Muchas veces, los debates sobre un un tema en particular puede desencadenar en otras discusiones. Y es así a raíz de lo que el leal @Zagel nos envía esta curiosa teoría, tras lo derivado en los comentarios de una Consulta en los Fuegos sobre Howland Reed que llevó a cuestionarse la naturaleza del Gorrión Supremo. ¿Es realmente este enigmático personaje un jugador por sí solo como parece creer? ¿O sirve la agenda de un jugador ya conocido por los lectores?


El Gorrión Supremo: ¿Pieza o jugador?

— Zagel —


En Desembarco del Rey hay dos tipos de personas, los jugadores y las piezas.

tormenta de espadas, sansa vi

 

En Festín de Cuervos se incorporan muchos personajes nuevos a la trama de la saga, entre ellos un nuevo Septón Supremo, que será conocido como el Gorrión Supremo. El presente artículo va sobre este personaje. El de los libros. No sobre el de la serie, que comparte nombre y algunas acciones, pero que yo creo que en el fondo es muy diferente. Es un personaje que tendrá un fuerte impacto en la trama de Desembarco del Rey, en el centro mismo del juego de tronos.

¿Quién es realmente este personaje? ¿Es alguien relevante en la saga? Es decir, ¿es otro personaje con identidad oculta? ¿Es una pieza del juego o es un jugador? Intentaré responder a estas preguntas, sabiendo que las respuestas por mí halladas no son definitivas, sino solo una opinión mas de un lector aficionado.

El Gorrión Supremo como pieza del juego de Cersei

Pongámonos en antecedentes: ha surgido un movimiento en las clases populares, un movimiento de carácter religioso. El movimiento de los “gorriones”, los mas humildes de los pájaros.

—¿Los gorriones?

—El gorrión es el más común, el más humilde de los pájaros, igual que nosotros somos los más comunes y humildes de los hombres. —El septón tenía el rostro largo y anguloso, y una barbita corta castaña, ya algo canosa. Llevaba el pelo ralo peinado hacia atrás y recogido en una coleta, y los pies descalzos, ennegrecidos, nudosos y duros como raíces de árbol—. Estos huesos son de hombres santos que dieron la vida por su fe. Sirvieron a los Siete hasta la muerte. Unos murieron de hambre; a otros los torturaron. Hombres sin dios y adoradores del demonio han saqueado los septos, han violado a madres y doncellas, hasta han atacado a hermanas silenciosas. Nuestra Madre grita de angustia. Ha llegado el momento de que todos los hombres que han sido armados caballeros renuncien a sus señores de este mundo y defiendan la Sagrada Fe. Venid con nosotros a la ciudad, si es que amáis a los Siete.

festín de cuervos, brienne i

 

Estos “gorriones” son gente muy común, que predican la austeridad y exigen a los nobles que cumplan con sus obligaciones con el pueblo llano. Un movimiento que los nobles ven como una pequeña molestia, pero que cada vez va tomando una dimensión mayor. Ya no solo están en los caminos y pequeños pueblos. Han llegado a la mismísima capital de los Siete Reinos y han ocupado la explanada del Gran Septo de Baleor.

Cersei ve en este movimiento una oportunidad, pues Stannis ha abrazado la Fe de R’hllor y ella cree que puede usar a estos fanáticos como contrapeso religioso.

—Eso dijisteis. Lo recuerdo perfectamente. —La reina se volvió hacia su Mano—. ¿De qué estabais hablando cuando he llegado, Ser Harys?

—De los gorriones, Alteza. El septón Raynard dice que puede haber más de dos mil en la ciudad, y cada día llegan más. Sus dirigentes anuncian la condenación; dicen que se adora a un demonio…

Cersei probó el vino. «Muy bueno.»

—¿Cómo si no llamarías a ese dios rojo al que adora Stannis? La Fe tendría que enfrentarse a esa abominación […]

festín de cuervos, cersei iv

 

Pero Cersei no se fía del Septón Supremo, ya que cree que es un hombre de su odiado valonqar Tyrion. Además, parece ser que este Septón Supremo era un buen hombre, un hombre honrado y piadoso. Y a Cersei no le interesan los buenos hombres que ella no pueda corromper o controlar.

El Septón Supremo… Tyrion lo coronó después de que muriera el gordo.

festín de cuervos, cersei iii

 

Así que cuando muere el Septón Supremo (por orden de Cersei), ve una oportunidad de poner a la Fe a su favor. La Corona tiene además problemas económicos, y uno de sus acreedores es la Fe de los Siete. Cersei se lleva una sorpresa cuando la elección del nuevo Septón Supremo recae no en uno de los corruptos Máximos Devotos que habitan el Gran Septo de Baelor, sino en un humilde septón que pronto será conocido como el Gorrión Supremo.

No obstante, Cersei se cree la mas lista del corral, y cree poder manejar a este “Gorrión Supremo”. De su primer encuentro con él consigue lo que ella cree que es una gran victoria: que la Fe se olvide de la deuda que tiene la corona a cambio de una concesión: la restauración del brazo armado de la Fe.

—Como queráis. La deuda será perdonada, y el rey Tommen tendrá su bendición. Los Hijos del Guerrero me escoltarán a su presencia, con toda la gloria de la Fe, mientras mis gorriones acuden en defensa de los débiles y humildes de esta tierra, renacidos como Clérigos Humildes de los viejos tiempos.

[…]

«¿Habéis oído, Lord Stannis?» Cersei no pudo por menos que sonreír. Ni su señor padre lo habría hecho mejor.

festín de cuervos, cersei vi

 

Cersei cree que ha manejado a la pieza del Gorrión Supremo a la perfección, obteniendo incluso más de lo que en un principio quería: que la deuda sea perdonada, que Tommen sea ungido y —este es un “beneficio” inesperado para ella— que la Fe se arme en un ejército que oponga sus creencias a las de Stannis.

Los gorriones siguen siendo un incordio, el Gorrión Supremo es arrogante con la Corona. Pero no es algo que Cersei no crea poder manejar en su beneficio. Así pues, Cersei está dispuesta a utilizar esa pieza una vez más en su juego de tronos contra los Tyrell. Pretende utilizar a la Fe de los Siete como instrumento para acusar a Margaery de adulterio y así librarse de «la reina mas joven y bella que le arrebatará todo lo que le es mas querido»; ya que usando a la Fe de los Siete evita una confrontación directa con los poderosos Tyrell. Y, para ello, utiliza dos piezas que ella cree tener controladas: a Osney Ketteblack y al Gorrión Supremo.

[…] Jaime se llevó a Ser Ilyn Payne. Voy a tener que buscar un nuevo Justicia del Rey para que le corte la cabeza.

—Yo me encargaré —se ofreció Osmund Kettleblack con una sonrisa—. Margaery tiene un cuello muy delicado. Una espada bien afilada lo atravesará sin problemas.

—Sin duda —dijo Taena—, pero hay un ejército de los Tyrell en Bastión de Tormentas y otro en Poza de la Doncella. Ellos también tienen espadas afiladas.

«Estoy hasta el cuello de rosas. —Era ultrajante. Todavía necesitaba a Mace Tyrell, aunque no a su hija—. Al menos hasta que Stannis sea derrotado. Entonces no necesitaré a nadie.» Pero ¿cómo podía librarse de la hija sin perder el apoyo del padre?

[…]

Cersei a Osney Ketteblack: (..) tenéis que subir esta misma noche al Gran Septo de Baelor para hablar con el Septón Supremo. Cuando los pecados de un hombre son tan nefandos, el único que puede salvarlo de los tormentos del infierno es Su Altísima Santidad. Contadle cómo os habéis acostado con Margaery y con sus primas.

festín de cuervos, cersei viii

 

¿La pieza es en realidad un jugador?

Pero las cosas no salen como Cersei había planeado, ya que es ella misma la que cae víctima de las confesiones de Osney Ketteblack.

—Ser Osney probará su dulce leche en la otra vida. Tal como está escrito en La estrella de siete puntas, todos los pecados se pueden perdonar, pero ningún crimen debe quedar sin castigo. Osney Kettleblack es culpable de traición y asesinato, y el precio de la traición es la muerte.

«No es más que un sacerdote, no puede hacer esto.»

[…]

—Ser Osney Kettleblack —preguntó el Septón Supremo con voz firme—, ¿tuvisteis relación carnal con la Reina?

—Sí. —Las cadenas tintinearon cuando Osney se retorció—. Con esta. Esta es la reina a la que me follé, la que me envió a matar al viejo Septón Supremo. Nunca había guardias. Sólo tuve que venir mientras dormía y ponerle una almohada en la cara.

Cersei dio media vuelta y echó a correr.

festín de cuervos, cersei x

 

En este momento, el Gorrión Supremo se nos muestra como un hábil jugador que ha manejado a Cersei a su antojo. Ha conseguido armar a la Fe, un ejército independiente de la Corona que no le debe lealtad a ella. Y ha conseguido que Cersei caiga en la trampa que ella había preparado para Margaery.

Pero, ¿qué gana el Gorrión Supremo con este enfrentamiento con la Corona? ¿No sería mejor estar en aparentes buenas relaciones con ella ya que tan buenos resultados les están dando estas relaciones? ¿O es que el Gorrión Supremo es en realidad una pieza de otro jugador? Y de ser así… ¿de qué jugador?

Podríamos pensar en los Tyrell. Pero en realidad a los Tyrell no les hace falta el Gorrión Supremo: confían en sus fuerzas, y no expondrían a Margaery y su Casa a semejantes humillaciones para deshacerse de Cersei. Tienen otros modos de hacerlo si fuera preciso.

Podríamos pensar en Varys, que es parte de su plan para desestabilizar la Corona, de poner a los Lannister contra los Tyrell, de debilitar el reino para la llegada de su candidato Aegon VI. Los gorriones, al fin y al cabo, no dejan de ser “pajaritos”. Y todos sabemos que Varys utiliza muy bien a los “pajaritos”. La idea es sugerente, pero yo la descarto por unas palabras de Varys en el epílogo de Danza de Dragones.

[…]Me duele en el alma, mi señor. No merecéis morir a solas en una noche tan fría y oscura. Hay muchos como vos, hombres buenos al servicio de malas causas… Pero vos amenazabais con destruir el trabajo de la reina y reconciliar Altojardín con Roca Casterly, y unir la Fe y los Siete Reinos bajo el mando del pequeño rey, así que…[…]

danza de dragones, epílogo

 

En este discursito, Varys hace un recuento de los posibles aliados de la Corona, aliados que Cersei ha hecho todo lo posible por que estén enemistados, pero que Kevan podría reconciliar. Y uno de esos aliados es la Fe. O sea, que él no controla al Gorrión Supremo. No de momento, al menos. Él pretende presentar a un candidato instruido en la Fe por la Septa Lemore para que sea aceptado y ungido una vez tomado el poder, pero no cuenta con el apoyo inicial de la Fe.

Aegon ha sido instruido para reinar desde antes de que aprendiera a andar. Ha recibido entrenamiento con las armas, como corresponde a un caballero, pero además sabe leer y escribir, habla varios idiomas, y ha estudiado historia, leyes y poesía. Una septa lo ha instruido en los misterios de la Fe desde que tenía edad para comprender. Ha vivido entre pescadores, ha trabajado con las  manos, ha nadado en ríos, ha remendado redes y se ha lavado la ropa cuando lo ha necesitado. Sabe pescar, cocinar y vendar una herida; sabe lo que es sufrir hambre y sentirse perseguido. Sabe lo que es tener miedo. A Tommen le han enseñado que ser rey es un derecho; Aegon sabe que es un deber, que un rey debe poner a su pueblo por delante de todo lo demás y vivir por él, gobernar para él.

danza de dragones, epílogo

 

Nos queda, sin embargo, un jugador que presentar como candidato a ser el que maneja, de alguna forma, al Gorrión Supremo. Nos queda Lord Peter Baelish. Señor de Harrenhal, protector del Valle y la Tierra de los Ríos, antiguo Consejero de la Moneda, Señor de un pedregoso terruño en el más pequeño de los Dedos. Nos queda Meñique.

Y yo creo muy firmemente que el Gorrión Supremo es una pieza de Meñique, una de las semillas que está dando su fruto en Desembarco del Rey.

—No te imaginas la mitad de lo que está pasando en Desembarco del Rey, cariño. Cersei va de estupidez en estupidez, ayudada por su consejo de ciegos, sordos e imbéciles. Siempre supe que llevaría el reino a la ruina y se autodestruiría, pero no imaginaba que fuera a darse tanta prisa. Es un desastre. Creía que contaría con cuatro o cinco años de tranquilidad para plantar unas cuantas semillas y esperar a que madurasen ciertas frutas, pero ahora… Menos mal que se me da bien medrar en el caos. La poca paz y orden que nos dejaron los cinco reyes no sobrevivirán mucho tiempo a las tres reinas.

festín de cuervos, alayne ii

 

Las relaciones de Meñique con la Fe

En cuanto a Meñique… las intenciones de Meñique sólo las conocen los dioses.

juego de tronos, arya iii

 

Meñique es una persona ambiciosa y sin escrúpulos. Regenta varios burdeles y no es conocido precisamente por su piedad. ¿Cómo puede estar relacionado Meñique con la Fe de los Siete?

Para empezar a analizar, tenemos que comprender a Meñique y cómo se muestra ante los demás. Ante los demás se muestra como una persona astuta pero afable, poco peligrosa ya que carece de un ejército propio que lo respalde. Una persona que adula a sus oponentes… y desprecia en público a sus aliados. Esto último es una hábil estrategia para que nadie sepa de sus auténticos planes. Un ejemplo de ello es como trata a Ser Lyn Corbray en relación con el resto de señores recusadores.

—¿Y Ser Lyn Corbray?

La luz de la vela bailaba en los ojos de Petyr.

—Ser Lyn seguirá siendo mi enemigo implacable. Hablará de mí con desprecio y odio a todo el que quiera escucharlo, y prestará su espada a cada plan secreto para acabar conmigo.

Fue entonces cuando las sospechas se convirtieron en certezas.

—¿Y cómo le pagaréis sus servicios?

Meñique se echó a reír.

—Con oro, muchachitos y promesas, por supuesto. Ser Lyn es un hombre de gustos sencillos, cariño. Lo único que quiere es oro, muchachitos y alguien a quien matar.

festín de cuervos, alayne ii

 

Así pues, cuando Meñique desprecia a alguien en realidad lo que está haciendo es ocultar sus verdaderas intenciones sobre ese alguien.

Pero veamos las relaciones de Meñique con la Fe:

  • La deuda contraída por la corona con la Fe fue en tiempos de Meñique como consejero de la Moneda.

—La corona tiene deudas por valor de más de seis millones, Lord Stark. Los Lannister son los principales acreedores, pero también hemos pedido crédito a Lord Tyrell, al Banco de Hierro de Braavos y a varias compañías financieras de Tyrosh. Últimamente he tenido que dirigirme a la Fe. El Septon Supremo regatea mejor que un pescadero de Dorne.

juego de tronos, eddard iv

 

El conocimiento que tiene el Gorrión Supremo de a lo que alcanza esa deuda es impresionante, pese a ser un recién llegado al cargo.

[…] el rey Tommen os estaría muy agradecido si pudieseis perdonar la deuda de la corona. Creo que le debemos a la Fe unos novecientos mil dragones.

—Novecientos mil seiscientos setenta y cuatro dragones.

festín de cuervos, cersei vi

 

Yo creo que ese preciso conocimiento de la situación de la deuda de la corona con la Fe por parte del Gorrión Supremo es porque Meñique es quien se lo ha proporcionado como instrumento para negociar con la Corona la vuelta del brazo armado de la Fe. Una negociación que Meñique supondría más larga, pero que la estupidez de Cersei precipitó.

  • El Gorrión Supremo no sería el primer Septón Supremo que apoyara a Meñique. El anterior, el que sustituyó a “el gordo” asesinado en el tumulto de Desembarco de Rey, ya habló en su favor cuando fue enviado al Valle para negociar con Lysa Arryn.

—Mis señores —intervino el Septon Supremo—, el otoño se cierne sobre nosotros, y todos los hombres de buen corazón están cansados de guerras. Si Lord Baelish puede devolver el Valle a la paz del rey sin más derramamiento de sangre, sin duda los dioses lo bendecirán.

tormenta de espadas, tyrion iii

 

  • Meñique es el señor de Harrenhal; y ¿cuál es la actual guarnición de Harrenhal? Pues la compuesta por los muy piadosos Ser Bonifer el Bueno y los Cien Santos. Caballeros que no dudo que formarán parte de los Hijos del Guerrero más pronto que tarde. ¿Y quién sugirió a Cersei semejante guarnición para Harrenhal? No fue Jaime Lannister, que esa época empezaba a distanciarse de su hermana. Yo creo que lo más probable es que Cersei pidiera consejo a la Guardia Real, en quien mas confía en esos momentos; que pidiera consejo a Osmund Ketteblack, que sabemos que es un hombre de Meñique. Aunque Jaime sospecha que fueron los consejos de Orton Merryweather los que escuchó su hermana.

Jaime no tenía manera de saber quién había convencido a su hermana para que nombrara a Ser Bonifer castellano de Harrenhal, pero aquello le olía a Orton Merryweather.

festín de cuervos, jaime iii

Pero es que yo creo que Orton Merryweather y su esposa Taena trabajan para Meñique. Orton habla de Meñique en el Consejo Real para que la Corona no intervengan en los asuntos del Valle.

—Una guerra en el Valle sería una tragedia —señaló Pycelle.

—¿Guerra? —Orton Merryweather se echó a reír—. Lord Baelish es un hombre de lo más divertido, pero con frases ingeniosas no se combate. Dudo que vaya a haber derramamiento de sangre. ¿Y qué más da quién sea el regente en nombre del pequeño Lord Robert, mientras el Valle nos siga enviando los impuestos?

festín de cuervos, cersei iv

 

Pero volvamos a Harrenhall, al gran castillo cuyo señor es Petyr Baelish y su guarnición esta formada por los Cien Santos… ¿y por los muchos Hijos del Guerrero con los que se está armando la Fe? ¿Cederá gustoso Lord Petyr Baelish Harrenhal a la Fe como sede de los Hijos del Guerrero? Con esta maniobra Meñique estaría consiguiendo algo que le falta: un ejercito propio.

Hagamos ahora un poco de turismo por los terruños agrestes de Lord Petyr Baelish. Y digo lo de hacer turismo porque es lo que hace Sansa en uno de los capítulos de Tormenta de Espadas. Muy extraño que GRRM meta este tipo de relleno en una saga tan complicada, en lo que todo lo que está incluido lo debe de estar por algún motivo.

Cuando dejó de llover Petyr la llevó a recorrer sus dominios, cosa que les ocupó menos de medio día. Tal como le había dicho era el dueño de un montón de rocas. Había un lugar donde la marea subía en un chorro de más de diez metros por un agujero del suelo, y otro donde alguien había grabado en una piedra la estrella de siete puntas de los nuevos dioses. Petyr le dijo que marcaba uno de los lugares donde los ándalos habían desembarcado cuando llegaron del otro lado del mar para arrebatar el Valle a los primeros hombres.

Tierra adentro vivían una docena de familias en chozas de piedras amontonadas alrededor de una turbera.

—Mi pueblo —le dijo Petyr, aunque sólo el más viejo de los habitantes parecía conocerlo. También había una cueva de un ermitaño, aunque sin ermitaño—. Ya está muerto, pero cuando era niño mi padre me trajo a verlo. Aquel tipo no se había bañado en cuarenta años, ya os podéis imaginar cómo olía, pero se suponía que tenía el don de la profecía. Me palpó un poco y dijo que sería un gran hombre, y a cambio de eso mi padre le dio un odre de vino. —Petyr soltó un bufido burlón—. Yo le habría podido decir lo mismo por media copa.

tormenta de espadas, sansa vi

 

Es muy significativa la presencia de ese lugar marcado con una estrella de siete puntas, un poderoso símbolo religioso que vincula a los Baelish con la Fe. Es en este párrafo, creo yo, que se nos presenta por primera vez al que será mas tarde el Gorrión Supremo. Que no sería otro que el ermitaño que vivía en esa cueva. Que es el mas viejo de los habitantes que habitan la aldea que visitan Petyr y Sansa; y que esa visita supone la señal para que inicie su revolución de los gorriones. Es cierto que Meñique habla con desprecio de ese ermitaño. Pero como también habla con desprecio de sus aliados como Lyn Corbray.

Objeciones a que el Gorrión Supremo sea una pieza de Meñique

La primera objeción que se le puede poner es que el Gorrión Supremo tiene su propia agenda, que no tiene nada que ver con Meñique. Pero yo sigo pensando que el ensañamiento con Cersei es excesivo, y que le convenía más tenerla de aliada y poder manejarla a su gusto que sacrificarla ante el populacho.

Si el Gorrión Supremo es una pieza de Meñique… ¿Por qué tortura a Osney Ketteblack, que estamos seguros de que es otra pieza de Meñique?

Lo siguió de mala gana. Ser Osney no estaba muy lejos. La cámara estaba oscura y tenía una puerta pesada, de hierro. El Septón Supremo sacó la llave que la abría y cogió una antorcha de la pared para iluminar el interior.

—Vos primero, Alteza.

En el interior, Osney Kettleblack colgaba del techo, de un par de cadenas de hierro. Lo habían azotado. Tenía la espalda y los hombros casi en carne viva, y las marcas del látigo le cruzaban también las piernas y las nalgas.

La Reina casi no pudo ni mirarlo. Se volvió hacia el Septón Supremo.

festín de cuervos, cersei x

 

Se me ocurren varias posibles respuestas a esa pregunta:

  • La primera es que ambos personajes no saben que son piezas del mismo jugador.

  • También podría ser que sí lo supieran, pero que a Meñique no le importara sacrificar a una de ellas, Osney Ketteblack, en su juego. Aunque ese sacrificio podría ser peligroso, pues no perdería solo a Osney, sino a sus hermanos y a su padre. Yo creo que Meñique sí que hace un sacrificio en su juego, pero no es este.

  • Pero la opción que yo contemplo es que en realidad Osney no ha sido torturado. Que todo es un montaje para aterrorizar a Cersei y que ella misma se delate. Osney está en una cámara oscura, colgado del techo, con la única iluminación de la antorcha del Gorrión Supremo. Cersei casi ni lo puede mirar, los rastros de la tortura bien pueden ser un hábil disfraz. La confesión de Osney es rápida y precisa, nada que ver con la confesión también sacada bajo tortura del Bardo Azul, una confesión dubitativa e imprecisa…

  • La pieza sacrificada por Meñique en esta partida del juego de tronos es el anterior Septón Supremo, que yo creo que era favorable a Meñique. Un sacrificio necesario para poner a su mejor baza, el Gorrión Supremo, como Septón Supremo.

Hay que confundir siempre a los enemigos. Si nunca están seguros de quién es uno ni de qué quiere, no tienen manera de saber qué será lo próximo que haga. A veces la mejor manera de desconcertarlos es hacer movimientos que no tienen sentido, o que incluso parece que van contra los intereses de uno.

tormenta de espadas, sansa v

 

Conclusiones más o menos razonables

Estamos llegando casi al final del artículo. La conclusión que yo saco de todo esto es que el Gorrión Supremo es una de las semillas plantadas por Meñique en Desembarco del Rey. Una semilla que ha dado su fruto de una forma exuberante y espectacular.

Con los actos del Gorrión Supremo, Meñique debilita tanto a Lannister como a Tyrell. Consigue un ejército y le quita a Cersei el único poder propio con el que cuenta: su belleza. Pues con el paseo de la vergüenza, esa belleza es destruida.

Todo hombre y toda doncella empiezan siendo piezas, aunque algunos se crean jugadores. —Se comió otra semilla—. Por ejemplo, Cersei. Se cree astuta, pero la verdad es que es predecible hasta el aburrimiento. Su poder depende de su belleza, su noble cuna y su riqueza, y de esas tres cosas sólo la primera es suya en realidad, pero no tardará en abandonarla.

tormenta de espadas, sansa vi

 

Creo, además, que el Gorrión Supremo es el ermitaño que habitó la cueva de los terrenos de Meñique.

Y un poco de locura para terminar

Pero yo soy el que firma este artículo, no podía terminarlo sin pensar en alguna locura marca de la casa. Hasta ahora he sido, creo yo, muy razonable. Toca pasarse de frenada y soltar alguna locura que nos hagan volar la cabeza. No estoy diciendo que crea en ella a pie juntillas, solo es una posibilidad loca a añadir.

El Gorrión Supremo es el ermitaño. Pero, ¿quién es el ermitaño? Lo sensato es pensar que el ermitaño es un septón ordinario, un sin nombre que dedica su vida a la religión y la austeridad. Pero estamos en la parte no sensata del artículo, en la parte de las locas especulaciones. Así que ahí va mi propuesta:

Yo creo que ese ermitaño, el Gorrión Supremo, es un Baelish. Un hermano pequeño (y sin derecho a herencia) del padre de Petyr Baelish. En la saga ya tenemos a un personaje así: Aeron Pelomojado Greyjoy. Ese ermitaño sería el “Pelomojado” de los Baelish.

Bastante loco… pero no lo suficiente.

Sigamos con la locura. Se dice que ese ermitaño tenía el don de la profecía. Don como algunos Targaryen, como Daeron el Borracho o Daenys la soñadora. O sea, que ese ermitaño podría tener sangre Targaryen. Y si ese ermitaño es un Baelish querría decir que los Baelish, que Meñique, tendrían sangre Targaryen.

Os toca a vosotros, leales camaradas de esta Compañía Libre de Braavos, pronunciaros. ¿Qué os parece esta teoría? ¿Consideráis al Gorrión Supremo una pieza o u jugador? ¿Creéis que alguien importante se oculta bajo su aspecto? ¿Qué pensáis de la relación de Meñique con la Fe de los Siete? ¿Qué influencia tendrá para el futuro de la saga? ¿Terminará esta influencia con el juicio de Cersei o sera de mas largo recorrido?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif