor robar a quienes le habían propiciado comida y alojamiento. “Eso no lo sabéis”, gritaba la otra. En la temporada seis tendremos una escena en la que el Perro, acompañado de Beric y Thoros, se adentrarán en una casa y verán un hombre y una muchacha muertos; habían muerto durante el invierno.

Arya y el Perro ven a un hombre moribundo, “ojalá fuera vino”, dice el moribundo. El Perro le deja beber y luego lo asesina diciendo: así se mata a un hombre, paralelismos claros con los libros. Hubiese deseado, no obstante, que fuese calcado, con ese “Y la piedad” de los libros, y pidiendo el vino, no tan solo esas dos frases. Poco después son atacados y Arya muestra que aprende rápido.

Días o semanas más tarde, llegan al Valle de Arryn, a las tres puertas. La cara de Sandor cuando se entera de la muerte de Lady Arryn es un poema, y la risa de Arya viendo que todos sus familiares están muertos, simplemente brutal esa escena.

Las aventuras de Arya y el Perro por las Tierras de los Ríos llegan a su fin con la llegada de Brienne de Tarth. Disfruté mucho viendo al Perro como influencia paterna y protegiendo a Arya como si fuese su hija. Me encanta la relación que se acaba formando entre ellos. Sin embargo, esto es Juego de Tronos, y cuando la pelea finaliza con la derrota de Sandor, la joven Stark se aleja dejádole morir sufriendo, sin concederle “la misericordia”.

La temporada cierra con Arya alejándose en un barco de Braavos, dispuesta a unirse a los Hombres sin Rostro para entrenarse y ser la mayor asesina de Poniente.

Bran en su ascenso a lo divino

Bran aparece y, tras pasar horas en Verano, es Jojen junto a Meera quien ha de advertirle del peligro que supondría olvidar quién es al pasar demasiado tiempo en su lobo. Más tarde tiene una visión, de la que rescataré que el Cuervo de Tres Ojos le llama, donde se ven mil cuervos moviéndose hacia la cámara (quizás como guiño al nombre de Brynden) y a Drogon sobrevolando Desembarco; lo que todos pensábamos que sería algo feliz y acabó en tragedia. Recordemos que George aquí todavía escribía guiones y era asesor, y en la visión aparece un solo dragón, por lo que, tras lo visto, al final creo que en los libros los otros dos terminarán cayendo de alguna forma (¿Victarion con Atadragones?).

Bran descubre que Fantasma está en una jaula, ¿quién de los renegados de la Guardia fue capaz de encerrarle? Poco después, los viajeros son capturados y Bran se descubre para salvar a un Jojen epiléptico. Más adelante, Jojen le habla a Bran sobre la cueva y finalmente, tras la charla, se mira la mano, una mano de fuego (la bomba que le matará al final).

Te he visto morir esta noche, he visto tu cuerpo arder“, espeta Jojen al líder traidor. Locke trata de llevarse a Bran, pero éste entra en Hodor. Mientras Jon lucha y se encarga de todo, el pequeño Stark se alejará tomando la decisión de no hablar con su medio hermano para no interrumpir su camino.

El viaje de Bran llega a su fin, de una vez por todas. Divisan el árbol arciano que se encuentra en lo alto de una pequeña colina. Los espectros, como si fuesen republicanos en la Guerra Civil, realizan la guerra de guerrillas con una emboscada ante el arciano. No os preocupéis, pues Hoja en otra vida fue una ranger, por lo que lanza bombas a estos esqueletos vivientes y los deja para hacer un caldo.

Al fin llega al árbol arciano, pero no sin antes perder al bueno de viejojen, quien les acompañó durante tanto tiempo. Que los dioses te aguarden en su gloria. Tras esto, una escena realmente buena: Brynden recibe a los invitados emparedado en un árbol y parece sacado de las novelas, aunque su ojo sigue en su cuenca y, joder, ¿qué les hubiese costado ese “guiño” a la saga literaria?

¿Me ayudarás a volver a andar?”, pregunta Bran. Jamás volverás a andar, pero volarás, le contesta el Cuervo de Tres Ojos. Frase sacada de las novelas y que, aunque en la serie no veremos cómo entrena con los cuervos, sí veremos cómo los llegará a usar. Gran cierre para una de mis tramas favoritas, quizás mi favorita.

Dany, Rompedora de Cadenas

Mientras siguen un sendero hacia Meereen, Daario aconseja a Daenerys que sea parte del mundo de Meereen, es decir que se muestre como una más, no como una extranjera. En el viaje se encontrarán con el primer esclavo crucificado (son 163). Afirma con cara enfadada que verá cada una de sus caras y pide que le quiten el collar de esclavo antes de enterrarlo.

Daario, al llegar a la entrada de la ciudad, se enfrenta a un guerrero montado a caballo. Nuestro ganador derrota primero al caballo y luego corta la garganta de su adversario. Una batalla frenética y rauda. Luego mea frente al pueblo de Meereen, debido a la burla que su contrincante realizó antes del combate.

Luego, Dany declara que ha venido a liberarlos, y lanza con catapultas todas las cadenas que los hombres libres a sus espaldas portaban anteriormente. La conquista de Meeren ha comenzado.

Ese de ahí también tiene pinta de traicionarme

Los amos dejan a todos los esclavos juntos en pos de una batalla (inteligente jugada). Debaten si luchar o no. Gusano Gris, que se había infiltrado, les convence. A todo esto le sigue una escena matando a un amo y otra en la que Dany ha vencido. “Mhysa“, gritan; ella no hizo nada más que alentar la matanza. 163 niños por 163 amos, declara la mujer de cabello plateado. Barristan le dice, “La ciudad es vuestra, todos ellos son ahora vuestros súbditos. A veces es mejor responder a la injusticia con clemencia“. Sin embargo, Daenerys no opina igual y responde, Responderé a la injusticia con justicia.

La conquista finaliza con un primer plano de Dany en la cima de la pirámide. De fondo escuchamos gritos alejados venidos de la anterior escena, y la cara de vencedora de la reina, a quien no le tiembla el pulso impartiendo “justicia”. La cámara se aleja mostrándonos una panorámica espectacular de la cima y la bandera Targaryen ondeando.

Días después, Ser Barristan recibe una carta mientras pasea por la ciudad, ¿no debería estar protegiendo a la reina como un Guardia Real? La carta es el perdón real de Ser Jorah, y la Khalessi le desterrará por ello. (Recibirás tres traiciones: una por amor, una por oro…). Danerys le larga de la ciudad.

Un antiguo esclavo que era maestro habla de que quiere volver a ser esclavo, algo interesante que me recuerda a Hermione con los elfos en Harry Potter (trama solo literaria), donde trata de “liberarles” y se da cuenta de que muchos (en realidad eran todos menos Dobby) no lo desean, y tiene una actitud autoritaria tratando de imponer sus ideales ante una cultura que desconoce. Es algo muy interesante y complicado de resolver si fuésemos Daenerys.

Si en anteriores excursiones los dragones habían comido ovejas, en esta ocasión les entró curiosidad por ver cómo ardía un campesino, ¿y quiénes somos nosotros para negarles esa gracia a Drogon y a sus hermanos? De cualquier manera, Daenerys decidirá encerrarlos, pero no encontrará a Drogon, quien huirá libre.

Theon, el hombre roto

Tras una carta de Ramsay a Asha Yara sobre Theon (pues le han cortado su “juguete”), ésta decide salvarle colándose en Invernalia. Pero Theon ya no existe, ahora es Hediondo. Rápidamente terminan escapando, sin Theon; “Mi hermano está muerto”, dice Asha al alejarse de la costa en sus navíos.

Quítate los andrajos”, dice Ramsay mientras sonríe observando su “creación” o “destruccion”. Luego le da un baño como recompensa por no haberse marchado. Acto seguido le pide un favor: “Tienes que interpretar un papel, hacerte asar por quien no eres… Theon Greyjoy”. Entonces, nuestro querido Hediondo es enviado a hacer un trato y rendir Foso Cailin, prometiendo la libertad a quienes se rindan. Todo termina con Ramsay haciendo un homenaje a su casa.

Ramsay al fin se convierte en Ramsay Bolton, hijo de Roose Bolton y heredero del Norte. Mientras marchan a Invernalia, podemos ver dos portaestandartes de los Bolton, pues ahora hay dos. Excelente plano el que muestran.

Stannis, el deber de un rey

Creo que el amor que siente Stannis por su hija se hace patente en cuanto su señora esposa raja de su hija, llamándola bestia testaruda, y Stannis responde con “Es mi hija, no la golpearás”. Joder, quién nos diría que acabaría quemándola para quitar un poco de nieve. Bueno, al final todo fue una evolución muy bien construida de Stannis hacia la locura, me recuerda un poco a Daenerys. En parte me da pena, pues otras series como The Wire o Breaking Bad tienen personajes con evoluciones antinaturales y, sin embargo, Juego de Tronos resalta demasiado bien, sobre todo al desviarse de los libros. Cuando D&D deciden hacer travesuras.

Stannis y Davos partirán eventualmente a Essos, hasta llegar al Banco de Hierro. Éstos les hacen esperar, mostrando quién tiene el poder, pues en una composición cinematográfica, quien muestra al otro cuándo ha de empezarse a hablar o cuándo se ha de quedar, tiene el poder. Me parece muy interesante esta escena, que quizás pasa inadvertida, y veo interesante cómo el rey ha de esperar a unos banqueros.

Davos les hace ver que, tras Tywin, ningún Lannister es de fiar en cuanto a rentas o mantener el trono se refiere, alegando que Stannis sí lo es. De esta forma se convence a unos banqueros, mostrando tu mano medio amputada, al tiempo que hablas de justicia.

Boda Púrpura

Tyrion le entrega a Joffrey el libro “Vida de Cuatro Reyes”, del Maestre Kaeth, que era el Gran Maestre de Desembarco del Rey en el reinado de Aegon V. El libro habla de Daeron el Joven Dragón, Baelor el Santo, Aegon el Indigno y Daeron el Bueno. Tras esto, sorprendentemente Joffrey le da las gracias: “Ahora que la guerra ha acabado, debo buscar tiempo para el saber”, pero un giro de los acontecimientos que nadie esperaría de un psicópata, que recibe una nueva espada, termina destrozando el libro tras una sucesiva oleada de espadazos.

De la ceremonia de casamiento, no la celebración, de Joffrey y Margaery, solo quiero recalcar que siempre me sorprendió que llamasen al rey de las casas Baratheon y Lannister, y no solo Baratheon, pero además en la boda, la primera que se menciona es la Lannister. Entre eso y que es un bastardo…

Tras el beso, se enfoca la sonrisa de Tywin, Tyrion cediendo al aplauso, y a nuestra reina de las espinas con cara de pocos amigos. Van dejando migitas para el culmen de Joffrey. La celebración da comienzo. Olenna habla con Sansa, y de esta forma consigue el veneno que dará muerte al rey. Mientras tanto, éste escucha Las Lluvias de Castamere, símbolo del poder Lannister.

Más tarde, Margaery hace su jugada política para ganarse el favor del pueblo, y anuncia que las sobras serán enviadas a los más pobres de la ciudad, es decir al Lecho de Pulgas. Pese a todo, este acto nunca se llevará a cabo, pues Cersei, la mala de Disney, jamás lo permitirá, ¿por qué? Porque puede.

Del espectáculo de enanos he de resaltar de primeras el coscorrón que se lleva Varys por parte de uno de ellos. He estallado en risas con la cara del eunuco. Me parece una genial jugada, y vemos el enfado en el rostro de Tyrion, el insulto a la casa Tyrell con el ataque a Renly, en la que Loras muestra su enfado marchándose del lugar, algo que no entiendo, pues debería esconder más el amor que sentía, que en una sociedad medieval no estaba bien visto.

El bodorrio

Joffrey decide humillar más a su tío con varios gestos que no relataré para no extenderme demasiado, pero que obviamente nos hace odiar más si cabe al rey. La tensión continúa creciendo entre ambos, hasta que el rey ordena que hinque rodilla; todo se masca en tragedia, o eso parecía, pues al final llega la tarta y pasamos de la tensión al alivio en un momento. Excelente dirección en esta escena, me parece brutal y digna de alabanza.

Tyrion decide marcharse, pero Joffrey le frena y le ordena echarle el vino. La mirada de Lady Olenna cuando Tyrion agarra la copa es maravillosa. Se nota que sabe algo, es notorio que no quiere que Tyrion la agarre, pero no queda más remedio, y su mirada denota una pizca de tristeza, un mal menor.

Tyrion entrega la copa a Joffrey y poco después, éste termina cayendo al suelo presa del veneno del estrangulador. En los brazos de Jaime y Cersei, señala a Tyrion, quien observa atónito la copa anteriormente entregada. Olenna hace gala de un gran disimulo al pedir ayuda para el rey, mientras les maldice por ser lentos (grandiosa actuación). Dontos aparece de pronto para sacar a Sansa de la boda y llevársela a Meñique. Así concluye la boda, con la muerte de Joffrey Baratheon, el primero de su nombre.

Batalla por el Muro

Quiero recalcar que Ygritte es Legolas en mujer. Vaya puntería y esquive. Al final logran adentrarse en el interior, y comienza una encarnizada batalla intramuros.

Ygritte

Cajanos Slynt desciende al castillo por órdenes de Thorne según Grenn (cómo se la ha colado) y Jon se encarga de defender el Muro, al tiempo que Janos se esconde. En medio de la cruda batalla, Ygritte mata a Pyp de un flechazo en la garganta (lo recordaba más épico, y es simplemente rápido y sucio como sucede, como la vida misma).

Grenn se encuentra defendiendo el túnel junto a varios hombres, cantan el himno de la Guardia y perecen luchando contra un gigante, pero inspirados de valor. De las muertes más épicas de la serie (esto sí es épico, y no lo de Lyanna Mormont, que yo jamás me lo he creído).

Jon baja al castillo y empieza la lucha en el interior. Fantasma sale a la batalla y se da un buen festín (cuando salía para luchar, qué tiempos). Jon asesina al thennita líder. ¿Cómo logra matarle? Pues primero le escupe y luego le clava un martillo en la cabeza, dejando de lado su honor (como la Guardia le ha enseñado).

Ygritte termina falleciendo en sus brazos, a causa de un disparo de Olly. La muerte más dolorosa de todo Juego de Tronos para mí, después de Ned Stark. “¿Te acuerdas de la cueva? Deberíamos habernos quedado en la cueva… No sabes nada, Jon Nieve”son las últimas palabras de mi personaje femenino preferido (junto a la pequeña Stark). La escena de la cámara alejándose, la batalla detrás el fuego y Jon teniendo en brazos a Ygritte, es simplemente preciosa.

La dirección de extras es magnífica. Tras una breve conversación entre Jon y Sam, donde el primero dice que irá a matar a Mance, la cámara se aleja y vemos dos extras a la izquierda, uno consuela al otro, que está temblando de miedo. Realmente me encantó ese detallito.

De esta forma termina la última gran temporada de Juego de Tronos. Y vosotros, ¿que pensáis de esta temporada? ¿Os molestaron los cambios que la serie implementó? ¿Os gustaron las referencias/guiños? ¿Veíais la decadencia o aún pensabais que la serie seguiría el camino seguido hasta ahora?


Hasta aquí la reseña de Young Griff sobre la cuarta temporada de Juego de Tronos. Ahora es vuestro turno, ¿qué fue lo que más os gustó?, ¿y lo que menos? Y por último, os dejamos la encuesta de rigor para que votéis por vuestro capítulo favorito.

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif