Turismo de Tronos nos acerca hoy a los escenarios de Juego de Tronos en Navarra. Las Bardenas Reales fueron el Mar Dothraki durante la sexta temporada.

Dejamos a nuestra espalda el Cantábrico, visitado la semana anterior para conocer Euskadi, y ponemos rumbo hoy al interior de Navarra, hasta las Bardenas Reales, conocidas en la serie como otro mar muy diferente al resto: el Mar Dothraki. Os recordamos que esta nueva sección se extenderá durante el verano y que con ella visitaremos las localizaciones españolas que han aparecido en algún momento en la serie de HBO. De esta manera, y aunque este año no tengamos serie, no nos quedaremos sin visitar Poniente. Un Poniente que resulta que para algunos está más cerca de casa de lo que imaginan. Preparad las maletas, la mochila o la simple imaginación porque este verano, ¡nos vamos de viaje con el Titán!


Turismo de Tronos: Bardenas Reales

— Por la inmensidad del Mar de Hierba de los Dothraki —


Nuestra edición de hoy se desarrolla en uno de los lugares más singulares y sin embargo desconocidos de la geografía española. Se trata del Parque Natural de las Bardenas Reales, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. 42.500 hectáreas de paisaje semidesértico, cercano a la población navarra de Tudela y lleno de vida y de historia. No es la primera vez que es elegido como escenario de cine. Su apariencia árida y dura también se pudo ver en producciones como Acción mutante, El mundo nunca es suficiente o El hombre que mató a Don Quijote.

Bardenas Reales

Las Bardenas Reales fueron el Mar Dothraki durante los episodios primero y sexto de la sexta temporada:

==============================================================

Daenerys (Emilia Clarke) camina por el Mar Dothraki, con las manos atadas y vigilada por Qhono (Staz Nair) y Aggo (Chuku Modu), para ser entregada como regalo a Khal Moro (Joe Naufahu). La intención inicial del khal es violarla pero Dany explica que es la viuda de Drogo, por lo que finalmente la desata y le promete que no le sucederá nada. Cuando solicita una escolta para volver a Meereen a cambio de la promesa de mil caballos por su retorno, las esposas de Khal Moro  (Rubi Ali y Fola Evans-Akingbola) le explican que deberá permanecer en el templo de Vaes Dothrak, con el resto de viudas de otros khals, para el resto de su vida y convertirse en una más del dosh khaleen.

bardenas reales, juego de tronos, temporada vi

==============================================================

==============================================================

Daenerys cabalga junto a Daario (Michiel Huisman) y los dothraki que han decidido seguirla como líder. Pregunta a Daario cuánto tiempo puede llevar volver a Meereen y cuántas naves pueden llegar a ser necesarias para transportar su ejército a través del Mar Angosto. Daario calcula una semana para llegar a Meereen y unas mil naves para transportar el khalasar dothraki recién conseguido al otro lado del mar. Tras meditar un momento, Daenerys ordena parar a su khalasar mientras ella marcha con su caballo. Cuando ya Daario pensaba ir en su búsqueda, se hace visible la sombra de un dragón que sobrevuela el khalasar. Drogon desciende en círculos, Daenerys lo monta. Desde una roca cercana, y sin bajar de Drogon, arenga a sus dothraki. Les pregunta si siguen estando dispuestos a cruzar el Mar Angosto, derrotar a los ejércitos de los Siete Reinos y derribar los muros de sus señores, tal y como les prometió Drogo. Todos le dan una ruidosa respuesta afirmativa. Es entonces cuando Daenerys les recuerda que cada khal en la historia ha elegido de entre sus hombres a tres jinetes de sangre para cabalgar junto a él a la cabeza del khalasar. Ella, sin embargo, no es un khal y por tanto no tiene por qué seguir esta norma. En cambio, declara al khalasar entero como sus jinetes de sangre.

bardenas reales, juego de tronos, temporada vi

==============================================================

Las Bardenas Reales están situadas en la parte media de la depresión del Valle del Ebro, lo que les confiere un clima mediterráneo continental. Esto se traduce en lluvias escasas e irregulares, con una larga estación seca, veranos cálidos e inviernos bastante fríos. Siempre acompañado por un viento característico, el cierzo, la particular belleza del paisaje proviene de la composición del terreno, formado por arcillas, yesos y areniscas erosionados por el agua y el viento, elementos que lo han moldeado hasta conseguir formas sorprendentes.

Pero no es posible comprender completamente el presente de las Bardenas Reales sin tener en cuenta el papel jugado por el factor humano. Durante los siglos IX y X, con la formación del Reino de Navarra, las Bardenas se convirtieron en territorio fronterizo entre los reinos cristianos y musulmanes. Fue este hecho inicial lo que provocó el que quedaran primero en manos reales para, más tarde, empezar a ser cedidas a diferentes entidades para su explotación y aprovechamiento. Este hecho supondrá que incluso hoy en día no pertenezcan a ningún término municipal. Cada entidad con algún tipo de concesión sería conocida como “congozante” y, entre todos, forman la Comunidad de Bardenas Reales. En el siglo XVIII, Felipe V concedió el derecho de explotación de las tierras a perpetuidad, sin posibilidad de concederse a otras personas, a los 22 congozantes que configuraban ya en aquella época la Comunidad, algo que a día de hoy todavía se mantiene. Desde 1999 la mayor parte de las Bardenas Reales se encuentran protegidas mediante la figura de Parque Natural y en el año 2000 el conjunto fue declarado Reserva de la Biosfera.

Para el rodaje de las escenas de Juego de Tronos en las Bardenas Reales, hicieron falta más de 1.500 personas, más de 70 caballos y jornadas maratonianas de rodaje. Si no sabéis muy bien por dónde empezar vuestra visita, quizás conocer el lugar en el que se rodaron las escenas os pueda dar alguna idea. Así, por ejemplo, el lugar en el que el khalasar de Khal Moro instaló su campamento es la llamada Balsa de las Cortinas.

La Balsa de las Cortinas tiene una extensión de 1.5 hectáreas y está situada en la zona central y más desértica de las Bardenas, la llamada Bardena Blanca. Dentro de la Bardena Blanca, la podemos encontrar dentro de la Blanca Baja; es decir, dentro de la zona más deprimida.

Reconoceréis fácilmente el paisaje de la Bardena Blanca porque se caracteriza por extensas zonas llanas, profundos barrancos por cuyo fondo corren los ríos estacionales, y los rellenos de fondo de valle en los que sobresalen los cabezos, los cerros solitarios tan típicos del lugar. Esta Bardena debe su nombre a la presencia de sales blanquecinas que se extienden por su superficie debido a la abundancia de yesos y arcillas en su suelo.

Además, a escasos 200 metros de la Balsa de las Cortinas se encuentra el que quizás sea el lugar más fotografiado de las Bardenas Reales y el más reconocible: Castildetierra.

Castildetierra o Castil de Tierra (Castillo de Tierra) es un pequeño cabezo erosionado en forma de pináculo, una geoformación a la que los geólogos a veces demominan también chimenea de hadas. Su espectacular forma viene siendo tallada desde hace miles de años por los agentes erosivos naturales, principalmente por el agua y el viento, que afectan con desigual resultado sobre los materiales que componen este promontorio. En la parte más alta una pequeña capa dura de arenisca resiste mejor a la erosión que las arcillas y limos que componen el resto de la estructura.

En toda esta zona se puede disfrutar también con un poco de suerte del avistamiento de aves como el aguilucho lagunero y el rascón, diferentes anfibios y reptiles, como tritones, ranas y culebras, en la Balsa, y la vegetación típica de lugares áridos: romero, tomillo, sisallo,…

Pero pasemos ahora a la siguiente escena, la del sexto episodio. No abandonamos la Bardena Blanca pero pasamos ya a la Blanca Alta. En el corazón de la Bardena Blanca está Piskerra, una cima de 466 metros rodeada por un paisaje de barrancos y pasos laberínticos en el que encontramos el Paso de los Ciervos, entre otros. Se trata de valles que discurren entre paredes de arcillas. Es en esta zona que se rodó el capítulo, una zona conocida en el pasado por sus bandoleros. El más famoso de todos fue Sanchicorrota. Su nombre real era Sancho Rota y vivió en el siglo XV, durante la guerra entre los Agramonteses y Beaumonteses.

Sanchicorrota tenía su base en la cueva que existe en el cabezo que lleva su nombre. Esta cueva es artificial, como muchas que hay en la zona del Ebro y, según cuenta la leyenda, fue construida por unos vecinos por encargo del bandolero que, para guardar el secreto, los asesinó. También dicen que sus caballos llevaban las herraduras puestas al revés para despistar a sus perseguidores. Para acabar con Sanchicorrota el rey Juan II organizó, en 1452, una partida de más de doscientos caballeros que lo cercaron pero no pudieron cogerle vivo ya que al verse rodeado, Sanchicorrota se suicidó.

Así que ya sabéis, si buscáis un lugar en el que ir a la aventura, a la vez que hacéis Turismo de Tronos, quizás esta sea una opción. Igualmente, y para evitar imprevistos, os avisamos que algunas zonas pueden quedar cerradas al público en según qué épocas del año y por distintos motivos, así que es aconsejable revisar la web oficial del parque y revisar los avisos.

Y ahora, leales, os toca a vosotros: ¿Sois de Navarra o conocíais las Bardenas Reales? ¿Qué recomendaríais al resto de leales de ellas? ¿Echáis en falta algún consejo? Y por último, ¿alguno de vosotros tiene previsto viajar a Navarra próximamente y hacer un poco de Turismo de Tronos?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif