Desde la Compañía pensábamos que era interesante ofrecer una reseña de todos los capítulos de la temporada desde un mismo punto de vista y que este fuera externo. ¡Era imposible que todos los miembros nos pusiéramos de acuerdo en nuestras impresiones! De modo que para que hubiera, digamos, linealidad, decidimos contratar a un foráneo. Y, mira tú por dónde, dimos con Gonzalo Greyjoy, al que también podéis seguir en Twitter (al final todos los tontos tenemos suerte). Autodenominando su sección como Sacerdote Ahogado al Habla, nos dará semanalmente su particular visión del capítulo emitido; en este caso, el 7×01. Aunque el lema de los Hijos del Hierro es Nosotros No Sembramos, desde ya garantizamos que nada más lejos de la realidad, porque la crítica de este pirata está “sembrá”. Os dejamos ya para que disfrutéis de ella no sin daros antes un Braaviconsejo: no os perdáis los enlaces…. Y el que avisa no es traidor.


7×01: Rocadragón

Gonzalo Greyjoy —


Tras 385 días desde que se emitió el último capítulo de la sexta temporada, el Invierno por fin ha llegado… Y ha sido justo coincidiendo con una (otra más) ola de calor en la Península Ibérica. Daenerys (Emilia Clarke) y compañía partían desde el puerto de Meereen rumbo al Mar Angosto. Desde entonces, cada cual ha estado atento a las novedades del rodaje o ajeno a ellas.

Y ya, sin más preámbulos, me voy a meter a faenar sacando brillo a las letrinas –a lo Samwell Tarly (John Bradley)– de este primer episodio de la séptima temporada: Rocadragón.

“Esta lista es el bien absoluto”

NOTA: Como presentación, diré que iré desgranando las escenas agrupadas por localización geográfica y centrándome en los personajes principales.

Comenzamos por lo mejor del episodio: ese prólogo, esos cinco minutos que son, junto con aquel lejano prólogo de la serie en el episodio piloto (el bueno, el que hemos visto todos), el mejor comienzo de temporada. Sin embargo, un comienzo tan enérgico tiene su contraparte: y es que el resto del episodio va ir a remolque de ese inicio volviendo a batir sus alas ascendiendo cual dragón de Aegon El Conquistador.

La escena (previa al opening de la serie) se abre con un travelling ascendente desde unas manos hasta… ¡¡La jeta de Walder Frey (David Bradley)!! Y claro, uno pega un sobresalto. O simplemente, como este humilde servidor, piensa que es un sencillo flashback o escena previa a los trabajos de repostería encargados por Arya en la temporada pasada—vamos, algo común en la inmensa mayoría de las series. Lo del flashback, no lo de descuartizar a los hijos y darle el pudding al padre. No obstante, uno empieza a sospechar de que hablase del resto de Starks, ovejas y lobos, viésemos primeros planos de las copas de vino…

Pues eso, que la psicópata traviesa Arya (Maisie Williams), aparte de aburrirnos dos años en Braavos, aprender a descoser y coser caras y fregar, también ha aprendido a modular la voz (vamos, poner la de un viejo que fuma cuatro cajetillas de tabaco al día) y fingir una diferencia de estatura de ¡¡25 cm!! (Maisie Williams mide 1,55m frente a los 1,80 de David Bradley).

Así que nada, acabamos con la infecta Casa Frey: ya no habrá más peajes y sobrecostes de Obras Públicas ¡¡VIVA!! ¡¡EL NORTE RECUERDA!! (Ya sí, claro… chati. El Norte Recuerda… lo que le interesa).

Arya Stark y Ed Sheeran en Juego de Tronos

Arya Stark y Symon Pico de Oro Ed Sheeran con cosplay de Lannister

En la segunda y última escena de Arya, la vemos con un grupo de soldados de infantería del ejército Lannister, con Ed Sheeran a la cabeza. Muy majos estos currelas Lannister que lo único que buscan es un salario digno, comida y volver vivo a casa.

Pues nada, tras congeniar y hacer botellón, pues le preguntan que qué va a hacer durante las vacaciones. Y ella, tan pancha, suelta que matar a la Reina. Con dos ovarios. Arya es una chica con ideas fijas, que se obceca y vehemente. Y aquí va un mensaje de autoayuda para ella:

“Luca Brasi duerme con los peces”

Dando un rodeo bajamos un poco al sur, a la capital: Desembarco.

Vamos a ver, la Zorra de Reina (así, en mayúscula) Cersei (Lena Headey) ha mandado pintar un tablero del Risk a escala 1:1 del Poniente de HBO. Mientras tanto, discute junto con su hermano sobre la nueva política de pactos que llevarán a cabo: su mayoría pende de un hilo y pueden sufrir una moción de censura por parte de la reina (en minúsculas) dragón. Tras despachar a todos sus enemigos —hatajo de putas, zorrupias, bastardos, etc.,— le cuenta a Jaime que ha enviado una proposición de propuesta (ojito) de amistad a Euron Greyjoy.

Euron (Pilou Asbaek) llega al Salón del Trono, y tras comportarse como Donald Trump (again), no llega a un acuerdo con los mellizos rubios. Y Cersei pide que, por favor, se vaya. Esta vez con aire socarrón y prepotente, el autoproclamado Rey de las Islas del Hierro le muestra a Cersei la idea de que matar a parientes está muy bien y que se piense la oferta. De momento, es un Euron más payaso que temible. Habrá que ver si le da tiempo a asentarse con lo poco que resta de serie.

Mi problema con esta escena, especialmente en el diálogo de Cersei con Jaime, junto con algunas escenas del tramo central del episodio, es que los diálogos me resultan en su mayoría redundantes: explicativos sobre imágenes y situaciones que hemos visto y, más aún, recordamos.

Cersei y Jaime Lannister contando si hay realmente 1.000 barcos en la flota de Euron

 

  • 1) ¡¡¡Winter is Here. Winter is Here. Winter is Here!!! [Repítalo veinte veces, con pequeños descansos de un minuto y vuelva otra vez].

Sí: El Rey de la Noche marcha hacia El Muro en busca del marcado Bran Stark junto con su ejército de Caminantes Blancos, espectros y gigantes-zombies. Echo en falta las arañas de hielo y, ya que estamos, al guitarrista-lanzallamas de Mad Max.

 

Caminantes Blancos en Juego de Tronos

Después de 6 temporadas bajando al Sur empezamos a creer que se han perdido

Ya cerquita del Muro, Bran y Meera llegan a la Puerta del Castillo Negro. Allí van a verles los pocos miembros de la Guardia de la Noche que quedan liderados por Edd El Penas. Escena sin más, paradigma de lo que es una escena de un primer episodio de Juego de Tronos: vuelta al cole y volver a ver las caras de siempre.

 

  • 2) ¡¡¡Winter is Here. Winter is Here. Winter is Here!!! [Salga desnud@ y con una campana, como si anunciase el fin del mundo].

Meera Reed ha echado ya más brazo que Gendry de arrastrar al “pequeño” Bran Stark

En Invernalia: Congreso Federal. Jon Snow (Kit Harington) intenta imponer su criterio al de los barones (dibujados en su hermana prima Sansa y Meñique). Poco espabilado es el bastardo hijo de Rhaegar. Debería dedicarse más a las espaditas y menos a la política. Decide dar el indulto a las familias Umber y Karstark, representadas en el pequeño Ned Umber (ojo, que veo traición, yo no digo nada) y Alys Karstark (¡¡¡Alys!!!). También, en el Congreso Federal, Jon intenta aprobar una reforma laboral en la que todos están llamados a cumplir el servicio militar y hacer las cosas que te mandan hacer en Gilead. Pronto encuentra la fiera oposición tanto de Robett Glover como de Lyanna Mormont. Siguiendo, esta última, la reivindicable línea de empoderamiento femenino que ha ido ganando la serie desde el último año.

 

Sansa Stark se pregunta si su hermano primo Jon es tonto mientras Davos Seaworth se cuestiona su existencia

Más tarde, Sansa (Sophie Turner) aconseja a su primo que no vaya por el camino de su padre y su hermano (o sí): que en este mundo, HAY QUE SER MÁS HIJOPUTA, cosa que los espectadores ya sabemos.

Por lo demás, Meñique (Aiden Gillen), empezando a ocupar la plaza Friendzone que podría dejar vacante Jorah Mormont y nueva dosis de la OTP revelación del año pasado: el Briemund.

  • 3) ¡¡¡Winter is Here. Winter is Here. Winter is Here!!! [Pare ya de una vez y distráigase: por ejemplo, hágale el amor a su hija].

El Perro. Que digo El Perro. El Puto Perro. Perdón, Don Sandor Clegane, Alias El Perro (Rory McCann) junto con los putos amos Beric Dondarrion (Richard Dormer) y Thoros de Myr (Paul Kaye) se topan con el general invierno a la altura de aquella granja a la que desvalijaron Arya y el errante caballero asesino en la cuarta temporada (4×03). En aquella ocasión, Arya le reprochó al menor de los Clegane que por qué le robaba el dinero. Sandor respondió: no lo necesitarán, no llegarán al invierno (predicción cumplida). Pequeño homenaje al sepulturero de Isla Tranquila. Y posteriormente, con esa visión de los augurios de R’hllor a este episodio de Los Simpson.

Wiki de Harry Potter: La Sección Prohibida

Antigua y su característico faro por fin han aparecido en el mapa de los títulos iniciales de la serie.

Gracias a un montaje acelerado observamos el día a día del aprendiz Samwell Tarly (John Bradley), extremadamente desagradable. Aparte de conocer un poco los intríngulis de la Biblioteca de la Ciudadela, conocemos al fichaje del año: el ganador del Oscar Jim Broadbent haciendo del Archimaestre Ebrose. Veremos qué rol desempeña: si es el de Marwyn, el de Maestre Conspirador o como simple punto de apoyo de la trama de Sam.

Sam consigue hacerse con las llaves de la Sección Prohibida de un despistado maestre y robar algunos pergaminos con información interesante: como por ejemplo, que Stannis tenía razón y que hay una gran mina de vidriagón bajo la piedra de Rocadragón.

 

Sam y Gilly en la Ciudadela

Sam tiene una flor en el culo y encuentra lo que más necesita Jon en el primer libro con el que da en la Sección Prohibida

Por último, mientras Sam se encarga de recoger los restos de los pacientes en cuarentena de la enfermería, surge una voz… Y después una mano leprosa: ¡Es Jorah Mormont!

“En el trono pondrás a una reina: no oscura, pero sí hermosa y cruel”.

Otra flota se acerca a la costa. Vemos a la reina dragón (Emilia Clarke) escoltada por sus leales: Varys, Tyrion, Missandei. Echan pie a tierra. A Tierra. Sobre la arena de la playa de Zumaia. Caminan sobre ella. Sólo oímos el viento del litoral. Suben la escalinata de San Juan de Gaztelugatxe. Se abren las puertas. Tocan reformas dentro de la fortaleza de Rocadragón, un nuevo dueño (en este caso, dueña) ha llegado. Se abre un simulacro de salón de Trono esculpido sobre la misma roca vista antes en la playa. Pasamos a una nueva sala: esta sí nos resulta familiar a pesar del cambio de set-piece en líneas generales: Es la Cámara de la Mesa Pintada. Allí donde previamente, entre otras cosas, departieron sobre ayudar al norte Stannis y Davos. Ahora está en manos del bando Targaryen. Daenerys ha vuelto a los orígenes. A donde nació ella y a donde comenzó la conquista de Aegon. “Shall we begin?”. Fin. Y todo ello, (casi) sin palabras.

Tyrion y Daenerys en la sala del trono de Rocadragón

Rocadragón y el misterio de por qué está de repente abandonado a su suerte

 

En resumen, un gran comienzo de episodio, un desarrollo a ratos timorato y un final potente. En definitiva, un comienzo en la línea general de los primeros episodios de temporada: resituación de espectadores y personajes.

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif