Inicios y escritura personal. Futuro después de Canción. Estaciones en Poniente.

Otra semana más, vuelve una nueva edición de Así Habló Martin, sección en la que os traemos poco a poco todas las declaraciones que George R. R. Martin ha hecho sobre Canción de Hielo y Fuego a lo largo de los años. La recopilación original la lleva a cabo Westeros.org, quienes muy amablemente nos dejan traducir su So Spake Martin para vosotros.

Estamos en los años 2006 y 2007, y el último libro publicado ha sido Festín de Cuervos y los fans empiezan a impacientarse por leer Danza de Dragones. Que haya un año de diferencia entre estas dos entrevistas no se debe a que el autor no las concediera, sino que muchos de los sitios web donde estaban subidas están desaparecidos y, por lo tanto, ese material se ha perdido.

Entrevista con Fantasy Hot List

[¿Cuál crees que es tu punto fuerte como escritor/narrador?]

Los personajes. Eso sí, no descarto la importancia del estilo y la trama y otros ingredientes de la ficción; pero, para mí, las personas siempre serán el corazón de la materia. Quiero que mis personajes sean tan reales para mis lectores como lo es el vecino… pero más interesantes.

[Ahora que muchos puristas y aficionados te consideran uno de los mejores autores de fantasía del mundo, y ahora que has alcanzado el número 1 en la lista de los mejores vendidos del New York Times, ¿hay presión añadida al escribir algo nuevo en la saga?]

Claro. Algunas de las críticas han sido muy halagadoras, pero la saga no está terminada aún. El final tiene que ser tan fuerte como el principio.

[¿Cuál dirías que es la parte más complicado de todo el proceso de escribir Canción de Hielo y Fuego? Cada nuevo libro revela aún más profundidad en una saga que ha demostrado lo rica y compleja que es realmente.]

La parte más complicada es tenerlo todo claro. Tengo notas, por supuesto, pero no tantas como pensarías. La mayoría está en mi cabeza… en algún lado…

[¿Es un Premio Mundial de Fantasía algo que codicies?]

¿Codiciar? No. Resulta que he ganado un Premio Mundial de Fantasía por mi relato de hombres lobo Tráfico de Piel. Si ganara otro por Canción de Hielo y Fuego… estoy seguro de que estaría muy complacido. Pero, en general, no le doy tanta importancia a premios como esos, con un jurado, como a los Hugo, un premio popular con una base mucho más amplia.

[¿Qué investigación supuso la escritura de Canción de Hielo y Fuego?]

He llenado varias estanterías con libros de historia medieval. Festines, bufones y torneos, guerra y mujeres, varias historias populares de la Guerra de los Cien Años, la Cruzada Albigense, la Guerra de las Rosas, etc. No puedes leer suficiente. Nunca sabes qué información puedes necesitar.

[Sinceramente, ¿crees que el género de fantasía será alguna vez reconocido como verdadera literatura? La verdad sea dicha, en mi opinión nunca ha habido tantos libros y sagas buenas como tenemos ahora mismo, y aún así hay muy poco respeto (por no decir ninguno) asociado a este género.]

Aún hay resistencia, pero me parece que J. R. R. Tolkien está siendo por fin aceptado en lo canónico, aunque a regañadientes, y eso crea esperanza para el resto de nosotros. Sin embargo, al final solo el tiempo lo dirá. ¿Se leerán las fantasías de éxito de hoy dentro de veinte años? ¿Cincuenta? ¿Cien?

[¿Han divergido mucho las tramas desde que empezaste a escribir la saga o tenías toda la trama más o menos decidida desde el principio? ¿Se añadieron nuevos personajes o se desarrollaron más allá de tu intención original? ¿Has hecho cambios a tus planes iniciales mientras escribías la saga?]

No diré que las tramas hayan divergido, pero el proceso de ir de A a B ha tomado más tiempo y más páginas de lo que estimé al principio… quizás porque los lugares y la gente que encontré a lo largo del camino me resultaron muy interesantes. Los personajes secundarios y terciarios tienen bastante culpa, los portalanzas que insisten en que también son humanos cuando todo lo que quiero que hagan es estar ahí de pie callados y sosteniendo la lanza. Sí, algunos de los planes iniciales han cambiado por el camino. Si no lo hubieran hecho, estaría solo conectando los puntos, y eso me volvería loco. Algunos escritores son arquitectos y otros son jardineros, y yo estoy en el segundo grupo. La historia cobra vida propia en la escritura.

[¿Es una saga como Canción de Hielo y Fuego algo que siempre quisiste escribir o fue algo que salió en la última parte de tu carrera?]

Siempre me ha encantado la fantasía, desde mi primer encuentro con Robert E. Howard y J. R. R. Tolkien en mis días de instituto. Estaba escribiendo sobre espadas y brujería incluso en mis días de fanzine de los 60, junto con ciencia ficción, terror y superhéroes. La verdad es que me gustan todos los sabores de la ficción fantástica, y para mí nunca ha sido gran cosa moverme de un género a otro.

[¿Cómo te gustaría ser recordado como autor? ¿Cuál es la herencia que dejarías detrás?]

Diablos, todos los escritores sueñan con la inmortalidad, con ser recordados más allá de Homero, Shakespeare y Dickens en los panteones de narradores. Sin embargo, esa es una determinación que solo la posteridad puede hacer, y no tiene sentido pensar en ello. Todo lo que puedes hacer es intentar escribir los mejores libros que posiblemente puedas, página a página.

[¿Tienes ya planes para otra saga de fantasía cuando termines Canción de Hielo y Fuego?]

No sé lo que haré después de Hielo y Fuego. Quizás fantasía, quizás ciencia ficción, quizás terror… quizás algo completamente nuevo. Aún tengo volúmenes que escribir y muchos años hasta terminar, después de todo, y no puedo decir dónde estaré para cuando la saga esté terminada, o qué me apetecerá escribir.

[¿Cuál es tu involucración con los suplementos de juegos de rol de Canción? ¿Está Guardianes del Orden recibiendo nueva información tuya para los suplementos?]

Dí al juego algo de material de mis notas, sí… como hice con Fantasy Flight. Sin embargo, en cada caso les advertí de que nada es realmente canon hasta que aparezca en los libros. Me reservo el derecho a cambiar de opinión, y no quiero atarme por algo en uno de esos juegos. En su mayor parte, mi rol en el desarrollo de juegos ha sido de consultor. Me gustaría estar más involucrado, pero no tengo tiempo.

[¿Hay alguna construcción del mundo de la que estés realmente orgulloso?]

Me gusta el Muro. Hasta donde yo sé, es único en la fantasía.

[Leí una entrevista en donde decías que no disfrutabas tanto de escribir como de “haber escrito”.]

Escribir es duro.

[¿Cuándo y dónde será publicada la próxima historia de Dunk y Egg? ¿Tiene ya título?]

Todavía no. La historia lleva tres tercios, pero no he encontrado un título que realmente me guste. No estoy seguro ahora mismo de cuándo terminare el relato, y menos seguro de dónde será publicado, ahora que las antologías Legends han desaparecido. He de decir que he tenido muchas otras ofertas, pero aún no me he decidido.

[Si has leído sus trabajos, tengo curiosidad por saber lo que opinas sobre compañeros autores como Robert Jordan, Terry Goodkind, Neil Gaiman, Terry Pratchett, Steven Erikson y R. Scott Bakker.]

Prefiero no comentar sobre otros autores, excepto cuando hago una review sobre un libro específico para mi página web, o cuando de vez en cuando hago propaganda de un nuevo escritor. Creo en echar una mano a los nuevos talentos cuando sea posible. Este es un juego duro, y muchos buenos escritores no tienen los lectores que merecen. Robert A. Heinlein dijo una vez que nunca puedes compensar a la gente que te ayudó cuando empezaste, solo puedes pagar de antemano.

[Y por último, pero no por ello menos importante; como sin duda esperabas, ¿cuál es el progreso actual de Danza de Dragones? ¿Algo que te gustaría compartir con tus lectores, para estimular su apetito?]

Si sus apetitos se estimularan más, me destrozarían. ¿Puedes oír el rechinar de sus dientes?

1 de mayo de 2006

Entrevista con Weird Tales

[Has tenido una transición de ser un escritor de ciencia ficción en Analog al escritor de una fantasía épica multivolumen. ¿Es algo que planearas o esperaras? Estoy seguro de que hay gente en el campo de la ciencia pura que están enfadados porque George Martin es un traidor a la causa… ¿Has pensado en esto?]

La verdad es que si miras atrás en mi carrera, verás que he escrito en todos esos géneros y subgéneros desde el principio. Mi primera historia fue una historia de ciencia ficción en Galaxy, mi primera venta profesional. Pero mi segunda venta profesional fue una historia de fantasmas en Fantastic. También publiqué un par de relatos cortos de fantasía épica en Fantasticduring en los 70… Las historias en Analog tuvieron más atención, pero lo demás estaba ahí desde el principio.

Leí todas estas cosas creciendo y lo leía bastante indistintamente. Nunca hice distinciones entre géneros. Leí a H. P. Lovecraft. Leí a Robert E. Howard y leí a Tolkien; y, por supuesto, leí a Robert A. Heinlein y a Eric Frank Russell y a Andre Norton, por lo que siempre me han encantado los tres géneros de ciencia ficción, terror y fantasía, y me he movido por ellos muy libremente. No creo que haya ido a ningún sitio. Estoy ahora mismo en medio de este gran proyecto, el cual es fantasía épica; pero cuando acabe, el próximo libro podría ser ciencia ficción o terror o incluso algo completamente diferente. Una novela de misterio, ¿quién sabe? Simplemente cuento las historias que quiero contar.

[¿Encuentras que la escritura o la concepción es diferente si va a ser ciencia ficción o fantasía? ¿Es el proceso imaginativo diferente?]

No, para mí no es diferente. Creo que para la ciencia ficción y la fantasía, e incluso el terror hasta cierto punto, las diferencias son superficiales. Sé que hay gente en el campo, particularmente en la ciencia ficción, que sienten que las diferencias son muy profundas, pero yo no estoy de acuerdo con ese análisis. Creo que para mí es cuestión de las fornituras. Un elfo o un alien pueden en cierta forma desarrollar la misma función, como un tropo literario. Es casi una cuestión de sabor. El helado puede ser de chocolate y puede ser de fresa, pero aún así es helado. La diferencia real, para mí, es entre la ficción romántica, de la cual todos los géneros son parte, y la ficción mimética o ficción naturalista.

[Había un argumento de Heinlein que decía que la ciencia ficción es una forma de realismo. ¿Sabía lo que decía?]

No creo. Y el propio Heinlein escribió fantasía, de hecho, de vez en cuando; no mucho, pero era perfectamente capaz de hacer algo como “magia integrada”. O incluso Ruta a la Gloria, el cual tiene muchos de las elementos de la fantasía en un marco de ciencia ficción.

[Esto plantea una cuestión que otros han planteado antes: la ciencia ficción es una especie de idioma. Puedes tener una novela de fantasía en un entorno de ciencia ficción, en oposición a una novela de ciencia ficción en un entorno de fantasía. Esto implica el debate en la ciencia ficción de si se puede manejar material fantástico. ¿No era ese el punto de la escuela de Mundos Desconocidos, fantasía escrita como si fuera ciencia ficción?]

Sí, y Mundos Desconocidos era un subgrupo particular de la fantasía, llevado, creo, por un racionalismo muy profundo de Campbell, su deseo de hacer que la magia obedeciera las leyes que la ingeniería debe obedecer. Por lo que podías descubrir los siete principios de la magia y aplicarlos. Para mí, las historias de Mundos Desconocidos fueron siempre las historias de The Incomplete Enchanter (las historias de Harold Shea) de Pratt y de Camp. Harold Shea siempre va a esos mundos, y hay magia en funcionamiento, pero no es misterioso. Al principio le es extraño, pero cuando descubre los principios base, puede fácilmente hacerse mago, porque es básicamente un ingeniero. Eso era alucinante y, creo, una visión original en aquel tiempo, en los 30 y los 40; pero ciertamente no es mi visión. Simpatizo más con la forma en que Tolkien manejó la magia. Creo que si vas a hacer magia, pierde sus cualidades mágicas si se convierte en nada más que un tipo de ciencia alternativa. Es más efectivo si es algo completamente desconocido y admirable, y algo que puede dejarte sin aliento.

[Es una cuestión de control, si puedes ingenierizar el anillo de Sauron, ya no es tan mágico. Es una cuestión de personajes tomando el control del material en oposición a estar en una situación o universo donde esto no es realmente posible.]

Sí. Eso es ciertamente parte de ello. Entenderlo es parte de ello. Por supuesto que puedes optar por una inclinación de terror, también, con Lovecraft y su sugerencia de que si entendemos algunas de estas cosas, nos volvería locos, porque las verdades son profundamente inquietantes en lo que respecta a la naturaleza desfavorable del universo, o las fuerzas extrañas y arcanas que nos rodean.

[¿Te encuentras a ti mismo más inclinado hacia la aproximación mágica, incluso con la ciencia ficción?]

Sí. Creo que si miras mi ciencia ficción, incluso mis llamadas historias de Analog, nunca fueron cómodamente historias de Analog. Creo que es significativo que mi asociación con Analog fuera muy fuerte… todo vino cuando Ben Bova era editor, lo cual creo que fue un verano dorado para Analog. Si John W. Campbell hubiera vivido otra década, no sé si habría vendido una historia a Analog; o si después de que Campbell muriera, Stan Schmidt hubiera entrado y se hubiera convertido inmediatamente en su sucesor. Bova tenía una aproximación mucho más liberal sobre qué aceptar que su predecesor o su sucesor.

[Déjame asumir que tú eres un escritor que saca la historia de la emoción e imagen más que de la idea.]

Sí, creo que eso es cierto. Y si crees en todo esto del cerebro izquierdo y derecho… pero sin duda el poder de mi ficción viene del lado emocional de las cosas y no del lado racionalista de las cosas. Prefiero, por ejemplo, no esbozar. Esbocé durante mi década en Hollywood, porque se te requiere,  pero en mis propias historias tengo normalmente una idea general de a dónde va la historia, pero no lo desgrano todo y lo diseño antes de tiempo. Simplemente lleno los agujeros durante la escritura. Los personajes cobran vida y me llevan a ese destino, si la historia está funcionando.

[Cuando empezaste Juego de Tronos, ¿sabías que ibas a escribir una épica multivolumen? Estoy pensando en cómo Gene Wolfe contaba que El Libro del Nuevo Sol, que al final se hizo en cinco volúmenes, empezó como un relato para Orbit. ¿Tenías algún gran plan para crear esta épica o simplemente creció?]

Un poco de ambos. Para ser sincero, leí ese relato. Se llamaba El Festín de St. Catherine. Gene lo presentó al Grupo de Escritores de Windy City cuando yo era miembro. En mi caso, cuando escribí el primer capítulo de Juego de Tronos no sabía realmente qué tenía. De hecho, estaba escribiendo un libro bastante diferente, un libro de ciencia ficción; y este capítulo me vino tan vívidamente que dejé de lado la ciencia ficción y lo escribí. En ese momento no sabía si era un relato o un pedazo de algo más grande; pero para cuando lo hube acabado, lo cual solo me llevó dos o tres días, estaba bastante seguro de que era parte de algo mayor. Llevó a un segundo capítulo y un tercero. Creo que para cuando llevaba cuatro o cinco capítulos, tenía una idea de que sí, estaba trabajando en una fantasía. Creía que era una trilogía. Al principio se vendió como una trilogía. Tres libros, tres libros bastantes grandes a decir verdad, pero se hizo más grande en la narración.

[¿Cómo es la creación de un mundo imaginario de fantasía frente a crear un planeta en ciencia ficción? Por ejemplo, en Windhaven tú y Lista Tuttle creasteis un mundo, pero era un planeta, no un entorno de fantasía. ¿Es un tipo de creación diferente?]

No es muy diferente en el modo que yo lo hago. Sé que gente como Gordy Dickson y Hal Clement en su día crearían mundos averiguando qué tipo de estrella era y cómo de lejos del sol estaba el planeta, y la inclinación parcial, su ratio de rotación, su composición química. Después trabajarían desde ahí. Pero yo no tengo ese tipo de formación. El mío vino más del efecto. En el caso de Windhaven, queríamos seres humanos voladores. Dijimos: “¿cómo podemos tener gente que vuele y hacer plausible que vuele como en ala delta? Bueno, el planeta debería tener gravedad más ligera, eso ayudaría, y mucho viento, etc.” Por lo que trabajamos al revés. No diseñamos el planeta para ver cómo sería. Miramos los efectos que queríamos, e intentamos readaptar un planeta a eso.

En el caso de la fantasía, por supuesto, es un poco diferente. El aspecto más llamativo del mundo de Poniente en Canción de Hielo y Fuego es la naturaleza de las estaciones, la naturaleza larga y aleatoria de las estaciones. He tenido muchas cartas en estos años de lectores que están intentando desentrañar la razón por cual las estaciones son cómo son. Desarrollan buenas teorías: quizás es un sistema de varias estrellas, pero tengo que decirles: “buen intento, chicos, pero estás pensando en la dirección equivocada”. Esta es una saga de fantasía. Voy a explicarlo todo al final, pero va a ser una explicación fantasiosa. No va a ser una explicación de ciencia ficción.

[En una fantasía tienes que tener un centro sobrenatural o mitológico más que uno científico.]

Correcto. Sí. Exacto.

[¿Empezaste Sueño del Freve con solo la imagen de un vampiro en un barco de vapor?]

De hecho, empecé Sueño del Fevre con la imagen de un barco de vapor. Estuve viviendo en Dubuque (Iowa) durante varios años a finales de los 70, enseñando allí. Dubuque es un antigua ciudad en el Mississippi. Tiene un gran sentido de su propia historia, lo cual incluyó un periodo como pueblo de barcos de vapor. Hacían barcos de vapor allí. Era un importante puerto arriba del Mississippi. Empecé leyendo sobre la historia de esa época y me fascinaron los barcos de vapor y la cultura del río hasta el punto que decidí escribir una novela sobre ello. Parecía como una especie de mundo alienígena y colorido.

Curiosamente, John Brunner en Inglaterra estaba interesándose en barcos de vapor al mismo tiempo. Pero fuimos a ello de formas muy diferentes. Brunner decidió hacer una histórica directa, y produjo eso, una novela llamada La Gran Carrera de Barcos de Vapor; la cual era, creo, una novela bastante buena, una de las mejores novelas de Brunner en el último periodo de su carrera. En mi caso, como que era un escritor de ciencia ficción y fantasía, aunque estaba en la época de los barcos de vapor, nunca consideré realmente hacer una histórica tal cual.

Tenía que tener un elemento fantástico. Y de alguna forma los vampiros, en los que había estado interesado independientemente, parecieron ir con los barcos de vapor. Todo el tema de Drácula. Había un oscuro romanticismo tanto en los vampiros como en los barcos de vapor. Lo dos tenían que ir juntos. Por supuesto, el ajuste no era preciso, porque había ciertos elementos de la leyenda de los vampiros que no encajaban con la cultura de los barcos de vapor. El no poder cruzar agua era un gran problema. Por lo que decidí muy pronto que haría una versión ciencia ficción de esos vampiros. Intentaría justificarlos cientifícamente lo mejor que pudiera, y traté de averiguar cómo podrían vivir y trabajar los vampiros. Los desarrollé no como los vampiros tradicionales sino más bien como una raza secundaria, acechandonos y viviendo entre nosotros desde el inicio de los tiempos. Pero los barcos de vapor fueron el comienzo de ese libro.

[Asumo que podrías volver a escribir más terror en cualquier momento. Tienes al menos una colección de terror, Canciones que Cantan los Hombres Muertos. ¿Has sentido la inclinación de volver atrás y hacer más?]

Nunca pienso así en términos de géneros. Nunca digo “tengo que hacer más terror”. Es más como: “vale, tengo esta idea para una historia. Me entusiasma”. Entonces considero si es terror o ciencia ficción, lo que le vaya mejor. Si tengo una idea que hace que todo fluya, me encantaría hacerlo. Tengo ideas para varias secuelas de cosas que he hecho en el pasado, incluyendo una secuela para Sueño del Fevre. Pero la he tenido durante años, y no sé si llegaré a escribirla. Hay por desgracia muchas ideas y cosas que me encantaría escribir, pero solo unas pocas horas al día y unos cuantos días en el año.

[Parece que lo que está de moda ahora son libros que puedan ser descrito como novelas del estilo de vida de los vampiros: sagas enteras de novelas del estilo de vida de los vampiros. No sé si tu secuela podría encajar, una novela del estilo de vida de los vampiros flotante.]

Los vampiros por desgracia están acabados… En el momento en que hice Sueño del Fevre en 1982, Anne Rice había hecho el primero de sus libros. Había ya algunos libros de vampiros, pero no había ni de cerca el exceso que hay ahora. Estoy tentado de volver al mundo de Sueño del Fevre, pero tengo reservas al respecto simplemente porque creo que los vampiros están a punto de morir, por así decirlo. Es difícil pensar en algo original. Quizás debería volver a Tráfico de Piel, mis hombres lobo. No hay tanto de eso.

[¿Qué hay sobre las temáticas de Lovecraft, historias de terror del gran cosmos? ¿Alguna vez has pensado en eso?]

Me encantaba Lovecraft cuando era joven. Era uno de mis escritores favoritos cuando estaba en el instituto. Leía todo lo que podía de él. A veces jugaba con cosas lovecraftianas. Hay un personaje en mi novela de Wild Cards que es perseguido en cierto punto por sueños del tipo de Lovecraft. No sé cómo de bien lo hice. Sin duda traté de capturarlo lo mejor posible.

No creo que pudiera hacer una historia lovecraftiana pura, porque hay cierta pasividad en sus héroes que me saca de quicio. Volverse loco por estender la verdad y rendirse a ella no es algo que yo pudiera hacer con mis personajes. Su visión del universo y la forma en que tuvo efectos terroríficos aún podría ser efectiva, por lo que quizás algún día haga algo con ello. Fue realmente Derleth quien organizó y codificó la mitología de Lovecraft, y creo que de alguna forma al hacer eso le hizo un flaco favor.

[Básicamente lo destruyó.]

Sí.

[No estaba hablando de hacer un pastiche, sino de extender los temas de Lovecraft. No estoy seguro de que Derleth escribiera jamás una historia lovecraftiana.]

No. Sin duda nunca capturó la sensación. Podía usar los mismos nombres y libros y dioses oscuros y demás, pero nunca nada cercano al efecto que consiguió Lovecraft.

[Hemos estado hablando de novelas, pero no puedo evitar preguntarme si, después de haber escrito siete largos y épicos volúmenes, sentirás el ansia de la condensación y escribir ficción corta.]

Creo que mi trabajo se ha hecho más largo conforme me hacía más mayor y he profundizado en mi carrera. No creo que cuando termine Hielo y Fuego vaya a volver a hacer nada a esa escala. No voy inmediatamente a empezar otra mega-opus de siete volúmenes. Puedo estar bastante seguro de eso. Pero tampoco estoy seguro de que vaya a volver a escribir historias cortas. La verdad es que no he hecho una verdadera historia corta en años. Incluso cuando escribo ficción corta, tiende a salir con la longitud de una novella. Pero podría, una vez Hielo y Fuego esté acabado, hacer algunas novellas e incluso quizás novelets, y ciertamente una o dos novelas independientes.

[Por supuesto, una vez Canción de Hielo y Fuego esté terminada, la editorial podría decir: “esto tiene mucho éxito. Toma cinco millones de dólares, escribe otra”. Entonces, ¿qué?]

Me debato con eso. Imagino que queda por ver qué pasará conmigo después de Hielo y Fuego, la recepción que tenga el próximo libro. En cierta forma nunca lo sabes. ¿Te seguirá tu audiencia cuando hagas algo diferente? Ahora tengo cientos de miles, quizás millones, de lectores; pero ¿son lectores de Hielo y Fuego o son lectores de George R. R. Martin? Hasta que no haga mi primer nuevo libro después de la saga, no voy a saberlo. Ves ejemplos en ambos casos de nuestro campo. Tienes a alguien como Stephen R. Donaldson, que puede conseguir enormes ventas con su saga Covenant; pero después, cuando pasa a su saga de ciencia ficción Gap, no se vende muy bien. Por otro lado, tienes a alguien como Stephen King. Él puede hacer novelas independientes de terror y la saga La Torre Oscura, y todos se venden bastante bien. Por lo que los lectores de King son realmente lectores de King, no lectores de un libro o una saga en particular. Pero los lectores de Donaldson eran fans de Covenant, no fans de Donaldson. No lo sé. Pero es ciertamente algo que me preocupa. No voy a decir que vaya a terminar con Poniente para siempre, este mundo que he creado; pero sin duda no es lo único que quiero escribir. Por lo que cuando esté terminado, por supuesto que intentaré hacer otras cosas en ciencia ficción o terror, o incluso otros géneros que no he tocado aún. Y la pregunta persiste: ¿me seguirán mis lectores?

[¿Tendrías que desarrollar una lista de seudónimos y convertirte en varios escritores?]

Por suerte no.

27 de mayo de 2007

Y ahora, es vuestro turno para hablar. ¿Qué declaración de Martin os ha llamado más la atención? ¿Creéis que Canción de Hielo y Fuego se seguirá leyendo dentro de muchos años? ¿Es un beneficio o una lacra que Martin sea un escritor jardinero? ¿Cuál es vuestra construcción favorita en este universo? ¿Cuál pensáis que es el motivo de las estaciones tan largas y aleatorias? ¿Pensáis seguir leyendo a Martin después de esta saga?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif