Inicios. Creación de personajes. Uso de la magia en la saga. Construcción del universo.

Una semana más vuelve una nueva edición de Así Habló Martin. Como ya sabréis, en esta sección traemos poco a poco todas las declaraciones que George R. R. Martin ha hecho a lo largo de los años sobre Canción de Hielo y Fuego. La colección original está recogida por Westeros.org, quienes muy amablemente nos dejan traducir su So Spake Martin para vosotros.

Hoy podemos leer una nueva entrevista, esta vez de diciembre del año 2000. Hace un par de meses que se ha publicado Tormenta de Espadas, y el nombre de Martin no deja de subir en reconocimiento. Hay que tener en cuenta que de momento aún se contemplan seis libros, así como el salto temporal de cinco años para el siguiente volumen.

Entrevista con Science Fiction Weekly en Scifi.com

[Nota: la siguiente entrevista está disponible a través del Archivo de Internet. La fecha exacta, más allá de diciembre del 2000, es desconocida.]

George R. R. Martin sigue cantando un cuento mágico de hielo y fuego, por Tasha Robinson

A distancia, la carrera de George Raymond Richard Martin parece una serie de discretas mini carreras. Empezando a primeros de los 70, se ganó la reputación de un creativo y mordaz escritor de historias cortas, acumulando tres Hugos, dos Nebulas, un Premio de Fantasía Mundial y un Premio Bram Stoker, todo esto por ficción corta. Escribió un puñado de novelas, empezando con la brillante Muerte de la luz en 1977, antes de mudarse a la costa oeste para trabajar en televisión y cine. Fue guionista en la nueva Dimensión Desconocida, productor ejecutivo de Doorways y editor de guión de la serie de televisión La Bella y la Bestia. Al mismo tiempo, editó la monumental saga de mundo compartido Wild Cards, que acumula 15 novelas relacionadas a lo largo de ocho años.

Pero pocos pueden discutir que su mayor y monumental logro hasta la fecha ha sido la revolucionaria saga de fantasía histórica Canción de Hielo y Fuego. Inicialmente concebida como una trilogía, Canción de Hielo y Fuego rápidamente se expandió durante su escritura. Está actualmente proyectada como una saga de seis volúmenes masivos. Un extracto del primer volumen, Juego de Tronos, se publicó en 1996 como una novella independiente y le dio a Martin su cuarto Hugo. El segundo libro, Choque de Reyes, se publicó en 1999 con grandes críticas. El tercer volumen, Tormenta de Espadas, salió este Halloween y enseguida debutó como número 12 en la lista de Mejores Vendidos del New York Times.  La magnus opus de Martin, una saga convulsa e intensa que salta entre las perspectivas de personajes muy diferentes para describir los choques políticos entre familias nobles en un mundo  proto-medieval, ha hecho que sus antiguos escritos ganen nueva atención. Actualmente, la mayoría de sus libros de antes de Canción están fuera de circulación, pero Martin dice que Batan pronto reimprimirá sus novelas, y nuevos libros de Wild Cards podrían estar en marcha.

[¿Por qué usas R. R. en tu firma?]

El nombre de un escritor es su seña de identidad. Es lo que el lector tiene que recordar para buscar de nuevo su trabajo, y tiene que ser memorable. George Martin es un nombre muy común. Hay un número de otros George Martins que escriben, hay un número de George Martins en otros campos. La R. R. lo hace distintivo, y la gente apenas lo olvida.

[Dices a menudo en entrevistas que Tyrion Lannister es el personaje de Canción que te resulta más fácil de escribir, y que es personalmente tu personaje favorito, si te forzaran a elegir uno. ¿Qué te atrae de él particularmente?]

Hay varias cosas. Creo que su ingenio es interesante. Tiene muchas líneas iconoclastas y cínicas, y esas son divertidas de escribir. También es un personaje muy gris. Todos mis personajes son grises a mayor o menor nivel, pero Tyrion tiene quizás el tono de gris más profundo, con el blanco y el negro en él más mezclado, y encuentro eso muy interesante. Siempre me han gustado los personajes grises más que los personajes blancos y negros.

[Tiendes a escribir protagonistas con anomalías de personalidad fuertemente negativas, gente que ciertamente no encaja en el molde estándar de un héroe. Gente como Tuf en la saga de Los Viajes de Tuf, y Stannis y Tyrion en Canción de Hielo y Fuego. ¿Inyectas deliberadamente a tus personajes con elementos poco atractivos para hacer pensar a los lectores conscientemente sobre si les gustan y por qué?]

*Se ríe*. Bueno, no sé si lo llamaría poco atrayente, pero busco formas de hacer a mis personajes reales y hacerlos humanos, personajes que tienen bien y mal, nobleza y egoísmo, bien mezclados en sus naturalezas. Sí, quiero ciertamente que la gente piense sobre los personajes y no solo reaccionen con instinto. Leo yo mismo demasiada ficción en la que te encuentras personajes muy estereotipados. Son héroes heroicos y villanos miserables, y son completamente negros o completamente blancos. Y eso es aburrido, por lo que a mí respecta. Es también irreal. Si echas un vistazo a la historia real humana, incluso los villanos más oscuros tienen buenas cosas en ellos. Quizás eran valientes, o tal vez eran ocasionalmente compasivos con un enemigo. Incluso nuestros más grandes héroes tienen debilidades y defectos.

[Si Tyrion es el personaje más fácil de escribir, ¿quién es el más complicado?]

Hasta ahora diría que el personaje más complicado ha sido definitivamente Bran, por dos motivos. Número uno, es el más joven de los personajes con punto de vista, y los niños sin difíciles de escribir. Creo que cuanto más jóvenes son, más difíciles. Además, es el personaje que está más profundamente involucrado en la magia, y el manejo de la magia, la brujería y todo el aspecto sobrenatural de los libros es algo con lo que estoy intentando tener mucho cuidado. Por lo que tengo que vigilar mucho eso. Todo lo cual hace que los capítulos de Bran sean complicados de escribir. Debería ser más fácil en el próximo libro, diría yo, con el salto de cinco años. Entonces tendré a un chico de 14 años, y en términos de los Siete Reinos, eso es casi un adulto.

[La saga usa la magia de algunas formas muy inusuales, ya que el elemento sobrenatural se hace más fuerte con cada libro. ¿Va a seguir este patrón?]

La cantidad de magia ciertamente va a crecer, sí, y eso ha sido parte de mi diseño desde el principio. Sin embargo, creo que incluso hacia el final aún no va a tener tanta magia como otras de las fantasías por ahí.

[Parecen haber dos estilos diferentes compitiendo en la saga: la fantasía histórica en la saga de los Siete Reinos y un estilo más suave al estilo de Roger Zelazny/Mil y una noches en las escenas del extranjero. ¿Hay una división consciente entre las dos para ti, o es solo un aspecto del escenario?]

Intento variar el estilo para encajar a cada uno de los personajes. Cada personaje debería tener su propia voz interna, ya que estamos en sus cabezas. Pero, ciertamente, el escenario tiene un gran impacto. Dany se mueve por reinos exóticos que quizás son más raros para nosotros que Poniente, el cual está más basado en la historia medieval con la que estamos más familiarizados en occidente, por lo que quizás esos capítulos parezcan más coloridos y fantasiosos.

[Te enfocas bastante en los detalles mundanos de la vida medieval, lo que hace parecer que has investigado mucho sobre el tema.]

Leo todo lo que puedo sobre historia y vida medieval, en diferentes áreas: ropajes, comida, festines, torneos… Todas estas áreas particulares. En vez de buscar algo específico cuando lo necesito, prefiero usar el proceso de investigación de la inmersión total, y como absorber todo lo que pueda sobre el periodo, y que así aparezca cuando estoy escribiendo sobre ello esa sensación de verosimilitud.

[¿Ha sido la época medieval siempre un interés para ti, o se desarrolló por tu trabajo en estos libros?]

Escribir los libros ciertamente lo ha intensificado, pero siempre me ha interesado la historia, otras épocas y lugares y el periodo medieval, el cual creo que es colorido.

Escudo de la Casa Beesbury, por Westeros.org

[La heráldica ciertamente parece ser una obsesión personal.]

Ah, sí. Tengo que admitir que disfruto mucho de la heráldica. Hay una web fantástica que han hecho dos fans míos de Suecia, Westeros, que incluye páginas y páginas de heráldica de todas las casas de los Siete Reinos. No solo de las casas principales, sino de algunas de las menores y de otros caballeros y señores menores también. He ayudado al trabajo de los fans que lo están haciendo. Me mandan los escudos para que los apruebe, y les mando sugerencias. Tenemos como 400 escudos ahí ahora. Ha sido genial hacer eso.

[¿Hay algún libro que recomiendes particularmente sobre vida medieval o heráldica?]

Hay algunos libros geniales. Por desgracia, estoy haciendo esto desde una habitación hotel en Los Ángeles y todos los libros están en Santa Fe. No tengo ningún título a mano. Hay algunos libros geniales sobre heráldica, y creo que los mejores que encontrar son los que están muy ilustrados, porque la heráldica es algo de lo que es muy difícil hablar en abstracto. Es bueno tener las ilustraciones, y es agradable tener color, ya que puedes ver realmente los escudos y símbolos que están haciendo. Un conjunto de libros que creo que es muy útil es la serie de Osprey. Osprey es una casa que atiende mayormente a gente que está interesada en historia militar, en juegos y miniaturas y este tipo de cosas. Han hecho una serie maravillosa de libros en rústica que tienen portadas a todo color y dibujos a color en el interior sobre batallas famosas, guerreros y campañas por toda la historia. Tienen mucha información útil en sus libros sobre cosas como la batalla de Agincourt, y la campaña que llevó a los Cuernos de Hattin. Tienen un libro de heráldica que es introductorio, pero aún así está muy bien.

[¿Cómo es el proceso de escritura? ¿Escribes los capítulos individuales en el orden que aparecen en los libros?]

Oh, no. *Se ríe*. Empiezo intentando hacerlo, y ciertamente esbozo en qué orden quiero los capítulos, pero ambas cosas pueden cambiar. Normalmente termino reorganizando los capítulos dos docenas de veces antes de que el libro esté listo, intentando tener la disposición óptima de pasar de un personaje a otro para maximizar el suspense. A veces hay cierta ironía, o cierto efecto contraproducente interesante que puedes tener al ordenar propiamente ciertos capítulos, yuxtaponiendo eventos unos con otros. Pero también te tienes que preocupar de la cronología. Es complicado, y siempre estoy cambiando de opinión sobre ello, tratando de optimizarlo. Sobre escribir los capítulos, bueno, particularmente cuando el trabajo está yendo bien, si estoy escribiendo un capítulo de Tyrion y lo termino pero realmente sigue rodando, y sé exactamente cómo va a continuar, entonces en vez del capítulo que se suponga que siga, simplemente continúo y escribo el siguiente capítulo de Tyrion, incluso aunque no suceda hasta siete capítulos más tarde en el libro. Puedo escribir tres o cuatro antes de que por fin llegue al punto en que me cuesta un poco, y entonces volveré a coger el personaje que se suponía que era el siguiente, y escribir sobre ellos un rato.

[¿Cómo sigues todos los detalles? Hay tantos personajes secundarios, casas menores, listas de nombres… ¿Cómo recuerdas dónde está cada uno y cuáles son sus estandartes y relaciones?]

Tengo ciertas listas y esquemas que tengo a mano, pero la mayor parte simplemente lo tengo que recordar. Está grabado en mi cabeza. Y es mucho que tener presente, no hay lugar a dudas. Cometo errores de vez en cuando, y cuando lo hago, los fans son rápidos en hacérmelo saber. Tengo lectores muy audaces. Obviamente, trato de no hacer eso muy a menudo.

[Tus fans están también muy emocionalmente involucrados en tu trabajo. ¿Qué aspecto de tu escritura crees que toca las emociones de la gente?]

Bueno, creo que son los personajes. Hasta el punto de que he sido capaz de hacer a los personajes reales, la gente se involucra con ellos emocionalmente, se identifican con ellos, y les gustan o desagradan otros de los personajes. Discuten sobre ellos. Lo encuentro muy gratificante. Es una de las cosas que me sugieren que lo que estoy haciendo con los personajes está funcionando. Cuando escucho por diferentes fans que tienen opiniones diversas sobre un personaje, sobre quién es un buen tipo y quién es malo, y quién les gustaría que viviera y quién les gustaría que muriera… No siempre son los esperados, y están muy en desacuerdo los unos con los otros. Eso es una buena señal. En la vida real, a la gente no siempre le gusta la misma gente. La gente hace juicios morales que difieren fuertemente los unos con los otros. La gente debería responder a los personajes ficticios de la misma forma. Si introduces un personaje que le gusta a todo el mundo, o que todo el mundo odia, eso es probablemente una señal de que ese personaje es un poco demasiado unidimensional, porque en la vida real no hay nadie a quien todo el mundo quiera y no hay nadie a quien todo el mundo odie.

[Sospecho que otra razón es que una de tus temáticas más fuertes es la naturaleza de la justicia. A menudo pones a tus personajes en situaciones muy injustas, y creo que los lectores reaccionan fuertemente a esto. ¿Te involucras tú emocionalmente en las vidas de tus personajes?]

Bastante. Especialmente cuando los estoy escribiendo. Para escribir a estos personajes como tal, me tengo que convertir en ellos. Me tengo que poner mi gorro de Tyrion un rato, meterme en su cabeza y sentir las cosas como él las sentiría, y ver sus opciones como él las vería. Entonces me quito ese gorro y me pongo otro. Y hay algunas cosas horribles que pasan en algunos de mis libros a algunos de los personajes, y a veces esos capítulos son muy, muy difíciles de escribir. Sé lo que tengo que hacer porque la trama lo demanda, y porque según se desarrolla la historia, eso es lo que pasa en ese punto. Pero poner realmente las palabras en papel lo hace definitivo, y cuando algo realmente malo pasa me encuentro retrocediendo a veces del abismo, escribiendo otros capítulos, pasando tiempo jugando a videojuegos… porque sé que tengo una tarea muy difícil de hacer, particularmente si es un personaje que he aprendido a querer. Pero al final lo hago.

[Tiendes a ser muy brutal con tus personajes.]

Bueno, sí. Pero, ¿sabes? Creo que hay un requerimiento, incluso en fantasía, que viene de un reino de la imaginación y está basado en mundos imaginarios, pero aún así hay un requerimiento de decir la verdad, de intentar reflexionar sobre algunas cosas reales del mundo en que vivimos. Hay una falsedad inherente en el tipo de fantasía que demasiada gente ha hecho, donde hay una guerra gigantesca que rompe el mundo por completo, pero nadie que conozcamos es realmente importunado por esto. Ves los pueblos devastados donde campesinos sin nombre han vivido, y están todos muertos, pero los héroes simplemente pasan, matando gente a cada paso, sobreviviendo esas duras situaciones. Hay una falsedad en eso que me molesta. Un escritor puede elegir no escribir sobre la guerra. No tienes que escribir sobre la guerra si no es un tema que te interese, o que encuentres demasiado brutal. Pero si vas a escribir sobre la guerra, creo que tienes que contar la verdad sobre ella, y la verdad es que la gente muere, y la gente muere de maneras horribles, e incluso mueren algunos de los buenos, incluso gente que es amada.

[Mueren, o son violados en masa en muchos casos, en Canción de Hielo y Fuego. El sexo y la sexualidad tienen un lugar muy central e intenso en tus libros, lo cual es menos común en fantasía y fantasía histórica que el tipo de violencia realista de la que hablas.]

Bueno, mucho de lo que acabo de decir es también cierto en este tema. Si investigas la Edad Media real, una de las cosas más interesantes sobre el periodo es los contrastes. Todo el concepto de caballería en una mano, y estas guerras increíblemente brutales que luchaban en la otra. Y aún así, ambos conceptos existían codo con codo. Lo mismo es cierto para la sexualidad. Los dogmas tradicionales de la caballería ponen a las mujeres en un pedestal, y algunos de los caballeros podían hacer poemas a sus señoras o llevar sus favores en torneos, con este tipo de galantería, y aún así los ejércitos no pensarían nada malo de violar a cada mujer que pudieran agarrar en algunas de estas batallas brutales. La Guerra de los Cien Años, por ejemplo. La sexualidad, de nuevo, creo que es una importante fuerza motivadora en la vida. Motiva la mayoría de las cosas que hacemos, y es una de las cosas básicas que define quién somos. Y aún así, lo encuentras extrañamente ausente de la fantasía, incluso de alguna fantasía muy buena. Admiro a J. R. R. Tolkien inmensamente, creo que toda la fantasía moderna deriva de Tolkien, y El Señor de los Anillos es uno de de los grandes trabajos de este siglo. A pesar de todo, tiene defectos, y creo que que lo es su casi completa ausencia de mujeres, y cualquier aproximación al sexo y/o amor romántico. Refleja su tiempo y su lugar, pero ciertamente no es algo que yo quisiera hacer.

[Hablando de brutalidad, tu práctica de terminar tus libros con cliffhangers es algo brutal para tu audiencia, particularmente con una espera de dos años entre los libros.]

*Se ríe*. No estoy del todo seguro de que acepte la idea de que termino los libros con cliffhangers. Recuerda, en estos libros estoy jugando con siete u ocho tramas. Por lo que cuando estoy eligiendo dónde terminar el libro, esencialmente no estoy eligiendo un final tanto como estoy eligiendo ocho finales, porque tengo que ver dónde voy a dejar a cada uno de los personajes. Y lo que estoy intentando hacer mayormente es encontrar un lugar donde haya un sentido de conclusión para la mayoría de estos personajes, donde alguna parte de su historia ha sido contada, algo ha sido resuelto y ha habido una transición importante. Pero normalmente incluyo al menos uno de los ocho que termina con algo que es un absoluto cliffhanger. Y quizás a veces más que eso. Pero ciertamente no termino los ocho con cliffhangers. Sobre la razón para los cliffhangers, es lo mismo que la razón para los cliffhangers siempre es: asegurarse que los lectores vuelven para el próximo libro.

[¿Cuál es la cronología para la publicación del resto de la saga?]

Todo depende de cuánto me lleve escribirla. Son libros grandes, me lleva al menos un año y medio escribirlos, y a veces me paso de esos plazos; aunque obviamente intento no hacerlo. Por lo que por desgracia creo que estamos mirando a de 18 meses a dos años para cada volumen, y eso significa que estamos mirando a los siguientes tres libros, y el final de la saga, en cinco o seis años.

[Tormenta de Espadas fue el primer libro en la saga hasta ahora que contenía una escena aparentemente crucial que no podía aparecer “en escena” porque no había un personaje con punto de vista presente: la confrontación entre Ser Loras y Brienne de Tarth sobre Renly. Cuando llegas a una situación como esta, ¿consideras introducir un nuevo personaje con punto de vista, usar un personaje que aparece solo una vez o tratas de reorganizar la trama de forma que ese tipo de situación no salga?]

Esos personajes con punto de vista que uso una vez tienden a tener una esperanza de vida muy corta. Hasta ahora, los he restringido al prólogo y epílogo. Es complicado, porque cuando hago un personaje con punta de vista no me gusta ponerles simplemente para ser un par de ojos. Si voy a tener un personaje con punto de vista, quiero contar una historia sobre ellos. Cada uno de los puntos de vista en la saga tienen una historia. Puede ser una historia que termina en muerte y tragedia, en algunos casos puede ser una historia que termina en triunfo y felicidad; pero será una historia, con un comienzo, un nudo y un desenlace, y a eso en Hollywood lo llamamos un arco de personaje. Solía escribir guiones, y la gente siempre usa ese término, una serie de eventos que cambia al personaje de una forma u otra. Pero no me gusta simplemente meter, como hacen otros escritores, un nuevo personaje para que podamos ver a alguien haciendo algo porque no tengo otro par de ojos ahí. Ese tipo de personaje es conveniente, pero realmente no tiene arco de personaje. No tienes dónde ir, no tienes historia que contar sobre ese personaje: solo es un observador para la historia de otra persona.

[¿Ha afectado tu tiempo en Hollywood a tu prosa de otras formas?]

Oh, por supuesto. Toda la escritura que haces te cambia como escritor, y creo que soy un escritor diferente fuera de Hollywood que el que era al entrar. Creo que tengo un mejor sentido de la estructura y un mejor oído para el diálogo. Ambas son habilidades importantes para escribir guiones, y son algo que he pulido por diez años. Por lo que creo que es una de las cosas que me llevé de mi experiencia como guionista.

[¿Alguna vez echas de menos escribir para cine y televisión?]

A veces. Ciertamente había aspectos de ello que eran disfrutables. Trabajar con buena gente, y hacer una serie como La Bella y la Bestia que significa tanto para millones de espectadores, tener una audiencia de ese tamaño, es todo muy emocionante. Pero por otro lado, también hay inconvenientes. Todas las políticas de Hollywood, las peleas por el control creativo, siempre intentando proteger tu visión contra alguien que puede ser muy brillante y talentoso pero tiene una visión diferente de lo que estás haciendo. Por lo que no estoy del todo descontento por volver a los libros. Los libros fueron siempre mi primer amor, y estoy seguro de que los libros serán mi último amor.

[¿Es vedad que empezaste tu carrera de escritor escribiendo historias de monstruos para los niños del barrio?]

Pues sí, es verdad. En el barrio, en Bayonne, Nueva Jersey, escribía en impresión de bloque en esas libretas blancas y negras; escribía esas historias de monstruos a mano y las vendía a los otros niños por un níquel. Un níquel era mucho dinero en esos días. Podías comprar una chocolatina, con dos níqueles podías comprar un cómic. Por lo que vendía las historias y hacía una lectura dramática de las historias también, porque mi audiencia realmente no leía tan bien. Era divertido.

[¿Cómo era el mercado para esas historias? ¿Tenías clientes regulares?]

Estaba bien. Iba bien hasta que uno de los niños empezó a tener pesadillas por mis historias. Y su madre fue a mi madre, y ese fue el final de mi primera carrera profesional. No les des pesadillas a los niños del barrio.

[Has estado escribiendo mucho tiempo, pero aún así, ¿no es un gran salto entre esas historias cortas y tus novelas actuales de mil páginas?]

Creo que las historias cortas son una forma excelente de empezar. Las revistas son mercados maravillosos para nuevos escritores. Siempre están buscando nuevos escritores, y puedes hacerte un nombre en una revista; como de hecho hice, publicando un montón de historias cortas en los 70 antes de publicar mi primera novela en 1977. Para el tiempo que había salido, había ganado un Hugo, tenía una reputación por esas historias cortas, por lo que no era otra novela tirada ahí con otras las otras primeras novelas, nadar o hundirse. Era una primera novela muy esperada, y eso hace una gran diferencia en una carrera. Por lo que aún urjo a los jóvenes escritores, o aspirantes, a empezar con historias cortas. Una novela puede dar más dinero al principio, pero si tu preocupación es realmente construir una carrera, te haces mucho bien construyendo una reputación con historias cortas primero.

[Pero cuando lo hacías, ¿era una decisión de carrera consciente o solo tenías más ideas para piezas cortas en el momento?]

Bueno, sí, era la idea. Aún estaba aprendiendo. Siempre estás aprendiendo al escribir, y siempre estaba aprendiendo nuevos trucos, probando nuevas técnicas, diferentes puntos de vista; haciendo una historia en primera persona, después una historia en tercera persona, después intentar una historia de viaje temporal, una space opera… intentas cosas diferentes. Y es bueno aprenderlas a través de la historia corta, lo que lleva a la experimentación. Si tienes un experimento que falla, bueno, solo has pasado un par de semanas o quizás un mes en é, no has pasado dos años haciendo un experimento que es un desastre. Pero mis historias se han hecho más complejas, y mis temas se han vuelto más complejos, y mis personajes se han hecho más profundos desde entonces, y encuentro difícil escribir ahora historias cortas. Aún puedo hacer ficción corta, pero son más novellas que historias cortas tradicionales.

[Has hablado de ideas que tienes para nuevas novellas, incluyendo las piezas relacionadas con Canción de Hielo y Fuego sobre Dunk y Egg que hiciste para la antología Legends de Robert Silverberg. ¿Tendrá eso que esperar seis años?]

Espero que pueda encajarlas alrededor de algunos de los últimos libros de la saga, pero eso parcialmente depende de si puedo entregar esos libros a tiempo. Obviamente si voy tarde, si no llego a mis plazos, entonces hay menos tiempo entre los libros. Si puedo entregar Danza de Dragones de manera puntual, como espero poder, entonces quizás me puedo dar un mes para escribir una nueva novella de Dunk y Egg antes de empezar el quinto libro.

[¿Tienes ya títulos para los libros quinto y sexto?]

El cuarto libro es Danza de Dragones, el quinto libro es Vientos de Invierno. El sexto libro, aún no estoy completamente seguro.

[¿Recuerdas cómo Canción de Hielo y Fuego empezó para ti, el primer momento en que te diste cuenta de que tenías esta historia que querías contar?]

Ilustración por Mark Evans

Empecé la saga en 1991, cuando aún estaba muy involucrado en Hollywood. Tuve varios meses ahí donde no tenía trabajos asignados inmediatos, y empecé una novela de ciencia ficción, una que de hecho había estado en mis ideas de libros por un largo tiempo, que había estado pensando escribir por más de una década. Por lo que empecé a trabajar en ella, e iba bien. Pero entonces un día, cuando me senté a escribir, de repente me vino el primer capítulo de Juego de Tronos. No el prólogo, el cual es la primera cosa que lees en el libro, sino el primer capítulo real, que es el capítulo de Bran donde lo llevan a ver a su padre decapitar a un desertor, y sus hermanos Robb y Jon encuentran a los cachorros de huargo en la nieve. Eso me vino tan vívidamente que sabía que lo tenía que escribir. Por lo que puse el otro libro a un lado y me senté y escribí ese capítulo, el cual vino muy fácilmente. Y para cuando lo terminé, sabía cómo sería el segundo capítulo, por lo que empecé a escribirlo. Antes de darme cuenta, la otra novela estaba acumulando polvo en el cajón, y estaba yendo de cabeza con Juego de Tronos. Como resultó, tuve que ponerlo de nuevo de lado, porque otras cosas salieron en Hollywood, había plazos que cumplir y todo eso; pero nunca dejé que el libro se enfriara, lo que creo que es una señal de cómo de fuerte me atrapó.

[Como antiguo productor de televisión, ¿has considerado la posibilidad de adaptar Canción de Hielo y Fuego como serie de televisión?]

Bueno, voy a tener una reunión mañana con alguna gente que tiene ideas sobre eso, por lo que veremos qué sale de ello. Claro, podrías hacerlo como una serie de televisión si tuvieras a)el tiempo y b)el presupuesto, pero esos son grandes problemas. Sería una serie enorme. No podrías hacerlo como una película de cuatro horas, ni incluso como una saga de tres películas, como están haciendo El Señor de los Anillos. Necesitarías una miniseries a la escala de Shogun o Lonesome Dove, una de las antiguas series del tipo 24 horas que solían hacer, pero parece que ya no se hacen.

[¿Es cierto que hay un plan para más libros de Wild Cards?]

Sí, no hemos firmado el contrato aún, pero se está acercando. Tenemos un acuerdo con Byron Preiss y su nueva compañía, ibooks. Va a reimprimir los primero ochos libros de Wild Cards en ediciones de tapa rústica, con ilustraciones, y harán dos nuevos libros de Wild Cards.

[Una cosa que tienen en común con Canción de Hielo y Fuego es que se vuelven más desalentadoras conforme pasa el tiempo. Ambas sagas parecen ser sobre una mala situación que rápidamente se vuelve peor.]

Bueno, sí. La gente ha dicho eso sobre Wild Cards. Quizás nos dejamos llevar demasiado en eso.

[¿Puede alguna de las sagas llegar a tener un final feliz? ¿Hay tal cosa en tu visión del mundo?]

*Se ríe y pausa*. Creo que hay felicidad. *Pausa*. Sabes, el final completamente feliz donde todo el mundo vive feliz por siempre jamás, no sé. Creo que siempre va a ver un pequeño elemento agridulce. Pero eso queda por ver. No hemos llegado aún a los finales.

1 de diciembre de 2000

Y ahora, os toca a vosotros leales hablar. ¿Qué declaración de Martin os ha llamado más la atención? ¿Pensáis que Tyrion es el personaje más gris? ¿Hace Martin en vuestra opinión un buen trabajo huyendo de los estereotipos? ¿Os hubiera gustado leer algunos puntos de vista cinco años más adelante? ¿Hasta qué punto pensáis que veremos magia en la saga? ¿Tenéis esa sensación de verosimilitud al leer el universo de Martin? ¿Tenéis vosotros esquemas para no perderos entre tantos detalles de la saga? ¿Creéis que Martin ha hecho algún personaje unidimensional a pesar de intentar no hacerlo? ¿Os molestan los cliffhangers? ¿Qué creéis que significa esta distinción entre personajes con punto de vista y personajes que no la tienen? ¿Qué punto de vista habríais considerado esencial? ¿Pensáis que leeremos alguna nueva historia de Dunk y Egg antes del final de la saga?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif