Bienvenidos a una nueva edición de El Rincón del Cronista, en donde, como ya sabéis, alternamos entre personajes, sucesos, lugares e instituciones del mundo creado por George R. R. Martin con la idea de presentar un espacio de discusión y debate en el que la acción está en los comentarios. En esta ocasión vengo a hablaros, de nuevo, de uno de aquellos acontecimientos que, aunque pasaron hace un porrón de años, no hay porque olvidarlos.  Y porque estudiar se me hace muy aburrido. Hoy vengo a hablaros de la Resistencia del Valle Oscuro.

 

La Resistencia del Valle Oscuro

La Resistencia del Valle Oscuro fue un conflicto decisivo ocurrido en 277 AC durante el reinado de Aerys II Targaryen. Y decimos que fue decisivo porque demostró al reino varias cosas: en primer lugar, que aquellos que se rebelasen contra la monarquía Targaryen terminarían a sangre y fuego. En segundo lugar, que entre el rey Aerys y su Mano, Lord Tywin Lannister, había una distancia abismal, que terminaría significando la caída del primero. Y por último, que el comportamiento errático que hasta entonces había tenido el rey había desembocado en la locura.

El desvarío de un lord y la demencia de un rey

El Valle Oscuro es una ciudad portuaria, cercana a Desembarco del Rey y a las Ciudades Libres. Es por ello que la principal actividad de la ciudad ha sido el comercio, pero con el paso del tiempo su importancia fue mermando, debido a la importancia de la capital. La ciudad ahora está bajo el gobierno de la Casa Rykker, pero tradicionalmente fue regida por la Casa Darklyn, hoy extintos.

Los Darklyn, como todos los nobles de las Tierras de la Corona, fueron fieles partidarios de la Casa Targaryen desde la Conquista, apoyándoles en toda rebelión que se dio en siglos precedentes. Varios Darklyn formaron parte del Consejo Privado y de la Guardia Real. A su vez tuvieron como vasallos a los humildes Hollard.

En tiempos del reinado del rey Aerys, el Valle Oscuro estaba gobernado por Lord Denys Darklyn. Lord Denys vio como su ciudad y su influencia era muy inferior a la que había tenido en tiempos anteriores, y pensó en como detener ese declive.  Muchos han debatido largo y tendido por qué Lord Darklyn hizo lo que hizo, pero la mayoría concuerda en que su esposa myriense, Lady Serala, jugó algún papel. Sus detractores la acusan a ella por completo de lo ocurrido; se dice que la “Serpiente de Encaje”, como la llamaban, envenenó a Lord Darklyn contra su rey con charlas de almohada. Sus defensores insisten en que la locura la hizo el propio Lord Denys; su esposa era odiada simplemente por ser una mujer nacida en el extranjero que rezaba a dioses ajenos a Poniente.

Aerys-II-el-Rey-Loco

Aerys, por Oscarzilla

En contrapartida, en la corte de Desembarco reinaba la tensión. Aerys nombró años atrás a Tywin Lannister como su Mano, el cual demostró un enorme talento para gobernar, por desgracia para él. Su obra trajo paz y estabilidad al reino, pero en Poniente todo el mundo sabia que quien gobernaba era Tywin, y no Aerys. El rey. al enterarse de estos rumores, comenzó a humillar continuamente a su Mano, para dejar claro al reino quien era el señor y quien el sirviente.

El plan de Lord Denys era conseguir la concesión de una cédula por la que la Corona les concediera mayor autonomía (y con ella menores tasas para que el Valle Oscuro pudiera comerciar con Desembarco del Rey), tal y como la que disfrutaba el reino de Dorne. Quizá confiase en que la fidelidad que había demostrado la Casa Darklyn le garantizase la concesión, pero lo cierto es que la Mano, Lord Tywin, la rechazó sin miramientos. Sabiamente, pensó que podría dar lugar a un ejemplo para el resto de ciudades y regiones de Poniente, y diluir la autoridad real. Furioso por el rechazo, Lord Darklyn desarrolló otro plan para ganar su cédula (y con ella menores tasas para que pudiera comerciar con Desembarco del Rey). Y su plan era una completa locura.

Lord Denys había empezado a negarse a pagar las tasas que se esperaban de él. Ante las reclamaciones de la Mano, invitó al rey Aerys a acudir a su castillo y discutir su propuesta.  Lo lógico hubiera sido continuar rechazando las pretensiones de Lord Denys, pero la lógica no era algo que le sobrase a Aerys. Cuando Lord Tywin le aconsejó que no accediera a la petición de Lord Darklyn, decidió acudir al Valle Oscuro y poner fin él mismo al desafío.

Y así, en un momento,  se comprometió la paz de un reino y la vida de muchos, aunque nadie lo supiera aún.

La Rebelión de Lord Denys

El rey viajó al Valle Oscuro con una pequeña escolta comandada por Ser Gwayne Gaunt de la Guardia Real. La invitación resultó ser una trampa, y una en la cual el rey cayó ciegamente: a las horas de entrar, Aerys fue capturado con su escolta, y algunos de sus hombres.Ser Gwayne, y muchos más fueron asesinados tratando de defender a su rey.

Lord Tywin Lannister, por Magaly Villeneuve

En Desembarco del Rey, pronto se alzaron las voces reclamando justicia. Había partidarios de llevar a cabo un asalto para liberar al rey y castigar a los rebeldes, pero la realidad es que tanto la ciudad como el castillo de los Darklyn tenían unas grandes murallas que harían casi imposible tomarlo por la fuerza.

Lord Denys debió prevenirlo, y envió el siguiente mensaje a la Fortaleza Roja: ante el primer intento de atravesar sus murallas, mataría al rey Aerys. Tywin decidió reunir apoyos entre las Tierras de la Corona y asediar la ciudad por tierra y mar, a la espera del próximo movimiento. Comenzó así la Resistencia del Valle Oscuro.

Parece ser que la visión de un gran ejército real a sus puertas devolvió a Lord Darklyn a la realidad, e intentó parlamentar para salvar la situación. Lord Tywin fue tajante: la única propuesta que escucharía sería la rendición incondicional de Lord Denys y la entrega del rey. Pero Denys debió de adivinar lo que le pasaría una vez dejase libre al rey…por lo que decidió retenerlo todo el tiempo que fuera posible, lo que alargó indefinidamente el conflicto.

 

El asedio del Valle Oscuro, por Michael Komarck.

La Resistencia duró medio año. Mientras que Lord Tywin se mantenía en su determinación (como si no  le conociéramos), los ánimos de Lord Darklyn fueron mermando, al igual que las provisiones y el valor de sus hombres. Aun así, Lord Denys trataba de convencerse a si mismo de que solo reteniendo al rey conseguiría salir de ésta, esperando que la Mano le ofreciera nuevas condiciones de rendición.

En lugar de eso, el corazón de la Mano se volvió más duro, y envió al castillo la última solicitud de rendición. Si se negaba de nuevo, Lord Tywin prometía que tomaría el pueblo por la fuerza y pasaría a cada hombre, cada mujer y cada niño de dentro por la espada. Varios miembros del Consejo Privado se encontraban con la Mano, y se opusieron al plan de Lord Tywin basándose en que tal ataque podría llevar a Lord Darklyn a asesinar al Rey Aerys. “Tal vez si, o tal vez no”, respondió Tywin Lannister, “pero si lo hace, tenemos un mejor rey aquí mismo”, y levantó la mano para señalar al Príncipe Rhaegar.

Tales declaraciones, sorprendentes de alguien tan cauteloso como Tywin Lannister, han traído mucha polémica. ¿Le importaba realmente si el rey Aerys vivía o no? ¿Deseaba la Mano del Rey servir a un nuevo rey y dejar de sufrir a Aerys? ¿Estaba dispuesto a legar hasta el final?. Lo cierto es que nunca se llegó a saberlo, pero una cosa era obvia para todos: Lord Tywin tenía el destino de la corona en sus manos. Y no pocos hubieran aplaudido, en privado, una “sucesión forzada” en el trono.

El valor de un caballero.

Parecía que el asedio no tendría fin, y si lo tuviera, terminaría con la vida del rey. Y había alguien que no podía permitir ese final: Ser Barristan el Bravo, de la Guardia Real. El intrépido caballero le propuso a Tywin que le permitiera infiltrarse en la ciudad para liberar al rey, para poder proceder al asalto sin riesgo a la muerte del rey. Lo cierto es que Tywin sentía un gran respeto hacia Ser Barristan (y además tampoco se perdía nada por intentarlo), por lo que le dejó actuar.

El joven Ser Barristan Selmy. Por aminoapps.

Las canciones del atrevimiento de Ser Barristan para rescatar al rey son muchas, y, aunque suene raro, los bardos difícilmente pueden mejorarla. Ser Barristan escaló ciertamente las murallas sin ser visto sin más que sus manos, y se disfrazó de un peticionario encapuchado mientras iba camino al castillo de Lord Darklyn. Entonces, con sigilo y coraje, encontró el camino al calabozo donde estaba prisionero el rey. Para cuando tenía a Aerys fuera del calabozo, de cualquier manera, la ausencia del rey se había notado, y el ruido y los gritos se oyeron. Entonces Ser Barristan demostró su habilidad y su honor, ya que en lugar de rendirse él o a su rey, se plantó y luchó.  Corrió a los establos abriéndose paso con la espada a través de quien trató de interferir, y ambos fueron capaces de cabalgar fuera del castillo, antes de que pudieran cerrar las puertas, mientras los arqueros de Lord Tywin trataban de despejar el camino de defensores.

Cuando el rey escapó y estuvo a salvo, a Lord Darklyn no le quedó más que rendirse, pero era dudoso que supiera la terrible venganza que planeaba Aerys.

 

El fin de la locura (y el comienzo de otra)

Lord Denys y su familia, así como los Hollard y el ejército del Valle Oscuro se presentó ante el rey para pedir clemencia. Pero no era la piedad lo que Aerys tenía en mente. En su errática y paranoica mente, no podía permitir ningún atisbo de rebelión en su reino. Ademas, el cautiverio que había sufrido durante medio año había terminado de quebrar su salud mental, por lo que no es de extrañar la decisión que tomó.

El castigo de un rey, por Marc Simonetti

Aerys decidió exterminar a los Darklyn y sus vasallos los Hollard, excepto el joven Ser Dontos, al que perdonó la vida por habérselo pedido su salvador, Ser Barristan. La muerte de Lady Serala, la esposa de Lord Denys y a quien se acusaba de haber instigado a su marido a hacer lo que hizo, fue la más cruel. Aerys hizo que le sacaran la lengua a la Serpiente de Encaje y le arrancaran sus partes femeninas antes de ser quemada viva (aunque sus enemigos dicen que debería haber sufrido más y peor por la ruina que había hecho caer sobre el pueblo).

El reino tras la Resistencia

La cautividad había destruido la poca salud mental que quedaba en Aerys II. Desde ese día la locura del rey reinó desenfrenadamente, haciéndose peor con cada año que pasaba. Los Darklyn habían osado poner las manos sobre su persona, empujarlo duramente, arrancando sus vestiduras reales, y hasta osando pegarle. Luego de su liberación el Rey Aerys no pudo dejar que nadie más lo tocara, ni siquiera sus propios sirvientes. Sin cortar y sin lavar, su pelo se volvió aun más largo y más enredado mientras sus uñas se alargaron y se engrosaron en grotescas garras. Llegó a prohibir cualquier acero en su presencia, salvo las espadas portadas por su Guardia Real, juramentados protectores. Sus juicios se volvieron más rudos y crueles.

Una vez que volvió a Desembarco del Rey,  se negó a dejar la Fortaleza Roja bajo ningún concepto y permaneció como un prisionero virtual en su propio castillo durante los siguientes cuatro años, tiempo durante el cual se volvió aun más cauteloso de quienes lo rodeaban, y especialmente de Tywin Lannister. Sus sospechas se extendían hasta a su propio hijo y heredero. El Príncipe Rhaegar, estaba convencido, había conspirado con Tywin Lannister para hacer que lo asesinaran durante su cautiverio. Ellos habían planeado atacar las murallas para que Lord Darklyn lo matara, despejando el camino para que Rhaegar se sentara en el Trono de Hierro y se casara con la hija de Lord Tywin.

Aerys comenzó a verse rodeado de enemigos y  a desconfiar de todos. Por ello confió en un extraño eunuco traído desde Pentos, llamado Varys, razonando que solo un hombre sin amigos ni familia o lazos en Poniente podría realmente ser de confianza. La Araña, como pronto le llamó el pueblo llano de su reino, uso el oro de la corona para crear una vasta red de informantes. Por el resto del reinado de Aerys, el se agacharía a un lado del rey, susurrando en su oído.

Los agravios hacia su Mano continuaron, pero Tywin decidió ponerles fin cuando Aerys le privó de su heredero, Jaime, asignándole un cargo en su Guardia Real.

Poco después, Lord Walter Whent anunció sus planes para un gran torneo a desarrollarse en su asentamiento de Harrenhal, para celebrar el Día del Nombre de su hija doncella. El Rey Aerys eligió este evento para hacer la investidura formal de Ser Jaime Lannister como caballero de la Guardia Real…y esto puso en movimiento los eventos que terminarían en el fin del reinado del Rey Loco y escrito el final del largo reinado de la Casa Targaryen en los Siete Reinos.

Y ahora es vuestro turno: ¿Que opináis de la locura de Lord Denys Darklyn? ¿Tenía alguna oportunidad de salir bien parado? ¿Hubiera sido mejor para el reino que Barristan hubiera fracasado? ¿Y que pensáis de las dudas de Tywin?. Honestamente os pregunto ¿Que hubierais hecho vosotros en su lugar?. Por último, ¿tenían fundamento las sospechas de Aerys?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif