Aunque la mayor parte de Poniente aún no lo sepa, los grandes antagonistas de esta historia son los seres conocidos como los Otros. De escalofriante aspecto y brillantes ojos azules, apenas sabemos nada sobre ellos. A pesar de las historias y leyendas que corren por todo el globo sobre estas criaturas, lo único que se da por seguro es que son una amenaza para la vida.

Pero, ¿qué buscan exactamente estos seres? ¿Es tan sencillo como que solo quieren aniquilar la vida humana porque son malos? En esta nueva serie de ensayos, el bloguero @Yezenontheinternet nos presenta su teoría al respecto. Para ello, se basa en la necesidad de olvidar nuestros prejuicios sobre los Caminantes Blancos para poder ver la historia desde su punto de vista. En esta primera parte de las cuatro que leeremos, el autor tratará de razonar por qué nuestra idea como lectores sobre los Otros es errónea. 


Guerra Fría I
Cómo matar a tus vecinos y aún así sentirte bien contigo mismo

— Yezen —


Persona de frío (a veces abreviado PDF) es un término usado principalmente en Poniente para describir a cualquier persona que no es de sangre caliente. El término abarca a todos los grupos de sangre no caliente, enfatizando experiencias comunes del racismo.

Solo estoy bromeando.

Entendiendo a las personas de frío

Bienvenidos. En esta nueva serie de ensayos titulada Guerra Fría, echaremos un más profundo y ligeramente poco convencional vistazo al conflicto en el verdadero Norte interpretando los acontecimientos cómo se verían desde la perspectiva de los mismos Otros. A través de este método, además de añadiendo historia y sociopolíticas reales, creo que podemos encontrar las respuestas a muchos de los misterios más complejos de la saga; tales como por qué se está acercando el invierno, qué quieren los Otros y cuál es su verdadera naturaleza. Con cada parte espero ser más específico, empezando con la naturaleza conceptual de los Otros como un instrumento literario, su historia como pueblo; y después analizar cómo y con qué propósito están actuando en el presente como una insurgencia y, más tarde, como un ejército. Ahora, sin más dilación, empecemos.

Aunque aparecen en el prólogo de Juego de Tronos, aún sabemos relativamente poco sobre los Otros, y mucho de lo que sabemos se basa en encuentros accidentales y antiguas historias que rodean el límite entre historia y folklore. Aún con lo poco que saben nuestros personajes y nosotros los fans sobre los vecinos helados del norte, me siento convencido al decir que la gran incapacidad para entender a los Caminantes Blancos se basa en el acto reflejo de juzgarlos como esencialmente “buenos” o “malos” y en evaluarlos solo en base a cómo afectan a los humanos.

Caminante Blanco, Otro

Caminante Blanco, por David Ferreira

La gente trata demasiado a menudo de entender a los Otros saltando a un juicio moral, el cual consiste normalmente en el básico “los Otros son los buenos y están aquí para salvar la humanidad” contra “los Otros son claramente malvados y están aquí para exterminar a la humanidad”. En ambos casos, no hay un intento real de entender a los Otros en relación con ellos mismos. En su lugar, solo están siendo juzgados en relación a cómo benefician o dañan a los humanos, como si su existencia solo tuviera valor en relación con la humanidad. Asumimos que son buenos si son buenos para nosotros y que son malos si no lo son. Aun así, tenemos que considerar que los Otros pueden tener valor para sí mismos.

Los Otros no están muertos. Son extraños, hermosos… Piensa en los sidhe hechos de hielo, algo así… Una vida de forma diferente… Inhumana, elegante y peligrosa.

grrm

 

Lo que una vez pensé que era una oportunidad perdida por parte de Martin, no darnos un punto de vista desde la perspectiva de los Otros, ahora me doy cuenta que tiene mucho sentido. Los Otros están siendo presentados al lector básicamente en la misma luz que se presentan a nuestros personajes; y, haciéndolo, también engaña a los lectores y espectadores a verlos como “lo otro”, como si ese fuera su verdadero estado inherente de ser. Pero déjenme discutir que esto es, de hecho, una interpretación errónea.

Los Otros no se llaman a sí mismos “Otros”

No hay realmente gente que se levanta por la mañana y dice “¿qué cosas malvadas puedo hacer hoy? Porque soy el Señor Malvado”. La gente hace cosas por lo que cree que son razones justificadas. Todo el mundo es el héroe de su propia historia, y hay que tener eso en mente. Si lees mucha historia, como yo hago, incluso la peor gente pensaban que eran los buenos. Somos todos nudos muy enredados. 

grrm

 

Es importante advertir que, con toda probabilidad, “los Otros” no es un nombre que ellos se dieran a sí mismos. Los Otros son “los otros” para la humanidad. Esto puede parecer algo nimio, pero yo creo que tiene gran importancia. Por supuesto, en un sentido metatextual, Martin nombró a los Otros por la idea de El Otro.

El Otro es, de hecho, un bien conocido concepto sociológico, político, filosófico y psicológico usado para describir normalmente a una persona —o grupo de personas— que es diferente o extraño a uno mismo, o extraño a la identidad social de uno (la identidad social es una forma de identidad). De esta manera, El Otro es una construcción que usamos para entender la identidad al definir lo que somos por lo que no somos. Como la gente tiende a entender el mundo como una dualidad (lo bueno es bueno comparado con lo malo, lo caliente está caliente comparado con algo más frío, lo grande es grande comparado con algo más pequeño, lo brillante es brillante comparado con algo más oscuro), la identidad de una persona o de un grupo de personas existe en comparación a El Otro.

La IDENTIDAD requiere la existencia del OTRO para definir la IDENTIDAD<

(Recordad esto. Es clave en esta historia y también en vuestra vida.)

El frío es relativo

Eres del sur del Muro, eso te hace un sureño para mí.

osha en game of thrones, 1×07

 

Esta idea está bastante presente también en la historia. La gente de Poniente carece de un sentido de identidad nacional, definiéndose normalmente de acuerdo a su Casa o reino individual. Hacen esto a través de otrorizar (un verbo que significa básicamente etiquetar a una persona como “el otro” poniéndolo fuera de la categoría de la identidad propia o social) reinos y personas vecinas. Démonos cuenta de cómo los del reino del Norte se definen a sí mismos como norteños, mientras que ven a los del norte del Muro como salvajes. Al mismo tiempo, los salvajes prefieren definirse a sí mismos como Pueblo Libre y ven a cualquiera al sur del Muro como sureños, incluidos a los del reino del Norte.

Los fans que hacen teorías tienen una idea errónea similar cuando tratan de justificar que Jon Nieve salvará el mundo basándose en la noción de que su padre fue un Targaryen y su madre una Stark. La idea de que la unión de las Casas de sus padres de alguna forma le da cualidades mágicas que le permiten salvar el mundo se apoya en la pretensión de que diferentes personajes se definen intrínsecamente como “fuego”, “hielo”, “tierra” o “agua”. Y aun así, el estatus de un personaje como “hielo” o “fuego” es una construcción. Todos los personajes humanos podrían morir congelados y serán de sangre caliente para los Otros; y todos los personajes podrían morir quemados. Joder, en la Maldición de Valyria incluso los dragones murieron quemados.

Construir un marco conceptual alrededor de la idea del “nosotros contra ellos” es, en efecto, pretender que la consideración principal es epistemológica y natural nuestra civilización es conocida y aceptada, la suya es diferente y extraña— cuando, de hecho, el marco que nos separa a nosotros de ellos es beligerante, construído y situacional.

el presente colonial: afganistán, palestina e iraq

 

Estas identidades, como la “otroridad”, son relativas y construidas socialmente; a menudo para servir y reforzar dinámicas y jerarquías de poder. Históricamente, los imperios y estados (como en los Siete Reinos) han usado la práctica de otrorizar para definir a un grupo de gente como incivilizados, irracionales o malvados; todo ello por la necesidad de salvar, dominar o incluso exterminar y, en última instancia, para la extracción de recursos o el beneficio del imperio. Vemos varios ejemplos famosos de esto a lo largo de la historia, ya sea en la colonización europea del este justificada por el orientalismo, el genocidio americano de los nativos americanos por el destino manifiesto, o la exterminación alemana de los judíos en el holocausto. Además de estos visibles ejemplos históricos, la otroridad es de hecho una práctica que es constante y posiblemente data de antes de tiempos prehistóricos. La unidad es esencial para establecer una sociedad o estado, y la unidad históricamente requiere una fuerte separación entre quiénes son “uno de los nuestros” y quiénes no, a menudo viendo al último grupo como inferiores, malvados o carentes de humanidad.

Haters gonna hate: el engaño de los mecanismos de defensa

Otro, Caminante Blanco

El Otro, por Matthijs de Rijk

Aparte de nuestra perspectiva limitada sobre ellos y sus extrañas y escalofriantes características, nuestra predisposición a odiar a los Otros y verlos como malvados se apoya más profundamente en lo que se conoce como el efecto Benjamin Franklin, un fenómeno psicológico que establece que no hacemos cosas buenas por la gente de la que pensamos favorablemente, sino que pensamos favorablemente de la gente por la que hacemos cosas buenas. Lo contrario también es cierto. Hay una tendencia humana a ver cualidades negativas en gente a la que no tratamos bien, porque sirve para aliviar nuestra culpa. Si creemos que una persona o un grupo de gente es de alguna forma malvada y no merecedora de nuestro respeto y amabilidad, nos ayuda a sentirnos mejor por la forma en que tratamos a esas personas (por ejemplo, la exterminación).

De nuevo, esto es central en el hábito de otrorizar como una práctica social y psicológica que se usa para justificar la exclusión y crueldad, reforzando así la jerarquía social y las dinámicas de poder. Creo que esto ha tenido lugar y seguirá pasando en las dos novelas siguientes a ambos lados del Muro. De hecho, ya vemos esta forma de pensar dual de “nosotros=buenos, ellos=malos” como parte central en la religión de R’hllor.

Vale, entonces las personas tienen tendencia a excluir y deshumanizar a otros para construir nuestra identidad y como una racionalización para explotarlos. Pero los Otros no son ni siquiera humanos. ¡Y son los que están atacando! Por lo que a pesar de la exclusión, ¿no pueden también ser malvados?

Primero de todo, los Otros no son el único pueblo no-humano en Canción de Hielo y Fuego.

Además, el bien y el mal son subjetivos, y cada uno es capaz de dibujar esa línea moral por sí mismo. No estoy diciendo que lo que los Otros están haciendo no se pueda considerar malo, y tampoco los estoy llamando buenos. Lo que estoy diciendo es que posiblemente no están diseñados para ser más malvados que la humanidad.

No necesitamos más Señores Oscuros, no necesitamos más “aquí están los buenos, van de blanco; ahí están los malos, van de negro. Y además, los malos son muy feos”.

grrm

 

Muchas de las cosas que vemos hacer a los humanos pueden ser discutiblemente vistas como malvadas o justificadas basándonos en nuestra perspectiva. La Boda Roja se percibe a menudo como malvada porque viola las costumbres de guerra de la sociedad ponienti, incluso aunque terminó una guerra y posiblemente salvó vidas a corto plazo; mientras que el mismo tipo de traición se ve como sabia cuando se lleva a cabo contra los amos esclavos por Daenerys, a pesar del hecho de que el esclavismo es normal por la moral y costumbres de Astapor. Stannis y Renly lideran hombres para matar y ser asesinados a millares porque creen que Joffrey tiene el ADN erróneo para ser rey legalmente (tienen razón, pero no tienen pruebas precisas reales). Los dothrakis asaltan, matan, violan y exigen tributos de gente inocente, mientras que los Salvajes atacan y queman aldeas y matan a gente inocente en sus esfuerzos por llegar al sur del Muro por supervivencia. Joder, los skagosis comen personas.

Matar y devastar a gran escala se ve a menudo como justificado o malvado dependiendo de nuestra perspectiva moral y dicha justificación. Aunque esto no cambia el hecho de que algunos actos sean más crueles o violentos que otros, sí que establece una tendencia en la gente a estar más predispuesta a hacer racionalizaciones hacia la violencia perpetrada por personajes de los que vemos su perspectiva, y más propensa a ver las acciones que no entendemos como la carnicería sin sentido que son para las víctimas, a menudo las cuales son gente de baja cuna quienes no tienen elección o beneficio.

Ahora bien, si la gente puede racionalizar que Stannis Baratheon queme viva a su propia hija inocente, entonces quizás esas mismas personas podrían imaginar una racionalización para los actos de los Otros si simplemente los entendieran un poco mejor.

Venga ya. ¿Qué posible racionalización podría haber para masacrar a gente inocente y después reanimar sus cuerpos como armas?

Bueno, hagamos un pequeño ejercicio de pensamiento, ¿vale?

Si Superman viniera a Poniente

[…] y en lugar del poder absoluto corrompiendo todo, el poder absoluto lo ha absuelto del miedo, la avaricia, el odio y todas las debilidades que derivan de la inseguridad humana.

max landis, regarding clark

 

Imaginen por un momento que en lugar de que Ned Stark trajera a casa el bebé de Rhaegar y Lyanna, hubiera traído un bebé que encontraron en un extraño barco estrellado que pareciera un cometa rojo. Un bebé que juró proteger porque asumieron que era el Príncipe Que Fue Prometido. ¿Qué hubiera pasado si Eddard Stark hubiera prometido a una moribunda Lyanna declarar su bastardo al bebé Kal El, el último hijo de Krypton?

Si Jon Nieve fuera Superman, podría cambiar toda la naturaleza de la guerra. Joder, si quisiera podría dejar el Muro para salvar a su padre de la ejecución y volar de vuelta en un par de minutos. Podría luchar por la independencia norteña y proteger contra la invasión salvaje. Pero si fuera misericordioso, no tendría realmente que matar a nadie porque no lo necesitaría. Podría ir al campo de batalla y desarmar a todo soldado Lannister, romperles una mano si fueran demasiado fervientes, y mandarles a casa. Realmente, la mayoría de los soldados se retirarían cuando lo vieran en acción.

Básicamente, Superman no tiene que matar gente porque la gente normal no son una amenaza para él. Superman puede elegir salvar a las personas porque se puede permitir salvar a las personas. Los superpoderes han absorbido a Superman el miedo a la muerte y al daño, y le permiten actuar de acuerdo con el código moral que él elija, lidiando particularmente con aquellos sobre los que tiene poder.

Esto me lleva al concepto de guerra asimétrica. La guerra asimétrica (o el compromiso asimétrico) es la guerra entre beligerantes cuyo respectivo poder militar difiere significativamente o cuyas estrategias o tácticas difieren en gran medida.

Para simplificar, la guerra asimétrica es cuando dos bandos luchan de forma muy diferente porque tienen que luchar diferente. Normalmente, esto se da entre una nación grande y poderosa y un grupo insurgente más pequeño o pobre. Ejemplos de esto incluyen la Guerra de la Revolución Americana, la Guerra de Vietnam o el conflicto de Israel y Palestina. En casos de guerra asimétrica, el bando más débil usa tácticas que a menudo se ven poco honorables, inhumanas e incluso terroristas por el bando más fuerte, tácticas que el bando más fuerte normalmente no se puede permitir que le vean usando o simplemente no pueden utilizar. Estas tácticas incluyen cosas como usar escudos humanos, bombas suicidas y atacar objetivos civiles. Aunque estos métodos se vean a menudo como indicativos de falta de honor o menos respeto por la vida humana, ambos bandos están simplemente explotando las debilidades del otro y luchando con el método más efectivo que pueden. El bando que usa las tácticas “inhumanas” o “poco honorables” puede carecer de la tecnología, los números o menos recursos para competir con su oponente de cualquier otra forma.

Ahora bien, tengan presente que esto no es un juicio de un bando u otro estando en lo correcto o no, sino que los estándares de la guerra humana o inhumana son relativos. Toda guerra es destructiva y brutal, y no es tan fácil como ser como Superman.

Los hombres son carne, la carne es asesinato, el asesinato es un medio

Otro, Caminante Blanco

Los medios usados por los Otros de matar gente y usar sus cadáveres como soldados marionetas son ciertamente terroríficos; incluso cuando se comparan con la forma en que los ponientis fuerzan a los jóvenes a la guerra, incluso cuando se compara con la guerra en que los amos de la Bahía de los Esclavos usan a los Inmaculados, son terroríficos. Pero también son los únicos métodos que los Otros pueden usar, y los Otros parecen ser los únicos que pueden usar estos métodos.

Aunque cada Caminante Blanco valga lo que varios humanos en batalla (menos la obsidiana), aparentemente tienen unos números muy, muy, muy pequeños, ya que son incapaces de reproducirse por sí mismos. Por consecuencia, en cuanto a la guerra se refiere, los Otros no tienen literalmente otra opción que usar a los muertos como sus soldados o morir.

Queremos libertad por cualquier medio necesario. Queremos justicia por cualquier medio necesario. Queremos igualdad por cualquier medio necesario.

malcom x

 

Puedes sentir que tú específicamente estás moralmente por encima de practicar este tipo de brutalidad; pero, históricamente, los humanos han cometido atrocidades similares o más crueles los unos contra los otros en la guerra a través de la historia, y en períodos mucho más avanzados que Poniente, particularmente hacia diferentes grupos étnicos.

Ahora bien, ya que los Otros no son necesariamente humanos (no en el sentido normal), pensemos en todas las formas inhumanas en que nosotros tratamos a otras especies a día de hoy. Ya sea para un uso utilitario, o por su carne, o solo porque hay superpoblación. No tenemos ningún problema en matar o esclavizar animales para nuestras propias necesidades. Por supuesto, usamos la justificación de que está bien para nosotros hacer esto a los animales porque no son inteligentes, pero el hecho de valorar la inteligencia es una práctica humana (y es también mayormente una excusa, ya que históricamente no hemos valorado a los animales o diferentes humanos de acuerdo con su inteligencia). Y por lo que sabemos, los Otros tienen sus propias cosas que valoran y les preocupan.

Esto no es decir que los Otros vean realmente así las cosas. Es solo un ejercicio de pensamiento mientras tratamos de alejarnos de juzgar a los Caminantes Blancos como buenos o malos en relación a lo que nos beneficia a nosotros.

No es genocidio si son malvados

Sí, pero GRRM escribió a Ramsay Bolton, Joffrey Baratheon y Gregor Clegane. Esos personajes son básicamente monstruos negros moralmente irredimibles que disfrutan al causar daño. Sirven como prueba de que esta saga tiene personajes moralmente negros. ¿Por qué no pueden los Otros ser una raza de personajes moralmente negros?

Veo demasiado este argumento por aquí. Incluso sin diseccionar moralmente a estos personajes, hay una gran diferencia entre escribir a una persona psicopaticamente cruel y violenta y escribir una raza entera de asesinos malvados. Debemos considerar la visión política y mundial de Martin. Para escribir a los Caminantes Blancos como una raza de asesinos parecidos a Ramsay Bolton quienes merecen la exterminación, debería terminar sus novelas con una justificación condicional para el genocidio. Si los Caminantes Blancos no tienen inocencia ni justificación racional para lo que hacen, entonces Martin está creando una guerra moralmente conveniente.

Si los Otros son intrínsecamente malvados, entonces la guerra contra los Otros es una guerra en la cual cada combatiente enemigo merece morir y cada víctima en el otro bando es “buena”, y sirve como un blanqueamiento total de la tragedia de la guerra. Es una guerra que sirve a la narrativa. Es favorable luchar una guerra contra un pueblo que es malvado y merece la exterminación como especie. Seguro que esto es posible en una novela de fantasía y se escribe a menudo; pero considerando que Martin se ha pasado cinco libros desafiando estas ideas de “solo una guerra”, sería bizarro terminar la historia con una guerra de corte moralmente limpio.

La guerra saca lo mejor y lo peor de la gente. La literatura del pasada solía celebrar la gloria de la guerra; entonces, la generación hippie en los 70 escribió sobre lo desagradable de ella. Creo que hay verdad en ambas.

[…]

Todos tenemos bien y mal en nosotros, y hay muy pocos modelos puros y muy pocos orcos. Un villano es un héroe del otro bando, como alguien dijo una vez, y creo que hay gran parte de verdad en eso y que es lo interesante. En el caso de la guerra, ese tipo de situación, por lo que creo que algo de eso es a lo que yo me estoy acercando.

grrm

 

A la luz de esta cita, creo que tenemos que ser muy escépticos con la idea de que Martin tendrá la guerra final de Canción de Hielo y Fuego convertida en una guerra totalmente gloriosa sin tragedia o realismo. Los Otros actuando como una fuerza ilógica de la naturaleza los convierte en un saco de boxeo para hacer a nuestros héroes verse gloriosos, sin desafiar la forma en que vemos la guerra.

Tenemos que ir más allá de tratar de basar el conflicto central de Canción de Hielo y Fuego en “haters gonna hate”. En su lugar, propongo que si realmente queremos entender el conflicto con los Otros, deberíamos tratar de ver las cosas desde su perspectiva, mirando su historia desde el otro lado del muro.

Entiendo que esto pueda parecer especulativo y conceptual, y también entiendo que la forma más segura de tratar de definir a los Otros es simplemente admitir que hay demasiado que aún no sabemos.

Quizás Martin nos ha estado dando pistas de lo que tratan realmente los Otros todo este tiempo. Quizás es nuestra tendencia natural a someterlos a la práctica de “otrorizar” lo que nos impide de ver realmente lo que pasa con los antagonistas de nuestra historia.

Gracias por leer la primera parte de mi nueva serie. La primera parte ha sido un poco conceptual, pero en la segunda parte de Guerra Fría echaré un vistazo a la historia de toda la historia del Norte desde el Otro lado del Muro. La Edad del Amanecer, la Larga Noche, la historia del Rey de la Noche y los miles de años desde entonces.

Fuente original: Weirwood Leviathan

Traducción por: Ashara Brox

Más, en : Guerra Fría II: Silencio en las Tierras del Eterno Invierno

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif