Causas de la muerte de Ned. Heráldica. Torneos y sus reglas. Requisitos para entrar en la Ciudadela

Volvemos con una nueva edición de Así Habló Martin.  Esta sección recopila todas las declaraciones que George R. R. Martin ha hecho sobre Canción de Hielo y Fuego. El trabajo de documentación es mérito de Westeros.org, a quien pertenece la sección original So Spake Martin.

De momento, estamos repasando la correspondencia que el autor ha compartido con diversos fans. Corre el año 1999, y sólo se han publicado las dos primeras novelas. Tormenta de Espadas no saldrá hasta poco más de un año más tarde. En esta ocasión no tenemos grandes revelaciones. Pero sí que Martin nos muestra un poco mejor cómo funciona la sociedad ponienti, lo cual siempre es interesante.

Sobre Sansa

En relación a tu pregunta sobre Sansa…

Según yo lo veo, no es un caso de o todo o nada. No se puede culpar a nadie de la caída de Ned. Sansa tomó parte, claro, pero sería injusto cargar toda la culpa sobre ella. Mas también sería injusto exonerarla. Ella no estaba al tanto de todos los planes de Ned sobre Stannis, los Capas Doradas, etc. Pero sabía más que sólo que su padre planeaba alejarla a ella y a Arya de Desembarco del Rey. Sabía cuándo se irían, en qué barco, cuántos hombres habrían en su escolta, quién tendría el mando, dónde estaba Arya esa mañana, etc. Todo lo cual fue útil para que Cersei planeara y coordinara su movimiento.

La charla de Ned con Meñique fue, efectivamente, un punto de inflexión; aunque no estoy seguro de si lo llamaría EL punto de inflexión. Hubo otras decisiones cruciales que podrían haber cambiado fácilmente todo lo que pasó. Mencionas el rechazo de Ned a Renly, el cual fue igual de crítico. Y también hay que considerar a Varys, así como al jugador menor pero crucial que todo el mundo olvida: Janos Slynt, quien pudo haber elegido cumplir con su deber en vez de vender a los Capas Doradas al mejor postor.

Así que… En conjunto, supongo que mi respuesta sería que no hay un solo villano que lo causara todo, sino una buena media docena de jugadores cuyas acciones fueron todas en parte responsables de lo que ocurrió.

Espero que eso ayude.

(Y déjame añadir que siempre me sorprende ver cómo de intensamente algunos lectores discuten estos detalles. Es gratificante saber que tengo lectores que se preocupan tanto, aunque a decir verdad, a veces tengo la escalofriante sensación de que vosotros conocéis estos libros mejor que yo…)

10 de abril de 1999

Heráldica en Poniente

Blasones y escudos de Casas de Poniente

Blasones de algunas Casas ponientis, por Other-in-Law

Cabe citar que las reglas de heráldica son mucho más flexibles en los Siete Reinos de lo que eran en el mundo real hacia el final de la Edad Media. No hay “leyes” de heráldica per se, ni escuelas o mensajeros que aseguren su cumplimiento, ni regulaciones formales sobre cadencia y diferenciación. Por lo que los caballeros individuales y los señores tienen una cierta libertad para portar los escudos que prefieran y jugar con los blasones de sus casas… O no, como puede ser el caso. Así, Walder el Pequeño y Walder el Mayor, en Invernalia, llevan las armas de las Casas de su madre y abuela en sus escudos y túnicas; aunque solo podrían llevar legítimamente las torres Frey sin adornar. Los tres hijos de Mace Tyrell está autorizados a portar la rosa de Altojardín, y a veces lo hacen… Pero cuando dos o más de ellos están luchando juntos en el mismo campo, veréis a menudo a Ser Garlan (el segundo hijo) con dos rosas en su escudo y a Ser Loras (el tercero) con tres. También está el caso del caballero Pearse Caron en El Caballero Errante, quien decidió montar en el torneo con su emblema personal (un arpa) en su escudo y los ruiseñores Caron en sus ropajes. Y, por supuesto, Raymun Fossoway en la misma historia, quien  crea a los Fossoway de la manzana verde cuando rompe con su primo.

Robb Stark hizo algo parecido cuando salió de Invernalia en Juego de Tronos. Quizás recordéis que su escudo llevaba la cabeza de un lobo, no el lobo corriendo que aparece en los estandartes Stark. Algunos de los antiguos Reyes del Norte también tenían sus propias variantes personales, sin duda, aunque aún no he decidido cuáles son.

Esto pasaba a menudo en la Edad Oscura y tempranamente en la Edad Media, donde la heráldica no estaba regulada y era básicamente algo de decisión propia. Fue más tarde cuando se formalizó.

13 de abril de 1999

El escudo de Loras

[Pregunta: Ese detalle sobre Loras y Garlan llevando tres y dos rosas respectivamente cuando luchan juntos es bastante interesante. ¿Supongo que eso significa que Garlan participó en el torneo de Puenteamargo? Que no se le mencione sugiere que no estaba.]

No, Ser Garland no estaba en Puenteamargo. Loras debe haber decidido usar el escudo de tres rosas ese día. No veo a Garlan siendo un sabueso glorioso como su hermano pequeño, por lo que los torneos no son lo suyo.

15 de abril de 1999

Reglas de los Torneos

Interesantes preguntas sobre las diferencias en las reglas de los torneos tal como se ven en El Caballero Errante y las novelas.

No era realmente cosa de algún rey cambiando las normas, como propones, sino que las propias reglas eran muy variables. Los torneos medievales nunca se rigieron por un solo reglamento o federaciones. […] En esencia, cada torneo tiene sus propias reglas. El señor o rey que estaba organizando el evento a menudo elegiría el formato del torneo en el sentido más amplio, y después designaría un “maestro de los juegos” para encargarse del evento y tomar todas las decisiones de la “letra pequeña”.

Los torneos más tempranos eran en mayor parte tumultos combatidos a lo largo de millas de zonas boscosas en equipos de caballeros. Era una batalla, básicamente, aunque con armas sin filo (por norma general). Las listas vinieron mucho más tarde, así como las justas oficializadas como las conocemos por Ivanhoe y otras fuentes populares. Pero incluso entonces, no había estandarización. A veces aún peleaban por equipos, cincuenta escoceses cruzando un campo a caballo contra cincuenta ingleses. A veces tenían espectáculos muy elaborados, como un “Torneo del Árbol Dorado” en el cual un equipo de campeones tenía que defender dicho árbol contra todos los que vinieran, cada uno tratando de arrebatar una hoja.

En el mundo real, los pregoneros al final asumían un gran nivel de responsabilidad en los torneos conforme pasaba el tiempo, y hacia los siglos XV y XVI las cosas se fueron formalizando… No solo en torneos, sino en relación a todas las formas de caballería y heráldica. Antes de eso, sin embargo, había mucha más diversidad.

En el caso de los Siete Reinos, voy básicamente con el modelo inicial más diverso. A lo largo de los seis libros (y las historias adicionales de Dunk y Egg que escriba), pretendo mostrar una amplia gama de torneos.

Sobre los vistos hasta ahora… Bueno, el Torneo de la Mano en Desembarco del Rey se armó apresuradamente, como capricho de Robert, y por lo tanto fue relativamente pequeño; lo que permitió el formato de eliminación única, en el cual tus oponentes son elegidos simplemente por la suerte del sorteo, y solo queda un campeón al final. También usé el estilo del combate cuerpo a cuerpo al último que quede en pie, el cual hasta donde yo sé no existía en el mundo real (los melés eran simulacros de batallas luchadas en equipo), pero el cual pensé que ofrecía jugosas posibilidades para un libro de fantasía.

En Vado Ceniza, en lugar de la eliminación única, me decanté por el formato básico de campeones contra desafiadores de Ivanhoe, el cual quedaba mejor en la historia (quería que Dunk tuviera que arriesgar todo lo que tenía yendo en contra de cinco campeones, en vez de simplemente de sacar un adversario en una rifa […]). Y confieso que siempre me ha encantado la escena en Ivanhoe donde el Caballero Desheredado cabalga un pequeño tramo y derriba a los cinco escudos normandos, y quería hacer mi versión de ello.

El pequeño torneo de Renly era de nuevo un combate cuerpo a cuerpo, porque fue algo improvisado. El formato de todos contra todos, con sus prontas alianzas y traiciones, me permitía enseñar tanto algunos de los sentimientos populares contra Brienne así como sus formidables habilidades únicas.

El pequeño torneo de Joffrey era realmente más una exhibición de justas.

… El gran torneo de Harrenhal durante el año de la falsa primavera, el torneo donde Rhaegar coronó a Lyanna Stark como reina del amor y la belleza. Ese fue un torneo mucho más grande que el de Vado Ceniza o el torneo de la Mano. De nuevo el formato de Ivanhoe, campeones y desafiadores, pero más largo, con más aspirantes… Y con una lucha por equipos a siete bandos al estilo antiguo. (Mucho pasó allí en Harrenhal. Si alguna vez escribo el libro precuela que algunos lectores me piden, probablemente podría establecerlo todo durante esos diez días).

Sobre tus preguntas relativas a la participación o no participación de mercenarios, escuderos y demás, de nuevo, no veo que la diferencia sea cronológica tanto como lo es geográfica. El Dominio es el núcleo de la tradición caballeresca en los Siete Reinos, el lugar donde la caballería está más universalmente valorada, y por lo tanto el lugar donde es más probable que el maestro de los juegos diseñe y aplique reglas más estrictas. En Dorne, Bastión de Tormentas, las Tierras de los Ríos y el Valle las cosas son quizás un poco menos estrictas; y al norte del Cuello donde aún reinan los antiguos dioses y los caballeros son escasos, se inventan sus propias reglas conforme se sucede.

Esto también tiene paralelismos en el mundo real. En la Alta Edad Media, Francia era la cumbre de la caballería. Los caballeros alemanes, ingleses, italianos y españoles seguían las modas que los chevaliers franceses establecían, aunque no siempre lo hacían bien. Y si te ibas más lejos incluso, a lugares como Escocia, Hungría y Georgia, las costumbres divergían aún más.

Las personalidades de los señores patrocinadores y sus maestros de armas son otro factor. Robert Baratheon no era un gran respetuoso de las antiguas tradiciones, y difícilmente habría querido un torneo de solo caballeros para honrar a Ned, quien no era un caballero. Lord Ashford de Vado Ceniza, por otro lado, estaba intentando ganarse el favor de Baelor Rompelanzas, el caballero de torneos sobresaliente de su tiempo.

Juicio de Siete en El Caballero Errante

Juicio de Siete en la novela gráfica de El Caballero Errante

Sobre el juicio por combate… Sí, el Juicio de Siete era un caso especial. Era originalmente una ceremonia religiosa ándala, e incluso en el tiempo de El Caballero Errante no habían hecho uno desde hacía cien años (o lo que sea que dijera).

29 de abril de 1999

Requisitos para entrar en la Ciudadela

[Pregunta: Lo que me gustaría saber es: ¿Cuáles son los criterios para ser admitido en la Ciudadela para la educación de maestre? ¿Podría un enano a los veintitantos como Tyrion ser aceptado?]

Sabréis más sobre la Ciudadela en futuros libros.

En resumen, sin embargo, no hay un requisito de edad… Ni tampoco ningún otro tipo de requisito, realmente. La Ciudadela está muy vagamente estructurada, y abierta a todos. Aún así, eso no significa que todos se conviertan en maestres. Antigua está llena de novicios envejecidos y acólitos que nunca han terminado de forjar su cadena (o en algunos casos, nunca empezaron)… Es el equivalente en los Siete Reinos del eterno estudiante de posgrado en nuestro mundo.

8 de mayo de 1999

Y ahora, es vuestro turno de hablar. ¿Qué cadena de sucesos creéis que marcaron la caída de Ned Stark? ¿Podría haberse evitado? ¿Cuál es vuestra variación de un emblema o blasón oficial favorito? ¿Qué tipo de torneo os gusta más? ¿Qué creéis que pasó en los cruciales diez días de torneo en Harrenhal?

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif