Presentación de Daenerys Targaryen. ¡Vota por tu capítulo favorito en su arco de Tormenta de Espadas!

El Campeón del Torneo no para, y hoy os necesitamos de nuevo para elegir un nuevo capítulo de Tormenta de Espadas. No hay nadie todavía en la arena, y es que tras los pabellones hay una joven que no sabe a quién enviar a luchar por ella. ¿Lo harán dos caballeros ponientis exiliados y a su servicio? Sus jinetes de sangre, tres jóvenes dothrakis que morirían por ella, aúllan por participar. Pero… ¿quizá sería más propicio dejar que sea un luchador de las arenas quien defienda su causa? ¿O tal vez un mercenario lujurioso? Todos ellos discuten entre sí y, mientras lo hacen, las sedas se abren para dejar paso a una joven de pelo dorado que porta un pequeño dragón al hombro… Y es que Daenerys Targaryen sabe que hay batallas que debe librar por sí misma.

Daenerys en Tormenta de Espadas

Tras el nacimiento de sus dragones, Daenerys ha visto cómo poco a poco la gente se va acercando a su persona. Algunos tienen malas intenciones, otros sin embargo encuentran en las bestias el prodigio para entender que están en la causa acertada, y algunos directamente permanecen inescrutables, siendo esos los más peligrosos. Así, en este mundo de traidores, Daenerys se encuentra más que nunca rodeada de gente sobre la que hay motivos suficientes para dudar. Algunos son arribistas, otros son recién llegados, pero la desconfianza avanza incluso entre quienes la sirvieron desde que estaba en Pentos.

Esta incertidumbre, unida a la necesidad de conseguir un ejército más numeroso, hacen que Daenerys decida hacer un alto en la Bahía de los Esclavos en vez de dirigirse directamente hacia Pentos, desde donde se produciría la marcha definitiva hacia su añorado Poniente. Las consecuencias de esta decisión son tan profundas que, a la larga, incluso la propia saga se resintió: estamos ante las puertas del famoso nudo de Meereen.

El arco de Daenerys en Tormenta de Espadas, por tanto, comienza en un barco rumbo a Poniente y finaliza con la conquista de la ciudad de los Grandes Amos. La narración es además increíblemente ágil, y el escritor tira de grandes elipsis para contarnos la liberación masiva de esclavos de Daenerys, rompedora de cadenas, en unos pocos capítulos. La khaleesi tan pronto está negociando en Astapor como tomando Yunkai, mientras sus enemigos se convierten rápidamente en sus aliados y sus aliados, en sus enemigos. Su arco fluye solo, arrastrando consigo toda la inmunda estructura esclavista que reina en el Antiguo Ghis y logrando engrosar sus filas en unos números realmente espectaculares. Conforme se va leyendo el arco, todo parece preparado para que Daenerys consiga el más numeroso (aunque no el mejor) ejército del mundo en un santiamén y pueda conquistar, por fin, el Trono de Hierro.

Todo parece rodado, incluso demasiado fácil. Demasiado fácil. Pero Martin juega mucho y muy bien con nosotros, haciéndonos creer que estamos ante los gloriosos epígonos de Daenerys en Essos. No obstante, Daenerys en Tormenta de Espadas no se olvida de su pasado como esclava, ni tampoco de que en cuanto abandona Astapor, la esclavitud y la barbarie vuelven a campar por sus anchas. Dany es ya una conquistadora, pero ha sido incapaz de gobernar o siquiera de garantizar el orden en la Bahía de los Esclavos. Bien es cierto que es consciente de que este es un lugar de paso, pero… ¿cómo desembarcar en Poniente si no sabe qué hacer después de conquistarlo? Esa es la lección que Daenerys tendrá que aprender en Meereen. Los estandartes del dragón tricéfalo deberán seguir guardando polvo en los Siete Reinos, que parecían estar ya a la vuelta de la esquina, durante mucho, mucho tiempo. 18 años por el momento, y van camino de 19.

A continuación y como es costumbre, os presentamos unos pequeños resúmenes de los capítulos de Daenerys en Tormenta de Espadas. Siempre animamos a la relectura, y en este caso es muy recomendable: el arco de Daenerys es corto pero muy intenso, y además quita parte de ese mal sabor de boca que deja Daenerys durante Danza de Dragones.

  • daenerys i: Dany marcha en con los barcos de Illyrio hacia Pentos mientras habla con Arstan Barbablanca sobre Rhaegar y Aerys. Aunque el escudero es cauteloso, señala que su hermano era alguien capaz y obediente, pero que su padre, aunque era agradable en general, podía llegar a ser peligroso con sus enemigos. A Ser Jorah no le cuadra todo lo que sabe el viejo escudero, y así se lo comunica a Daenerys. Tras observar a los dragones escupir fuego bajo las órdenes de Daenerys, Jorah propone ir a la Bahía de los Esclavos a comprar un ejército. Daenerys no solo conseguiría un ejército como el de los Tres Mil de Qohor, sino que además tendría la excusa perfecta para probar la lealtad de Illyrio y de los dos hombres que ha enviado: Belwas el Fuerte y su escudero, Arstan Barbablanca. El grupo parte hacia Astapor y Ser Jorah besa a Daenerys, sugiriéndole que se case con él, lo que incomoda a Dany, quien cree que el caballero exiliado no la ve como su reina.
  • daenerys ii: Daenerys se encuentra hablando con los esclavistas en Astapor. Hace mucho calor y, aunque sabe alto valyrio y puede entender al esclavista, habla con una pequeña esclava que hace de traductora sobre los Inmaculados. Arstan se muestra poco conforme, porque la esclavitud es una abominación para los ponientis, pero Daenerys aguanta estoicamente las barbaridades que tiene que escuchar sobre el entrenamiento de los Inmaculados, que forman en fila como si no fueran humanos delante de ella. Descubre que la cantidad de Inmaculados que puede adquirir son 8.000 y le dice a los Bondadosos Amos que se lo pensará. Una vez llega a sus barcos, donde se han quedado Ser Jorah y los dragones, Daenerys se muestra abiertamente asqueada, mientras la situación de los astaporis le recuerda a cómo fue ella vendida a Drogo. El asco es tal que la reina se pregunta por qué los dothrakis no acaban con Astapor, y Ser Jorah le informa de que si acabaran con los Bondadosos Amos, no habría esclavistas a los que venderles carne. Daenerys se debate en su fuero interno, puesto que sabe que necesita a los Inmaculados, pero también que comprar esclavos no sería algo digno de Rhaegar, sino más bien del estilo de Viserys. Ser Jorah, con el relato de la caída de Rhaegar en la Guerra del Usurpador, da en la tecla al hacerle ver lo necesarios que son los Inmaculados.
  • daenerys iii: Daenerys se entrevista de nuevo con los Bondadosos Amos y comparte con ellos su intención de comprarlos todos, incluidos los que todavía no han finalizado el entrenamiento. Los esclavistas se niegan pues saben que no tiene mercancías suficientes como para pagarlo, pero finalmente se cierra el trato incluyendo a Drogon. A su regreso a sus barcos, Daenerys habla con Missandei, la niña traductora, quien también ha entrado en el trato. Le pregunta sobre si es cierta esa obediencia ciega a su señor de los Inmaculados, ya que va a necesitarla. Ya en la noche, Quaithe de la Sombra vuelve a aparecer con sus comentarios enigmáticos. Al día siguiente, Daenerys se dirige a proceder al intercambio y ve un espectáculo dantesco mientras recorre las calles de Astapor. Cuando llega a la plaza del Castigo, le entrega al esclavista a Drogon y este le da a ella la fusta que indica la propiedad de los Inmaculados. Daenerys grita que ahora son suyos y le pertenecen, y lo hace en alto valyrio, lo que asusta al esclavista. A continuación ordena a Drogon que abrase al marchante de carne y a sus Inmaculados que se defiendan y acaben con todos los Bondadosos Amos y sus lacayos.
  • daenerys iv: Daenerys llega a las puertas de Yunkai, y se la encuentra defendida por unos 5.000 mercenarios. La joven pide hablar con los comandantes de las compañías mercenarias y, aunque hay buena química con Daario Naharis, de los Cuervos de la Tormenta, ni estos ni los Segundos Hijos aceptan rendirse, aunque sí aceptan de buen grado el vino que les regala la khaleesi. El representante de los Sabios Amos entrega un cofre de oro a cambio de que Daenerys pase de largo, pero esta rechaza la oferta y ofrece un plazo de tres días para liberar a los esclavos. Finalizadas estas reuniones, Daenerys habla con sus comandantes y les sugiere atacar Yunkai esa misma noche, ya que nadie lo esperará. En ese momento aparece Daario con las cabezas de los capitanes de los Cuervos de la Tormenta, y jura servir a Dany. Mientras se batalla, Daenerys le pide a Arstan que le cuente más cosas sobre su hermano, y el escudero le habla de la tristeza del príncipe, del gran pesar que marcó su existencia, la sombra de Refugio Estival. A continuación, Jorah señala que las fuerzas de Daenerys han vencido, y esta ordena perdonar a todo aquel que tire su espada y manumitir a los esclavos. Daenerys avanza por el campo de batalla mientras sus libertos la llaman “madre”.
  • daenerys v: el enemigo ahora es Meereen, y la ciudad ha decidido arrasar todas las tierras para matar de hambre al numeroso ejército de Daenerys. La khaleesi debe tomar la ciudad pronto si quiere que su victoria no sea pírrica. Belwas se enfrenta al campeón de Meereen, y acaba con él rápidamente, pero la ciudad sigue sin abrir sus puertas. Ben Plumm el Moreno, a quien los dragones parecen tener aprecio, comenta la existencia de otro camino, que discurre a través de las alcantarillas; pero la atención de Daenerys se centra en Daario Naharis. Luego da un paseo por su campamento y es atacada por Mero, comandante de los Segundos Hijos, pero Arstan lo derrota. Esto hace sospechar a Jorah, quien finalmente reconoce a Barristan Selmy, acusándolo de traidor. Barristan implora el perdón de Daenerys y revela que Jorah fue un espía al servicio de Varys para conseguir el indulto real. Jorah no lo niega, pero reconoce que solo trabajó para el Trono de Hierro al principio, y que desde entonces era su más fiel consejero. Daenerys, disgustada con ambos, decide qué hacer con ellos.
  • daenerys vi: Meereen ha caído desde dentro gracias a la intrusión de Barristan y Jorah por las alcantarillas de la ciudad. Daenerys se encuentra en la Gran Pirámide y se entrevista con un legado de Cleos el Grande, quien ha tomado el control de Astapor y ha vuelto a instaurar un régimen muy similar al preexistente. Eso la disgusta profundamente. Daenerys hace llamar a Jorah y Barristan, y este último le habla de la tiranía de su padre y de su hermano Viserys, diciendo que la grandeza y la locura de los Targaryen son las dos caras de una misma moneda. Barristan se gana el perdón de la khaleesi, pero Jorah, que se niega a disculparse, es exiliado, siendo amenazado de muerte. Para sorpresa de todos los consejeros de la reina y viendo lo que ha sucedido en Astapor, Daenerys decide quedarse en Meereen para aprender a gobernar antes de tomar los Siete Reinos.

Y ahora, vuestro turno: ¿qué momentos destacaríais del arco de Daenerys en Tormenta de Espadas? ¿Pensabais que se dirigiría finalmente a Poniente? Y, por supuesto… ¿sabes ya cuál es tu capítulo favorito de Daenerys en Tormenta de Espadas?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif