Análisis de la tercera temporada de Juego de Tronos.

El verano ya está aquí, implacable y en pleno apogeo, y los leales continuamos por nuestra particular travesía por los mares de Game of Thrones, la serie que durante tanto tiempo nos ha acompañado. Aunque ya haya finalizado su emisión, creemos que resulta particularmente interesante echar la vista atrás y valorar la serie de HBO desde sus inicios y en su conjunto. Por este motivo, el Titán lanzó un llamamiento hace unas semanas para reclutar a nuevos Escribas Leales, que se ofrecieron voluntarios para tan ardua tarea (especialmente aquellos que les toque analizar según qué temporadas… nuestros pensamientos están con vosotros) y que, de forma periódica, analizarán una temporada de la serie. Sigue el calendario de publicaciones en esta entrada.

Esta semana toma la pluma un leal que ya ha conseguido forjarse varios eslabones en la Ciudadela de Antigua y que sigue imparable en su trayectoria como narrador de sucesos y estudioso de antiguos enigmas: @Cristian Dinamarca Gallardo. Tras salir airoso de la prueba que supuso ser uno de los valientes que nos relató los acontecimientos de la octava temporada, fue Escriba Leal del capítulo 8×05: Las Campanas, y tras escudriñar los secretos ocultos en las hogueras nocturnas durante las Consultas en los Fuegos de las ediciones XXV y XXVII, raudo y veloz responde al desafío de hacer memoria y transportarnos a un tiempo pasado cargado de emoción, ilusión y promesas. Corría el año 2013 y el sol parecía brillar con fuerza para todos. Por fortuna, algo de aquel verano fue debidamente conservado y llega ahora a nosotros, raro vino del estío, con la intención de hacer cambiar la estación en nuestras venas.


Juego de Tronos: Temporada 3

— Cristian Dinamarca Gallardo —


Recordaba, mientras revisaba la temporada, cuán genial había sido verla, e imaginaba a esos Escribas Leales que reseñaron los capítulos a medida que los emitían. Trababa de imaginar sus esperanzas y recordé las mías propias cuando esta temporada terminó y nos dejó con hambre de más, porque esta tercera temporada es tan jodidamente buena, que me indigna el camino que siguió la serie y ese final con el que la cerraron.

La tercera temporada es, ante todo, una promesa, y es una promesa incumplida; por eso he decidido llamar a este análisis,

La Temporada de La Falsa Primavera

Essos

Re-visionando de nuevo me di cuenta también de esos pequeños detalles, y pude ver que efectivamente la tercera temporada se traicionaba a sí misma con un final soso y poco espectacular: Daenerys siendo levantada en andas por sus libertos mientras la llaman “Madre”. Y desde la moralina, también se puede argumentar que todos los esclavos eran morenos y delgados… Mira tú, Tyrion nunca debió haber sido esclavizado más adelante porque era rubio.

Y hablando de quienes no deben ser esclavos, ¡pues los dragones no lo son! Así lo prueba Daenerys cuando arrasa con Astapor luego de comprar fraudulentamente a 8.000 Inmaculados, y aquí comienza el camino libertario de esta Daenerys aciaga y tácita, que ya nos adelanta que no se va a detener si debe reducir ciudades a cenizas. Es como la Trump de Poniente esta Daenerys, que está dispuesta a explotarlo y dinamitar todo en nombre de la libertad y los derechos humanos.

Bueno, Daenerys tiene a su ejército y a sus dragones, tiene a Jorah Mormont, en esta temporada se le suma Barristan el Bravo y además pone de rodillas a Astapor y a Yunkai, y más encima, conoce a Daario Naharis, aunque el actor duró menos que la Compañía Dorada.

Suena raro partir por el final, pero fue la primera gran observación luego de quitarme los anteojos de súper fan de la tercera temporada, para poder mirarla más objetivamente, y francamente, el final no está a la altura de la temporada. En lo personal, viendo lo trepidante que es la temporada y considerando el capítulo inmediatamente anterior, el final de esta tercera temporada es un poco decepcionante, tal vez se entienda la necesidad de seguir empoderando a Daenerys, pero realmente hubiese sido mejor algo diferente, más acorde a la vara alta que dejo la temporada en cuanto al ritmo, porque en esta temporada pasan muchas, pero que muchas cosas importantes. Vamos allá.

Debo aclarar que para hacer este análisis me vi la temporada dos veces, y hube de omitir muchas cosas al final, pero he tratado de dejar lo más importante, y me decidí por los hechos de más alto impacto dentro del desarrollo general de la serie. Tampoco los voy a ir analizando o narrando cronológicamente de acuerdo a cómo pasaron, sino según cómo se relaciones los hechos.

Más allá del Muro

La temporada comienza inmediatamente donde quedo la segunda, y aquí viene la segunda observación: ¿qué coño pasó con la Batalla en el Puño de los Primeros Hombres? No la vemos, solo debemos imaginarla, y para más remate, cuando nos encontramos con los pocos supervivientes, nos tenemos que comer el reproche del Lord Comandante a Sam por no haber enviado los cuervos al Muro. ”Tenías un sólo trabajo, Sam Tarly, un sólo trabajo”, y el pobre gordo queda nuevamente como el último poroto del tarro, y ahora no sólo es un cobarde, sino también un inútil y un peso muerto. Se lo dejan claro sus amigos cuando éste les reprocha haberlo dejado abandonado, “pues claro, eres un gordo y te quedaste atrás”, la sencilla y brutal lógica que impera detrás del Muro, y los cuervos no se cuestionan el haberse comportado como salvajes, pero bien que critican a los salvajes y a Craster. Habrase visto doble moral…

La expedición más allá del Muro se va al carajo y deben realizar la penosa marcha de regreso, y dentro de este contexto descorazonador, suceden tres cosas importantes que vamos a comentar de inmediato:

  1. Al llegar al Torreón de Craster, un grupo de cuervos hambrientos liderados por Karl Tanner se amotinan y atacan a su anfitrión, el Viejo Oso intenta impedirlo y muere apuñalado por la espalda. Sam logra huir llevándose a Elí y a su recién nacido.
  2. Dentro del contexto del motín y posterior huida de Sam, cuando el Otro llega para llevarse al bebé de Elí, un desesperado Sam echa mano a la única arma que le quedaba, una daga de obsidiana, y logra matar por primera vez en milenios a un Caminante Blanco. El gordo cobarde y bueno para nada, logra una hazaña que ningún hombre había realizado en años, si damos crédito a las leyendas, y acaba con el Caminante para luego huir nuevamente y perderse en lo más oscuro del bosque. Este es un hecho importantísimo en el desarrollo de la serie, y uno de los grandes acontecimientos que suceden en esta temporada. En cuanto al desarrollo de Sam como personaje, no creo que posteriormente hayan utilizado bien este antecedente, pero como precedente para la serie es innegable, ya que gracias a esto sabemos y confirmamos la importancia del vidriagón para el futuro de la humanidad.
  3. El último punto relacionado con el motín en el Torreón de Craster y la huida de Sam, es el encuentro de Sam con Bran en el Castillo Negro. Esta reunión se da mucho más adelante en la temporada, pero es crucial para el viaje del Stark mas allá del Muro, ya que Sam le muestra la Puerta Negra (que en la serie no tiene nada de mágica al contrario que en la saga) y así el grupo místico de Bran puede seguir su viaje. Que a la puerta no se le dé relevancia me dejó un gusto amargo, yo pensaba que le iban a dar más realce a lo mágico en la trama de Bran, pero ya vemos que no fue así. Al menos sí se cuenta la historia del Cocinero Rata y nos dan un augurio de lo que pasará con los Frey.

El Norte

Aprovechemos para hablar del viaje de Bran. En esta temporada encuentra a un maestro decente en el joven Jojen Reed y comienza a desarrollar sus poderes de cambiapieles y verdevidente, y aunque no haga gran cosa en esta temporada, sí hay un hecho de especial importancia para el futuro de la trama, y es que aquí es la primera vez que warguea a Hodor, mientras se desarrolla la escaramuza de Jon con los salvajes en Corona de la Reina. Todos quedan impactados por el nivel del poder de Bran, “nadie antes había hecho eso”, le dice Jojen. Pobre Hodor.

También es acá en donde Osha y Rickon se separan y parten hacia un aciago futuro. No sabremos más de ellos hasta pasadas varias temporadas, pero sí es la última vez que veremos a Peludo con vida.

Las Tierras de los Ríos

Nos vamos a las Tierras de los Ríos y aquí confluyen varias historias de errantes (que no es lo mismo que gente perdida) y también sucede un hecho que no sé si ya había ocurrido en las temporadas anteriores, me parece que no… Por medio del diálogo de personajes logramos ver expresadas dudas de los espectadores, cuando Gendry le reclama a Arya no haber aprovechado mejor los nombres que podía darle a Jaqen para que los matara, le dice: “pudiste haber nombrado a cualquiera, Tywin, Cersei… Joffrey”, y bueno, sí, podría haber hecho eso, pero si lo hacía se acababa la serie. De todas formas no es el único hecho de esta naturaleza. En su camino a Los Gemelos, Lord Karstark le dice a Robb que “perdió la guerra el día que se casó con Talisa”. Nada más cierto, Lord Karstark, ese pelotudo de Robb (el Ned Flanders de Poniente, que se debe casar luego de tener sexo) claro que perdió la guerra cuando faltó a su compromiso con el viejo Frey. Haremos un alto en el camino y nos regodearemos con los errores de Robb:

  1. Ignorar su compromiso y, como ya dijimos, casarse con Talisa.
  2. Ignorar todos los consejos de Lord Bolton, pero más aún, ignorar lo peligroso que era Lord Bolton.
  3. Ignorar los consejos de su madre y mandar a Theon a las Islas del Hierro.
  4. Ignorar la traición de su madre al liberar al Matareyes y no castigarla ejemplarmente.
  5. Ignorar los consejos de Lord Karstark y su posterior sed de venganza.
  6. Ignorar las consecuencias de su estúpida decisión de matar a Lord Karstark.
  7. En suma, ignorar la evidente realidad y creerse un héroe de cuento de hadas. Este tipo sí que no prestó atención.

Recuerda que mañana toca cenar con mi madre.

Bueno, sigamos con los errantes en las Tierras de los Ríos. Los fugitivos de Harrenhal se encuentran con la Hermandad sin Estandartes en un crossover desopilante que nos trae varios sucesos importantes para la trama. A saber:

  1. Lo más importante de todo (xD) se nos va Pastel Caliente. Te extrañaremos, gordo panadero, ¡eres un grande!
  2. Se descubre abiertamente quién es Arya, que comienza su etapa de moneda de cambio que nunca llegará a ser cambiada.
  3. Descubrimos que Lord Beric es un “zombie de fuego” y, aunque aún no tengamos certezas de las consecuencias de este mágico hecho, podemos disfrutar de un gran diálogo entre Thoros y Melisandre, donde se nos explica la mecánica de la resurrección y los efectos en el resucitado.
  4. Y hablando de Melisandre, ésta compra a Gendry y se lo lleva para sus oscuros propósitos, dejando en claro que la esclavitud es posible en Poniente (si Jorah se llega a enterar, arma un escándalo).
  5. ¡La Hermandad captura al Perro! ¡¡y le hacen un juicio por combate!! ¡¡¡Y el Perro gana!!! ¡¡¡¡Maestro, Perro!!!! ¡¡¡¡¡A tomar por culo, pordioseros de la Colina Hueca!!!!!
  6. El Perro aprovecha una de las tantas huidas de Arya y la captura. Aunque ya seguiremos con estos dos…

Mientras todo eso sucede, en la otra ribera del Tridente Robb y sus ejércitos marchan bajo la lluvia para llegar a Los Gemelos con un doble propósito: casar al bueno de Edmure y disculparse con el Tardío Lord Frey por la chapuza de Robb, al no contraer matrimonio y deshonrar el acuerdo hecho con la Casa de aduaneros del río.

Pero antes de llegar pasan varias cosas. Se nos muere Lord Tully y, luego del embarazoso funeral en el río, Edmure se come la tremenda reprimenda por no haber seguido el plan. Aquí debo detenerme y hacer una férrea defensa del joven y nuevo Lord Tully, porque éste no sabía nada del dichoso plan y se ensañan con él. Pobre Edmure, le iba mejor en Roma. Para colmo, le encasquetan el matrimonio con Roslin Frey y nada pues, se sella el destino de Edmure como personaje simplón y alivio cómico (que no tiene nada de gracioso, a mi entender). Lo más grave, dentro de esta seguidilla de acontecimientos funestos, es el asesinato vengativo de Lord Karstark, quien mata a los pequeños rehenes Lannister que tenía Robb y posteriormente pierde la cabeza por esto. ¡Estúpido, estúpido Robb! Mención aparte es la llegada a Harrenhal, en donde Talisa y el Joven Lobo le salvan la vida a un maltrecho maestre, que resulta no ser otro que el bueno de Qyburn. Si supiera Robb que le salvó la vida a quien luego le salvaría la vida a Jaime… ¡Una más a la cuenta Joven Lobo!

Y llegamos a lo inevitable, la Boda Roja. Qué puedo decir sobre esto que no se haya dicho ya. Creo que como adaptación quedó muy lograda y es sin duda el plato fuerte de la temporada tres. Es una escena brutal, despiadada y cruel. Se nos presenta la venganza en toda su magnitud y bajeza, y nos impacta su nivel de violencia, al menos a mí. Cuando apuñalan a Talisa, se me revuelve el estomago… Es demasiado. Creo que todos los premios se los lleva Michelle Fairley, por ese desgarrador diálogo y su grito final luego de asesinar a la joven esposa Frey (igual eché de menos al retrasado que muere en su lugar en el libro).

La Boda Roja es el clímax de esta temporada y se lleva todo por delante. Es uno de los mejores momentos de la serie y uno de los mejores novenos capítulos que nos dejaron. Posteriormente hay una escena con un diálogo entre Bolton y Frey, y si bien es sosa, hay una parte que me gusta, porque es el perfecto epitafio para el idiota de Robb: ”—El Joven Lobo, qué arrogante ¿no?, —¡Por siempre joven! Auuuu”.

Y hasta aquí llegan las aventuras del Rey que perdió el Norte, y nos quedamos con las esperanzas vivas de ver a Lady Corazón de Piedra. Apiádate de nosotros, pobres niños del verano…

Sólo queda por hacer un paréntesis que tiene directa relación con Robb, porque al terminar la historia de éste, comienza la de Hediondo. Es en esta temporada donde conocemos a unos de los más salvajes y despreciables villanos de esta serie, porque aparece en escena ese maldito bastardo de Ramsay Nieve, quien tortura hasta la saciedad a Theon, lo mutila y castra no sólo su cuerpo, sino también su voluntad. Pero qué diablos, el tipo se merecía esto y más, nunca me agradaste, Theon, hasta aquí no más contigo. Sigamos.

Hola, soy Ramsay Nieve y esta es mi salchicha.

Mientras su familia es asesinada, Arya, que finalmente logra llegar a Los Gemelos a tiempo para la boda, observa cómo matan a Viento Gris y luego es “salvada” por el Perro, quien se interpone en su suicida camino de venganza (igual que al final de la serie). Y así comienza el camino de Arya y el Caraquemada, quien gradualmente es menos Perro y más Sandor en compañía de la Pequeña Loba. Me gustan estos dos, sus aventuras a lo largo de esta temporada es uno de los mejores aliños que ésta tiene, y además, es una base de referencias para las temporadas que siguen. Acá es importante destacar que Arya mata a “su primer hombre”, queriendo decir que es el primer adulto al que mata, porque ya se había cargado al mozo de cuadras en su escape de Desembarco del Rey.

Rocadragón

Dejamos atrás las Tierras de los Ríos, para seguir el camino de Gendry como prisionero de la Mujer Roja, quien se lo lleva hasta Rocadragón como regalo a Stannis, que está aún lamiendo sus heridas luego de la derrota en el Aguasnegras.

Dentro de esta trama, reaparece por fin unos de los mejores personajes de esta serie, o al menos hasta ese momento era uno de los mejores personajes, la mejor Mano del Rey que tiene Poniente en estos aciagos tiempos, Davos, el Caballero de la Cebolla, quien es hecho prisionero por hablar en contra de la Sacerdotisa Roja. Luego es liberado por ser leal, y entonces viene y libera a Gendry para que no lo maten y lo pone a remar por 4 temporadas, y ahí es condenado a muerte por frustrar el ascenso al trono de Stannis. En realidad, lo que quería la Bruja Roja con Gendry era quemarlo por su sangre real, y para mostrar que es efectiva, lo engatusa y le pone unas sanguijuelas pornográficas, con cuya sangre realiza un ritual para acabar con los usurpadores Robb, Balon y Joffrey. Por el momento sólo vemos que Robb cae, pero los demás no tardarán en hacerlo. Finalmente, Davos se salva con un escudo de papel que será crucial para el futuro de la trama, y Stannis comienza su marcha hacia el Norte.

Me gusta Davos, y aunque no se le dé la relevancia ni profundidad de los libros, sin duda es importante, ya que logra mostrar a Stannis que la verdadera guerra está en el Norte. Lo único que no me quedo muy claro es quién cuernos le enseñó a leer. Dice que fue Mathos, pero es Shireen quien le lleva libros mientras está en prisión… Queda para el debate.

Desembarco del Rey

Llegamos por fin a Desembarco del Rey. Aquí vemos llegar el final del camino de Jaime, un camino que comenzó huyendo de Aguasdulces y que lo llevó por el Camino Real y el río hasta Harrenhal, y en donde perdió varias cosas y encontró otras…

Gracias, son muy amables muchach… ¡Espera, qué…!?

Y es que Jaime pierde la mano de la espada a manos de Locke y su banda de Norteños, que no pueden ser comprados por oro, pero sí por zafiros. Estamos aquí ante un hecho muy importante, porque se supone que este es el comienzo del camino de redención de Jaime, y ponen las semillas de esperanza en este arco. Ya sabemos que no será así, pero en ese entonces éramos capaces de creerlo. Pobres niños del verano. Más aun si consideramos que Jaime vuelve a Harrenhal y rescata a Brienne del foso del oso. ¡Aaahh! Hubiese sido lindo que las cosas siguieran así. Debo confesar que es este hecho más que ningún otro el que me hace llamar a esta temporada La Temporada de la Falsa Primavera… todo pasa en Harrenhal, ¿eh?

Durante este camino también nos enteramos del motivo por el que Jaime se ganó su apodo de Matareyes, y nos ponemos de su parte al saber que salvo a medio millón de personas de morir quemadas bajo las ordenes del Rey Loco. Brienne deja de llamarlo por su infame sobrenombre y comienza a llamarlo Ser Jaime, tan ilusa como nosotros esta Brienne.

Pero bueno, sigamos que nos queda poco, Desembarco del Rey es un hervidero de emociones novelescas propias del juego de tronos. Asistimos al matrimonio entre Tyrion y Sansa, no sin antes mencionar el anterior matrimonio de Tyrion con Tysha (¿alguien me puede explicar por qué?), y el enano nos regala con un par de buenos diálogos y amenazas al niño Rey. Podemos disfrutar de sus diálogos con Varys (me gusta mucho esa escena donde Varys le enseña el valor de la paciencia para cuidar de las influencias y el poder, como si fuera un jardín) y podemos verle intentar ser decente en un mundo indecente. Hacemos nuevamente un alto, porque aquí también tenemos un elemento importante y uno de los grandes misterios de la serie: ¿qué carajos hizo Pod en el Burdel? Y no, no es el tamaño de su espada lo que cuenta, se lo dice Ross a Varys. Pero más increíble aún que esto, es que en la escena del prostíbulo se nos presenta a Marei, una prostituta experta en hacer un “Nudo de Mereen”. Jajajaja… Me reí mucho con esa referencia, cual Steve Rogers diciendo que la entendía.

El enano debe lidiar con la nueva Mano del Rey, que es su desagradable padre, y con quien protagoniza una de las escenas más terribles de esta temporada: cuando se le niegan sus derechos sucesorios sobre La Roca. Pobre Tyrion, lo apoyo hasta la muerte y respaldo totalmente su futura decisión de matar al peor padre en la historia de los malos padres. A pesar de todos los reveses, aquí sigue dando muestras de su decencia y no fuerza a Sansa a acostarse con él, y así “comienza su guardia”.

Por su parte, Cersei está como loca por culpa de los Tyrell y de Margaery, quien tiene mejores armas para controlar al idiota del niño rey Joffrey, que sigue tan estúpido como siempre. Al menos esta vez está Tyrion para detenerlo e impedir que siga utilizando a Sansa como su juguete.

En realidad, parece que el único que sale ganando en la capital es Meñique, que ya es señor supremo del tridente y quien, además, parte hacia El Valle para desposar a Lysa Arryn, no sin antes desbaratar el complot de Varys con la Reina de las Espinas para casar a Loras con Sansa. Y como guinda de la torta, descubre que Ross es una espía y se la vende a Joffrey, para que éste dé rienda suelta a sus perversiones. La pobre Ross muere a flechazos y con ella se va toda esperanza de que la serie pueda aportar nuevas y buenas ideas que no provengan de la cabeza de Martin. Pero bueno, el caso es que este Meñique sí se puede ver, y nadie podía ni siquiera imaginar el indigno final que le darían a este personaje. Una vez más, esta temporada es maestra para aumentarnos el hype.

Bueno, creo que he abarcado todo lo importante de esta temporada. Ah, no, espera; sí, me olvidaba de Jon Nieve…

También más allá del Muro

Ok, el bastardo de Ned Stark está más allá del Muro y pasa por varias experiencias que cambian su modo de ver el mundo:

  1. Se enamora y pierde la virginidad con una chica salvaje besada por el fuego llamada Ygritte.
  2. Le demuestra a Ygritte que podrá no saber nada de muchas cosas, pero sí que sabe de sexo oral.
  3. Comienza a mirar de manera más humana a los salvajes y se replantea su lugar como guardián de los reinos de los hombres.
  4. Conoce a Mance y a Tormund, los aprende a respetar y a admirar, a la par que comienza a aprender y a respetar a los salvajes, de hecho comienza a llamarles el Pueblo Libre.
  5. Escala el Muro con Tormund y se enfrenta a la verdadera realidad, y no a la que le plantea el honor, que es un concepto abstracto frente a la brutalidad de lo concreto.
  6. A pesar de todo esto, se escapa y abandona a Ygritte para cumplir con su deber, dejándonos en la memoria una de las peores escenas de esta temporada con su bobalicón y lloroso “I have to go home now”, patético… Bien ahí Ygritte, clavándole esas flechas por ser tan tarado.
  7. Lo más importante de todo esto es que, a pesar de todas esas emociones y aprendizajes, a Jon Nieve no se le nota el crecimiento personal, porque Kit siempre fue un asco como actor y nunca logró transmitir nada de este importante proceso de madurez.

Y hasta aquí no más llegamos con el análisis. Me perdonarán todo lo que se quedó en el tintero. Fue una buena experiencia, pero es agotador tratar de meter tantos y tantos momentos en un sólo ensayo. A lo mejor así se sintieron los showrunner, pero el poncho no me ha quedado grande, sólo falta práctica. Les agradezco la oportunidad y espero leer sus apreciaciones. ¡Salud leales!


Hasta aquí la reseña de Cristian Dinamarca Gallardo sobre la tercera temporada de Juego de Tronos. Ahora es vuestro turno, ¿creó demasiadas expectativas esta temporada?, ¿tuvo el cierre que se merecía? ¿Qué fue lo que más os gustó?, ¿y lo que menos? Y por último, os dejamos la encuesta de rigor para que votéis por vuestro capítulo favorito.

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif