Análisis de la quinta temporada de Juego de Tronos.

En pleno agosto, los leales continuamos por nuestra particular travesía por los mares de Game of Thrones, la serie que durante tanto tiempo nos ha acompañado. Aunque ya haya finalizado su emisión, creemos que resulta particularmente interesante echar la vista atrás y valorar la serie de HBO desde sus inicios y en su conjunto. Por este motivo, el Titán lanzó un llamamiento hace unas semanas para reclutar a nuevos Escribas Leales, que se ofrecieron voluntarios para tan ardua tarea (especialmente aquellos que les toque analizar según qué temporadas… nuestros pensamientos están con vosotros) y que, de forma periódica, analizarán una temporada de la serie. Sigue el calendario de publicaciones en esta entrada.

En esta ocasión, el lord comandante de la guardia de la reina, @Ser Barristan Selmy, deja de lado la capa blanca y la espada para coger pluma y pergamino y así deleitarnos con el análisis de la quinta temporada de la serie. No es la primera vez que el caballero de Torreón Cosecha decide participar como Escriba Leal, pues ya tuvimos el honor de leer su análisis del episodio 7×02: Bajo la tormenta. Esta vez regresamos al año 2015, con un fandom emocionado después de una cuarta temporada frenética y, además, expectante por los nuevos personajes y tramas que se abrían paso como culebrillas a través de las áridas dunas de Dorne…


Juego de Tronos: Temporada 5

— Barristan Selmy —


Desembarco del Rey

Empezamos la temporada con la famosa profecía de Cersei, en la que le dicen que una reina más joven y bella vendrá a quitarle todo. Sí, es que Brandon Stark es muy sexy el jodido, eso no se puede negar.

Charles Dance demuestra ser mejor actor que el resto del elenco, simplemente haciendo el papel de muerto en el Septo de Baelor. La discusión entre los gemelos es soberbia y una de las mejores actuaciones de la temporada. En estas que aparece Lancel, quien se ha unido a los Gorriones; Cersei, hasta el coño de que sus familiares sean unos inútiles, decide librarse de Jaime mandándolo a conquistar las Tierras de los Ríos. Perdón, eso es de otro sitio, lo manda a Dorne. Como el viaje es largo y aburrido, mano de oro se lleva al futuro Señor del Dominio con él para que le haga compañía.

Una cabeza cortada, una boda real y Margaery, que ahora que es reina está desatada y se da el lujo de burlase en público de su suegra. No es muy buena idea que digamos. El resultado, la leona se libra de lord pez globo, enviándolo a Braavos por correo urgente, rearma a la Fe Militante, propiciando el ascenso del Gorrión Supremo al poder y la encarcelación de Loras Tyrell.

Meñique ha vuelto a casa por Navidad y sigue jugando en todos los bandos. Éste le cuenta a Cersei que Sansa está en Invernalia con los Bolton y a la rubia no le sienta demasiado bien.

Olenna Tyrell llega a Desembarco y lo primero que hace es vacilar a Cersei, pero, al contrario que su nieta, ella lo hace con estilo. Después de una amigable charla, Olenna se marcha y vemos a Loras siendo interrogado. Y todo parece ir bien hasta que llega su amigo y lo confiesa todo, haciendo que la Fe se vuelva a llevar a Loras, y de paso a Margaery por mentirosa.

Olenna llega al Septo y vacila al Gorrión Supremo —a esta mujer se la suda todo—. Intenta negociar con él y no funciona; intenta amenazarlo y no funciona. Como bien sabe Cersei, la única forma de tratar con los fanáticos es con fuego valyrio. Y como el fanático supremo lo sabe, le ofrece a la leona quedarse una larga temporada, de forma gratuita, en el resort que él dirige.

Después de una larga temporada en el spa, Cersei ya se siente lo suficientemente relajada para volver al trabajo, así que le dice al fanático supremo que se vuelve a casa, pero éste le dice que bien, pero que primero le harán una sesión de peluquería y un paseo en pelotas por la ciudad, que va de maravilla para la piel. Una vez terminados los dos tratamientos de belleza, la reina madre está de vuelta en su castillo.

El Muro y más allá

En el Muro hay mucha confusión, han perdido a la mitad de los integrantes y al Lord Comandante. El único y verdadero Rey de Poniente, Stannis Baratheon, quiere que el sinsangre Nieve le consiga a los salvajes para su causa. Al no lograrlo, le proporciona calor al Rey Más-allá-del-Muro.

La elección del Lord Comandante se celebra y, el que no sabe nada, es elegido Lord Comandante número 998 de la Guardia de la Noche. Su ilustrísima majestad y el bastardo tienen una conversación que se resume en:

—Ven conmigo y sé un Stark.
—No puedo, soy el Lord Comandante.
—Pues anda y que te den.

Stannis se larga, pero el buen cebolla le dice al you are my queen que lo mejor que puede hacer, en vez de quedarse sentado, es mover el culo. Dicho y hecho. El soso se va a hablar con Tormund y, tras un bonito debate de ideas, llegan a la conclusión de que ambos deben ir a Casa Austera para rescatar a los salvajes, más que nada, porque Tormund le dice al ladrillo que si él no hace el viaje, entonces va a ir su puta madre. Stannis, harto de los idiotas vestidos de negro, no aguanta más y parte hacia Invernalia para conquistarla de manos de los Bolton.

Lord Bastardo, Tormund, Edd el Penas y cuatro randoms más, salen del Muro en dirección a Casa Austera, mientras el maestre Aemon se está muriendo en su cama, y no pasará mucho tiempo hasta que sucumba a la edad. Entre Barristan, el maestre Aemon y Jorah Mormont con la psoriagrís, la serie ya se ha quedado sin viejos; solo faltan Pycelle y Olenna.

Casa Austera y su batalla es sin duda la mejor inventada de toda la temporada. Por allí aparece Casaca de Matraca, quien se pasa de listo y Tormund le da una paliza hasta matarlo. Durante la reunión con los salvajes, creo que por primera y única vez, Kit Harington da una actuación y un discurso magníficos y, junto con la ayuda de Tormund, logra que el Pueblo Libre luche al lado de la Guardia.

Los salvajes empiezan a subir a los barcos, pero es demasiado tarde, pues Papá Pitufo ha llegado y se inicia la batalla. La misma está muy bien hecha en líneas generales, pero con los muertos yendo a toda hostia, eso parece Guerra Mundial Z. Lo otro que en mi humilde opinión sobra, es al sosainas matando a un Otro, porque está claro que el gran héroe debía hacerlo; eso de que el gordo Sam fuera el único que había matado a uno de esos cabrones, pues como que no quedaba muy bien. Pero en fin, la gente se larga, el ladrillo y Papá Pitufo intercambian miradas de amor, y este último usa su magia barbuda para resucitar a los muertos y que se unan a su ejercito.

Amigo mío, dame un abrazo

De vuelta en el Castillo Negro, a la gente parece no hacerle demasiada gracia la entrada del Pueblo Libre, pero son ordenes de Lord Bastardo, así que habrá que aguantarse, o no. Sosainas, que no quiere que Sam le haga la competencia en eso de matar Caminantes Blancos, lo manda a él, a Elí y al bebé a Antigua.

El ladrillo está ocupado con sus cosas cuando de repente aparece el mocoso, que se lo lleva afuera con la excusa de ver a un hombre que dice que conoce a su tío Benjen. Pero en realidad era una trampa, y los hermanos de negro empiezan a apuñalarle al grito de “¡Por la Guardia!. No se ve porque lo cortaron luego en postproducción, pero yo también estoy allí con un cuchillo y le apuñalo al grito de “¡Por el canon!, ¡Por los lectores!, ¡Por lo que era la serie que nunca volverá a ser!, ¡Y por Canción de Hielo y Fuego!“.

Meereen

Daenerys intenta gobernar en Meereen como buenamente puede. Pero entre los asesores de su partido, los Hijos de la Arpía en la oposición y el pesado que no para de pedir que se reabran las fosas de gladiadores, está harta ya de todo. Un buen día, Drogon regresa de su viaje para destruir el anillo único, y entre idas y venidas, mi primo gemelo cae víctima de una emboscada de los Hijos de la Arpía. Mata a todos los opositores al cruel régimen dictatorial de la Targaryen que osan enfrentarle, salvando la vida a Gusano Gris en el proceso, para que luego podamos tener el Gusandei, y muere —para un actor que se había leído los libros, ya ves tú—.

Léete los libros, decían, así podrás interpretar mejor a tu personaje, decían

A la loca de las lagartijas gigantes, esto no parece sentarle demasiado bien, y como sus mascotas tienen hambre, decide darles de comer a los antiguos Amos. Un claro 2×1, la chica es toda eficiencia, pero como también tiene a los bichos a dieta, bastará con darles un Amo al día. Aunque la chica también es de ideas cambiantes, y un tiempo después decide reabrir los reñideros y casarse con el pesado que no paraba de hablar de los mismos.

En los reñideros de Meereen se inicia la serie de combates en los que participa Jorah, quien se declara vencedor de la batalla, pero todo era una trampa del imperio, quiero decir de los Hijos de la Arpía, quienes empiezan a atacar matando a gente random y al pesado de los reñideros. En estas que aparece Drogon, que estaba hasta los huevos de solo haber aparecido una vez en esta temporada y necesitaba chupar cámara. Dany se monta encima de la lagartija ligeramente gigante y, como está hasta el coño de todo, se va con su mascota a tomarse unas merecidas vacaciones.

Con la reina de vacaciones, alguien debe gobernar la ciudad. Los elegidos son un enano, una traductora y dos eunucos. Mientras tanto, Daario y Jorah se irán a buscar a la reina, porque eso de coger vacaciones sin avisar está muy feo y quieren que vuelva al trabajo.

Pajarito, Miss caballero, su escudero, el bastardo desollador y el verdadero rey

Sansa y Meñique empiezan en el Valle, donde se quedan diez segundos antes de partir rumbo a una tierra donde Cersei no pueda atraparlos, ¿dónde? Qué sé yo, supongo que a la tierra de Narnia o tal vez a Hogwarts. En una posada del camino, de cuyo nombre no quiero acordarme, se cruzan con Brienne y Pod, y éstos, como no tienen nada mejor que hacer, se dedican a seguirles todo el camino en plan stalker.

Mientras, en Invernalia vemos que Ramsay sigue con su afición a desollar gente. El Bolton más viejo le dice que Meñique viene de camino, con una propuesta de matrimonio entre el Bolton chiquito y Sansa. Cuando la novia llega, todo es alegría para todo el mundo, excepto para la novia de Ramsay, quien no se lo toma demasiado bien.

En las Criptas de Invernalia, Meñique le dice a Sansa que la deja con los Bolton, que a él lo han llamado para participar en American Idol versión Desembarco del Rey, y se tiene que ir a ensayar, pero que no se preocupe, que Stannis vendrá en algún momento a salvarla. Pod y Miss caballero siguen stalkeando desde una casucha y logran hacerle llegar un mensaje a la antigua pelirroja.

Gracias a la ayuda de la amiga de Ramsay, Sansa se encuentra con Theon y se pone muy triste. Ramsay demuestra entonces lo buena persona que es: humilla a Theon y hace que se disculpe con Sansa por todo lo que le ha hecho a su familia, hace un brindis por el Norte, el amor y todas esas tonterías de telenovela; y se alegra muchísimo cuando se entera de que va a tener un hermanito. Pero qué chaval más majo.

Llega el día de la boda y durante toda la ceremonia Ramsay se comporta como un perfecto caballero. Pero al llegar el momento del encamamiento, cambia totalmente volviendo a su forma original, es decir, un bastardo hijo de puta, violando a Sansa delante de Theon.

Sansa, que ya no aguanta más al desgraciado que tiene por marido, le pide ayuda a Theon, pero como éste está completamente bajo el control de Ramsay, se chiva en menos de dos segundos. Entretanto, Brienne y Pod siguen observando desde la distancia. ¿Es cosa mía o estos dos no hacen otra cosa?

En un campamento en la nieve perdido de la mano de Dios, se encuentra el único y verdadero Rey de Poniente. Al parecer, las bajas son cuantiosas y los suministros escasos, así que Stannis decide seguir adelante hasta las últimas consecuencias. Melisandre le sugiere una idea brillante al buen rey, quemar a su hija, pero él le dice que se vaya a tomar por culo.

Por lo visto, lo único que Melisandre no puede ver en el fuego son las llamas. Durante la noche, los Bolton han incendiado las pocas reservas que le quedaban a Stannis. Ya harto de que no paren de fastidiarle con lo de que queme a la niña, y diciendo que para lo que le queda en la serie, pues que le den a todos, decide quemarla para éxtasis de su mujer y la bruja roja, y para asco e ira de todos los demás. Pero antes de eso, se había librado del buen Ser Davos mandándolo al Muro, no vaya a ser que en la escena haya alguien con un poco de sentido común y que no esté puto loco.

Sinceramente, a todos los involucrados en esta puta escena de mierda —guionistas, showruners, director y demás ralea—, que destroza todo lo que es Stannis Baratheon y la trama relacionada con Shireen, hecha a propósito para que amáramos a la niña con toda el alma, solo para que al llegar el momento de este final nos traumatizamos, espero que os den por el culo diez millones de elefantes, quince millones de rinocerontes y algún que otro hipopótamo.

A la mañana siguiente, Stannis descubre que a su mujer de repente le había dado cosita quemar a SU PROPIA HIJA y se ha ahorcado en mitad de la noche. Además, la mitad de su ejercito le ha abandonado, pero dice que ya de perdidos al río, que vámonos a por el bastardo.

Sansa se dirige a la torre para poner la vela y Brienne y Pod, que llevan toda la temporada observando y esperando el momento para rescatarla, deciden largarse a por Stannis tres segundos antes de que Sansa encienda la puta vela. Joder, qué puta casualidad. Total, que llegan donde Stannis y la rubia le da muerte.

Mientras tanto, Ramsay vuelve a demostrar su personalidad múltiple aceptando con toda cordialidad y benevolencia la rendición de un hombre del verdadero rey. Por otro lado, la pirada novia de Ramsay quiere matar a Sansa, y Theon se la carga tirándola por la muralla. No sé cómo, porque desde esa altura no se mata ni un conejo. En fin, lo hizo un mago. Estos dos deciden que ya han tenido bastante del desollador y se largan con viento fresco dirección al Muro.

Tyrion viajero

Lo primero que le pregunta Tyrion a Varys al salir de la caja es a dónde van las putas, y éste le responde que se calle, que esto no son los libros. El enano está borracho, triste y con algunos remordimientos por haber matado a su padre y a Shae. Sigue así hasta que en un burdel de Volantis se encuentra con el joven Griff, que le pide que le acompañe a ver a su tía. Esto último es mentira, en realidad es Jorah Mormont quien lo secuestra y, en un barquito chiquitito que sí podía navegar, se lo lleva a ver a la loca de los dragones. Durante el viaje pasan por Valyria, donde son atacados por los hombres de piedra, contrayendo Jorah la psoriagrís.

Después del naufragio, Tyrion y Jorah siguen viajando a pie hasta que son capturados por unos traficantes de esclavos. Entre la mucha labia del enano y las habilidades de combate del oso, consiguen convencer al capitán de que los lleve a Meereen a luchar en los reñideros. En la subasta de esclavos, Jorah es vendido enseguida por un buen precio, pero para que el comprador se lleve también a Tyrion, éste tiene que darle una paliza a un tipo que estaba por allí sin meterse con nadie. El resultado es la compra de ambos y a seguir camino hacia Meereen.

Jorah sale a la arena de combate y se carga a los demás luchadores sin despeinarse. Entonces se quita el casco y se pone en plan Máximo Décimo Meridio, pero Dany le dice piérdete. El oso le ofrece un regalo en forma de enano y a la reina le gusta tanto que decide quedárselo. Pero para Jorah, el regalo sale rana y él mismo consigue que le exilien por tercera vez.

Braavos

Arya llega a la Casa de Blanco y Negro, también conocida como Pokémon Quinta Generación, y el portero le dice que hasta que no tenga las ocho medallas de gimnasio no entra, y le cierra la puerta en las narices. La pequeña Stark consigue reunir la medallas y el portero la deja entrar, revelándose como el campeón de la liga, perdón, como Jaqen H’ghar. Allí la tiene barriendo una temporada, mientras él le ofrece el agua de la vida, pero al revés, a varias personas. Hasta que un buen día le dice que si de verdad quiere ser nadie, se deshaga de todas sus cosas. La niña le hace caso y se libra de todo menos de Aguja, ya que le gusta pinchar a la gente y esa espada va muy bien para hacerlo.

Durante el tiempo que Arya pasa con los Hombres sin Rostro, se dedica a lavar muertos y a recibir golpes, hasta que por fin aprende a mentir y Jaqen la lleva a las criptas donde se guardan las caras de los muertos. Allí le explica que para ser una Mujer sin Rostro debe renunciar a todo lo que es y que aún no está preparada para ser nadie.

En el gremio de asesinos, Arya recibe su primera misión, matar a un asegurador que en vez de pagar lo que debe, se lo queda para él. Arya parte dispuesta a cumplir su misión, pero por el camino se lo piensa mejor y decide cumplir un objetivo personal, matar a Meryn Trant. ¿Que cómo lo hace, preguntáis? Tranquilos, que yo os lo cuento. Se hace pasar por una prostituta menor de edad, ya que a Trant le van las niñas —puto pederasta—, y le apuñala en los ojos antes de cortarle el cuello. Jaqen, como castigo por el asesinato no autorizado, ya que ve que a la niña le gusta quitar ojos, la deja ciega durante una buena temporada.

Dorne

Dorne empieza con Ellaria y Doran discutiendo. Al no sacar nada en claro, la mujer se larga con viento fresco. Los dos héroes del rescate llegan a Dorne y lo primero que hacen es pelearse con los locales. Jaime se libra de cavar tumbas porque solo tiene una mano —pero cabrón, la otra sí que te funciona—. En esto que Ellaria y las Serpientes de Arena se han enterado de la llegada de estos dos, y deciden hacerles una amigable visita.

Los de la misión secreta se cuelan en los Jardines del Agua, como Pedro por su casa. Allí dejan inconsciente al heredero de Dorne y se pelean con las Serpientes de Arena, hasta que llega Areo Hotah con los guardias, y todos a la mazmorra.

En una agradable comida familiar, Doran demuestra que no quiere la guerra, cosa que a Ellaria no le gusta, y se larga de la escena. Doran acede a dejar volver a Myrcella de vuelta a Desembarco acompañada de Trystane y Jaime se lo agradese, pero le dice que no se va de allí sin su amiguito. Trystane acede y todos vuelven felices a casa.

En la amarga despedida, Ellaria besa a Myrcella con todo su amor para demostrarle que la quiere y que perdona a los Lannister por todo lo que a pasado. Pero de repente, en el barco a la niña se le cae una oreja… No, la verdad es que se muere porque Ellaria la había envenenado con el beso. Y esto es todo lo que pasa en esta absurda trama a la que llamamos Dorne. Si no os creéis que sea tan mala, preguntadle al de abajo.

Oberyn después de ver la trama de Dorne

Valoración general

Mira, os he de ser sincero, la quinta temporada tienen grandes momentos e increíbles actuaciones, como la discusión de los gemelos Lannister durante el funeral de Tywin, o la batalla de Casa Austera. Pero las inventadas que no tienen ni puta gracia, ni puto sentido, la eliminación de personajes que aún tenían trabajo que hacer, como Barristan; o la no inclusión de otros, como Lady Corazón de Piedra o Arianne Martell; la trama insulsa de Tyrion, Daenerys o Brienne en modo estatua; las aberraciones que supusieron Dorne y la quema de Shireen Baratheon —Shireen en lo emocional y Dorne en la narrativa—, donde literalmente no pasa nada el 99% del tiempo que está en pantalla; y la destrucción de grandes personajes como Stannis; todo eso hace que para mí la quinta temporada tenga merecidamente el estatus de la peor temporada de Juego de Tronos jamás hecha. Resumiendo, en tres sencillas y bastas palabras, la quinta temporada de Juego de Tronos me parece UNA PUTA MIERDA.


Hasta aquí la reseña de Barristan Selmy sobre la quinta temporada de Juego de Tronos. Ahora es vuestro turno, ¿es realmente la peor temporada de Juego de Tronos?, ¿os sorprendieron los cambios con respecto a los libros?, ¿qué fue lo que más os gustó?, ¿y lo que menos? Y por último, os dejamos la encuesta de rigor para que votéis por vuestro capítulo favorito.

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif