Volvemos una semana más con un nuevo ensayo sobre Canción de Hielo y Fuego. En esta ocasión su autora, Melanie, Lot Seven, nos lleva de la mano de un antiguo mito casi olvidado, pero muy presente en cuentos y leyendas de todo el mundo, para explicarnos el pasado, presente y posible futuro entrelazado del Norte y el Muro. Preparaos a viajar al inframundo antes de volver a la luz y poder alzaros de nuevo.


El Rey Bajo la Montaña

— Melanie, Lot Seven —


El arquetipo del Rey Bajo la Montaña en Canción de Hielo y Fuego

El Rey Bajo la Montaña es un arquetipo universal que se extiende a lo largo de la historia tan lejos como alcanza la memoria, y uno muy poderoso que George R. R. Martin está utilizando en su saga Canción de Hielo y Fuego para profundizar en el misterio que rodea a ciertos personajes creados por él. En este ensayo, espero demostrar que GRRM ha basado libremente a Bran, Sam y los Reyes en el Norte en este arquetipo; analizar cómo Martin está utilizando elementos del mismo para dar forma a su trabajo, y tal vez incluso hacer algunas predicciones sobre lo que podemos esperar de estos Reyes Bajo la Montaña; y me encantaría que os unierais a mí mientras exploramos cómo lo hace.

Para empezar, debemos entender qué es el arquetipo del Rey Bajo la Montaña. En el folclore, el Rey Bajo la Montaña es un héroe, a menudo de gran renombre militar, que deja a su pueblo atrás y se aventura en un lugar mágico, remoto y oculto, como una isla, una cueva o un lugar del inframundo, de ahí la designación “Bajo la Montaña“. A menudo, el Rey Bajo la Montaña está acompañado por compañeros fieles, y descansan juntos en este lugar secreto. En algunas narraciones, el Rey Bajo la Montaña se ve perturbado cuando un pastor tropieza con la morada oculta del rey mientras busca un animal desaparecido y luego da testimonio del rey preguntando si las aves (a menudo cuervos o águilas) que rodean su montaña todavía están allí. El pastor puede sobrevivir a la experiencia sólo para morir después de contar lo que sucedió o para salir de allí con el pelo canoso y delirantemente loco, mágicamente envejecido. Cientos de historias con elementos similares a los que he descrito se encuentran por todo el mundo, y veremos a continuación varios de estos mitos para poder reunir los innumerables hilos que GRRM ha seleccionado de ellos y entretejido en su trabajo.

En primer lugar, veamos uno de los ejemplos más obvios de las leyendas británicas: el rey Arturo. Vamos a dejar de lado la cuestión de quién era el rey Arturo en favor de mirar ciertos elementos específicos de su historia. Según la versión del mito de Geoffrey de Monmouth, el rey Arturo es tomado bajo la protección del mago Merlín, que diseñó el nacimiento de Arturo y finalmente quedó atrapado dentro de un árbol. Al final de la batalla de Camlann, se rumorea que el rey Arturo, herido, es llevado por un grupo de damas (a veces se incluyen mujeres de nombres tan sugerentes como Morgana y la Dama del Lago) junto con sus fieles caballeros a la isla mágica de Avalon, la “isla brumosa”, para nunca morir, sino recuperarse y esperar, durmiendo, hasta su glorioso regreso en el momento en el que Gran Bretaña más necesite de su liderazgo y destreza en la batalla. La Isla de Avalon o Afallach, que se traduce más o menos del galés antiguo como “isla de las manzanas”, está mágicamente envuelta en niebla y proporciona a Arturo y a sus fieles todo lo que necesitan. Si seguimos el rastro de la raíz en lengua galesa, encontramos que el concepto galés del inframundo, Annwn, es muy similar tanto en significado (“muy profundo” o “inframundo”) como en la ubicación (en una isla o bajo tierra), un concepto que llegará más adelante a tener comparaciones con las ubicaciones de Canción de Hielo y Fuego.

King Arthur, por Charles Ernest Butler

Mientras nos centramos en la historia galesa, debemos tener en cuenta que también Bran el Bendito es una figura de Rey Bajo la Montaña. Según la leyenda, Bran el Bendito es un gigante, o cewri, un detalle importante a tener en cuenta. Al igual que Arturo, Bran es un guerrero de renombre que es herido en una penúltima batalla, aunque es llevado de una manera mucho más curiosa. Bran ordena a sus hombres cortar su cabeza. Lo hacen, y la cabeza de Bran es conservada mágicamente y llevada junto con sus hombres mientras viajan de regreso a Gran Bretaña. Los hombres se desvían y visitan la isla encantada de Gwales (Grassholm), donde permanecen mágicamente inconscientes del paso del tiempo en una gran sala durante ochenta años. Una puerta en la sala frente a Gran Bretaña se abre y el hechizo que sostiene a Bran y sus hombres se rompe, causando que los hombres vuelvan a casa, pero no antes de enterrar la cabeza de Bran en Gwynfryn, la Colina Blanca. La cabeza de Bran les dice a los hombres que esto protegerá Gran Bretaña de una nueva invasión. Lo que nos importa a nosotros de la historia de Bran es que es un gigante que está esperando en un lugar subterráneo y que éste habita un reino mágico como cabeza no muerta, encargado de la protección de su tierra natal.

La leyenda irlandesa de Fionn mac Cumhaill produce otra figura histórica que se ajusta al arquetipo de Rey Bajo la Montaña. Fionn es, como Bran el Bendito, un gigante, y la esencia general de su nombre es “el justo / brillante / bendecido” que trae a la mente el apodo “el Bendito” de Bran. Al igual que la tutela del rey Arturo recae sobre Merlín, Fionn es tomado bajo el ala protectora del druida y poeta Finnegas. Al igual que el rey Arturo y Bran el Bendito, Fionn comanda una poderosa banda de guerreros. La “muerte” de Fionn tiene ciertas similitudes con las del rey Arturo y Bran el Bendito. Para algunos relatos, Fionn simplemente está durmiendo en una cueva oculta, rodeado de sus fieles guerreros, y regresará cuando Irlanda se encuentre en una grave necesidad. Algunos relatos mencionan que despertará cuando oiga tres toques del Dord Fiann, un cuerno de caza.

Para escuchar el sonido de un cuerno de guerra Dord, haced clic aquí.

Federico I Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico cuyo reinado comenzó en 1155, fue otra figura de Rey Bajo la Montaña. Sus hazañas en batalla y su perspicacia política fueron muy veneradas, y su longevidad inusual. Su muerte ahogado (que algunos eruditos creen que pudo haberse complicado por un ataque al corazón) llegó tarde y de forma inesperada en medio de la Tercera Cruzada. Aunque se sabe qué fue de su cuerpo, surgieron historias que colocaron al popular gobernante y a sus fieles caballeros en una cueva de montaña cerca de la región alemana de Baviera. Según las historias recogidas por los hermanos Grimm, dentro de la cueva el emperador esperaba, mientras su barba roja seguía creciendo a través de la mesa en la que se sentaba, esperando en un sueño con los ojos entreabiertos. De vez en cuando, el rey se despertaba lo suficiente para enviar a un niño de su séquito a ver a los cuervos dando vueltas en la cima de la montaña. La desaparición de los cuervos era la señal que despertaría a Barbarroja de su sueño mágico.

Como señalé anteriormente, el mito del Rey Bajo la Montaña se extiende a través del tiempo y por todo el mundo, incluso hasta las Filipinas durante el periodo post-colonial donde los mitos locales fueron apropiados e hispanizados. Allí, un gigante, a quien los conquistadores españoles apodaron Bernardo Carpio, es un líder excepcionalmente fuerte que se rebela contra ellos. A través de engaños, los conquistadores convencen a Carpio de ir a una cueva remota. Una vez dentro, Carpio queda atrapado entre dos montañas y debe mantenerlas separadas para mantenerse con vida. Cuando los aliados de Carpio siguen a su fiel caballo, Hagibis, de vuelta a la cueva, descubren que un terremoto ha causado un derrumbe de rocas y escombros inamovibles que han bloqueado la entrada de la cueva. En algunas versiones del mito, Bernardo es mantenido en la trampa por cadenas, mientras que en otras se le hace cautivo a través de medios sobrenaturales. A veces su historia toma una curva etiológica y se utiliza para explicar los terremotos. El mito de Bernardo Carpio es importante porque, al igual que los ejemplos anteriores, es un gigante y un líder, va a un lugar remoto (y cavernoso) y, como tantas otras figuras del Rey Bajo la Montaña, sigue siendo incierto si Carpio está vivo o muerto. Además, la asociación de Carpio con cadenas y terremotos hace que haya podido ser una inspiración interesante que Martin pudo haber utilizado para dar forma a su interpretación del mito del Rey Bajo la Montaña.

J.R.R. Tolkien, una influencia notable en Martin, hizo su propia versión del Rey Bajo la Montaña. Varios aspectos del arquetipo del Rey Bajo la Montaña se hicieron parte integral de la historia de algunos de los enanos de Tolkien.

En El Hobbit de Tolkien, Thorin Escudo de Roble es insultado por el Gran Trasgo que le dice:

Thorin, hijo de Thráin, hijo de Thrór, “Rey Bajo la Montaña.” Oh, pero me olvidaba; no tienes una montaña, y no eres un rey lo que te hace… nadie, en realidad.

 

El título de “Rey Bajo la Montaña” era el título heredado del gobernante de los enanos de Tolkien, y si miramos hacia atrás en el linaje de Thorin Escudo de Roble, encontramos a Thrór, el abuelo de Thorin. Como muchos de los arquetipos que acabamos de ver, Thrór era un líder, y al intentar recuperar su ancestral hogar de Moria en las Montañas Nubladas, Thrór, como Bran el Bendito, fue decapitado, aunque por un enemigo en lugar de por sus amigos. Gimli, que es uno de los nueve de la Comunidad del Anillo que acompaña a Frodo para devolver el Anillo a las llamas de Mordor, también comparte un poco del simbolismo del Rey Bajo la Montaña con respecto a su eventual salida de la narración. En general, los enanos de la creación de Tolkien se caracterizan por un hábito cíclico de ser desplazados de sus paraísos subterráneos, vivir entre otras razas por un tiempo y luego regresar a sus hogares subterráneos, un hábito que se hace eco de ciertos aspectos del arquetipo del Rey Bajo la Montaña. Específicamente, las fosas talladas y cavernas de los enanos imitan la isla o cueva secreta en la que descansa el Rey Bajo la Montaña; el desplazamiento y regreso de los enanos a sus casas de montaña es similar a los tipos de batallas en los que el rey Arturo y compañía se involucran antes de su muerte, y en el caso de Gimli, que navega hacia el Occidente con los elfos, su destino es también abandonar su tierra natal y navegar a una tierra de renombre de abundancia, un lugar envuelto en misterio como el rey Arturo. Muchas gracias a Blue Tiger de The Amber Compendium (blog aquí) por su ayuda al comprobar los detalles sobre el uso del arquetipo del Rey Bajo la Montaña por parte de Tolkien.

Carc y Thrór, por Donato Giancola

Ahora que tenemos una sólida comprensión del arquetipo del Rey Bajo la Montaña, podemos pasar a ver qué componentes de estos mitos combinados puede haber utilizado Martin. Martin ha creado figuras que marcan muchas de las características del arquetipo del Rey Bajo la Montaña. Si aún no lo has descubierto, la más reveladora de estas figuras son los Reyes en el Norte, esperando inmóviles en las criptas de Invernalia. Echémosles un vistazo en su estado de sueño mientras Eddard y Robert visitan la tumba de Lyanna:

Los señores de Invernalia contemplaban su paso. Sus efigies estaban talladas en las piedras que sellaban las tumbas, sentadas en largas hileras, con los ojos ciegos fijos en la oscuridad eterna y con grandes lobos huargo de piedra tendidos a sus pies. Las sombras trémulas hacían que las figuras de piedra parecieran agitarse cuando los vivos pasaban ante ellas.

Según la antigua costumbre, todos los que habían sido señores de Invernalia tenían una espada larga cruzada sobre el regazo para mantener a los espíritus vengativos en sus criptas. Las más viejas se habían ido oxidando hasta reducirse a polvo hacía ya mucho tiempo, y sólo quedaban unas manchas rojas allí donde el metal había descansado sobre la piedra. Ned se preguntó si aquello implicaba que esos fantasmas vagaban ahora libremente por el castillo. Esperaba que no. Los primeros señores de Invernalia habían sido hombres tan duros como la tierra sobre la que gobernaban. En los siglos previos a que los Señores Dragón llegaran por mar nunca habían jurado alianza a hombre alguno, y se hacían llamar «los Reyes en el Norte».

juego de tronos, eddard i

 

De esta cita podemos ver que los Reyes en el Norte eran poderosos líderes que encontraron descanso en una cueva remota, y son descritos como “espíritus vengativos” que están atados a sus tumbas por la magia de las espadas de hierro. Encajan en el arquetipo como líderes, como hombres que han atravesado o cruzado la frontera entre la vida y la muerte, y como hombres que han alcanzado una extraordinaria segunda vida, aunque se podría argumentar que los Stark Reyes en el Norte no están disfrutando de su segunda vida en una tierra de abundancia como el rey Arturo y sus hombres, sino que más bien pasan los siglos cada vez más enojados mientras permanecen atrapados en sus sarcófagos de piedra.

Está claro que los Reyes en el Norte no están en reposo mientras Ned se pregunta si los espíritus cuyas espadas faltan se han levantado y están caminando por Invernalia. El problema con el uso del hierro como medio para mantener a los espíritus de estos líderes en su no tan paradisíaca tierra liminal es que el hierro no es eterno, se descompone más rápido que la piedra de las tumbas dejando sugerentes manchas rojas en su lugar. En cierto modo, las espadas de hierro que mantienen a los Reyes en el Norte en sus tumbas podrían compararse con las cadenas que sostienen al Rey Bajo la Montaña Benardo Carpio en su lugar, y tal vez Martin aquí esté explorando la idea de lo que sucede cuando las cadenas que sostienen a los espíritus vengativos se erosionan en la nada.

Independientemente de si los Reyes en el Norte permanecen atrapados detrás de su sala de hierro o si fueron liberados involuntariamente para caminar libres, los que permanecen en la cripta parecen estar al tanto y alerta, tal vez de forma malevolente. Esto encaja con la idea de que el Rey Bajo la Montaña conserve cierto espíritu de lucha que resurgirá cuando su país necesite un héroe. Como podemos ver en las citas de abajo, Eddard siente el peso de la mirada de los Reyes en el Norte.

Contempló las figuras de piedra que lo rodeaban, y respiró hondo en el silencio gélido de la cripta. Sentía los ojos de los muertos clavados en él. Sabía que lo estaban escuchando. Y se acercaba el invierno.

juego de tronos, eddard i

 

El Rey Bajo la Montaña está generalmente escondido en un lugar remoto y de difícil acceso, los Reyes en el Norte están escondidos, y aunque se podría argumentar que el Norte mismo es visto como remoto por la mayoría del resto de Poniente, las criptas reales son un lugar bien conocido y algo famoso dentro de Invernalia y sus feudos circundantes. Aunque muchos han oído hablar de las criptas de Invernalia, sólo los Stark y sus acompañantes son bienvenidos en el reino subterráneo de los Reyes en el Norte. Incluso entonces, es un viaje desgarrador y a veces aterrador para los Stark. Los niños Stark en particular parecen capaces de cruzar entre las tierras simbólicas de los vivos y los muertos, ya que se observa que han utilizado las criptas de Invernalia como un lugar para jugar. Tal vez Martin está comparando juguetonamente a los niños con el pastor inocente que tropieza con el lugar de descanso oculto del Rey Bajo la Montaña. La siguiente cita demuestra que los niños provocan a los muertos para hacer una declaración, y uno de ellos regresa del viaje al inframundo con el pelo blanco aunque sea de harina y no por medios sobrenaturales.

Robb los guió hasta el final, más allá del abuelo, de Brandon y de Lyanna, para enseñarles las que serían sus tumbas. Sansa no dejaba de mirar la velita, temerosa de que se apagara. La Vieja Tata le había dicho que allí abajo había arañas, y también ratas grandes como perros. Cuando se lo dijo a Robb, el muchacho sonrió.

—Hay cosas peores que las ratas y las arañas —les había susurrado—. Aquí es donde los muertos caminan. —Y entonces fue cuando oyeron el sonido, grave, escalofriante.

El pequeño Bran se había aferrado a la mano de Arya con todas sus fuerzas.

El espíritu salió de la tumba abierta, muy blanco, pidiendo sangre a gritos. Sansa lanzó un chillido y huyó escaleras arriba, y Bran se abrazó a la pierna de Robb entre sollozos. Arya no se movió, sino que asestó un buen puñetazo al espíritu. No era más que Jon, cubierto de harina.

juego de tronos, arya iv

 

En este caso, Jon juega el papel de muerto viviente, el simbólico Rey Bajo la Montaña, y está “pidiendo sangre a gritos“, una frase que implica sed de venganza, al igual que la idea del Rey Bajo la Montaña que regresa para luchar por sus parientes en un momento de necesidad. Además, Robb, que en ese momento era el siguiente en la fila para convertirse en un Rey en el Norte, le dice a sus hermanos “aquí es donde los muertos caminan“, afirmando de manera rotunda que los muertos están vivos en su caverna subterránea escondida, al igual que el arquetipo del Rey Bajo la Montaña que hemos estado examinando.

Ahora que nos hemos metido en las criptas de Invernalia, encontrado a los Reyes no muertos en el Norte esperando ser llamados a la acción, y devueltos de una sola pieza (esperemos), es hora de examinar algunas ideas adicionales que se pueden vincular a ellos a través de puntos en común con el arquetipo del Rey Bajo la Montaña.

Primero, echemos un vistazo a la idea de la figura del Rey Bajo la Montaña Federico Barbarroja. Los cuervos rodean la montaña en cuya cueva yace Barbarroja esperando la señal, y la señal es la extinción o desaparición de los cuervos. Una desaparición similar ha ocurrido en Invernalia. Una serie de hombres Stark llamados Bran, un nombre que significa “cuervo“, han estado dando vueltas por las criptas de Invernalia durante miles de años. En la parte más actual de la saga, la iteración más joven de Bran Stark se cierne sobre Invernalia, mientras es capaz, escalando entre las cimas de las torres. El empujón de Jaime Lannister da por terminados efectivamente los días en que Bran podía elevarse por encima de sus compañeros, y queda paralítico para más tarde habitar las criptas cuando Invernalia es saqueada por los Hijos del Hierro. Bran, el último cuervo que rodea las criptas de Invernalia, se va en su misión de encontrar al Cuervo de Tres Ojos Más Allá del Muro, abandonando de hecho su nido por encima de los Reyes de Invernalia. Así como la ausencia de cuervos de Federico Barbarroja indica su despertar, esta puede ser la primera parte de una señal que despierte a los Reyes en el Norte.

“Bran Stark”, ilustración por aprilis420

A continuación, volvamos de nuevo a la leyenda de Fionn mac Cumhaill. Se dice que se despertará cuando oiga tres toques del cuerno Dord Fiann, y si hicisteis clic en el enlace que puse, habréis tenido la oportunidad de escuchar el sonido inquietante de un cuerno similar. Tres toques de un cuerno… ¿No os suena familiar? La Guardia de la Noche toca sus cuernos tres veces por una razón muy particular, pero ha pasado mucho tiempo desde que se oyeron los tres toques por última vez. Tres toques del Dord Fiann despiertan a Fionn mac Cumhaill y le hacen luchar contra el enemigo en el momento de mayor necesidad de Irlanda. Por lo que parece que tres toques de cierto cuerno mágico podrían lanzar el hechizo que despierte a los Reyes en el Norte cuando la mayor hora de necesidad de Poniente esté cerca. Convenientemente, Martin se ha asegurado de que tengamos varios cuernos dispersos por Poniente y a algunas personas muy adecuadas para soplarlos.

Primero, ¿recordais lo que significa tres toques de un cuerno para la Guardia de la Noche? Si adivinasteis que el regreso de los Otros, entonces tenéis toda la razón y tendríais una ventaja en vuestra loca carrera por alejaros de ellos y el frío y la muerte que traen. No sólo tenemos a Sam configurado como soplador de cuernos con un cuerno a su lado y varios ejemplos de cuernos tocando tres veces, también tenemos esta cita sobre Sam que me fue señalada por la indomable Emma Smith de Red Mice at Play (enlace a la web de Emma aquí):

La nieve caía con tal intensidad que se perdió entre las tiendas, pero finalmente dio con el pequeño refugio contra el viento que el chico obeso se había construido entre una roca y las jaulas de los cuervos. Tarly estaba enterrado bajo un montículo de frazadas de lana negra y gruesas pieles. La nieve estaba a punto de cubrirlo. Tenía el aspecto de una montaña de suaves redondeces. El acero susurró sobre el cuero con la levedad de la esperanza cuando Chett desenfundó la daga. Uno de los cuervos graznó.

—Nieve —masculló otro, mirando a través de los barrotes con sus ojos negros.

—Nieve —añadió el primero.

Pasó junto a ellos, colocando cada pie con cuidado. Cubriría con la mano izquierda la boca del gordo para ahogar sus gritos y…

Uuuuuuuuuuuooooooooo.

tormenta de espadas, prólogo

 

En la cita anterior, tenemos a Sam creando una especie de cueva, es decir a Sam siendo descrito en términos bastante montañosos: un montículo de negro cubierto de nieve a la deriva como una “montaña suave y redonda“. Sam no sólo duerme bajo una montaña de mantas, sino que tiene cuervos graznando por encima de él al igual que hacen los cuervos del Rey Bajo la Montaña dormido en las alturas de la montaña bajo la cual se esconde. El primer toque del cuerno interrumpe el plan asesino de Chett y despierta a Sam, y luego Chett y Sam escuchan dos toques de cuerno más. Esta es la primera vez desde la Larga Noche que la Guardia de la Noche toca un cuerno tres veces para avisar que los Otros se acercan, y son esos toques los que hacen que Sam se levante de debajo de su propia montaña personal; aunque en este punto Sam no es exactamente el temible y vengativo rey que esperaríais ver alzarse. Sam pierde sus cuervos durante la batalla subsiguiente, un eco de los cuervos que se alejan de la guarida del Rey Bajo la Montaña.

Veamos lo que piensa Sam cuando oye el cuerno de la Guardia de la Noche:

Sam no veía nada a tres metros de distancia, ni siquiera las antorchas que ardían a lo largo del muro bajo de piedra que rodeaba la cima de la colina.

«¿Será posible que las antorchas se hayan apagado? —La sola idea le inspiraba pavor—. El cuerno sonó tres veces. Tres llamadas largas significan que vienen los Otros.» Los caminantes blancos del bosque, las sombras frías, los monstruos de las leyendas que de niño lo hacían gritar y temblar… Siempre a lomos de gigantescas arañas de hielo, sedientos de sangre…

tormenta de espadas, samwell i

 

En esta escena, la mente de Sam inmediatamente piensa en los Otros, y con razón porque poco después Sam, Paul el Pequeño y Grenn se quedan atrás del resto de supervivientes del asalto al Puño de los Primeros Hombres. Pronto, Sam queda solo para valerse por sí mismo y enfrentarse a un Otro.

«Tú puedes, tú puedes, ataca.» Y de pronto se encontró precipitándose hacia delante, en realidad más que correr lo que hacía era caer, con los ojos cerrados y agitando la daga a ciegas ante él con las dos manos. Oyó un crujido, como el ruido que hace el hielo al romperse bajo una bota, y a continuación un chillido tan agudo y penetrante que lo hizo retroceder tambaleante, con las manos en los oídos, hasta que cayó de culo.

Cuando abrió los ojos, la armadura del Otro se deslizaba por las piernas del ser como un riachuelo, mientras una sangre color azul claro siseaba y humeaba en torno a la daga de vidriagón que tenía clavada en la garganta. El Otro se llevó las manos blancas como la nieve hacia la herida para tratar de arrancársela, pero cuando los dedos rozaron la obsidiana empezaron a humear.

tormenta de espadas, samwell i

 

Sam vs the Other, por guad

Le lleva bastante tiempo, pero por fin Sam mata a un Otro con su daga de vidriagón. Sam matando a un Otro es el elemento de venganza que le faltaba hasta ahora como simbólico Rey Bajo la Montaña. Por lo tanto, mirando esta cita bajo el ángulo de un Rey Bajo la Montaña, el despierto y vengativo Rey inmediatamente piensa en sus enemigos mortales y finalmente los mata. Es evidente que Sam está representando simbólicamente al Rey Bajo la Montaña en esta parte de la historia y que Sam está intrincadamente ligado a este arquetipo, pero un cobarde autoreconocido como Sam no puede ser el héroe feroz y vengativo que salvará Poniente, ¿verdad? Tal vez Sam tenga un papel diferente que desempeñar…

Naturalmente, si soplar un cuerno sirve para despertar al Rey Bajo la Montaña, o en este caso a los Reyes en el Norte, debemos preguntarnos cuál de los cuernos mágicos de la saga se utilizará y quién va a ser quien lo sople. Estoy de acuerdo con muchos en el fandom cuando digo que parece lógico deducir que de los cuernos mágicos, el Cuerno del Invierno, también llamado Cuerno de Joramun, será el cuerno que haga despertar a los Reyes en el Norte. Jeor Mormont al contarle a Jon acerca de estas figuras legendarias de los Salvajes, dice:

—Sí, y en tiempos aún más antiguos estuvo el Señor Astado y los reyes hermanos Gendel y Gorne, y aún antes, Joramun, que hizo sonar el Cuerno del Invierno y despertó a los gigantes de la tierra.

choque de reyes, jon iii

 

Y más tarde, Melisandre dirá:

—¿El Cuerno de Joramun? —Continuó Melisandre—. No, es el cuerno de la oscuridad. Si cae el Muro, también caerá la noche, la larga noche que no termina jamás. ¡No será así!

danza de dragones, jon iii

 

En el Norte caen nevadas ocasionales de verano, así que incluso cuando es verano parece invierno, haciendo que el nombre del cuerno sea una coincidencia lógica. El último paradero conocido del cuerno también coincide, ya que el Cuerno del Invierno fue visto por última vez cuando fue soplado por Joramun, el primer rey de los Salvajes. No sólo se vio por última vez el Cuerno de Invierno en el Norte, sino que tenía fama de haber ayudado a Brandon el Rompedor y a Joramun a someter al Rey de la Noche cuando Joramun lo sopló y “despertó a los gigantes de la tierra“. Además, como señala Melisandre, el Cuerno del Invierno tiene supuestamente el poder de derribar el Muro, que es parte del motivo por el que Mance Rayder y su banda de Salvajes abrieron tumbas a lo largo del Agualechosa en busca del poderoso artefacto. En resumen, el Cuerno del Invierno tiene la clase correcta de nombre, el tipo correcto de reputación, y está en el lugar generalmente correcto para causar algún tipo de agitación en las criptas Invernalia, pero ¿quién va a soplar el Cuerno?

Una teoría de Tom Silas (ver enlace aquí) considera a Samwell Tarly como el personaje más probable para soplar el Cuerno del Invierno, y estoy de acuerdo. Sam tiene el simbolismo perfecto que rodea a su linaje. El linaje de Sam proviene de un par de gemelos, Harlon el Cazador y Herndon el del Cuerno, el dúo que fundó Colina Cuerno (guiño, guiño), el hogar ancestral de Sam. El hermano de Herndon, Harlon el Cazador, era, bueno, aparentemente un buen cazador, mientras que las habilidades de Herndon estaban en algún lugar fuera del reino de la caza. El trato abusivo de Randyll Tarly a Sam proviene de la falta de interés o habilidad de Sam con las armas y parece que Randyll Tarly estaba demasiado ocupado haciendo gala de su masculinidad tóxica como para darse cuenta de que los talentos de Sam podrían estar fuera de las artes de la guerra, y que Sam mismo podría ser un reflejo del lado Herndon de la familia. Una comparación similar con Herndon y Harlon se puede hacer entre Sam y su hermano Dickon. El talento de Sam es la investigación y el estudio, y puede ser visto como un caballero de la mente, mientras que Dickon es un escudero que se está forjando un camino en las habilidades marciales del caballero. Tomando en cuenta estos rasgos ancestrales de la personalidad, Sam es paralelo a Herndon el del Cuerno… todo lo que necesita es un cuerno.

El cuerno llega a Sam a través de Jon, que es atraído a su vez por su huargo Fantasma hasta el cuerno antiguo enterrado junto con el fardo de armas de vidriagón. Jon considera los hallazgos y distribuye algunos de estos objetos antiguos entre sus amigos:

El cuerno de guerra se lo había dado a Sam. Una vez examinado a fondo, resultó que estaba agrietado, y Jon no consiguió arrancarle ni un sonido aunque lo había limpiado a fondo. Además, el borde estaba astillado, pero a Sam le gustaban las cosas antiguas, incluso las que no servían de nada.

choque de reyes, jon v

 

Sam termina con este cuerno desgastado, supuestamente sin valor, y lo mantiene con él a través de muchas tribulaciones. Cabe señalar que el cuerno es uno de los pocos efectos personales que Sam logra conservar después de negociar con Quhuru Mo el pasaje a Antigua en la Viento Canela.

Cuando cerraron el trato, a Sam le quedaban solo las botas, las prendas negras, la ropa interior y el cuerno roto que había encontrado Jon Nieve en el Puño de los Primeros Hombres.

festín de cuervos, sam iv

 

Viento Canela, por Donato Giancola

Exactamente quiénes o qué son los gigantes es materia de debate, pero debemos tomarnos un momento para considerar las ideas que rodean al Cuerno del Invierno junto al arquetipo del Rey Bajo la Montaña. Como es probable que recordéis, el Rey Bajo la Montaña tiene fama, en muchos casos, de ser un gigante, por lo que existe la posibilidad de que los gigantes despertados por el Cuerno del Invierno puedan ser los inquietos Reyes no muertos en el Norte, figuras que se ciernen como gigantes en la imaginación de los pequeños. Otra posibilidad es más etiológica: los gigantes despertados de la tierra podrían ser terremotos. Junto a estas dos posibilidades hay una idea que las combina, ¿qué pasa si el despertar de los reyes de piedra en las criptas es anunciado por un terremoto mágico, y qué pasa si todo se precipita por los mismos presagios y acciones que se dice que despiertan a los Reyes Bajo la Montaña del mundo real?

Para averiguar si esto es una posibilidad, tendremos que ver algunas citas. Comencemos con ejemplos de cuernos que dan tres toques:

Tres llamadas retumbaron contra las paredes antes de que se oyera el gemido de las bisagras de hierro y las puertas se abrieran lentamente.

festín de cuervos, jaime iii

Hagen sopló tres veces el cuerno en rápida sucesión: era la señal para que los hijos del hierro volvieran a sus barcos.

danza de dragones, la novia díscola

 

En el primer ejemplo, tenemos tres toques de cuerno que indican la apertura de un portal. El gemido de las puertas de hierro al abrirse recuerda el chillido de las bisagras de hierro de las criptas Invernalia. En la segunda cita, los toques son una señal para enviar a los Hijos del Hierro de vuelta a sus barcos, un lugar donde están listos para luchar en sus términos y un lugar también en el que su enemigo estará en desventaja, al igual que los reyes Stark despertados serían capaces de luchar desde su base de Invernalia. En el primer caso, el triple toque del cuerno indica una llegada, y en el segundo, las tres llamadas señalan una batalla. Ambos significados parecen relevantes para el despertar o la llegada del Rey Bajo la Montaña, vengativo y listo para luchar en la batalla final.

A continuación, vamos a mirar más de cerca la elevada señal que se dice anuncia el regreso del Rey Bajo la Montaña: la salida de las águilas o cuervos que viven en la cima de la montaña. Se dice que el Rey Bajo la Montaña pregunta al pastor si los pájaros todavía viven en los picos de la montaña, y si los pájaros se han ido, es hora de que el Rey despierte y luche en la batalla final por su país. Un pájaro fundamental ha volado lejos de la parte superior de la “montaña” de Invernalia, y ese pájaro es Bran, el niño cuyo nombre literalmente se traduce como “cuervo“. Echemos un vistazo al momento en que Bran deja las criptas después del saqueo de Invernalia por parte de Theon:

«La piedra es fuerte —se dijo Bran—, las raíces de los árboles se hunden muy profundas, y bajo la tierra, los Reyes del Invierno están sentados en sus tronos.» Mientras ellos estuvieran allí, Invernalia perduraría. No estaba muerta, sólo rota.

«Como yo —pensó—; yo tampoco estoy muerto

choque de reyes, bran vii

 

Bran piensa en Invernalia de la misma forma en que un cuervo podría pensar en el árbol en el que anida; de hecho, Bran compara Invernalia con un árbol directamente. Estoy segura de que recordaréis la afición por la escalada de Bran antes de la caída, que lo mantenía “elevado” por encima e interactuando con sus primos pequeños, los cuervos, otro vínculo que une a Bran con los cuervos reveladores de los mitos del Rey Bajo la Montaña. Los vívidos sueños de Bran en los que el Cuervo de Tres Ojos le exhorta a volar completan la imagen de Bran como un pájaro, específicamente un cuervo. Observar todos estos elementos de la historia de Bran juntos significa que tenemos un niño cuervo que está aprendiendo a “volar” saliendo de un castillo de árboles. La combinación de estos eventos parece bastante en línea con las aves vigilantes que salen del pico bajo el que el Rey Bajo la Montaña yace esperando.

El nombre y el papel de Bran como cuervo no es el único guiño al arquetipo del Rey Bajo la Montaña que George emplea en el arco de Bran. Bran deja Invernalia en busca del Cuervo de Tres Ojos, una figura que se encuentra esperándolo, de todos los lugares posibles, bajo una colina coronada por un gigante del bosque. Bran, al igual que el rey Arturo y Fionn mac Cumhaill, es tomado bajo el ala protectora de esta suerte de poderoso mago en forma de verdevidente, Cuervo de Sangre, el homenaje de Martin a Merlín. Al igual que Merlín, Cuervo de Sangre está atrapado en un árbol, aunque está en las raíces que serpentean a través de la cueva bajo la colina debajo del bosque. Allí, Bran se gana la tutela de Cuervo de Sangre como su mentor mágico personal, y si la serie de HBO es una indicación de lo que viene en la historia de Martin, entonces sabemos que en algún momento, como los Reyes Bajo la Montaña y como los cuervos que rodean la Montaña del Rey, Bran deberá despertar de sus visiones verdes proféticas, dejar atrás a su mentor y volar desde esta cuerva subterránea, ya que la invasión de los Otros representa la última gran amenaza para Poniente.

¿Qué hay del humilde pastor que tropieza con el Rey Bajo la Montaña sólo para regresar con la cabeza llena de delirios y locura? ¿Podría ser Theon Greyjoy un sustituto del pastor? Si nos fijamos en la escena en la que Theon desciende a las criptas con Lady Barbary Dustin, encontramos que el terriblemente humillado Theon está nervioso por las criptas y por los Reyes en el Norte en particular a pesar de que, como pupilo de los Stark, ha estado en las criptas muchas veces. Mientras sus pies mutilados lo llevan por las escaleras, Theon se da cuenta de que:

Theon nunca se había sentido a gusto en las criptas; sentía cómo los reyes de piedra lo contemplaban desde lo alto con sus ojos de piedra, los dedos de piedra en torno al puño de oxidadas espadas largas. Ninguno era amigo de los hijos del hierro. Una vieja sensación de temor lo embargó.

danza de dragones, el cambiacapas

 

Theon, aunque no es inocente como podría serlo un simple pastor, entra en las criptas contra su voluntad en gran medida en la forma en que un pastor inocente podría entrar en una caverna horripilante contra su mejor juicio en busca de un animal. Está claro desde el principio que este no-Stark es inoportuno y no deseado por cómo los Reyes en el Norte y sus huargos lo miran amenazadoramente con sus miradas invisibles. Sin embargo, Theon continúa su visita con Lady Barbary.

—Hay niveles inferiores, más antiguos. Tengo entendido que el más bajo de todos se derrumbó hace mucho. Yo nunca he estado allí.

Empujó la puerta y los guió por un largo túnel abovedado, con gigantescas parejas de columnas de granito que se perdían en la oscuridad. El sargento de lady Dustin alzó el farol, y las sombras se movieron y cambiaron.

«Una pequeña luz en medio de una gran oscuridad». Theon nunca se había sentido a gusto en las criptas. […]

Sus pisadas resonaron en las bóvedas cuando echaron a andar entre las hileras de columnas. Los ojos de piedra de los muertos parecían seguirlos, al igual que los ojos de sus huargos de piedra.

[…]

Siempre había oído decir que el acero de la espada mantenía el espíritu del muerto encerrado en su tumba. Si faltaba una espada…

«En Invernalia hay fantasmas. Y yo soy uno de ellos».

danza de dragones, el cambiacapas

 

Theon

El Príncipe de Invernalia, por Nachan

Theon señala que algunos de los Reyes en el Norte están perdiendo sus espadas y su siguiente pensamiento es que hay “fantasmas en Invernalia y yo soy uno de ellos.” De manera escalofriante, Theon se relaciona con los espíritus inquietos de los Reyes en el Norte porque reconoce que él es un mero fantasma de su antiguo yo; pero dejando a un lado la mentalidad de Theon por un momento, lo importante a tener en cuenta es que reconoce que los muertos en las criptas de Invernalia no están realmente muertos. Como nota al margen, aunque no causada por la interacción con los Reyes en el Norte, Theon en su miserable estado post-Hediondo tiene el pelo blanco como el hueso, que es uno de los marcadores sobrenaturales del pastor malogrado que encuentra al Rey Bajo la Montaña. ¿Será Theon el pastor convertido en profeta que predice el regreso de los reyes vengativos? ¿Estará preparado el Norte para la vigilia de los Reyes en el Norte a causa de Theon?

Antes de dejar atrás a los Reyes en el Norte, debemos examinar una última figura que hace visitas notables a las criptas en sus sueños: Jon Nieve. Jon tiene repetidas pesadillas con las criptas como podemos ver aquí:

—A nadie —contestó Jon sacudiendo la cabeza—. El castillo está siempre desierto. […] Hasta los cuervos de la pajarera han desaparecido, y en los establos sólo quedan huesos. Es lo que más miedo me da siempre. Echo a correr, abro todas las puertas, subo los escalones de la torre de tres en tres, llamo a gritos a alguien, a cualquiera. Y por fin me encuentro ante la puerta que lleva a las criptas. Dentro todo es oscuridad, pero veo la escalera de caracol que desciende. Y sé que tengo que bajar, pero no quiero. Me da miedo lo que sea que me espera abajo. Los antiguos Reyes del Invierno están en las criptas, sentados en sus tronos, con lobos de piedra a los pies y espadas de hierro sobre el regazo, pero no son ellos los que me dan miedo. Grito que yo no soy un Stark, que aquel lugar no me corresponde, pero no sirve de nada, tengo que bajar, y empiezo a descender por las escaleras, tanteando las paredes porque no llevo ninguna antorcha y no hay luz. Todo está cada vez más oscuro, y empiezo a tener ganas de gritar. —Se detuvo, algo avergonzado—. En ese punto es donde siempre me despierto.

juego de tronos, jon iv

 

De este sueño vemos que Jon es uno de los pocos que no se siente amenazado por los Reyes en el Norte que montan guardia con sus espadas desnudas para mostrar su falta de hospitalidad. Por el contrario, Jon es capaz de pasar delante de ellos sin pensarlo mucho. ¿Podría ser porque él mismo está destinado a convertirse en uno de los Reyes en el Norte? Veamos algunas de las observaciones de Jon sobre su vida en el Castillo Negro para ver si podemos encontrar algunas pistas.

De manera muy temprana, Jon ya observa la enormidad del tamaño de una montaña que es el Muro:

A veces uno casi se olvidaba de que estaba allí, igual que se olvida del cielo o de la tierra que se pisa, pero en otras ocasiones parecía como si no hubiera otra cosa en el mundo. Era más viejo que los Siete Reinos, y Jon empezó a sentir vértigo mirándolo desde abajo. Sentía como si el peso de todo aquel hielo cayera sobre él, como si estuviera a punto de derrumbarse. Y el muchacho tenía la intuición de que, si el Muro caía, el mundo caería con él.

juego de tronos, jon iii

 

Más tarde, Jon observará la inmensidad del Muro mientras cabalga por debajo de él a través de un túnel:

Guiaron sus monturas por las riendas hasta un túnel angosto excavado en el hielo, cuyas paredes frías y oscuras parecían aprisionarlos a medida que el pasadizo se retorcía en su curso. […] Allí, el aire era más frío y tranquilo que el de una tumba. Cuando salieron a la luz de la tarde, en la cara norte del Muro, sintió un extraño alivio.

juego de tronos, jon v

 

Jon viaja a lo largo de un túnel no muy diferente de la red de túneles que conectan las cuevas que corren bajo el Muro (recordemos a Grindel y Gorne aquí) y Jon piensa en el increíble peso de hielo que lo rodea, comparando el escalofrío que lo acompaña a una tumba. Un túnel frío, parecido a una cueva debajo de un muro montañoso de hielo de 700 pies de altura, suena como un lugar en el que un Rey del Invierno podría pasar el rato mientras espera resucitar. De hecho, incluso suena como un infierno frío y helado reservado para Starks… y aunque Jon sólo puede ser medio Stark, su temor está justificado.

Jon se convierte en el Lord Comandante de la Guardia de la Noche con un poco de ayuda de su amigo Sam, un rango que corresponde a una figura del Rey Bajo la Montaña. No pasa mucho tiempo después de esto cuando Jon es apuñalado y asesinado por los traidores de la Guardia de la Noche, y luego, si vamos a seguir el ejemplo de la serie de HBO, cuando el cuerpo de Jon es arrojado a una de las celdas de hielo, lo encontramos esperando para ser resucitado bajo ese mismo peso de hielo en el que una vez pensó con un escalofrío. ¿Será Jon, en lugar de los Reyes en el Norte en las criptas, el que será despertado por los tres toques del Cuerno del Invierno cuando Sam lo sople? Una mirada a la Guardia de la Noche podría señalarnos en la dirección correcta.

Aquellos de vosotros familiarizados con la serie de ensayos Green Zombie de Lucifer Means Lightbringer (enlace al primer ensayo aquí) entenderéis que los Hermanos de la Guardia de la Noche representan Hombres Verdes no muertos y resucitados, el tipo correcto de guerreros para responder a la llamada de un Rey Bajo la Montaña si está participando en la penúltima batalla contra los Otros por el control de Poniente. La Guardia de la Noche porta la tradición de un pasado grandioso, y podéis encontrar una referencia al papel de la Guardia de la Noche en la lucha contra los Otros junto al poderoso toque de un cuerno de guerra en la canción “La noche que terminó” aquí:

La música se hizo más animada: entraron los tambores, y Hother Umber sacó un gran cuerno curvo de guerra con remaches de plata. Cuando el bardo, que estaba cantando «La noche que terminó», llegó a la parte donde la Guardia de la Noche cabalgaba para enfrentarse a los Otros en la Batalla por el Amanecer, lo hizo sonar con un rugido que provocó los ladridos de todos los perros.

choque de reyes, bran iii

 

Farewell King Under The Mountain, por Donato Giancola

En su apogeo, la Guardia de la Noche vivió en una serie de fortalezas enclavadas a la manera de los enanos a la sombra del montañoso Muro, y es posible que recordéis que una de las fortalezas que se encuentra al este del Castillo Negro se llama precisamente Escudo de Roble. Si ese nombre corre por vuestra memoria, ¿qué tal emparejarlo con Thoren Smallwood, un explorador de la Guardia de la Noche? ¿Los estáis conectando con Thorin Escudo de Roble, de nuestra exploración al principio de este ensayo sobre el tema del Rey de la Montaña en la obra de Tolkien? Parece que Martin aprobó este énfasis en el toque del cuerno de la Guardia de la Noche y añadió Thoren Smallwood y Escudo de Roble como pequeños pero significativos guiños a los mitos del Rey Bajo la Montaña; para hacernos pensar en la Guardia de la Noche como un ejército de no-muertos que debe ser comandado por el dicho Rey… una figura que parece estar representada por Jon Nieve, el hombre que yace oculto y esperando la resurrección en una caverna bajo el Muro del tamaño de una montaña. ¿Se despertará Jon cuando Sam sople el cuerno, serán los Reyes en el Norte los que se levanten, o serán ambos? Tendremos que esperar a que Martin nos dé la respuesta, pero parece que la posibilidad está ahí.

Ahora ya tenemos una mejor comprensión del arquetipo y cómo se relaciona con los vengativos y listos para la batalla Reyes en el Norte de los Stark, con Sam y con Bran como simbólicos Reyes Bajo la Montaña. El papel de Bran como cuervo en el mito, el posible papel de Sam como el soplador del cuerno que despierte a los Reyes en el Norte, el terror de Theon de los espíritus inquietos en las criptas, y la posibilidad de que un no-muerto Jon Nieve lidere la simbólicamente muerta Guardia de la Noche en una nueva guerra por el amanecer nos muestran que muchos aspectos de los mitos del Rey Bajo la Montaña desataron algo en la imaginación de George R. R. Martin. La inspiración parecía lo suficientemente grande como para que Martin haya decidido incorporar personajes que representan esta figura en su historia, junto con pistas sobre cómo puede decidir usar los personajes asociados con el mito mientras continúa escribiendo la saga Canción de Hielo y Fuego.

Martin coloca a los Reyes en el Norte en una “cueva” subterránea escondida y luego da a entender la inquietud de estos reyes del norte supuestamente muertos, lo que nos permite sentir su malestar a través de los ojos de varios personajes con punto de vista. Bran, también colocado en una cueva, eventualmente puede volverse inquieto y listo para participar en esta búsqueda caballeresca que inicialmente se le negó por la parálisis, emergiendo de alguna manera para luchar en la guerra por el amanecer en el plano astral. Al suprimir la precedencia de la resurrección, Martin establece el escenario para que Jon se levante y luche de nuevo, posiblemente como alguien mejor equipado para luchar contra los Otros. Aspectos de los mitos del Rey Bajo la Montaña como los tres toques de los cuernos, las cadenas y los cuervos han sido tejidos hábilmente y sin problemas en la historia por Martin y esperan listos para ser descubiertos por el lector inteligente. Independientemente de si el Rey Bajo la Montaña representa a los reyes Stark en las criptas, a Bran, a Jon, o alguna combinación de todos ellos, tal vez el rey bajo la montaña ponienti cabalgue a la batalla con su ejército una vez más mientras los vientos de invierno soplan a su alrededor.