Hoy vuelve a ser noche de ensayo de Canción de Hielo y Fuego. Continuamos con un ensayo que trata sobre la verdevidencia y de cómo la experiencia de ahogarse en el mar, un mar verde para más señas, es utilizada en la saga como su metáfora. De cómo las similitudes y juegos de palabras en inglés como sea y see se usan en abundancia, generando a su vez una experiencia inmersiva en el propio lector. La autora, ravenousreader, lo publicó inicialmente en el foro de Westeros.org, dentro del hilo Nennymoans and merlings; more Patchface tinfoil. Tras conocer el resumen introductorio y la primera parte de la versión larga en la edición anterior, continuamos esta semana con la segunda parte, en la que todas las ideas seguirán siendo convenientemente desarrolladas.


Mar Verde / Vista Verde (II). La Boda

— ravenousreader —


 

La Boda

De forma bastante inquietante, también se configura como una boda: La iniciación de Bran con el bol sacrificial es referida como su matrimonio con el árbol. ¿Podrían Bran y los otros verdevidentes atraídos y capturados por el árbol y/o los Hijos del Bosque ser interpretados como las sirenas1 del enigma de Caramanchada, haciendo de los Hijos las anenimonas2… o lo estoy entenidendo al revés?

Como iré demostrando en todo momento, el conglomerado de la verdevidencia, especialmente pero no exclusivamente en el Norte, se representa metafóricamente como un ambiente marino. Así que encontrar figuras marinas3, etc., en este contexto no está fuera del reino de lo posible. Por consiguiente, las nennys que gimen (gemidos4 que evocan su canción) son parecidas a las sirenas de la mitología, en particular la Dama del Lago de la leyenda artúrica, Nimue (normalmente pronunciada Nim-moo-aye, a veces Nim-ewe-aye; también llamada a veces Ninnianne, Nineveh, entre otras permutaciones; por lo que creo que Nennymoan5 es un guiño de GRRM) que llama al mago con su fascinante canción de llegada. Las sirenas se asocian tradicionalmente con algún tipo de agua, normalmente atrayendo a los marineros en el mar, ya sea protegiéndolos o hundiéndolos, pero también se han caracterizado como ninfas de arroyos y lagos. Nimue se asocia con un lago y una caverna subterránea, lo que parece adecuado en nuestro contexto.

A veces, desde algún lugar lejano y profundo, llegaba una canción. La Vieja Tata los llamaba «hijos del bosque», pero los cantores se denominaban los que cantan la canción de la tierra en la lengua verdadera, que los humanos no hablaban.

danza de dragones, bran iii

—No, el fuego los quema. El fuego siempre tiene hambre. Aquella voz no pertenecía a Arya ni a ninguna niña. Era una voz de mujer, aguda y melodiosa, impregnada de una musicalidad extraña que nunca había oído en nadie, y tan triste que desgarraba el corazón. Bran entornó los ojos para verla mejor. Era de aspecto joven, más baja que Arya; se cubría la piel, moteada como la de una cierva, con una capa de hojas. Tenía unos ojos extraños, grandes y vidriosos6, dorados y verdes, con la pupila vertical como los gatos.
«Nadie tiene los ojos así». Su pelo era una maraña de colores otoñales, castaño, rojo y dorado, con enredaderas, ramitas y flores secas enzarzadas.

danza de dragones, bran ii

 

Hijos del Bosque. Retrato, por Blu-Oltremare

Mientras que es tentador pensar en Hoja en cierto sentido como en la sirena7 que lleva anenimonas en el pelo (notad que son flores marchitas) de esta descripción, creo que a un nivel más profundo ella y los de su clase mágica representan a las anenimonas que se meten en el pelo, y las mentes, de los verdevidentes, enredándolos en la red de arciano. Como una sirena, sin embargo, tiene una hermosa e inquietante voz en la que uno podría perderse. Un breve repaso de la mitología de las sirenas o tritones y de las selkies revela que la relación entre la sirena y la persona atraída por su llamada es más complicada de lo que parece, particularmente cuando se trata de determinar quién es capturado por quién. En primer lugar, la sirena atrae a su objetivo (o tal vez el objetivo es el responsable de atraer la atención de la sirena, ¿quién sabe…?) y luego, de la misma manera, persigue e intenta poseer al primero. En algunos relatos, la sirena lo atrapa físicamente de alguna forma, impidiéndole salir del matrimonio, mientras que en otros relatos ocurre lo contrario. De modo que por ejemplo, al ocultar la piel de una selkie o al quitarle la cola a la sirena (como en el cuento de La Sirenita), se impide que la sirena vuelva al agua y se la engaña para que permanezca en el matrimonio. En el caso de Bran, encarna elementos tanto de la sirena como de su objetivo que discutiremos.

Consideremos a Los que Gimen:

Como se está haciendo evidente, GRRM condimenta libremente el paisaje con múltiples entradas al inframundo al presentar cruces o intersecciones entre los vivos y los muertos, uno de los cuales es Norvos, con esta sugerente referencia a los fantasmas que gimen:

Pasaron por las colinas onduladas de Norvos, cerca de los cultivos en bancales de las granjas y de aldeas cuyos habitantes los miraban con temor desde la cima de muros blancos de estuco. Vadearon tres ríos anchos y tranquilos, y un cuarto que era rápido, estrecho y traicionero. Acamparon junto a una catarata altísima de aguas azuladas, atravesaron las ruinas de una ciudad muerta donde, según se decía, los fantasmas aullaban8 entre las columnas de mármol ennegrecido.

juego de tronos, daenerys iii

 

En una inversión de esta escena de Norvos, la cueva de los cantores en el Norte, y la propio verdevidencia en sí misma, también pueden ser consideradas las ruinas de una vasta ciudad muerta donde los fantasmas gimen entre las columnas de mármol. Excepto en que, porque es una realidad invertida o subvertida, la ciudad y el río se encuentran bajo tierra, bajo las colinas ondulantes en lugar de arriba, y las columnas que proporcionan tanto la columna vertebral arquitectónica para los cantores, los gimientes para mis propósitos, así como el canal para su canción, su instrumento, se componen de madera de arciano blanca en lugar de mármol ennegrecido (el uso de la palabra ennegrecido en lugar de negro por parte de GRRM implica que el mármol podría haber sido una vez blanco como la madera de arciano, de todos modos). Como se ha sugerido en las especulaciones sobre los huesos de Nagga, la madera petrificada también podría ennegrecerse con el tiempo o el fuego, etc.

Encontraron más pasadizos y recovecos a ambos lados, y Bran oyó agua que goteaba hacia su derecha. Cuando miró en aquella dirección se encontró con ojos que los observaban, grandes ojos de pupila vertical que reflejaban la luz de la antorcha.
«Más hijos del bosque —se dijo—; nuestra guía no está sola». Pero también recordó la historia de la Vieja Tata sobre los que habían acompañado a Gendel.
Había raíces por todas partes: se retorcían entre tierra y piedras, cerraban algunos pasadizos y sostenían los techos de otros.
«Lo que no hay son colores —advirtió Bran. El mundo era de tierra negra y madera blanca. El árbol corazón de Invernalia tenía las raíces gruesas como los muslos de un gigante, pero aquellas lo eran más aún, y Bran nunca había visto tantas juntas—. Tiene que haber un bosque entero de arcianos justo encima de nosotros».

danza de dragones, bran ii

 

Ya que estamos con el tema de las nennys gimientes, recordemos que fue una mujer que gemía la que puso a Bran en su viaje a la verdevidencia en primer lugar:

Se oían ruidos suaves, húmedos. […] El hombre había puesto una mano entre los muslos de la mujer y le debía de estar haciendo daño, porque ella empezó a gemir.
[…]
Pero la voz era baja y débil, y en vez de empujarlo para obligarlo a alejarse, hundió las manos en el pelo del hombre, aquel pelo rubio enmarañado, y le obligó a bajar el rostro hacia su pecho.

juego de tronos, bran ii

 

Creo que Jaime está enredado con un anenimona… Quiero decir, parece estar literalmente llevando una en el pelo aquí…

Bran vio la cara de la mujer. Tenía los ojos cerrados y la boca abierta, gemía. Se le mecía la cabellera dorada mientras movía la cabeza adelante y atrás, pero aun así reconoció a la Reina.
Debió de dejar escapar algún sonido. De pronto, la mujer abrió los ojos y lo miró directamente. Lanzó un grito.

juego de tronos, bran ii

 

Debo decir que la imagen de Cersei con los ojos cerrados y la boca abierta, enmarcada por una aureola de cabellos dorados, con las hebras oscilando de un lado a otro y con la cabeza moviéndose hacia adelante y hacia atrás, no es muy diferente de una anémona de mar. Tampoco tiene ojos, tiene una boca carnívora con un único propósito dirigida hacia arriba, y tiene tentáculos venenosos y urticantes, que también se balancean de un lado a otro, con los que capturar a desprevenidos gusanos, crustáceos, mejillones y presas aún más grandes como peces y pájaros (los pobres Bran y Sansa se metieron en sus fauces). Ved este ejemplo de una anémona capturando un ave marina. En el contexto de Cersei, el entorno acuático de la anémona de mar también es transmitido por los suaves, húmedos y quejumbrosos sonidos. Con sus tentáculos de doble propósito, las anémonas son criaturas de fuego (como Cersei) de las profundidades acuáticas, aprovechan la electricidad y el veneno en esas elegantes antenas, por lo que es apropiado que la caída de Bran desde la torre se compare con un rayo. En términos anemónicos, fue Cersei, no Jaime, quien empujó a Bran. Incluso se puede decir que es ella quien esgrimió la mano del Matarreyes con su poder (picado en sumisión) para llevar a cabo la acción. Recordemos que él detestaba hacerlo, miraba a Cersei con odio antes de ceder ante su mirada fija y cumplir con su mandato. También vale la pena señalar que en la mitología griega, Cersei, que suele escribirse Circe, es una ninfa, bruja, maga o hechicera muy versada en hechizos y venenos, diseñados para someter a la gente a su voluntad o finalmente matar a aquellos de los que ha prescindido.

Bran descubre a Cersei y Jaime en la torre, por Martina Pilcerova

Después del encuentro de Bran con Cersei, que lo dejó permanentemente tullido, otros gimientes lo llamaron, transformándolo también a su vez. A través de su capacidad para soñar con el tercer ojo, incrementada desde la caída, Bran sintió que alguien le llamaba, ya fuera el árbol o el cuervo o canalizando a través de Jojen, arrancándolo de Invernalia y llevándolo a su incierto destino al Norte del Muro. Todo ello catalizado por su ahogamiento metafórico representado por el llamado sueño comatoso, del que emergió renacido, seguido por el mar que llegó a Invernalia a través de los Hijos del Hierro. Observad la proliferación de metáforas acuáticas: las sirenas son criaturas marinas que atraen a los marineros; la Dama del Lago hizo de Merlín su esclavo en su cueva acuática subterránea encadenándolo a un árbol, en algunas narraciones; los Hijos del Hierro están asociados con el Dios Ahogado; y el Corazón del Invierno que se vislumbra en el coma es un Corazón de las Tinieblas reformulado (después del clásico homónimo de Conrad del viaje río arriba al corazón del inexplorado continente oscuro del otro, que paradójicamente es también un descenso a los rincones más oscuros del propio ser)… Gracias por esa captura @Black Crow.

Dada su atrofia y parálisis, las piernas de Bran no le sirven para nada en tierra. En este sentido, es similar a una sirena o una selkie, una foca es una especie de lobo marino, con cola de pez y un torso humano. Incluso se podría decir que Bran después de su parálisis es como un pez fuera del agua (no hay que olvidar que también es un Tully; ¡y el agua, en particular navegando el río del tiempo, es su elemento!). De la misma manera, Cuervo de Sangre puede ser considerado como un viejo guiverno 9 quizás o una serpiente marina, que también tiene una cola y es potencialmente digna10 en el entorno adecuado. Una vez que Bran encuentra su camino hacia la caverna subterránea con su mar sin sol, debería estar simbólicamente en su elemento como el pez blanco ciego que sabe tan bien como el que ve (ya que creo que se refiere a él). Sin embargo, la mención de comer pescado es una pista sobre la naturaleza inquietante del arreglo simbiótico o boda en el que está entrando en la cueva (hay suficientes indicios de canibalismo a lo largo del camino y dentro de la cueva como para hacernos pensar). Aunque Bran será relativamente libre de nadar en la dimensión alternativa que ofrece la red de arcianos, esa misma red también sirve para atarlo a una innegable esclavitud.

Está claro que este es un matrimonio en el que Bran se siente reacio a entrar. Incluso se podría decir que se siente atrapado en él, a la luz de una discapacidad que compromete sus opciones. Como figura de sirena, Bran, por lo tanto, sufre una trampa en forma inversa a una sirena que habiendo perdido su cola no puede volver a entrar en el agua. Ha perdido sus piernas y ahora está a merced de los que están en la cueva que desean que él, en sentido figurado, entre en el agua bajo el mar (una metáfora para la verdevidencia):

Tenía un aspecto que le daba arcadas. Suponía que las vetas rojas eran solo savia de arciano, pero a la luz de la antorcha recordaban demasiado la sangre. Hundió la cuchara y dudó.
—¿Esto me convertirá en verdevidente?
—Es tu sangre la que te hace verdevidente —dijo lord Brynden—. Esto te ayudará a despertar tus dones y te casará con los árboles.
Bran no quería casarse con un árbol… Pero ¿quién, si no, querría casarse con un chico roto como él?
«Mil ojos, cien pieles, una sabiduría profunda como las raíces de los antiguos árboles. Un verdevidente».

danza de dragones, bran iii

 

Estar casado con mil ojos, cien pieles, una sabiduría profunda como las raíces parece una perspectiva abrumadora; otorga omnisciencia e inmortalidad a costa de disolver o ahogar el yo. Ya hemos establecido que enredarse con las anémonas puede ser peligroso. Así que, las sirenas (los verdevidentes) que llevan anenimonas (la red de arcianos, los mil ojos, los Hijos, los cantores no-muertos) en el pelo para aprovechar su poder (magia) son una relación cargada de peligro, y destinada a fracasar. Dicho de otra manera, en términos aproximadamente parafraseados de Azor-Ahai: las sirenas (Azor Ahai) al unirse con las anenimonas (Nissa Nissa… La que gime… Su grito de aflicción y éxtasis abrió una grieta en la cara de la luna… Recuerda a la descripción de Bran de una voz de mujer, alta y dulce, con una música extraña como ninguna que haya escuchado jamás y una tristeza que pensó que podría romperle el corazón) juntos producen magia (forjar una espada es análogo a tejer vestidos de algas de plata) que deja el subproducto, o daño colateral, de un rostro agrietado o un corazón roto. Tened en cuenta que ambas partes del matrimonio pueden resultar heridas (Bran es el equivalente de Azor Ahai aquí… ¡Las figuras de Azor Ahai también resultan heridas!).

Las sombras se movían de tal manera que parecía que las paredes se movían a su vez. Bran vio enormes serpientes blancas que entraban y salían de la tierra que lo rodeaba, y el corazón le dio un vuelco. Se preguntó si no habrían entrado en un nido de serpientes de leche o de gusanos de sepultura gigantes, blandos, pálidos y fangosos.
«Los gusanos de sepultura tienen dientes».
Hodor también lo vio.
—Hodor —protestó, sin ninguna gana de continuar. Pero cuando la mujer se detuvo para que la alcanzaran, la luz de la antorcha se quedó inmóvil y Bran se dio cuenta de que las serpientes solo eran raíces blancas como la que le había dado en la cabeza.
—Son raíces de arciano. ¿Te acuerdas del árbol corazón del bosque de dioses, Hodor? El árbol blanco con hojas rojas. Un árbol no puede hacerte daño.

danza de dragones, bran ii

 

La declaración, un árbol no puede hacerte daño, es por supuesto sumamente discutible, especialmente considerando que Bran se contradice en la misma declaración con la admisión de que el árbol ya le ha hecho daño en la cabeza. Etimológicamente, un aliviadero11 del que se deriva la palabra arciano12 es una presa baja construida a través de un río para elevar el nivel del agua río arriba o regular su flujo, de nuevo enfatizando la relación interdependiente entre el árbol y el agua, e insinuando lo crucial que es la agenda de los Hijos y/o Verdevidentes para los cambios climáticos y los potenciales cataclismos que amenazan Poniente. Además, un corral de pesca13 es un recinto de estacas colocado en un arroyo como trampa para peces, básicamente una red de pesca. El trono de arciano es también una jaula; el nido puede ser una pira. En términos cristianos, estar atado a un árbol es un crucifijo.

En el siguiente ejemplo, otra figura de anenimona, Melisandre, pone a una figura de rey verdevidente en una jaula de arciano (Mance Rayder… P.S. @The Fattest Leech, me gusta lo que dijiste recientemente sobre que los exploradores son el equivalente humano de la verdevidencia, ambos implican visión profunda14… ¡Aunque no estoy segura de que eso sea lo que quisiste decir!). Como con las otras sirenas, los gimientes, que hemos encontrado, Melisandre frecuentemente usa su voz para encantar (por ejemplo, ella hizo de la palabra una canción al hechizar a Fantasma para que no reconociera más a Jon):

Bajo las lágrimas del Muro, lady Melisandre alzó las pálidas manos15.

danza de dragones, jon iii

 

Mel at Wall, por Luis Borgia

Ella es como un arciano, con su colores rojo y blanco, alcanzando el cielo como las ramas de un árbol.

—Todos debemos escoger —proclamó—. Hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, señores y plebeyos; nuestras decisiones tienen el mismo valor. —Al oír su voz, Jon Nieve casi percibió el olor de anís, nuez moscada y clavo.

danza de dragones, jon iii

 

También es un árbol de especias. Las especias se asocian frecuentemente con la duplicidad y el veneno, además de con la iluminación según GRRM. Por ejemplo los Spicer, que facilitaron la caída de Robb, o las langostas de miel con especias destinadas a matar a Daenerys. Las especias también son un componente importante de la pasta de arciano y el vino del ocaso, lo que indica que quitar la venda de los propios ojos es un negocio arriesgado.

Estaba junto al rey, en un cadalso de madera situado sobre el foso—. Escogemos la luz o escogemos la oscuridad. Escogemos el bien o escogemos el mal. Escogemos a los dioses verdaderos o a los falsos.
Mientras Mance Rayder caminaba, el viento hizo que la espesa melena castaña le tapara la cara. Se la apartó de los ojos con las manos atadas, sin dejar de sonreír. Pero cuando vio la jaula, de repente perdió el coraje. Los hombres de la reina la habían construido con árboles del Bosque Encantado, con brotes y ramas flexibles, con troncos de pino pegajosos por la resina y con dedos de arciano blancos como huesos. Las habían doblado y enroscado hasta tejer un entramado de madera, que habían colgado a bastante altura sobre un foso profundo lleno de leños, hojas y astillas. El rey salvaje retrocedió ante su visión.
—No —gritó—. Piedad. No es justo, no soy el rey, no…
[…]
El cuerno cayó entre los troncos, las hojas y las astillas. En un abrir y cerrar de ojos, el pozo entero estuvo envuelto en llamas. Mance, agarrado a los barrotes de la jaula con las manos atadas, lloraba y suplicaba. Cuando el fuego lo alcanzó, empezó a saltar, y sus gritos se convirtieron en un chillido de miedo y dolor. Se agitó en la jaula como una hoja en llamas, como una polilla atrapada en una vela. Jon recordó una canción:

danza de dragones, jon iii

 

El hombre cantando y bailando en una jaula-árbol de fuego es una representación gráfica de los peligros de la verdevidencia, hecha posible por la alianza de las fuerzas humanas y mágicas, como las proporcionadas por los Hijos o R’hllor. Llevar anenimonas en el pelo es, por lo tanto, enredarse con fuerzas que están potencialmente más allá de nuestra control, por atractivas que puedan parecer al principio. Debido a que se enredan con la hechicería, para lo cual estoy postulando que llevar anenimonas en el pelo es una metáfora, las figuras de verdevidente a menudo aparecen transformadas, como si ellas mismas fueran anémonas. Es por eso que bajo el mar, nadie usa sombreros (como declara Caramanchada en el prólogo de Choque de Reyes)…

En primer lugar, no llevan sombreros, ¡llevan anenimonas! Se supone que un sombrero debe protegerle a uno de los elementos como el sol y la lluvia, por lo que no usar sombrero al sumergirse en este elemento, transmite la idea ya sea de una mayor resistencia o una continua vulnerabilidad (además de la broma de que un sombrero no es necesario bajo el mar porque siempre estarás mojado de todos modos). Llevar una anenimona puede parecer similar a ponerse un tocado de algún tipo, pero un tocado de arciano, con todo lo que eso implica, es más que un sombrero: es transformador de la propia identidad, está unido al propio cuerpo, y por tanto no es algo que uno pueda quitarse a voluntad. Está entrelazado hasta tal punto con el yo, que como hemos observado, es difícil diferenciar las diversas partes de la llamada relación simbiótica entre sí. En segundo lugar, este enigma es ingeniosamente ambiguo, implicando (a) que ninguna persona u otra criatura lleva sombrero; o alternativamente (b) que ninguna persona o criatura singular lleva sombrero; es decir que más de uno, tal vez todos usen sombreros; o incluso (c) que todos usen un sombrero colectivamente, como si estuvieran bajo un paraguas; o como otra posibilidad (d) que sólo aquellos que son nadie en el sentido único designado por GRRM para esta frase, usan en efecto sombreros especiales que son transformadores. Por ejemplo, Arya llama a los rostros usados como disfraces por los asesinos de los Hombres sin Rostro capuchas de cuero que es una especie de sombrero muy especial, como anenimonas y otras coronas mágicas. En la última interpretación del enigma, los que no son nadie podría incluir a varias facciones, no exclusivamente a los Hombres sin Rostro. De acuerdo con una amplia interpretación de la misma, aquellos que adquieren la visión del tercer ojo deben primero renunciar a una parte del yo, sufrir la muerte simbólica y/o literalmente, y renacer como nadie; o, dicho de otra manera, convertirse en uno de los muchos nadie16… ¡¿menny noans?!

Recordemos:

—No, el fuego los quema. El fuego siempre tiene hambre. Aquella voz no pertenecía a Arya ni a ninguna niña. Era una voz de mujer, aguda y melodiosa, impregnada de una musicalidad extraña que nunca había oído en nadie, y tan triste que desgarraba el corazón. Bran entornó los ojos para verla mejor. Era de aspecto joven, más baja que Arya; se cubría la piel, moteada como la de una cierva, con una capa de hojas. Tenía unos ojos extraños, grandes y vidriosos, dorados y verdes, con la pupila vertical como los gatos.
«Nadie tiene los ojos así». Su pelo era una maraña de colores otoñales, castaño, rojo y dorado, con enredaderas, ramitas y flores secas enzarzadas.

danza de dragones, bran ii

Mil ojos, cien pieles y una sabiduría profunda como las raíces de los antiguos árboles. Verdevidentes.

danza de dragones, bran iii

 

Pain killer Jane dijo:

Encuentro interesante que [la anenimona] esté incluso en una red [la redecilla de Sansa] en una chica que es mitad pez [sirena]… A menudo he pensado si será una referencia a la red de Indra.

Ya que estamos con el tema del veneno, una observación sobre los vestidos hechos de algas de plata, dado que la canción tiene todas estas imágenes de la muerte. Sospecho que los vestidos son similares al vestido envenenado que Medea entregó a la nueva esposa de Jasón, a la que también envió una diadema envenenada.

Además tenemos la túnica de Neso, una combinación de sangre de un centauro y la sangre envenenada de Hidra, que después fue usada para matar a Heracles a través de su esposa Deianira.

 

En mi paradigma, la verdevidencia es un poder conferido por la corona de anenimonas y los vestidos de algas de plata, una espada de doble filo; en el sentido de los regalos de Euron están envenenados. Excepto que no creo que este concepto de regalo envenenado sólo se aplique a Euron. Dividir la verdevidencia en buena y mala, herética y no herética, es artificial. La verdevidencia como práctica siempre implica un riesgo inherente y un sacrificio, sin importar las intenciones. Me gusta tu punto aquí, donde dejas clara la dualidad:

Pain killer Jane dijo:

Otra capa de significado añadida a las anenimonas.

Estoy de acuerdo en que Euron y los Hijos del Hierro son una olla a presión burbujeante a punto de explotar y son extremadamente importantes. Pero creo que las anémonas apuntan al autoenvenenamiento o a una espada de doble filo. Están estrechamente relacionadas con las hidras de agua dulce y son objeto de muchas especulaciones en cuanto a su inmortalidad funcional.

En la búsqueda de la inmortalidad hay un elemento de envenenamiento de uno mismo como se ve en la adhesión del Emperador Sanguinaria y los Targaryen a la pureza de sangre y el aumento en la frecuencia de locura y profecía combinadas.

 

En cuanto a la redecilla de Sansa, es interesante cómo ella es tanto el pez atrapado en la red (atrapada en la trampa de Baelish) como la que está atrapando a Joffrey, sin saberlo. Extrapolando el significado de las amatistas, que irónicamente portan la muerte por intoxicación en lugar de proteger de ella, como has notado; las amatistas, decía, fijadas en la cabeza de Sansa con traicioneros hilos de plata, colocadas como serpientes púrpuras enroscadas, evocan la figura mitológica de Gorgona/Medusa; esencialmente una mujer con múltiples cabezas de serpiente que podía convertir a los hombres en piedra. GRRM, inteligentemente, alude a esta fuente mitológica ya que los cristales que figurativamente convierten a la gente en piedra son en sí mismos y literalmente piedras. En el caso de Sansa, sin embargo, ocurre lo contrario; ya que ella misma está en proceso de ser convertida en piedra, Alayne Piedra, por una serpiente masculina (Baelish) que la ha atrapado con su mirada. De hecho, la está incriminando en el asesinato del que pretende rescatarla. Su nombre Petyr también deriva de roca o piedra, como en petrificar, que significa aterrorizar o abrumar a alguien hasta el punto de que ya no sea capaz de hablar, moverse o pensar por sí mismo, y que a todos los efectos se convierta en piedra.

Sansa Stark y Olenna Tyrell, por Drazenka Kimpel (FFG)

Me gusta la referencia a la red de Indra. ¡Nunca había oído hablar de ella antes!

La red de Indra es la red del dios védico Indra, cuya red cuelga sobre su palacio en el Monte Meru, el axis mundi de la cosmología y la mitología hindú. La red de Indra tiene una joya multifacetada en cada vértice, y cada joya se refleja en todas las demás. En el Sutra de Avatamsaka, la imagen de la red de Indra se utiliza para describir la interconexión del universo:

Lejos, en la morada celestial del gran dios Indra, hay una maravillosa red que ha sido colgada por algún astuto artífice de tal manera que se extiende infinitamente en todas las direcciones. De acuerdo con los extravagantes gustos de las deidades, el artífice ha colgado una única joya brillante en cada “nodo” de la red, y como la red misma es infinita en dimensión, las joyas son infinitas en número. Allí cuelgan las joyas, brillando “como” estrellas de primera magnitud, una vista maravillosa que contemplar. Si ahora seleccionamos arbitrariamente una de estas joyas para su inspección y la miramos de cerca, descubriremos que en su superficie pulida se reflejan todas las demás joyas de la red, infinitas en número. No sólo eso, sino que cada una de las joyas reflejadas en esta joya también refleja todas las otras joyas, de modo que hay un proceso de reflexión infinito.

wikipedia

 

La miríada de joyas que brillan como estrellas en la red, informándose unas a otras, me recuerdan a los mil y un ojos de Cuervo de Sangre. La red transmite tanto la interconexión de la trama, para que por ejemplo un asesinato pueda ocurrir a distancia del asesino, como la forma en que GRRM tiende a construir sus metáforas para que todo refleje todo lo demás; lo macro está anidado en lo micro, y la historia se repite. Por eso tú y @LmL podéis encontrar metáforas de meteoritos lunares en todas partes, ¡aunque esa no es la única realidad que se puede encontrar!

—La Bahía de los Esclavos está muy lejos de Pentos. —Tyrion ensartó un hígado de ganso con la punta del cuchillo. «No hay hombre más maldito que aquel que mata a la sangre de su sangre, pero podría hacerme a la idea de vivir en este infierno».
—Cierto —convino Illyrio—, pero el mundo no es sino una gran telaraña, y basta con tocar un hilo para que los demás vibren. ¿Más vino? —Se llevó una guindilla a la boca—. No, algo aún mejor. —Volvió a dar unas palmadas.

danza de dragones, tyrion i

 

  1. merwives
  2. nennymoans
  3. merling
  4. moans
  5. anenimona
  6. liquid
  7. merwife
  8. the ghosts were said to moan
  9. Wyvern. Juego de palabras con sirena: merwife
  10. seaworthy
  11. weir
  12. weirwood
  13. weir
  14. deep seeing
  15. her pale White hands
  16. many no-ones